Cintora, nuevo mártir de la libertad de expresión

Este viernes se filtró que Mediaset, la empresa dueña de Tele 5 y Cuatro, había decidido destituir a Jesús Cintora, presentador de la tertulia política Las Mañanas de Cuatro, y sustituirlo por Javier Ruiz, otro hombre de la casa, muy vinculado a la Cadena SER, que se confirma como cantera para presentadores de programas con sesgo político.

Según Mediaset, el relevo de Cintora se debe a un intento de mantener la imagen de marca del grupo, que busca como objetivo “informar, que no formar a los espectadores a través de un pluralismo con el que dar voz absolutamente todas las opiniones políticas”, una reflexión que viene muy a cuento si se toma uno la molestia de visionar cualquiera de los programas dirigidos por el presentador soriano:

Mediaset

Según distintas fuentes, la destitución de Cintora  se había producido por presiones del Gobierno de Mariano Rajoy y del PP, muy molestos con las opiniones vertidas en el programa a diario y por la propia actitud del presentador, que no se caracteriza precisamente por su buena educación al realizar entrevistas. Esta queja no es nueva: Desde hace un año se filtran informaciones sobre el malestar del Gobierno hacia el tono y el contenido del programa, especialista en exhibir las heridas de la crisis económica, siempre desde un tono sensacionalista, o en las críticas al Gobierno [como la presencia de José Manuel García Margallo en la plaza de toros de Valencia después de conocerse que podría haber españoles afectados por los atentados de Túnez].

Otras fuentes hablan de la negativa del presentador a cambiar la consigna que Paolo Vasile le había transmitido de ser menos opinativo durante la conducción de una tertulia caracterizada por ser el Sálvame político de la cadena. Entre sus invitados, buena parte de los tertulianos más gritones de la palestra mediática y referentes para el alterprogresismo podemita como Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias (cuya presencia en Las Mañanas era constante hasta que la formación entendió el daño que provocaban sus apariciones públicas) o sor Lucía Caram, la monja a la que la cadena invitaba todas las semanas por sus análisis centrados en un populismo simplón y en la brocha gorda de la interpretación de la realidad.

El anuncio del cese de Cintora, que seguirá vinculado a Mediaset, según el comunicado de la empresa, llegó unas horas después de que el Congreso aprobara la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como “ley mordaza”. Esta circunstancia propició que las redes sociales vivieran otro de sus días históricos y se movilizaran a favor del presentador de Cuatro, que ya emerge como un nuevo mártir de la libertad de expresión, con la difusión de mensajes como éste.

CINTORA

Precisamente el cartel de damnificado de la libertad de expresión que usuarios de Twitter y Facebook han impuesto a Cintora, usándole como excusa para llamar al boicot a Mediaset, debe hacer soltar risotadas a sus compañeros de trabajo, más que acostumbrados a que el presentador les lance objetos sobre la cabeza o que ridiculice su trabajo diario.

Cintora, cuya carrera profesional también se vincula a la Cadena SER, de la que salió en 2011, protagoniza hitos maravillosos como la entrevista al entonces secretario general del PSM, Tomás Gómez, durante un informativo de Hora 14 que conducía durante los fines se semana. Ya entonces se caracterizaba por insuflar un toque amarillista y absolutamente sensacionalista a sus trabajos, abordados desde la epidermis más superficial, un rasgo que se completaba, en Cuatro, con una selección de tertulianos que no se caracterizan precisamente por su relevancia intelectual.

Si unimos ese hecho al trato que otorga a sus compañeros, algo bien conocido por la profesión, resultan enternecedores las muestras de apoyo que ha recibido por parte de prohombres de las tertulias de nuevo cuño, que ya emergen como los relevos naturales a otros opinadores que lo fueron todo en otros momentos de nuestra historia reciente.

CODA. Insistimos en el comunicado de la empresa, que resalta que Cintora seguirá vinculado a la cadena, por lo que no sería descartable que en breve se le encargue otro programa. Si fuera Sandra Barneda, estaría muy atenta a los próximos movimientos.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Gobierno, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s