Ucrania: Nueva tregua y ayuda financiera a cambio de reformas

CapturaUcraniaAFPfeb2015

Fuente: AFP

Este domingo, a medianoche, entró el vigor el alto el fuego acordado la semana pasada en la reunión que congregó en Minsk a cuatro de los actores que configuran la crisis ucraniana desde que, en otoño de 2013, cristalizó en Kiev el Euromaidán, la protesta inicialmente pacífica con la que se protestó contra la intención del entonces presidente, Víktor Yanukovich, de negarse a una aproximación a la UE en beneficio de un mayor acercamiento con Moscú.

Hoy, pasado el tiempo, ya se van conociendo los detalles de lo que ocurrió, sobre todo entre enero y febrero de 2014, cuando la movilización supuestamente pacífica se tornó en acciones violentas, con disparos incluidos a la policía que rodeaba la Rada Suprema y que precipitó la caída de todo el sistema político y social construido en torno al poder de los oligarcas cercanos al Kremlin -frente al sistema de los oligarcas, como el propio Poroshenko, más partidarios de un acercamiento a EEUU y la UE.

Tras declaraciones de encuentros y desencuentros, el presidente de Ucrania, Petr Poroshenko, el de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, François Hollande, en representación de la UE, acordaron los términos para poner fin a la escalada de guerra total que se vive en el este de Ucrania, sobre todo en Donetsk, con la indiferencia de casi todo el mundo hasta hace poco.

Ucrania desapareció de las agendas mediáticas tras las elecciones legislativas , con especial mención a otoño, que confirmaron en las urnas en cambio político que se plasmó el golpe de Estado que acabó con la caída de Yanukovich. Sin embargo, la prensa internacional ha vuelto a retomar la idea de que Putin promueve una Guerra Fría contra Occidente, con el este de Ucrania como piezas fundamentales de su ofensiva, lo que a su vez motivaría las maniobras de refuerzo de la OTAN en Europa, encantada de haberse topado por fin con un enemigo exterior que vuelve a tener los rasgos tradicionales.

Como muestra del nuevo interés por Ucrania, la portada con la que el semanario The Economist se presentó el pasado viernes, una maravilla si se tiene en cuenta que se hace compatible una ofensiva militar por parte de un país, Rusia, con problemas económicos muy serios debido al papel de la UE (en forma de sanciones por su apoyo a los rebeldes prorrusos) y por la caída del precio de las materias primas (en los últimos días, el barril de Brent se pagaba a 60 dólares)

Theeconomistfeb2015

En las últimas semanas, la guerra se concentraba en la zona de Debáltsevo, donde los separatistas aseguran tener cercados a unos 6.000 soldados ucranianos, un enclave fundamental como punto de comunicación entre Donetsk y Lugansk, las dos repúblicas separatistas que se negaron a cumplir con el cambio de régimen orquestado al calor del Euromaidán.

Poroshenko anunció el inicio de la tregua por parte de Kiev, vestido de militar, con estos argumentos: “Quiero la paz y yo, como comandante supremo, ordeno a las Fuerzas Armadas de Ucrania, las unidades de la Guardia Nacional, del Ministerio del Interior y el Servicio de Seguridad, cesar el fuego a las 00.00 del 15 de febrero”. Sin embargo, avisó de la reanudación de las operaciones militares si la parte prorrusa no cumple con su compromiso: “Si nos dan un golpe en un mejilla, no ofreceremos la otra”. Hace unos días, planteó la posibilidad de aplicar la ley marcial en todo el país si fracasa el alto el fuego.

A estas alturas, parece evidente que el Donbass no es Crimea y que ninguno de los actores implicados tiene ningún interés en aceptar un cambio en las legitimidades políticas en el este de Ucrania de igual manera -y eso a pesar de que las opiniones que señalan que la intención de Putin es avanzar y controlar este territoriopara conseguir unir las repúblicas prorrusas con Crimea-.

El alto el fuego, que llegó tras días en los que se recrudecieron los combates, es el primero de los 13 puntos acordados en la cumbre de Minsk, aunque algunas fuentes señalan que se mantiene el cerco en Debáltsevo, en enclave en el que, según fuentes rebeldes, siguen las hostilidades: “El alto el fuego se está cumpliendo, pero la artillería enemiga está bombardeando nuestras posiciones cerca Debáltsevo”

  1. Un alto el fuego inmediato e incondicional en las regiones de Donetsk y Lugansk (que entró en vigor la medianoche del domingo)
  2. La retirada de todas las armas pesadas por ambos bandos para crear una zona de seguridad que comenzará a partir del segundo día del alto el fuego y se deberá completar en 14 días.
  3. Garantizar el seguimiento eficaz y la verificación del alto el fuego y la retirada de armas desde el primer día por parte de la OSCE.
  4. Iniciar un diálogo sobre el futuro estatus legal de las regiones de Donestk y Lugansk. en 30 días después de la firma del acuerdo, la Rada Suprema (el Parlamento) deberá adoptar una resolución sobre el régimen especial de Donetsk y Lugansk, basándose en lo acordado en el pacto de Minsk de 19 de septiembre de 2014.
  5. Concesión de indultos y amnistías y la promulgación de una ley que prohíbe la persecución y el castigo de las personas relacionadas con incidentes en las regiones rebeldes del Donbass.
  6. Intercambio de rehenes según el principio ‘todos por todos’. Garantizar la liberación y el intercambio de rehenes y detenidos por ambos bandos. Este proceso debe completarse en el plazo de cinco días desde la firma de este acuerdo.
  7.  Creación de corredores humanitarios para la entrega, el almacenamiento y la distribución de ayuda humanitaria a la población civil
  8. Determinación de las modalidades para la restauración de las medidas socio-económicas en Donetsk y Lugansk, incluidas las pensiones y otros pagos. Con este fin, Ucrania recupera el control de su sistema bancario en las zonas afectadas por el conflicto
  9. Restaurar un control total sobre la frontera de Ucrania con Rusia por parte de las fuerzas de Kiev, un proceso que debe comenzar tras la celebración de elecciones locales y que se completará tras un acuerdo político, que incluirá elecciones locales Donetsk y Lugansk y una reforma constitucional sobre estas dos regiones a finales de 2015, todo ello en el marco del Grupo de Contacto (Ucrania, Rusia y la OSCE). De nuevo vuelve a estar sobre la mesa la posibilidad de una reforma constitucional en clave federal para dar satisfacción a los territorios más críticos con la deriva del país.
  10. Retirada del territorio ucraniano todas las fuerzas militares extranjeras, sus equipos y los mercenarios, bajo la supervisión de la OSCE, así como el desarme de todos los grupos ilegales.
  11. Una reforma constitucional que debería entrar en vigor a finales de 2015 y que deberá ser un elemento clave en la descentralización del país, teniendo en cuenta las características concretas de las regiones de Donetsk y Lugansk, así como la aprobación de una ley definitiva sobre el estatus especial de ambas provincias.
  12. Celebración de elecciones locales en la regiones de Donetsk y Lugansk, acordadas en el marco del Grupo de Contacto.
  13. Supervisión del cumplimiento de los puntos del acuerdo por parte del Grupo de Contacto.

Así, el alto el fuego es el primero de los trece puntos del plan que busca poner fin a un conflicto que, desde que estalló, en abril de 2014, ha provocado 6.000 muertos, entre combatientes y civiles. Y, además, llega mientras el país vuelve a echarse a los brazos de Occidente.

La semana pasada, la directora gerente del FMI anunció el organismo le prestará 15.500 millones de euros durante cuatro años, con exigencias nuevas sobre el plan de reformas que debe ejecutar Kiev: saneamiento bancario; mejora del gobierno de las empresas públicas; adopción de medidas anticorrupción; reforma judicial, energética, de pensiones y tributaria. Sumando los compromisos financieros internacionales (UE, EEUU, Banco Mundial y FMI), durante cuatro años Ucrania recibirá 40.000 millones, con alguna fórmula relativa a una reestructuración de la deuda, todavía por confirmar.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Alemania, FMI, Francia, Rusia, Ucrania, UE. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ucrania: Nueva tregua y ayuda financiera a cambio de reformas

  1. Pingback: La UE profundiza su eje nacional | La última en llegar

  2. Pingback: Equilibrio frágil en Ucrania y la ‘paz fría’ | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s