La comparecencia de Monedero no frena el problema

Primera comparecencia pública de Juan Carlos Monedero, número tres de Podemos, tras la publicación de informaciones sobre el cobro de 425.000 euros, procedente de varios países del ALBA, por informes elaborados en torno a la creación de una moneda única.Estos emolumentos, cobrados a través de una empresa creadas con posterioridad a la realización de los trabajos, fueron fiscalizados por Hacienda, con declaraciones públicas de su titular mediante, fueron objeto de un recargo, ya abonado por Monedero.

Este viernes, El Mundo llevó a su primera página que el dirigente de Podemos habría pagado a otra empresa por realizar un trabajo similar al que él mismo habría desarrollado (y cobrado) de los países vinculados a la revolución bolivariana. Parecía la antesala de la rueda de prensa que Monedero protagonizó en solitario, una comparecencia que duró hora y media y en la que las dudas en torno al origen del dinero siguen en el aire [rueda de prensa de Monedero desde la 1.12 horas]:

Éstas son las debilidades y fortalezas que detectamos en la comparecencia:

  • Se convocó la rueda de prensa a las 13.30 horas, pero tuvo que retrasarse una hora debido a un incidente protagonizado por el conocido como el “camarero del 15M“.
  • Ese retraso impidió, de facto, que la intervención de Monedero llegara con tiempo a los informativos que comienzan a las 14 horas (La Sexta y Cuatro). Había que confiar en la intención de esas cadenas de dar en directo la comparecencia (algo que hizo La Sexta, que pinchó en directo en cuanto comenzaron las explicaciones del dirigente de Podemos).
  • Monedero apareció rodeado por la cúpula de Podemos, que le dejó solo en cuanto llegó el momento de dar explicaciones, un gesto extraño que lanza un mensaje demoledor a la audiencia: Los problemas de Monedero con Hacienda son suyos y a él le corresponde dar las explicaciones que correspondan. La cúpula directiva del partido asistió a las explicaciones de Monedero ocupando las dos primeras filas.
  • El número 3 de Podemos compareció en un sitio que, de nuevo, volvió a trasladar una idea nefasta sobre quién maneja los hilos de la imagen de la marca.
  • Monedero habló detrás de una mesa tapada con una tela negra. Todo ello se montó sobre un fondo blanco, mal iluminado y sin que el logo del partido apareciera por ningún lado. Lo que el espectador veía era un hombre con aspecto tétrico (a lo que ayuda la costumbre de Monedero de vestir con colores neutros), con sombras proyectándose sobre su cara, y que parecía hablar en nombre propio en exclusiva, algo que, quizás, estaba en la intencionalidad de esta rueda de prensa.
  • Como buena parte de los políticos españoles, Monedero leyó el contenido de su intervención, lo que traslada inmediatamente la idea de una falta de seguridad (y de credibilidad) en lo que se pronuncia.  Y lo hizo en un tono de voz muy elevado, a veces rozando el grito.
  • En cuanto al contenido de su mensaje, ironizó con la atención suscitada, pidió disculpas por tardar en dar las explicaciones e insistió en la idea de que él es un ciudadano anónimo víctima de una ‘caza de brujas’ orquestada por el sistema por cuestionar las raíces del mismo [“ha sido un mes muy intenso, en el que el régimen del ’78 ha dirigido sus baterías hacia mí”]. Habló de un “montaje” provocado por el “miedo en los que han mandado en España” a la gente que protagoniza el cambio, no profesionales de la política, para poder decir que “Podemos es igual que el resto de formaciones políticas”. También realizó un repaso por los ataques recibidos estas semanas, tanto en relación con la facturación de la empresa referida como por aspectos relativos a su curriculum vitae, pasando por la posible financiación ilegal de Podemos.
  • A pesar del retraso en dar explicaciones -que ha motivado que las cámaras de distintas cadenas y agencias fueran a buscarle a la Facultad de Ciencias Políticas, donde sigue dando clase-, la noticia es que compareció ante los medios y respondió a las preguntas de la prensa, algo a destacar si pensamos en otras explicaciones a través de televisiones de plasma, limitación de preguntas o peinetas dialécticas para evitar responder a preguntas incómodas en torno a la corrupción.

En relación a los temas abordados, Monedero fue convincente en relación a su trayectoria profesional (algo que ya quedaba por descontado tras la publicación de la portada en el diario El País) y también respecto a que, hasta hace dos días, era un ciudadano anónimo. Resultó excesiva su respuesta pormenorizada a algunos medios, en particular  a El País, por la publicación de noticias erróneas (por ser sutiles), algo que enmarcó en una campaña global contra su persona por ser parte de Podemos y que el partido usa en su propia conveniencia: Es consciente que buena parte de sus votantes han sido o son lectores del buque insignia del grupo Prisa.

Sin embargo, Monedero se pasó de frenada cuando vinculó lo que se entienden ataques contra él con ataques “al pueblo”, un recurso muy usado por parte de quienes se circunscriben en la masa -sociedad o pueblo- para evitar dar explicaciones sobre su actividad. De esta manera, se insiste en la idea que ya Pablo Iglesias hizo pública al señalar que los ataques contra Monedero, Iñigo Errejón o Tania Sánchez eran ataques contra él y contra lo que dice representar.

En cuanto al fondo, las explicaciones de Monedero resultaron extrañas en varios momentos

  • Cuando apeló a la normalidad para criticar los ataques vertidas (aunque logró transmitir veracidad en su crítica al uso partidista que de la información fiscal realiza Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda). Si uno manifiesta interés por invertir en medios de comunicación en España rompe la pátina de normalidad, y más si, además, se inserta en un movimiento político con el empuje que se recogen los sondeos sobre intención de voto.
  • Tampoco fue convincente al reconocer que tuvo que realizar una declaración de la renta paralela, sobre todo porque la evidencia es que, si la hizo, es porque antes hubo anomalías en el documento original.
  • También suscita dudas su apelación a la confidencialidad del trabajo realizado para no mostrar los documentos, unas palabras que ya usaron otros y que no ayudan casi nunca. Y eso a pesar de que la confidencialidad sea un requisito normal en la firma de este tipo de contratos. Sin embargo, si uno defiende un proyecto basado en la transparencia absoluta, estas cláusulas siempre suponen un problema en términos de credibilidad.

Antes de la rueda de prensa de este viernes, la última aparición de Monedero se remonta a la marcha del cambio celebrada a finales de enero en Madrid. Durante este tiempo, se ha justificado su ausencia de los medios y de los actos protagonizados por Podemos con dos argumento: 1)que  todo estalló a final del curso, por lo que había exámenes y trabajos por corregir; y 2) que estaba revisando la documentación de su trayectoria profesional de los últimos veinte años con el objetivo de aclarar, de una vez, todas las preguntas que durante este tiempo se le han arrojado en portadas de periódicos y en las mismas tertulias que él protagonizó en su momento.

Ambos argumentos no evitan la sensación de que bien por decisión personal, bien por decisión del partido, Monedero ha estado ausente de los medios en el mismo momento en el que el ciclo de noticias le era desfavorable, algo habitual en buena parte de los partidos tradicionales.

De ahí que la sugerencia de retirarse de la primera línea para recorrer España y fortalecer los círculos, manifestada por el propio protagonista, sea lo más parecido a una retirada a tiempo para evitar que los problemas de Monedero puedan convertirse en una crisis que afecte a toda la formación.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Podemos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La comparecencia de Monedero no frena el problema

  1. Pingback: El PP sacrifica a Rato | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s