Simple Lógica: Cinco puntos de diferencia entre cuatro partidos

Nueva entrega pública del Índice de Opinión pública de Simple Lógica, que confirma la volatilidad de los sondeos sobre intención de voto, con vaivenes de varios puntos en las perspectivas electorales de los distintos partidos, sobre todo los relativos a Podemos y C’s, que se confirman como fuerzas emergentes.

De acuerdo a los datos hechos públicos este mes, cuatro partidos se disputan la victoria entre las generales, con una diferencia de 5 puntos entre la fuerza más votada (PP) y la que registra menos apoyos (C’s). Y todo ello a la espera de comprobar si la resaca del resultado de las eleccciones autonómicas andaluzas llega a las expectativas de los votos a nivel nacional.

CapturaSimpleLogicaEl PP ganaría las elecciones con el 23% de intención de voto, -1.5 puntos respecto al barómetro que Simple Lógica hizo público el pasado mes de enero y -3.8 puntos en relación al estudio realizado con datos del mes de febrero.

Podemos sería la segunda fuerza política, con una intención de voto del 21% , un porcentaje que recoge un desplome en sus apoyos electorales desde el mes de enero, cuando el 30.8% aseguraba que votaría por la fuerza que lidera Pablo Iglesias.

Podemos pierde 9.8 puntos en un par de meses (-8.6 puntos en un solo mes), aunque este periodo coincide con la publicación de los problemas de Juan Carlos Monedero con Hacienda y con la decisión de la Universidad de Málaga sobre el contrato de Iñigo Errejón, unos asuntos mal gestionados por la formación. En la práctica, Podemos habría pasado de ser la fuerza más votada a ser segunda, unos datos que la sitúan cerca del PSOE y de C’s, el partido que, a juzgar por los datos, también está capitalizando el voto del descontento -y que también explica el retroceso de Podemos-.

C’s lograría hoy un 18% de los votos, con un incremento de 12.2 puntos respecto al barómetro de enero. En un solo mes, Podemos habría duplicado sus expectativas de voto, al pasar del 8.5% al 18%, una situación inédita en nuestra historia democrática reciente y que incide en la volatilidad del electorado español -lo que a su vez dificulta el trabajo de las empresas demoscópicas-.

El PSOE seguiría como tercera fuerza política, con un 18.7% de los votos, casi un punto más respecto al mes de febrero (17.8%), un mes en el que Pedro Sánchez salió victorioso del Debate sobre el estado de la nación y de lo que se puede llamar “operación Madrid”. Así, obtendría una décima más respecto a enero, por lo que podemos hablar de unas expectativas de voto estancadas:

Capturasimplelogica2

IU pasaría del 6.9% de los votos a una intención del 5.1%, medio punto más que hace dos meses. Por su parte, UPyD sigue en caída libre y conseguiría el 3.2% de los votos, la mitad de los votos respecto a enero (6.4%) y cuatro décima menos que la estimación de Simple Lógica hace un mes. Es previsible que la crisis abierta en la formación tras los resultados en Andalucía y la negativa de Rosa Díez a anunciar su marcha -lo que ha provocado que cuatro dirigentes de la formación hayan renunciado a sus cargos (entre ellos la mediática Irene Lozano)- pase factura a los intereses de la formación.

Otro dato a tener en cuenta tiene que ver con el voto decidido. Así, Podemos aparece como la primera fuerza, con un 13.6% de voto decidido, seguido de C’s (11.3%), PP (11.1%) y PSOE (10.2%). IU tiene movilizado al 3.7% de su electorado y UPyD al 1.7%. Así, merece la pena tener en cuenta el voto decidido en relación al PSOE; antes de la crisis de representación que parece vivirse en estos momentos, los socialistas solían ser la fuerza de referencia en términos de voto decidido y simpatía, un espacio que de forma reiterada ahora ocupa Podemos.

Capturasimplelogica3El estudio, a partir de 1058 entrevistas realizadas entre los días 2 y 13 de marzo también pulsa la opinión del electorado en relación a los principales líderes de las formaciones, con datos a tener en cuenta: Mariano Rajoy es el líder que mayor rechazo genera (un rechazo que se combina con una falta de apoyo evidente) frente a Albert Rivera, que goza de mayor nivel de aprobación que de desaprobación.

Otros datos a tener en cuenta sitúan a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias en porcentajes similares de desaprobación (aunque el líder de Podemos goza de mayor nivel de apoyo). Iglesias logra la aprobación de 3 de cada 10 votantes, mientras que Rivera mejora estos datos hasta 4 de 10. En un país tan presidencialista como España, la buena valoración de los líderes explica también los resultados que sus respectivas formaciones obtendrán en las urnas.

Si nos centramos en los niveles de aprobación según el recuerdo de voto, tenemos datos curiosos. Mariano Rajoy suspende para 4 de cada 10 votantes del PP, con un nivel de aprobación que no llega al 60%. En el caso del PSOE, Sánchez aprueba sólo para la mitad, con un 34.9% que desaprueba su gestión. Iglesias logra aprobar para el 63.8% de los votantes de IU y  suspende para menos del 30%, unos porcentajes similares a los que obtiene Alberto Garzón entre los suyos.

Capturasimplelogica4

Por último tenemos la prueba de que C’s supone un problema sobre todo para PP y UPyD. Su líder goza de la aprobación de los votantes de ambos partidos (ente los del PP, con porcentajes ligeramente superiores a los que recibe Rajoy), con datos curiosos entre los de IU: se dividen casi al 50% los que aprueban y los que suspenden la gestión de Rivera.

Consideraciones

  • Insistimos en las conclusiones que apuntamos en otros estudios: La situación es tan volátil, que resulta totalmente arriesgado realizar estimaciones de voto mínimamente solventes.
  • El estudio de Simple Lógica vuelve a confirmar esta tendencia, con un partido, Podemos, que ha perdido casi 10 puntos en dos meses (8.6 en un solo mes) y otro, C’s, que ha ganado más de 12 puntos desde que comenzó el año. A falta de que se confirmen estas tendencias en las urnas, estamos ante una situación inédita en nuestra historia reciente.
  • Junto a la volatilidad, vemos otra tendencia interesante: la fragmentación del voto  entre los partidos más votados,  un escenario que nos aleja del resultado de las elecciones griegas en 2012 y que nos acerca más a Italia, con la salvedad de que no ha hecho falta cambiar la ley electoral para conseguir este efecto en nuestro sistema político.
  • A la espera de la próxima cita electoral, el próximo 24 de mayo, los datos resultan interesantes en varios aspectos. Por primera vez, el partido más votado ganará las elecciones con un porcentaje inferior al 30% (incluso al 25% según este estudio). Además,  las fuerzas tradicionales que se han disputado el poder desde 1978 suman el 41% de los votos frente a las formaciones nuevas, Podemos +C’s, que suman el 39% de los votos. Las cuatro aglutinan al 80% del electorado, un porcentaje que deberíamos grabarnos cuando se habla del fin del bipartidismo.
  • Si hacemos un poco de memoria electoral, parece que estamos ante un proceso de fragmentación del voto que, en esta ocasión, se completa con la emergencia de un actor nuevo en cada esfera ideológica.
  • A pesar de los intentos del PP de situar a C’s en el centroizquierda, parece que el electorado percibe a este partido como una alternativa ante el voto desencantado del PP, que en 2011 obtuvo el 44.6% de los votos. Si sumamos las estimaciones de PP y C’s de Simple Lógica, obtenemos un porcentaje muy similar al del resultado que el PP obtuvo en las urnas en las últimas generales.
  • Lo mismo puede decirse del PSOE, aunque en su caso debemos retrotraernos al resultado que obtuvo en las generales de 2008: 43.89%. Basta sumar los porcentajes que obtendrían PSOE, Podemos e IU para percibir cierto trasvase de votos en líneas generales entre estas tres formaciones.
  • De esta forma, parece claro que el apoyo al bipartidismo se ha fragmentado en cuatro, y eso supone una novedad: El PSOE estaba más acostumbrado a bregar con la competencia en su flanco izquierdo, algo que el PP había logrado esquivar con una tendencia a aglutinar el voto de centro a la derecha (con la excepción de los partidos nacionalistas periféricos).
  • Si la estimación de Simple Lógica se reproduce en las urnas, tendremos la presencia de dos partidos capaces de desafiar la hegemonía de PSOE y PP, el primer aviso serio de un posible cambio del sistema político español.
  • En este contexto, parece que el PP lo tiene más complicado para hacer frente a la amenaza de C’s, en buena medida por la novedad con la que el electorado ha recibido su aparición (aunque el partido se fundó en 2007).
  • Lo atestigua la buena valoración que recibe Albert Rivera ente el electorado de todas las formaciones pero, sobre todo, entre los votantes del PP y UPyD, una formación que confirma en estos días que, a pesar de sus intentos por aparecer como un partido vinculado a la nueva política, presenta los tics de los partidos tradicionales.
Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en C's, IU, Pedro Sánchez, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Simple Lógica: Cinco puntos de diferencia entre cuatro partidos

  1. Pingback: Simple Lógica: Cuatro partidos a medio punto de distancia | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s