La semana de pasión del PP

“En política, y vale para la vida en general, conviene distinguir lo importante de lo que no es lo es, conviene tener claros los objetivos y conviene no distraerse o dejar distraerse con asuntos menos importantes cuando en ocasiones intrascendentes o irrelevantes”

Mariano Rajoy

Este martes el PP reunió a su Junta directiva, el máximo órgano del partido entre congresos, que no se convocaba desde hacía dos años. El motivo de la convocatoria, que reunió en la sede de Génova a 600 cargos ‘populares’, entre senadores, diputados y barones territoriales, no era un secreto: La cúpula del PP trataba de apagar el fuego que comenzó a arder durante la Semana Santa, con las discrepancias públicas entre el PP de Castilla-La Mancha, feudo de la secretaria general del PP y el PP de Andalucía, que aún se lame las heridas de la severa derrota electoral recibida el pasado 22 de marzo.

La portavoz de Cospedal en Castilla-La Mancha y senadora por Toledo, Carmen Riolobos, se lanzó el viernes en tromba contra Javier Arenas, el principal valedor de Juan Manuel Moreno, con permiso de la vicepresidenta del Gobierno, al que se responsabiliza de la filtración de informaciones que apuntaban a que Cospedal podría ser relevada al frente de la Secretaría General próximamente.

“Los que perdieron en Andalucía, esos que no han ganado nunca o que no se han presentado a unas elecciones o, incluso, que no saben nada de política, se están dedicando a desestabilizar el Partido Popular”.

Riolobos disparaba así contra la intención de cargar la derrota andaluza sobre Cospedal, a pesar de que Moreno fue el candidato de Arenas y Santamaría, algo que confirmó el hecho de que ambos multiplicaran sus actos en la CCAA.

La respuesta, por parte del PP andaluz, no tardó en llegar. En un comunicado, atacó a quienes, según ellos, alimentan la existencia de familias políticas dentro del PP, una mención que hizo que por arte de magia la tensión se rebajara. Los ‘populares’ aún tienen grabado a fuego lo que le pasó a la UCD (por cierto, Arenas estaba allí) y a AP en los tiempos de Manuel Fraga, cuando el partido era simplemente irrelevante.

Una historia que no es nueva 

El enfrentamiento público y notorio entre el PP de CLM y el de Andalucía, el primero entre entidades autonómicas si obviamos el vídeo difundido por el PP extremeño en plena campaña electoral andaluza, no hace sino poner el foco en una constante: El enfrentamiento directo, y cada vez menos disimulado, entre María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría, una batalla que no es nueva y que ha tenido hitos como la elección de los dirigentes del partido en Andalucía o Euskadi. Este enfrentamiento se vuelve aún más descarnado si se tiene en cuenta que algunos de los males del PP proceden del propio partido:

  • El PP sufrió en las elecciones europeas de mayo de 2014 una derrota sin paliativos (perdió 16 puntos), sólo mitigada porque consiguió ser la primera fuerza política, por la debacle del PSOE (que acabó con la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba) y por la aparición del fenómeno Podemos (que a su vez tapó el fenómeno C’s que se comenzaba a construir). En ese momento, el análisis del PP fue que sus votantes se habían quedado en casa, enfadados por su gestión, y que bastaba un giro en sus políticas y en su manera de dirigirse al electorado para que volvieran al redil. Hoy, casi un año después, se confirma lo equivocados que estaban.
  • Lo ocurrido en Andalucía, donde el PP se dejó 17 puntos, ha puesto en alarma a todo el partido, sobre todo a los barones de las CCAA que tienen elecciones en mayo y que se pueden ver con la disyuntiva de ser el partido más votado pero ser incapaces de formar una mayoría sólida (de ahí que hayan desaparecido, como por arte de magia, las críticas con trazo grueso contra C’s y Albert Rivera). Ante el nerviosismo de partido, Mariano Rajoy se limita a repetir el mismo mantra: La economía lo es todo y las siglas del PP permitirán finalmente ganar las elecciones en mayo.
  • Es decir, a pesar del intento de Génova por señalar que el resultado de Andalucía no es extrapolable (con razón) al resto de España, es evidente que hay muchos dirigentes haciendo números y extrayendo sus propias conclusiones de cara a lo que pueda ocurrir el próximo 24 de mayo.
  • No señalamos nada nuevo si hablamos de la descoordinación existente a nivel interno, con filtraciones propias de fuego amigo, como la de los viajes de Monago o la investigación sobre el ático de Ignacio González que le apartó de la carrera por liderar la lista del PP en Madrid.
  • Casi desde el comienzo de su mandato,  Cospedal no ha mostrado seguridad al tomar las riendas de un partido con un sesgo presidencialista (en algunos momentos caudillista) de fuerte disciplina interna, que ha tenido que hacer frente a casos como Gürtel o Bárcenas, que apuntan a la financiación ilegal de la formación desde su refundación.
  • Hace unos meses se hizo explícito el malestar de José María Aznar contra la manera de gestionar los casos de corrupción interna que, no olvidemos, habrían comenzado en su etapa al frente del PP. Además de Aznar, son habituales los desencuentros con Aguirre, que hace unos días reclamó al PP disputar el debate ideológico y no sólo el económico. Fue una señal que a la reunión del comité Ejecutivo tras el fiasco de las andaluzas faltaran casi todos los barones el partido, como es una señal declaraciones como la de León de la Riva, que rechazó su asistencia a la Junta nacional porque no es “palmero” de nadie, o el enfrentamiento directo entre el PP de CLM y el andaluz, a menos de dos meses de las próximas elecciones.
  • El PP atesora, desde mayo de 2011, un poder institucional inmenso, que se confirmó con la victoria en las generales de ese mismo año. En las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, la situación pinta muy diferente: al desgaste del PP en todos sus territorios por la gestión económica, su política de comunicación, su escasa conexión con la sociedad y por los casos de corrupción que nunca se atajaron, entre otros motivos, se suma la aparición de una formación que puede disputarle el voto por el centro.
  • A esa tarea se ha lanzado de lleno el presidente del Gobierno, con entrevistas en medios públicos [el lunes disfrutó de una entrevista nada incisiva en RNE] y en apariciones públicas. Durante su intervención durante la reunión de la Junta nacional, se limitó a hablar de la recuperación, a rechazar opciones como el PSOE, Podemos o C’s (unos por la herencia que dejaron y otros por inexpertos) y a reclamar unidad a su partido.
  • Durante su intervención, apenas hizo mención a la corrupción (para señalar que también le abochornaba… y eso desde el salón de la sede cuyas obras se habrían pagado en negro, según el juez Ruz), y se centró en el discurso económico del que obvió cualquier relato al margen de que el PP evitó que el país fuera rescatado (el rescate a la banca tuvo que ser un holograma) y en el que pasó por encima de las heridas que la gestión del Gobierno ha dejado en una sociedad muy crítica con el sistema político y con los principales responsables de la situación.

Lo más sorprendente fue que en la reunión sólo tomaron la palabra María Dolores de Cospedal, Carlos Floriano (a la sazón responsable de la campaña de las andaluzas) y el propio Mariano Rajoy. El resto de asistentes se limitó a aplaudir las palabras de su presidente y a incidir en la unidad del partido a la salida de la reunión, y eso a pesar de que no hubo ningún mensaje inesperado ni propósito de corrección ante el desastre al que parece dirigirse el PP sin remedio.

Ante la evidencia de un funcionamiento interno sumamente rígido por parte de la organización, habrá que estar atento a las filtraciones que, en el momento de elaboración de este post, se estarán produciendo ante el alejamiento de la realidad que profesa Mariano Rajoy y que fomenta la estructura del PP.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Andalucía, C's, caso Bárcenas, Comunicación Política, Democracia, Podemos, PP, Rajoy, recortes, rescate, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s