Cambio de tono en las campañas electorales

El miércoles por la tarde coincidieron en Madrid dos actos políticos que confirmaron que la precampaña del ciclo electoral que se acerca está en marcha y que podemos asistir a una nueva forma de hacer política desde el atril por parte de los aspirantes, un cambio de paso interesante si tenemos en cuenta la dureza de la legislatura que estamos a punto de abandonar.

Pablo Iglesias se prueba el traje de hombre de Estado

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, protagonizó en el Círculo de Bellas Artes un debate sobre el estado de la nación alternativo al que se había visto en el Congreso de los Diputados. Durante una hora, Iglesias desgranó un germen de proyecto político de país, incidiendo en la idea de que sólo Podemos es el partido de oposición al Gobierno de Mariano Rajoy, al que ofreció un cara a cara en televisión para contrastar pareceres.

Podemos incide así en la estrategia de una ruptura del sistema de partidos tradicional (y que aún está representado en el Parlamento) para incentivar un enfrentamiento que, cada vez más, se mide en términos de izquierda/derecha, a pesar de que este eje siga siendo eludido por todos los portavoces de Podemos, que prefieren en la exitosa dicotomía “los de arriba  y los de abajo”, aunque cada vez más se centra en un “los de arriba” protagonizado por el PP.

No es ninguna novedad que Podemos busca convertirse en el partido hegemónico de la izquierda, y este miércoles Iglesias desgranó buena parte de un programa electoral cada vez más cercano a la socialdemocracia clásica, con guiños a Alemania (imaginamos que no en relación a su mercado laboral) e intentando recuperar la autoría de algunas de las medidas a las que Rajoy se abrazó en el DEN, con mención expresa a esa suerte de dación en pago que es la ley de segunda oportunidad.

Los líderes de Podemos volvieron a confirmar su capacidad de movilización. Iglesias llenó el aforo del Círculo de Bellas Artes de Madrid y mucha gente se quedó sin poder asistir a acto centrado, de nuevo, en su persona y con una realización, digamos, muy precaria, con mala iluminación y un uso muy limitado de los recursos audiovisuales (con pocos planos generales o aéreos).

Sí se notó un cambio respecto a las intervenciones que Iglesias realiza en televisión o en actos dirigidos a su gente, quizás consciente de que los focos están puestos en Podemos por su relevancia en las encuestas. En esta ocasión, se vio a un Pablo Iglesias más comedido, más centrado en hacer propuestas y, en definitiva, en construir una alternativa creíble al Gobierno del PP que no pase sólo por la crítica generalizada al sistema.

Seguramente tanto Iglesias como su equipo de asesores llevaba presente la intervención de Pedro Sánchez en su primer DEN, una cita que según algunas encuestas venció, sobre todo porque fue capaz de contraponer un germen de alternativa al Ejecutivo de Mariano Rajoy y, sobre todo, en revestirse como líder del principal partido de la oposición, una categoría que, a esta altura del partido, conviene recordar.

Gabilondo sigue la estela de Tierno Galván

Al mismo tiempo que se desarrollaba el acto de Pablo Iglesias en Madrid, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, compartía mitin con Ángel Gabilondo, investido cabeza de lista del PSM a la CAM tras el proceso aciago de elección al que hemos asistido durante dos semanas.

Entre 1200 y 1500 simpatizantes abarrotaron el recinto donde Sánchez escenificó la unidad del partido en Madrid, en un mitin con los cabezas de lista del PSM al Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, y a la CAM, Ángel Gabilondo, mientras se relata que un millar de simpatizantes se quedaron fuera del acto. Se demostraba así la fuerza del socialismo madrileño, parece que ilusionado con la candidatura de Gabilondo, que no disimuló los motivos por los que fue señalado por la dirección de Ferraz como la alternativa socialista en las próximas elecciones autonómicas:

En su turno, Gabilondo dio las gracias a todos por haber pensado en él como la persona que puede acabar con el gobierno del PP en la CAM e introdujo un tono muy didáctico, muy alejado del tono mitinero que inunda las intervenciones en el Congreso de los diputados, las entrevistas a políticos en medios de comunicación e incluso a los periodistas que realizan actos de partido.

Insistió en abrir el partido, para convertirlo en un instrumento para la sociedad y con ella, dirigido a “la mayoría, que busca el respaldo y confianza para construir, constituir una mayoría para una verdadera transformación de Madrid”. Por ello, demandó un PSM que haga propuestas y no actúe al calor de las encuestas; pidió no marginar a los que cambian por cambiar Madrid (quién sabe si como guiño a toda la sociedad civil que lleva años movilizada contra las políticas ejecutadas por Esperanza Aguirre e Ignacio González en la CAM); y fijó la lucha contra la pobreza como eje central de su propuesta y recabó la participación de la ciudadanía como “agente de la transformación”.

En el acto de presentación, Gabilondo reafirmó las ganas del partido por ganar, por construir, no descalificar, hacer un discurso afirmativo y ofrecer alternativas, para una economía sostenible y del conocimiento, no depredadora.  Y reclamó”el poder compartido, el poder de todos los ciudadanos, para hacer” y decir “sí a las políticas publicas, a las instituciones justas, al compromiso con los deberes cívicos”.

En definitiva, se confirmó que el PSM parece haber olvidado a Tomás Gómez y su proceso de destitución y que ha encontrado en el ex ministro de Educación de José Luis Rodríguez Zapatero un candidato solvente con el que enfrentarse a la hegemonía del PP, que durante 20 años consecutivos han gobernado en Madrid.

El tono y las formas de Gabilondo, que recordaron a las de Enrique Tierno Galván, quizás el alcalde más recordado de Madrid, parece dar la razón a Pedro Sánchez cuando sustituyó a Tomás Gómez. Ahora la pelota está ene el tejado del PP, que tiene un problema con los nombres que se barajan para la contienda por el gobierno regional. ¿Alguien se imagina un debate entre Gabilondo e Ignacio González o Cristina Cifuentes?

Gabilondo

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, elecciones, Podemos, PSOE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s