La redacción paralela de TVE, despidos en la SER y el termómetro Falciani

No es la primera vez que escribimos a propósito de la precariedad y la baja calidad del periodismo que se hace en España, un proceso que no deja de potenciarse aupado por la dificultad de los grandes dinosaurios periodísticos a amoldarse a un modelo de negocio que, a grandes rasgos, combina lo digital con la preeminencia de lo visual, con la presencia masiva de la juventud (a menudo poco formada y con escaso nivel cultural básico) y la rapidez como bandera.

Esta situación de crisis, que se puede percibir en el repaso a las informaciones que a diario publican los principales periódicos de información general o los informativos de casi cualquier cadena, comenzó en los tiempos en los que los grupos mediáticos eran plataformas multimedia. Sin embargo, en los últimos años parece haberse acelerado la implantación de una forma de hacer periodismo por variables distintas:

La principal, a nuestro entender, es la ruptura de lo que podemos llamar el monopolio de la información al multiplicarse distintos canales emisores, muchas veces de forma independiente a la voz única que congregaban los diferentes grupos.

El advenimiento del periodista multimedia y digital, casi siempre jóvenes, mal pagados, reemplazables entre sí porque lo que cuenta, por encima de todo, es la imagen de marca (y si no que se lo pregunten a La Sexta).

Este proceso conlleva una ruptura con la forma de posicionarse mediáticamente en la sociedad. Hace unos años, era relativamente fácil detectar afinidades ideológicas y políticas, con un cuidado exquisito al establishment empresarial. Hoy, las afinidades políticas se han matizado potenciándose el cuidado por el empresariado, potencial inversor en publicidad dada la sequía de la publicidad institucional. El Gobierno de turno se reserva su derecho a influir en el reparto de las migajas de esa publicidad pagada a cargo del erario público y que suele garantizar un tratamiento exquisito.

Esta semana, han confluido estas variables dándonos un retrato aún más certero del panorama periodístico español, un sector que sigue vomitando miles de licenciados en periodismo cada curso, periodistas en ciernes en un mercado completamente saturado.

TVE adopta el método Telemadrid  

Es evidente que en las ultimas semanas los informativos de TVE están en campaña, bien para vender los logros económicos del Gobierno (relegando a un lugar muy secundario los efectos de la gestión económica ‘popular), bien para poner el foco en el enemigo interior (Cataluña), bien para sacar toda la porquería sobre los partidos políticos (a excepción del PP) o bien para tensionar la batalla entre PP y Podemos, en clara línea con la estrategia de Génova.

Por si hay alguna duda de por dónde deben ir los informativos en los próximos meses, RTVE ha hecho pública la contratación de 11 periodistas a dedo, varios de ellos procedentes de Intereconomía, en lo que ya se conoce como la redacción paralela de TVE. El argumento: el intenso año electoral que supondrá  “un esfuerzo importante de la sección de nacional, que tendrá que ser reforzada por otras secciones, lo que provocará disfunciones en una redacción ya muy ajustada, como se ha visto en las pasadas Navidades, con importantes problemas para cubrir los informativos diarios.ç

Nada más conocerse la noticia, los trabajadores de RTVE celebraron una asamblea en la que mostraron el rechazo a estas contrataciones. Según uno de los asistentes, la intencionalidad es clara: “Como los periodistas de aquí nos negamos quieren reforzar el aparato de propaganda”.

La SER prosigue con su ERE encubierto

La Cadena SER pasa por ser el referente de la progresía del país, y eso a pesar de las informaciones sobre la precariedad laboral que durante años ha presidido en una casa que ha criticado, por activa y por pasiva, leyes como la reforma laboral que con alegría han aplicado durante estos años.

Este lunes, confirmó la altura de sus directivos, con el despido de siete profesionales de una reconocida trayectoria. Todos ellos superan los 40 años (más de 20 en la SER), estaban situados en una franja salarial en torno a los 2000 euros y todos se habían posicionado contra el goteo de despidos que sistemáticamente la SER lleva aplicando para quitarse de encima a los profesionales más costosos (sin contar con las estrellas).

El lunes se les comunicó el despido a Paloma Delgado (número 3 de Francino en La Ventana), Ana Borderas (Cultura), María José Agejas (Internacional), Eduardo Martín (local, antes jefe de Cultura), Pilar Vicente (Boletines en Madrid, antes en Nacional), Ana Guantes (por motivos disciplinarios, ahora en Hora 14) y Esther Redondo (en la actualidad cubría actualidad política). Estas salidas se suman a las recientes de Cristina López Benedicto y Ernesto Estévez, comunicadas en los últimos días.

Es evidente que la SER se quiere quitar de encima a periodistas veteranos, críticos con algunas de las derivas de la emisora, para sustituirlos con reporteros más jóvenes, con un perfil digital, y, por supuesto, mucho más baratos y menos proclives a exigir sus derechos laborales. La emisora así prioriza la rentabilidad económica por encima de la imagen de marca y lo hace con métodos que, según recoge El Plural, son humillantes, por motivos como éste:

“Nos recibieron el director de Informativos, Rafael de Miguel, y la directora de Recursos Humanos y nos fueron entregando uno a uno cartas con las que intentaban justificar los despidos con razones disciplinarias.., razones tipo “usted no cumple con sus cometidos”, o “usted no acepta directrices”… Pero todo es tan mentira, que en el mismo momento nos decían, si firmas y llegamos a un acuerdo romperemos estas cartas”.

Que sepamos, sólo dos de las estrellas de la radio mencionaron este asunto. Angels Barceló se acordó de los despedidos cuando el responsable de Izquierda Abierta, Gaspar Llamazares, abrió una de sus intervenciones en la tertulia de los políticos de los lunes denunciando la situación. Por su parte, Gemma Nierga, al despedir el boletín de las 12 horas del martes, envió un “beso” a José Antonio Marcos (director de Hora 14) y a la redacción de Madrid, un guiño que sólo podría entender quien estuviera al tanto de lo que ocurre en la emisora.

La publicación de la “lista Falciani” pone a prueba a todos

El lunes, El Confidencial y La Sexta comenzaron a dar a conocer algunos de los nombres que integran la llamada “lista Falciani”, el documento que contiene los nombres de unos 130.000 potenciales evasores fiscales  con cuentas no declaradas en el banco suizo HSBC en Ginebra entre 2006 y 2007; recibe el nombre de Falciani por Hervé Falciani, un ex informático que la robó del HSBC y puso a disposición de los gobiernos interesados en actuar contra su evasores fiscales.

Entre los apuntados, reyes (como el de Marruecos), futbolistas (como Forlán), gobiernos (como el de Venezuela de Chávez), cantantes (como David Bowie o Tina Turner) y, en general, todo el entramado presuntos defraudadores que se habrían aprovechado de la pista de aterrizaje ofrecida por el HSBC para eludir la presión del fisco en sus respectivos países.

En el caso de España, habría 4000 españoles que tenían 1800 millones de euros, entre los que destacarían patriotas como Emilio Botín, Guillermo Luca de Tena, Iván de la Peña y algunas de los protagonistas de  la red Gürtel. Tras filtrarse la existencia de esta lista, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ofreció regularizar el dinero detectado y pagar la multa correspondiente, que ascendió a unos 260 millones de euros en 2010.

Hoy, cinco años después, y a la vista de que hay países que se plantean emprender  acciones legales contra el HSBC en España PP y PSOE se rasgan las vestiduras y plantean que Falciani declare en el Congreso (petición rechazada por el PP) y la posibilidad de abrir acciones contra el banco (y no contra los defraudadores, que ya habrían satisfecho su pena).

En cualquier caso, la publicación de la lista Falciani de forma simultánea por un consorcio de periodistas en todo el mundo (en el que participan diarios como The Guardian, Le Monde o La Reppublica) ha servido para poner en evidencia a los medios españoles que con tanta congoja despidieron en su día a Emilio Botín desde sus páginas. Éste fue el impacto de la ‘lista Falciani’ en las ediciones digitales de los medios editados en Madrid:

  • En el momento de elaboración de este post, El País hacía mención a los datos de la lista Falciani relativos al Gobierno de Venezuela, una de las bestias negras del director, Antonio Caño. También mencionaban la presencia del rey de Marruecos en la lista.
  • En ABC, muy centrados en los problemas financieros de Podemos y de Juan Carlos Monedero y en Tania Sánchez, la referencia a la lista Falciani se centraba en los Pujol, obviando hasta el martes por la tarde que quien fuera su presidente, Guillermo Luca de Tena, también figura en esta lista (con reconocimiento expreso a que se regularizó su situación).
  • La Razón optaba por informar en términos generales, sin abundar en los nombres inicialmente; luego encontraron el filón en Jordi Pujol Ferrusola.
  • La edición digital de El Mundo fue la primera en hacerse eco de la información que publicaba El Confidencial, tanto en términos de datos como de nombres de los defraudadores del fisco, esos a los que con certeza Soraya Sáenz de Santamaría no se referirá como los causantes de que no se pueda pagar los servicios públicos en España.

Ahora podemos seguir diciendo que la crisis del periodismo tiene que ver con Internet, el cambio de modelo y la gratuidad de sus contenidos.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s