La campaña contra Podemos pone a prueba a sus líderes

A estas alturas, no hay nadie que lea la victoria de Syriza en las elecciones griegas como un acontecimiento que afecta sólo a la vida del país heleno. Ahí están los avisos a la intención de Atenas de renegociar el pago de su deuda con la Troika, una posición de fuerza que, según ya señalan muchos, tiene un objetivo más ambicioso: Señalar a los ciudadanos de otros países con graves crisis sociales y políticas el posible de sus decisiones si finalmente deciden apoyar en las urnas a formaciones políticas que cuestionen las raíces de esta Unión Económica y Monetaria (UEM).

De forma paralela a los movimientos en Bruselas, Frankfurt y Berlín, símbolo de la posición de los países que se muestran más firmes contra la posibilidad de que Grecia pueda obtener más margen para la devolución de las ayudas prestadas, en España se sucede una campaña contra Podemos centrada en sus líderes más conocidos. Hace unas semanas, se lanzó el primer disparo de aviso con el contrato de investigación de la Universidad de Málaga a Iñigo Errejón.

Estas semanas, el protagonismo recayó sobre Juan Carlos Monedero, el profesor más veterano de la facultad de Políticas de la UCM que forma parte del núcleo duro de Podemos desde su fundación. El motivo, el cobro de 425.150 euros en dos meses a través de una empresa de la que es único propietario, una información desvelada por El Plural, el medio que dirige Enric Sopena y que siempre se ha ubicado ideológicamente muy cerca del PSOE.

La reacción de Podemos fue la de señalar que esas cantidades se cobraron por trabajos de consultoría de Monedero a países del ALBA, que no se había cometido ninguna ilegalidad con la creación de una empresa (al fin y al cabo no está domiciliada en un paraíso fiscal) y que el dirigente de Podemos no se quedó ese dinero para él mismo, sino que lo invirtió todo ese dinero en La Tuerka. Según pasaron los días, se deslizó que se podrían haber cometido irregularidades en forma de pagos de IRPF  y, sobre todo, de incumplimiento del régimen de incompatibilidades  como profesor de la Universidad Complutense de Madrid, por lo que hay una investigación en marcha.

La polémica en torno a Monedero, unido al triunfo de Syriza, propició que Podemos haya ocupado las portadas de los principales diarios editados en Madrid, bien por las tensiones que vive IU, sobre todo en Madrid, bien con scoops tan impactantes como que el dirigente de Podemos toma el metro en Madrid o que podría haber inflado su curriculum vitae, un titular a cuatro columnas que nos regaló el diario El País con informaciones sin confirmar (y desmentidas posteriormente) y a partir de fuentes que reconocían incluso tener mala memoria, una decisión que enmendó la Defensora del lector del diario:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas informaciones se suman a los rumores de ruptura de Pablo Iglesias con Tania Sánchez, la dirigente de IU que encabezará la lista de la formación a  la Comunidad de Madrid si la organización no implosiona antes, comentarios que prepararon la presencia de Iglesias en La Sexta Noche, que volvió a arrasar en audiencia. La razón, el enfrentamiento entre Iglesias y Eduardo Inda, en el que el líder de Podemos se mostró especialmente agresivo y faltón, con insultos incluidos a uno de los periodistas que, desde el principio, se ha mostrado más crítico a lo que Podemos representa:

Esta actitud, que le reprochó gente de su equipo en los descansos publicitarios, vuelve a confirmar el nerviosismo que hay entre las caras más visibles de la formación, su escasa cintura política y, sobre todo, el enorme problema que conlleva pasar de ser un movimiento o partido que sustenta su acción en la crítica a adaptarse a lo que se espera de ellos: Ser un partido con líderes transparentes que tienen muchas opciones de gobierno según los sondeos sobre intención de voto.

La presencia de Iglesias en La Sexta Noche se puede considerar la antesala de la reacción que Podemos se ha visto obligado a ejecutar ante el goteo de informaciones sobre Monedero, sobre todo ante la negativa de éste a enseñar las facturas de los cobros que desmontarían, si todo es legal, el argumentario que comienza a circular de que los líderes de Podemos critican al establishment a pesar de que sus comportamientos son bastante similares.

Por si faltara alguien en el sainete, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció que la Agencia tributaria investigaría a la empresa de Monedero para comprobar que cumple la legalidad, mientras sobrevuela la posibilidad de un posible caso de financiación ilegal (si ese dinero ha llegado de forma indirecta a Podemos).

En este contexto se enmarca la presencia de Monedero en el mitin que Podemos ofreció en Leganés (Madrid) el pasado jueves, un acto político al que llegó tarde y al que accedió por la puerta de atrás. Hay quien señala que fueun intento de eludir a la prensa que se apostaba allí para obtener una valoración de lo que se conoce de su actividad profesional, algo por el que periodistas afines al fenómeno Podemos como Antonio Ferreras afearon. Durante su intervención, se dirigió a Montoro y lanzó frases como:

  • “Montoro, aunque quieras asustarme, no me vas a dar miedo.Monedero: “Montoro, ¿quieres asustarme? Tengo mis cuentas muy en regla. No te tengo miedo, tengo mis cuentas muy en regla y pagados todos mis impuestos y aunque quieras asustarme, no me vas a dar miedo”
  • “Por las narices somos casta como vosotros, la gente ya no se cree las mentiras
  • Ha sido ganar nuestros hermanos y hermanas de Syriza y nos han declarado la guerra. Contra nosotros vale cualquier tipo de mentira. Están jodidos. Somos mayoría y somos alegría”
  •  “Sólo vamos a ganar la guerra si sois conscientes de que nos han declarado la guerra”
  • “Cada vez que nos quieren dar una bofetada, la sentís vosotros en vuestra cara porque Podemos sois vosotros”
  • “Se creen que disparando contra nosotros estamos acabados o que podían acabar con Podemos, pero Podemos ya es patrimonio del pueblo”

Los problemas que sitúan a Monedero en el foco son un filón de los medios cercanos al PP, que se frotan las manos ante la constatación de que estamos en un ciclo en el que parece haber calado el discurso de la bipolaridad: O con Podemos o contra Podemos. Las reacciones de su protagonista y de la formación ahondan una tensión permanente que, quizás, está más teatralizada de lo que parece.

En esta campaña se asume la idea de que los ataques contra la formación de Iglesias necesita del mayor apoyo ciudadano (que se desplazaría de otras formaciones a Podemos) mientras que emerge un único partido que, a día de hoy, parece tener la capacidad de aglutinar el voto crítico al partido revelación de la temporada. Ya tenemos claro quiénes salen ganando con este planteamiento ¿no?

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Podemos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La campaña contra Podemos pone a prueba a sus líderes

  1. Pingback: Monedero sí tuvo miedo a Montoro | La última en llegar

  2. Pingback: La comparecencia de Monedero no frena el problema | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s