El CIS confirma la sacudida política: Podemos, segunda fuerza

El barómetro del CIS correspondiente al mes de enero confirmó las filtraciones que apuntaban a que Podemos había desplazado al PSOE como segunda formación en intención de voto, colocándose a 3.4 puntos del PP, que ganaría las elecciones con un porcentaje inferior al 30%:

Capturacisenero Capturacisenero2

De acuerdo con estos datos, el PP ganaría los comicios con un 27.3% de intención de voto  (-17.3 puntos respecto a 2011, +0.2 respecto al último barómetro del CIS con intención de voto), su porcentaje más bajo desde 1982 (cuando fue segunda fuerza con el 26.36% de los votos), con permiso del PP de Hernández Mancha (cuando obtuvo un 25.79% en las elecciones de 1989). Para que quede aún más claro: nunca una formación política desde la restauración democrática ha ganado unas elecciones generales con un porcentaje inferior al 30%.

El mal resultado del PP se compensa con el hundimiento del PSOE, que con el 22.2% de los votos (-6.5 puntos respecto a 2011, -1.7 puntos respecto al último barómetro), obtiene su peor resultado desde la Transición. Podemos emerge así como la fuerza alternativa en la izquierda, con un 23.9% de los votos (+1.4 puntos en relación a octubre),  un resultado inimaginable si se tiene en cuenta que sólo tiene un año de vida como formación política.

El CIS confirma que el bipartidismo imperfecto del sistema político español se ha transformado en un tripartidismo en el que las tres fuerzas más votadas obtendrían el 73.4% de los votos, una situación inédita en nuestra historia reciente y que confirmaría la voladura del sistema político vigente sin más reforma que el impulso de actores nuevos.

Como ya hemos señalado con anterioridad, la irrupción de Podemos ha tenido un efecto inmediato en las aspiraciones de otras fuerzas políticas de implantación estatal. Así, IU cae al 5.2% de intención de voto (-1.7 puntos en relación a los últimos comicios), con UPyD en el mismo porcentaje que en 2011 (4.6%) y con C’s en el 3.1%, convirtiéndose en otra de las sorpresas de la temporada.

El trabajo de campo, a partir de 2481 entrevistas, se realizó entre el 2 y el 12 de enero, es decir, en plena crisis interna pública del PSOE y antes de poder recoger el malestar por la crisis protagonizada por IU en Madrid, una crisis que, gracias a la atención de los medios, ha tenido dimensión nacional.

El CIS recoge también otras variables a tener en cuenta, como el voto directo. En ese sentido, Podemos vuelve a ser la formación con mejor porcentaje de voto decidido (19.3%, -4.6 puntos respecto a la estimación final, +1.7 puntos respecto al anterior barómetro del CIS), con el PP en la segunda plaza (12.9%, -14.4 puntos en relación a la estimación final y +1.2 puntos en relación a esta variable según el CIS de octubre) y el PSOE en el 12.4% (casi la mitad del resultado cocinado y casi dos puntos en relación al anterior barómetro); en ese sentido, el PSOE queda por detrás del PP a pesar de que los ‘populares’ suelen tener un voto oculto tradicionalmente elevado.

En el caso de IU, el voto directo se queda en el 3.6%, mientras que el de UPyD cae al 2.2% y el de Cs se queda en el 2.1%. Lo importante, sin embargo, es el 22% de votantes que asegura que no sabe lo que votará (20.8%) o que no responde (1.2%), porcentajes en los que, sin duda, se encuentran muchos votantes descontentos del PP y del PSOE; de ahí los mensajes en torno a los próximos objetivos electorales del PP que manifestó su portavoz parlamentario. Los datos recogen que el 5.6% optará por el voto en blanco y que el 13.6% se abstendrá.

En términos de lealtad, el PP es el partido que mejor ratio refleja: el 50.3% de su electorado asegura que lo volverá a votar. Le sigue el PSOE, con un 38.8%, IU (34.7%) y UPyD (31.4%). Vemos que el origen del voto a Podemos es claro: el 40.6% procede de antiguos votantes de IU; el 34.9% lo constituyen los nuevos votantes; el 28.8% de la categoría otros partidos; y el 26.1% del PSOE. Convence al 22.9% antiguos votantes de UPyD, al 17.4% de electores que no votaron y al 13.5% de quienes votaron el blanco. Un 7.3% de votantes del PP asegura que optará por Podemos esta vez:

CIS7

Si nos fijamos en la simpatía, encontramos que la opción “Ninguno” es la que mejor resultado obtiene (32.4%). Entre los partidos, el PSOE es la formación que mejor registro genera (16.6%), seguido de Podemos (15.9%)  y PP (14.4%). IU obtiene un 4.7% y UPyD, otro de los partidos con un importante voto oculto, un 4.7%.

Por recuerdo de voto, el PP genera el 53.6% de simpatía entre sus votantes, con el PSOE situado en el 51.2%, IU en el 40% y UPyD en el 35.7%. Podemos genera simpatía en el 36.5% de votantes de IU; en el 29.1% de nuevos votantes; el 21.7% de quienes ejercieron el voto nulo; el 19.2% de votantes socialistas; el 17.4% de abstencionistas y el 17.1% de votantes de UPyD. También entre el 14.9% que votó en blanco y a 5.4% de votantes del PP:

cis8

Así, si sumamos voto más simpatía, encontramos que Podemos aparece como primera fuerza política con un 21.1%, seguido de PSOE, con un 16.6% y el PP, con el 15.4%, un argumento que sirvió para que los socialistas criticaran el exceso de ‘cocina’ de este barómetro en beneficio de la estrategia del PP. Según este recuento, IU obtendría un 4.8% y UPyD un 2.9%.

Por recuerdo de voto, el PP convence al 57% de sus votantes; el PSOE al 51.2%, mientras que IU genera un 42.4% entre los suyos y UPyD un 32.9%. Podemos convence al 42.9% de votantes de IU; al 30.1% de los votantes de otras formaciones; al 37.2% de nuevos votantes; al 28.1% de votantes del PSOE; al 25.7% de votantes de UPyD; al 20.6% de abstencionistas; y al 17.4% de los que optaron por el voto nulo o en blanco (17.6%). También al 7.6% de votantes del PP:

cis9

Cuando se pregunta por las posibilidades de votar a las distintas formaciones, Podemos es la que mejor resultado obtiene (3.07 de 10), seguido de PSOE (2.70) e IU (2.19), lo que vuelve a confirmar el importante voto oculto que mantienen los ‘populares’. Si nos fijamos por los porcentajes, el 60.6% asegura que jamás votaría al PP (un 4.2% dice que seguro que lo hará); le sigue UPyD (54.3% frente al 0.2% que dice que lo hará) y C’s (51.1% frente al 0.8%). Le siguen IU (45.9% frente al 1.4%), Podemos (41.8% frente al 6.3%) y el PSOE (40.5% frente al 3.2% que asegura que seguro que lo hará).

Capturacisenero3

De acuerdo a la variable recuerdo de voto, las variables quedan modificadas. En el caso del PP, el 1.97 se dispara al 5.77, con un 16.6% que señala que no les volvería a votar (el siguiente tipo de votante mejor situado para votarle, UPyD, con 1.10); el PSOE recibe un 5.29 entre sus votantes, que aseguran en un 15.9% que no le volverían a votar (un 2.21 entre los del PP y un 2.01 entre los de UPyD); los de IU reflejan una media del 6.04, con un 5.3% que mantiene que no les votaría nunca (los del PSOE se sitúa en el 2.94). Los de UPyD suponen una media del 4.79, con un 12.9% que no les votaría de nuevo (1.60 entre los de PSOE y 1.77 entre los del PP).

Entre las nuevas formaciones, Podemos recibe el voto del 65.7% que señala que nunca votaría al PP, del 30.1% que dice lo mismo respecto al PSOE, del 14.1% que se manifiesta así respecto a IU y del 28.6% que nunca votaría a UPyD. Así, recibe como medias: 1.38 del votantes del PP, 4.11 de los del PSOE; 5.66 de los de IU y 3.63 de los de UPyD. Por su parte, la media de 1.67 se dispara cuando se habla de los votantes de UPyD (3.63). Recibe el voto del 50.4% que mantiene que nunca votaría al PP, del 49.2% que se pronuncia igual respecto al PSOE, del 52.9% que señala a IU como un imposible y del 25.7% que se pronuncia así respecto a UPyD.

cis3En términos de valoración de líderes, Pedro Sánchez es el mejor situado, por detrás de Uxue Barkos (Na-Bai), con un 3.68, que llega al 5.24 entre los votantes del PSOE (3.39 entre los de UPyD y 3.30 entre los del PP). Recordemos que el trabajo de campo se hizo en enero, antes de poder recontar el impacto de la firma del pacto contra el terrorismo yihadista, asunto que le podría haber situado en mejor valoración respecto a los votantes del PP (quizás no tanto entre los del PSOE).

Rosa Díez recibe un 3.66 de puntuación, 5.68 entre los votantes de UPyD y 4.36 entre los votantes del PP, los que mejor la valoran después de los suyos. Por su parte, Cayo Lara obtiene un 3.53, con 5.50 entre los electores de IU (4.23 entre los del PSOE). Mariano Rajoy cae al 2.24 y es el única líder nacional que suspende entre sus votantes, con un 4.99 (1.63 entre los votantes de UPyD, los que mejor le valoran después de los del PP).

Así, el 85.9% asegura sentir poca (24.3%) o ninguna (61.6%) confianza en Rajoy, porcentajes que se quedan en el 33.1% y 20.1% respectivamente entre los votantes del PP. en el caso de Sánchez, el 77.9% segura sentir poca (42.9%) o ninguna (35%) confianza, porcentajes que llegan al 45.7 y 15.7% respectivamente entre los electores socialistas.

Si se pregunta por la gestión del Gobierno el 67.8% la califica de mala o muy mala (en el caso de los votantes del PP, 17.2% y 9.4% respectivamente), con un 23.5% que la define como regular (45.9% de votantes del PP) y un 7.7% que cree que es buena o muy buena. En relación al trabajo de oposición del PSOE, el 58.5% la califica de mala o muy mala, porcentajes que llegan al 21.1 y 12.2% respectivamente en el caso de los votantes del PSOE, que optan por el regular en un 46%.

cis4En relación al Gobierno, volvemos a encontrar que ningún ministro superar el aprobado (y sólo una supera el 5 entre los votantes del PP). La mejor situada vuelve a ser Soraya Sáenz de Santamaría, que llega al 3.10 de puntuación (5.68 entre los votantes del PP); le siguen en valoración José Manuel García Margallo,con un 2.74 (4.72 entre los votantes del PP), Alfonso Alonso  (2.62, con 4.44 entre los electores del PP). Los peor situados vuelven a ser José Ignacio Wert, que obtiene un 1.36 (3.30 entre los votantes del PP), Cristóbal Montoro, con un 1.89 (3.85 entre los votantes del PP) y Fátima Báñez, con un 2.06 (4 entre sus votantes).

En cuanto al ambiente del país, sin novedades respecto a los últimos meses:

  • El 76.5% define como mala (40.1%) o muy mala (36.4%) la situación económica, porcentaje que se queda en el 56.8% entre los votantes del PP; en el 84.5% entre los del PSOE; en el 94.2% entre los de IU; y en el 80% entre los de UPyD. El 84% opina que es igual (51.7%) o peor (29.3%) que hace un año, opinión que comparte el 68.1% de votantes del PP; el 91.1% de los del PSOE; el 94.1% de los de IU y el 80% de los de UPYD. En un año, el 60.7% piensa que la situación será igual (44.3%) o peor (16.4%).
  • En cuanto a la situación política, el 78.6% cree que la situación es mala (32.8%) o muy mala (45.8%), con un 91.5% que opina que es igual (55.5%) o peor (36%) que hace un año; y un 63.5% que opina que en un año será igual (43.6%) o peor (19.9%).
  • Los problemas del país siguen siendo los mismos que en los últimos barómetros: el paro es el problema principal para el 79.4%, +3.9 puntos en relación al anterior barómetro del CIS. El porcentaje se dispara por encima del 84% para los votantes de PP y UPyD y por debajo del 83% para los del PSOE e IU.
  • Le sigue la corrupción y el fraude, con un 55.5% (57.1% para los votantes el PSOE, 65.7% para los de UPyD y 67.6% para los de IU. Los del PP se sitúan por debajo de la media, con un 52%). Los problemas de índole económica suponen el 24.5%, casi medio punto menso que hace un mes; los votantes del PP superan esa media con un 25.8%, mientras que los del resto de formaciones se sitúan por debajo de la media, con un llamativo 20% entre los votantes de UPyD.
  • Los políticos y los partidos políticos suponen el cuarto problema, con un 21.8% (+12.5 puntos de esa media entre los votantes de UPyD, a los que siguen en nivel de preocupación los de IU; los del PSOE y, sobre todo, los del PP, se sitúan por debajo de ese porcentaje).
  • La sanidad recibe un 10.2% (mayor interés entre los votantes del PSOE, con un 11.5%) y la educación, con un 7.1% (con mayor interés entre los votantes de IU -8.8%- y UPyD -8.6%-%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Existen dos asuntos que nos interesa en este barómetro: el terrorismo (dado el recuerdo de los atentados de París) y los nacionalismos. Sorprendentemente, estos asuntos reciben un 1.1% de porcentaje, respectivamente; si observamos el recuerdo de voto, los que mayor preocupación registran son los votantes del PP, con un 1.7% en relación al nacionalismo y un 2.9% cuando se habla de ETA y el terrorismo.
  • Si preguntamos por los problemas que afectan más directamente, las variables cambian: el paro siguen siendo el principal problema para el 44.5%, seguido de los problemas de índole económica (26.7%, es decir, un porcentaje mayor  que si no se pregunta directamente), la corrupción (15.8%), la sanidad (10.8%, también un porcentaje superior a la anterior tabla) y la educación (8.8%, +1.7 puntos). Los políticos ocupan la sexta plaza con un 7.5%.

En relación al modelo de Estado, el 35.7% opta por un sistema autonómico como el actual, con un 30.7% que opta por recentralizarlo en forma de Estado unitario (19.2%) o de un estado con menor grado de autonomía para las CCAA (11.5%). El 26.5% opta por un Estado más descentralizado que el actual, con un 14.9% que habla de mayor nivel competencial para las CCAA y un 9.6% que opta por un Estado en el que las CCAA tengan posibilidad de ser independientes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por recuerdo de voto, la opción actual es la favorita para 44.4% de los votantes del PSOE y el 37.6% de los del PP. La opción unitaria es la favorita para el 31.9% del elector del PP y para el 24.3% del de UPyD. El menor nivel competencial de las CCAA la apoya el 15.8% del votante del PP, el 31.4% del de UPYD y el 12.2% del elector del PSOE. La tendencia a un mayor federalismo la prefiere el 35.3% del votante de IU y el 15.7% de los votantes de UPyD. La opción independentista es apoyada por el 11.2% de los votantes de IU

Consideraciones

  • La publicación del barómetro del CIS dirigió la vista hacia dos formaciones: Podemos y el PSOE, que rivalizan por convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda de este país, el partido que dispute al PP el cetro de la confrontación electoral.
  • La buena noticia para el PP ha sido precisamente que el foco se ha puesto sobre la disputa en la fragmentación de toda la izquierda y no en el hecho de que ganaría las elecciones con un 27.3% de los votos, lo que no evitaría hablar de un hundimiento electoral similar al de la UCD en 1982 o la del PSOE en 2011.
  • Como hemos anticipado en otras entradas, estos resultados ahondarían en las dificultades para formar gobierno. Con estos datos sobre la mesa, y obviando el hecho del 22% que no declara sus intenciones en la próxima cita electoral, sólo caben dos opciones: Un gobierno de gran coalición (la suma de PP y PSOE se sitúa en el 49.5% de los votos) o un frente de izquierdas formado, al menos, por Podemos y PSOE (46.1%). Ambas opciones, a esta altura del partido, parecen descabelladas.
  • Con este escenario, la estrategia del PP debería pasar por mejorar sus resultados (acercarse lo máximo posible al 35% de intención de voto) y confiar en los buenos resultados de UPyD y C’s, las dos fuerzas de centro con las que podría buscar algún tipo de pacto como los de los años 90 con PNV y CIU. Por debajo de ese porcentaje, el PP lo tendría muy difícil para formar gobierno, que debería ser en minoría y que estaría sometido, como bien puede atestiguar Zapatero entre 2008-2011, a vaivenes parlamentarios que podría bloquear cualquier tipo de gobernabilidad.
  • Podemos es uno de los fenómenos de la temporada, como confirman datos como el voto directo o la simpatía que despierta en casi todos los votantes de todos los partidos. La procedencia del voto y las simpatías confirman que ha echado las redes en los caladeros de IU, PSOE y de desencantados por la política y que, por el momento, está obteniendo importantes ganancias.
  • De esta forma, hablamos de un partido sin representación parlamentaria pero que, sin embargo, está haciendo pivotar toda la vida política del país sobre sí. Eso explica la escasa valoración que reciben los líderes de los partidos nacionales y la confianza que despiertan los llamados a ser los actores principales del país, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, incluso entre sus electorados. Sobre la posibilidad de que sea candidato un político, Rajoy, que genera el 86% de desconfianza (+8 puntos que Sánchez), poco más queda por decir.
Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en C's, IU, Pedro Sánchez, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El CIS confirma la sacudida política: Podemos, segunda fuerza

  1. Pingback: CIS: El desplome del bipartidismo según el voto decidido | La última en llegar

  2. Pingback: My Word: El electorado se divide entre nuevos y viejos partidos | La última en llegar

  3. Pingback: El “caso de los ERE” y los síntomas de histeria social | La última en llegar

  4. Pingback: ¿Son creíbles las encuestas publicadas? | La última en llegar

  5. Pingback: CIS: Optimismo económico y baja la percepción de la corrupción | La última en llegar

  6. Pingback: CIS: PP y PSOE se sitúan en su suelo electoral | La última en llegar

  7. Pingback: CIS: PP y PSOE aguantan, con C’s en ascenso | La última en llegar

  8. Pingback: CIS: La preocupación por la corrupción se dispara 12 puntos y se encuentra en niveles de enero de 2015 | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s