Podemos confirma su músculo con #EsAhora31E

“Soñamos, pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños”

Y lo hace con matrícula de honor. Podemos congregó en Madrid a 100.000 manifestantes, según fuentes policiales [300.000, según los organizadores, y 42.000, según El Manifestómetro], que respondieron al llamamiento de la “Marcha del cambio“con la que pretendían pulsar en la calle la fuerza que reflejan los sondeos sobre intención de voto. La convocatoria se entendió, por lo tanto, como un acto político que escondía un mitin multitudinario que permite arrancar el ciclo electoral que concluirá con las elecciones generales, unos comicios en los que se decidirá, de nuevo, en términos de bipartidismo: O el PP o Podemos [un discurso que pulula en la estrategia desvelada por el PP].

Ésa fue la impresión que planeó durante toda la marcha, un éxito de convocatoria en la que los dirigentes del partido cedieron el protagonismo de la cabecera a ciudadanos anónimos. La cúpula decidió mezclarse con la gente en una tercera o cuarta fila, un buen antídoto a imágenes como las que se vieron en París contra los atentados de corte yihadista (con los gobernantes separados de los ciudadanos).

Así hasta el discurso de Pablo Iglesias, interrumpido en varias ocasiones al grito de “sí se puede” y de “presidente”, en el que se escucharon las habituales referencias a “los de abajo”, con recuerdo a las mareas ciudadanas y protestas de colectivos concretos (como los trabajadores de Coca-Cola, AENA o los yayoflautas) y con menos menciones, esta vez, a la casta como foco de todos los males del país:

Durante su intervención, de apenas 20 minutos, Iglesias enmarcó perfectamente la historia del movimiento que le llevó a dirigirse a la multitud en la Puerta del Sol y que dijo sentirse heredero de “esa gente valiente, humilde, los de abajo”: los madrileños que en mayo de 1808 repelieron a las tropas francesas de Napoleón; la multitud que el 14 de abril de 1931 proclamó la República; la que hizo frente a los “totalitarismos” (imaginamos que en 1936); la generación que se manifestó durante la Transición para exigir la restauración de la democracia; y el 15M. Iglesias se mostró heredero de esos movimientos, “esa gente valiente está en nuestro ADN y estamos orgullosos”, que conforma la pulsión del cambio político.

En su discurso, Iglesias optó por la anáfora “soñamos, pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños”, frase que sirvió de antesala para llamar al cambio político en España, coherente con lo ocurrido en las elecciones griegas. Por si quedaba alguna duda de a quién dirigía su mensaje, señaló cuál es su siguiente rival, asumiendo un bipartidismo del que sólo han variado los actores: “Este año comenzamos algo nuevo, este año es el año del cambio, y vamos a ganar las elecciones al PP”. Y, de cara al futuro, se deslizó una referencia individual que rompía el llamamiento constante al “nosotros”: “Yo sé que tendrá que afrontar dificultades, yo sé que gobernar es difícil”. Quizás se trató de remarcar su liderazgo frente a los problemas que registran otras formaciones políticas.

El líder de Podemos señaló enero de 2015 como el inicio del año del cambio a nivel europeo que protagonizará el pueblo, un referente constante a lo largo de su intervención. Así, mencionó en reiteradas ocasiones el cambio en Grecia (con las primeras medidas adoptadas por Syriza y mención a quienes pretenden unir el futuro de la formación de Alexis Tsipras al de Podemos: “apoyamos a nuestros hermanos pero nadie hizo sus deberes por ellos y nadie hará los deberes de los españoles. A los ciudadano españoles nos toca ser protagonistas de nuestra historia”);  citó a Francia e Italia (“Los gobiernos italiano y francés reconocen que hay que poner límites a Merkel”); y habló de recuperar la soberanía  y la democracia “frente al totalitarismo financiero” que representan instituciones que se conformaron sin pasar por las urnas.

Buena parte del discurso se centró en una crítica al país que han dejado años de gobierno de formaciones que no son Podemos, se entiende. Hizo un repaso por los estragos de la crisis en forma de desigualdad (“Que 1% posea lo miso que el 70% que la población”); arremetió contra la corrupción provocada “un modelo del país que ha puesto a trabajar al Estado contra la sociedad”; y criticó el paisaje tras la batalla, con la precariedad laboral como santo y seña (“las políticas de Rajoy reparten miseria, no crea empleo”).

Frente a este escenario, pidió el apoyo ciudadano para “construir juntos un país mejor, un país para la gente” con una batería de propuestas que englobó en un “plan de rescate ciudadano”: Recuperación de exiliados económicos; atención a los que quieran sacar proyectos; que la vivienda no se convierta en “un calvario”; luchar contra los sueldos de miseria; aprobar políticas que vacunen contra exclusión y pobreza; garantizar las pensiones; atención a las pymes; inversión en I+D+I; favorecer una industria innovadora que permita soberanía tecnología, alimentaria y energética; promover una economía verde y el cambio en el modelo energético que apueste por renovables; transparencia en las cuentas;  la batalla contra el fraude fiscal; y la reestructuración de la deuda.

Ecos de un discurso muy parecido al que defendió Syriza en la campaña electoral que le hizo bordear la mayoría absoluta en las elecciones generales y que se olvida, en España, de cuestiones como el encaje territorial de Cataluña (o Euskadi), el papel que Podemos puede jugar en los próximos comicios en Andalucía  y que elude, por esta vez, la referencia a un proceso constituyente.

Así, vimos un discurso político muy literario, que no se centró en exclusiva en lo que funciona mal en España o en la UE, sino en plantear como evidente el cambio en España. Y todo ello rodeado con banderas de Podemos y la tricolor republicana, toda una seña de identidad de la izquierda española que remarca, visualmente, lo que los dirigentes de Podemos niegan: Su ubicación en la izquierda ideológica.

CapturaTT15.40Como se vaticinaba, la marcha de Podemos relegó a un lugar muy secundario los actos políticos convocados hoy (con especial mención a la Conferencia autonómica que reúne en Valencia a los barones del PSOE). Lo confirmó el seguimiento que la manifestación de Madrid tuvo en Twitter, plataforma en la que, durante todo el día, el hashtag  fue trending topic todo el día [con seis etiquetas relacionadas con el acto hacia las 15.40 horas].

Desde hace meses, se acusa a dos cadenas de televisión, Cuatro y La Sexta, de alimentar el fenómeno Podemos. La cobertura de los informativos de televisión de los medios generalistas este sábado parecen confirmar este argumento, con hitos como el de La Sexta: La cadena del grupo Planeta dedicó casi 30 minutos de los 52 que compusieron el informativo a la marcha, con distintas conexiones en directo, piezas y valoraciones en torno a la “obsesión” que, según la periodista que cubría el acto del PSOE, mostraban los barones territoriales respecto a Podemos:

Capturacobertura

Consideraciones

  • En Twitter, varios usuarios me reprocharon dijera que ésta es la manifestación más multitudinaria convocada desde hace años. Me acusaron de obviar la movilización con las tres sucesivas en la conmemoración de la Diada (la última, con 1.8 millones de manifestantes). Imagino que no llegarán a este post, pero por si acaso: Me refería a una convocatoria de un partido político; las movilizaciones en Cataluña fueron convocadas por la sociedad civil (ANC y Ómnium Cultural), aunque al final se sumaran partidos o miembros de distintos partidos que no apoyaron con sus siglas la movilización.
  • Desde este punto de vista, y al margen de las cifras, estamos ante la convocatoria más numerosa de los últimos años hecha por un partido en solitario que, además, ni siquiera tiene presencia parlamentaria.
  • Podemos intentaba mostrar en la calle su músculo, y lo ha hecho de forma coherente a la ilusión que generó, en su momento, los procesos de conformación organizativa (con el pinchazo en la elección de los secretarios regionales).
  • El discurso con el que Iglesias se dirigió a la multitud en la Puerta del Sol (ofrecido en streaming para los medios extranjeros que también siguieron la movilización) tuvo algunos elementos distintos con respecto a otros: Se dio por hecho que el cambio está en marcha (algo que ya se asumió en el nombre la propia convocatoria) y se esgrimieron los motivos por los que se emplaza a la ciudadanía a tomar las riendas de su futuro.
  • La referencia a los movimientos históricos con los que se hermana Podemos supone la apropiación de hitos históricos protagonizados por otras fuerzas de izquierda (el PCE en relación a la resistencia contra el fascismo o el PCE y el PSOE en la Transición). En el discurso del pueblo contra el Estado opresor, Podemos lleva su firma a “los de abajo”, de manera que se vincula con todas las formas de resistencia vinculadas a la pugna por el igualitarismo y por la libertad ocurridas en España desde la Transición.
  • Mención aparte merece la referencia al 2 de mayo de 1808, uno de los mitos fundacionales del nacionalismo conservador que Iglesias recupera como movimiento de liberación frente al opresor, que se entiende tanto en términos del invasor francés como de las elites que se rindieron ante el invasor. Los inicios de la Guerra de Independencia emergen así como el primer movimiento de soberanía nacional que se recupera ahora frente a otros invasores, los “totalitarismos financieros” a los que, denuncian, se rindieron las elites que han controlado el país durante décadas.
  • Esta apropiación de los mitos de la izquierda española deja huérfanos de referentes a IU y el PSOE, ya sin duda fuerzas damnificadas del proceso en el que entramos, como bien señala Lucía Méndez en un acertadísimo artículo en el diario El Mundo: “Los sueños de Podemos son las pesadillas del PSOE e IU, los dos partidos de la izquierda española a los que sus simpatizantes están abandonando para sumarse al cambio. Es muy serio lo que les está pasando. Y lo que se adivina que les puede pasar en las elecciones”.
  • Al mismo tiempo que se desarrolla la marcha, el PSOE celebraba su primer día de conferencia autonómica, con menciones a Podemos por parte de buena parte de sus dirigentes (que cayeron en la trampa de señalar el poder  de la televisión como plataforma de la formación). Por su parte, Alberto Garzón celebraba acto también en Andalucía, con los hitos de la exhibición de los problemas internos de IU al público, como se evidenció este viernes.
  • Podemos se postula así como un movimiento ideológico que permite recuperar el énfasis en el eje izquierda/derecha. El hecho de pronunciar esas palabras en Madrid, con escasas referencias al conflicto centro/periferia (salvo la referencia a la realidad nacional), se desmarca de otros movimientos que se han hecho fuertes en los últimos años (particularmente el movimiento independentista). En este sentido, resalta también su referencia europeísta y su mención expresa a Grecia (y no a Portugal, donde una fuerza tradicional, los socialistas, pueden ser los que ejecuten el cambio que mencionó Iglesias en Madrid).
  • Destaca el símbolo de relegar a los dirigentes políticos a una fila secundaria mientras se dejaba el protagonismo de la cabecera a ciudadanos anónimos. También vuelve a llamar la atención la apelación constante al “pueblo” en lugar a los “ciudadanos”, una fórmula más acorde con la de los partidos tradicionales, esos que no dejaron de mirar lo que ocurría en la Puerta del Sol.

Podemos se la jugó con la convocatoria de este sábado y ha logrado su objetivo. Ahora comenzarán a llegar los sondeos sobre intención de voto que certificarán que ha conseguido desplazar definitivamente al PSOE como el partido hegemónico de la izquierda.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en IU, Periodismo, Podemos, PP, PSOE, rescate. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Podemos confirma su músculo con #EsAhora31E

  1. Pingback: La comparecencia de Monedero no frena el problema | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s