Portugal se prepara para el relevo socialista

Portugal enfila su año electoral con un escenario sustancialmente diferente al registrado en Grecia, tanto en la fragmentación parlamentaria que propiciaron las elecciones legislativas de 2012 como los comicios del pasado mes de enero, con la victoria de un actor ajeno a la estructura tradicional de los partidos en el país heleno.

El país vecino, uno de los países rescatados por la Troika, ha mostrado desde 2011 dos principios:

Que la lucha partidista se dirime entre las fuerzas tradicionales.

Ayuda sobremanera la dimisión del primer ministro socialdemócrata, José Sócrates, en prisión preventiva por fraude fiscal, ante la imposibilidad de sacar adelanta su programa de reformas (ergo, recortes) asociado con el plan de rescate del país, valorado en 82.000 millones de euros. Así, cuatro años después de recortes y austeridad, el electorado tiene opciones de castigar al partido en el poder (de centro-derecha) sin que ello derive en la implosión de la oposición en distintos partidos políticos.

Desde 2011, el sistema político luso muestra que hay margen para el recambio entre las fuerzas tradicionales y que sólo en los márgenes de la izquierda más radical se han creado nuevas formaciones: Es el caso de Livre (fundado por una escisión del Bloque de Izquierda) o la sorpresa que en las elecciones europeas dio el tertuliano António Marinho Pinto (que consiguió más de 200.000 votos y dos eurodiputados).

En definitiva: el sistema político luso muestra un nivel de estabilidad absoluto, con el relevo en el poder de las fuerzas centrales del sistema que salieron de la dictadura militar: Desde 1976, ha habido seis victorias del PS y cinco del PSD. Nos preparamos para que, en la siguiente cita electoral, volvamos a ver una victoria socialista.

Que el nivel de movilización en la calle ha sido modulada hasta casi desaparecer, en buena medida por la idiosincrasia del pueblo portugués, que históricamente se caracteriza “por una gran capacidad de aceptación (…) y no opta por la violencia con facilidad”, según apuntan sociólogos como Elisio Estanque.

En marzo de 2011, las informaciones sobre la petición del rescate luso supuso la cristalización de la llamada “Generación en apuros” (“Geração À Rasca“), parecido a lo que inicialmente sería el 15M español y que luego cedió su sitio a otros grupos como Que se Lixe a Troika. En un país donde era difícil recordar protestas multitudinarias en la calle (como Grecia, aunque hoy parezca increíble), se han vivido hitos como la multitudinaria manifestación de marzo de 2013 o la conmemoración de los 40 años de la Revolución de los claveles, el mito fundacional del Portugal moderno que se ha recuperado en estos años como contraposición a los dictados de un poder asimilado como extraño.

Esta dos características son las que han dominado la política lusa desde la formación del Gobierno de Passos Coelho, un Ejecutivo que, junto al de Mariano Rajoy, mostró gran solvencia para aplicar los recortes y recetas impuestas por la Troika con las consecuencias ya conocidas: Empobrecimiento generalizado, adelgazamiento de un Estado de bienestar ya de por sí escaso, aumento del paro y de la deuda pública, dificultades para contener el déficit a pesar del sufrimiento impuesto debido a la falta de crecimiento económico, emigración de la población más joven, caída de la tasa de nacimientos, etc.

En términos de rivalidad partidaria, la legislatura ha tenido una consecuencia muy clara: El relevo en las preferencias entre el electorado, con los socialistas como la fuerza favorita en detrimento del partido del primer ministro Passos Coelho y de su socio de gobierno, el CDS.

De acuerdo a las últimas encuestas, los socialistas, liderados por  António Costa, ganarían las elecciones con un 37.4% de los votos de media, +9.35 puntos en relación al resultado obtenido en 2011 y casi un punto de media menos que las estimaciones de voto según estas mismas encuestas en noviembre. El Partido Socialista  saca 9 puntos al Partido Social Demócrata que lidera Passos Coelho, que se habría dejado 10 puntos en esta legislatura: del 38.66% de apoyos a una media de 28.45%, medio punto menos que lo que recogían los sondeos de otoño:

CapturaPortugalfeb2015

El Centro Democrático y Social  (CDS), que se convirtió en la tercera fuerza parlamentaria, y que hoy sostiene al Gobierno de Passos Coelho, se habría dejado casi la mitad de su apoyo electoral (-5.61 de media según los sondeos de invierno, casi medio punto más en relación a la media de los sondeos publicados en noviembre). Su lugar, como tercera fuerza del país lo ocupan los comunistas del CDU (donde se encuentra el Partido Comunista Portugués), que pasaría de un 7.90% de apoyos a una media de 9.1% en la actualidad, subiendo medio punto respecto hace tres meses.

Durante los primeros años de la crisis, se esperaba que el Bloco de Esquerda diera la sorpresa y se convirtiera en el partido de protesta al que podrían llegar los críticos con el sistema político y social luso, sobre todo si tenemos en cuenta que en las elecciones de 2009 logró medio millón de votos, que bajaron a 300.000 en los comicios de 2011. El BE afronta el ciclo electoral con un apoyo del 3.9% de media (-1.27 puntos, casi uno menos que hace tres meses) y la constatación de una escisión. Livre hoy obtendría un 2.35% de intención de voto.

Hace unos meses se fundó la organización Juntos Podemos, una formación independiente, aunque con conexiones con el partido que lidera en España Pablo Iglesias, que nacía como reacción a una suerte de asuntos de corrupción –caída del Banco Espirito Santo, detención de Sócrates- y que buscaba conectar con la ciudadanía para favorecer una mayor calidad democrática:”Asistimos a esta sucesión de acontecimientos extremadamente nefastos y tóxicos para la democracia y decidimos que era necesario devolver la voz a los ciudadano”, defendieron.

Juntos Podemos está liderado por Joana Amaral, que fue miembro del BE, y debe conseguir 7500 firmas y lograr la aprobación del Tribunal Constitucional para ser considerado partido político. Sus opciones electorales, a diferencia de España, son muy escasas dado que el espacio electoral está suficientemente copado por el resto de formaciones políticas.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Portugal, Sondeos, UE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Portugal se prepara para el relevo socialista

  1. Pingback: Portugal vota, con las encuestas a favor de los conservadores | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s