El PP se aferra el dato del paro para tomar impulso

La publicación del dato de paro registrado correspondiente al mes de marzo, que bajó en 60.214 personas, registrando su mayor descenso en marzo desde 2002, con un incremento de 160. 579 puestos de trabajo (por lo que el número de afiliados a la SS se queda en los 16.8 millones), sirvió para que el PP desplegase el arsenal con el que encara el las próximas citas electorales.

A pesar de la división interna que comienza a supurar en los órganos de partido, con la exhibición pública de la mala relación entre la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y Javier Arenas, Génova sigue en la tesis de que la economía le redimirá de todos los pecados cometidos a lo largo de la legislatura: promesas incumplidas; recortes que afectan a la población más vulnerable; escasa empatía con los que reciben directamente los recortes y reformas (ajustes) aprobados por el Gobierno; un claro desprecio a la opinión pública (salvo en estos meses, en los que ministros y dirigentes del PP han salido en tromba para ganarse el favor del electorado); una deficitaria gestión de la corrupción y mala praxis que salpican a destacados miembros del PP; y una nefasta política de comunicación, basada en un cada vez mayor autoritarismo.

Nada nuevo bajo el sol, como se puede apreciar en las innumerables entradas que hemos dedicado a lo largo de estos años a la gestión del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Sí resulta una novedad comprobar el empecinamiento de Génova y Moncloa por insistir en la misma estrategia, confiando todo su futuro político a las señales de recuperación que, entienden, hará que los electores lancen pelillos a la mar y vuelvan a dar su confianza a Rajoy, que atesora los peores índices de aprobación que se recuerdan, y a un partido que se desangra, tal y como confirmaron las elecciones al PE y las andaluzas.

La mejor prueba del empecinamiento del PP lo tenemos en el spot que lanzó para celebrar los buenos resultados del empleo, obviando la precarización creciente de un mercado de trabajo escaso y, por lo tanto, tendente a favorecer a la parte contratante

En algo más de un minuto, en un tono alegre y primaveral, se pide la confianza a quienes votaron al PP en 2011 para sacar el país adelante. En torno a imágenes que denotan esfuerzo (sobre todo deportivo), se habla de la España que deja atrás esta legislatura como un país en el que se crea empleo para lograr un país más justo, de oportunidades, más libre, solidario, donde los fuertes ayudan a los débiles, que se levanta, para todos.

Con una locución que resulta bastante increíble, se retrata un país aún más increíble, construido entre todos (PP y ciudadanos) obviando que lo que Génova entiende por justicia se traduce en un incremento de la desigualdad hasta parámetros históricos; en el que los más formados han debido irse de España ante la falta de oportunidades; menos libre gracias a medidas como la aprobación de la Ley mordaza; y en el que los más débiles antes de la crisis lo son más ahora gracias a una nula política social por parte del Gobierno (que se traduce en copagos, desmantelamiento de los servicios públicos -sobre todo la educación, que servía de ascensor para subir en la escala social-, retroceso de las pensiones públicas, etc.).

En definitiva, el PP nos dio este lunes un buen ejemplo de la propaganda que nos espera en este insoportable año electoral.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, PP. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s