Cerrado por vacaciones

vacaciones

Nos tomamos unos días de descanso ante la aventura del ciclo electoral que vendrá con las elecciones municipales y autonómicas del próximo 24 de mayo, la primera prueba, en las urnas, de la fortaleza de los partidos tradicionales y, sobre todo, de la plasmación real de las expectativas electorales de las formaciones en ascenso.

Recomendamos tranquilidad y distancia hacia la cosa pública. Si no es posible y las ganas de estar conectado a la política son superiores a la necesidad de descanso, ahí van algunas recomendaciones con las que poder saciar las ganas:

  • Las cuatro temporadas de Juego de tronos, una serie con tantas capas como espectadores estén dispuestos a disfrutarla. En realidad, una alegoría de un mundo que se dio en el pasado y que guarda algunas similitudes con el incipiente mundo que la globalización arrojó. En todo momento el debate gira en torno al poder, la legitimidad y la construcción de artefactos políticos útiles a tal fin, todo aderezado con altas dosis de violencia y sexo en un reparto coral.
  • Si tras ver la serie aún quedan ganas de más Juego de tronos, recomendamos el libro coordinado por Pablo Iglesias que analiza precisamente las repercusiones políticas que se disgregan en la saga. Excepto las referencias a Podemos y la actualidad, se trata de un libro ameno y recomendable para diferenciar, y asumir, términos como legitimidad, legalidad, conflicto y, sobre todo, el poder.
  • Las cinco temporadas de Boardwalk Empire, la serie dirigida por Martin Escorsese y que es un retrato crudo del funcionamiento de EEUU durante los felices años 20: La influencia de la inmigración, el componente racial, la prohibición del alcohol, funcionamiento de los partidos políticos y la connivencia entre el poder y el mundo de los negocios. Especialmente dirigida a quienes tienen a Dennis Lehare como referente literario gracias a dos novelas recomendables hasta la extenuación: Cualquier otro día y Vivir de noche
  • A la espera de visionar la tercera temporada de House of cards, recomendamos también las dos primeras como el espejo que tener en cuenta cuando la política real nos deparen crisis internas de partidos políticos o ídolos caídos.
  • Si la experiencia es demasiado cínica, conviene compensar revisitando The West Wing (sobre todo las cuatro primeras temporadas), o disfrutar del debate entre Matt Santos y  Arnold Vinick en la última. Garantizamos lágrimas al comparar ese cara a cara con lo que los políticos españoles entienden por debatir en televisión.

Hasta la vuelta.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s