Metroscopia insiste en el empate a cuatro

El sondeo correspondiente al mes de abril de Metroscopia para el diario El País insiste en el escenario dibujado hace un mes: El sistema de bipartidismo imperfecto español ha derivado en un sistema en empate técnico entre cuatro opciones políticas. Por un lado encontramos los dos partidos tradicionales (PP y PSOE, que suman el 42.7% de los votos) y, por otro, dos formaciones nuevas (Podemos y C’s, que acumulan el 41.5% del electorado). Si optamos por el eje tradicional ideológico, las izquierdas  suman el 44% de los votos frente a las opciones de centro y centro-derecha (40.2%).

El sondeo de Metroscopia sitúa a Podemos como la formación más votada, con un 22.1% de los votos, -0.4 puntos respecto al estudio correspondiente al mes de marzo. Por su parte, el PSOE se asienta como la segunda fuerza política del país con un 21.9% de los votos, -6.8 puntos en relación a las elecciones generales de 2011 pero +1.7  puntos respecto al barómetro demoscópico de hace un mes:

CapturaMetroscopiaabril

El PP vuelve a ser la tercera fuerza política del país, con un 20.8% de los votos (+2.2 puntos en relación a hace un mes pero- 24.2 puntos respecto a su representación actual), mientras que C’s sigue incrementando su capacidad de penetración: gana un punto en un mes y obtendría el 19.4% de los votos.

IU pasaría de 6.9% a un 5% de la representación (y pierde 0.6 puntos en relación a hace un mes) y UPyD se hunde del todo: pierde 1.6 puntos respecto a abril y hoy se quedaría en una intención de voto del 2%, a la espera de ver cómo se resuelve la crisis interna que coincidió con la fecha de toma de datos  para realizar la estimación de voto.

CapturaMetroscopiaabril2Con un supuesto de participación del 71.1%, un porcentaje similar al de 2011 y muy lejos de las estimaciones que Metroscopia hacía en este sentido hace un par de años, Podemos es la formación que registra mejor porcentaje de voto decidido: el 15.3% asegura que lo votará. El PSOE recibe un porcentaje similar (15.1%) mientras que el PP registra un voto decidido del 14.6%. C’s obtiene el 12.5% (-6.9 puntos respecto a la estimación final de voto). IU registra un apoyo del 3.5% y UPyD cae al 1.3%.

CapturaMetroscopiaabril3Metroscopia también pulsa el nivel de rechazo que genera cada formación, con malas noticias para el PP: el 55% asegura que no lo votaría nunca y sólo obtiene mejores resultados entre el electorado de C’s (el 43% mantiene que no daría su confianza al PP). Podemos registra un rechazo del 33% (menor entre los electores de PSOE, con un 24%), mientras que el PSOE registra un rechazo del 17% (16% entre los votantes del PP). IU, C’¡s y UPYD generan niveles de rechazo parecidos.

El 77% mantiene su preferencia por que PP y PSOE dejan de ser los partidos dominantes del sistema político español (frente al 20% que reclama que uno de estos partidos gane las elecciones de forma clara). En cuanto a la política de pactos tras los comicios, las opiniones también son claras: El 74% pide que gobierne el partido más votado (opción mayoritaria entre los votantes de PP, PSOE y C’s) y el 68% reclama que lo hagan las coaliciones abanderadas por el partido más votado (algo que comparten 7 de cada 10 votantes de cada formación, con especial incidencia en el 77% del electorado del PP que apoya esta posibilidad):

CapturaMetroscopiaabril4

El pacto entre C’s y PSOE  es apoyado por la mitad del electorado (y por casi 7 de cada 10 votantes de las formaciones citadas); el 38% reclama el acuerdo entre PP y C’s (cuyos votantes registran el mismo porcentaje de apoyo que en el caso del acuerdo con el PSOE); el 35% vería con buenos ojos la coalición PSOE y Podemos (con la novedad de que los votantes de Podemos son más proclives que los del PSOE a esta fórmula). La gran coalición sólo es apoyada por el 26% del electorado, aunque es mayoritaria entre los votantes del PP (62%).

En términos de liderazgo, Albert Rivera es el político que mejor índice de aprobación recibe: el 53% aprueba su gestión frente al 35% que la desaprueba.  Alberto Garzón y pedro Sánchez reciben porcentajes similares de aprobación y desaprobación mientras que Pablo Iglesias recibe el suspenso de 6 de cada 10 votantes. Por su parte, Rajoy puede tener el consuelo de que, por primera vez  en muchos meses, hay una líder política, Rosa Díez, que recibe peores índices de aprobación que él:

CapturaMetroscopiaabril5

Metroscopia también se interesa por pulsar el ambiente socioeconómico del país, datos que el PP debería tener en cuenta si va a hacer pivotar toda su campaña en el componente económico y en la recuperación:

  • El 72% suspende la gestión del Gobierno, porcentaje que se dispara al 92% en el caso de los votantes del PSOE y al 99% entre los de Podemos. El 57% de los votantes de C’s comparte esta opinión
  • El 63% mantiene que las mejores económicas no tienen que ver con las medidas del Gobierno
  • El 81% estima que el dato del paro está registrando pequeñas variaciones, algo que comparte la mitad del electorado del PP, el 74% de los votantes de C’s, el 89% de los del PSOE y el 95% de los de Podemos.
  • El 74% señala que la desigualdad ha aumentado en los últimos años, opinión unánime entre el 44% del electorado del PP (aunque el 29% cree que hay menos desigualdad y el 20% estima que es la misma de siempre); el 74% de los votantes del PSOE; el 78% de los de C’s y casi la totalidad de los votantes de Podemos.

Consideraciones

  • Metroscopia es la empresa demoscópica que de manera más clara apuesta por un cambio  en el sistema político español, que se abre a cuatro formaciones políticas.
  • En 2011, la suma de PP y PSOE era del 73.3% de la representación. La suma de la representación de las cuatro formaciones políticas es del 84.2%, es decir, un porcentaje muy similar a la suma de PSOE y PP en las elecciones generales de 2008. Luego impactó la crisis económica en España y las posibilidades electorales del PSOE se hundieron al 28.7% de 2011; tres años y medio después, parece que el recorrido del PP es el mismo. Ambos partidos coinciden también en ver cómo ha surgido un partido novedoso que podría estar creciendo electoralmente gracias al voto  del descontento de su base electoral (en el caso del PSOE, Podemos estaría recuperando el voto que en 2011 se fue a otros partidos, como IU o UPYD, y a la abstención).
  • El escenario de Metroscopia dibuja la amenaza más seria al sistema político que salió de la Transición y que plantea la imposibilidad de alcanzar, no solo mayorías absolutas, sino una mayoría suficiente para poder gobernar con cierta tranquilidad, como le ocurrió a José María Aznar en 1996 o a Rodríguez Zapatero en 2004 y 2008.
  • Conviene tener en cuenta que este cambio se produce con una participación similar a la de nuestra historia democrática reciente, con un porcentaje casi idéntico al registrado en 2011.
  • El Congreso se abre así a cuatro partidos políticos con opciones reales de tocar poder, y ese cambio se produce en pleno hundimiento de los partidos que habían funcionado como formaciones bisagra. IU parece aguantar el embiste de Podemos (y es probable que finalmente acabe recuperando parte del voto perdido, sobre todo si la formación que lidera Pablo Iglesias confirma su estancamiento) mientras que UPyD se hunde presa de su propia crisis interna.
  • Esta consideración se plasma en los índices de aprobación de los líderes políticos. La opinión sobre Rajoy no supone una novedad: podemos estar ante el presidente del Gobierno con menor índice de popularidad continuada de nuestra historia democrática. Sí sorprende la valoración que recibe Rosa Díez (en buena medida porque parece que el electorado la responsabiliza de la crisis de su partido) y, en otro orden de cosas, la desaprobación que generar Pablo Iglesias, un asunto peliagudo si se tiene en cuenta que la estrategia de Podemos pasa por volver a exponerle a los medios de comunicación. Enfrente tenemos el ejemplo de Rivera, convertido en el chico de moda de este curso político, algo que se refleja tanto en su valoración como en las expectativas electorales de su partido.
  • Mención especial merece el porcentaje de rechazo que reciben los distintos partidos. El PPconfirma que no es una formación que genere simpatía entre el electorado del resto de partidos (lo que dificulta la posibilidad de pescar en sus caladeros de votos) y Podemos se ha convertido en la referencia de la izquierda en detrimento del PSOE. Aunque los socialistas reciban un nivel de rechazo inferior a los de Podemos, este porcentaje muestra que para muchos votantes el PSOE no es la alternativa natural al PP en la contienda electoral, de manera que se pueden permitir señalar que no lo sienten tan nocivo como Podemos en este momento.

Metroscopia asume así el cambio del sistema político que viene explicado por la fragmentación y el interés de un electorado por evitar mayorías sólidas. En algún momento habrá que reflexionar sobre cómo se podrá garantizar cierta estabilidad y gobernabilidad con estos porcentajes de apoyo a las distintas fuerzas políticas.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en C's, IU, Pedro Sánchez, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Metroscopia insiste en el empate a cuatro

  1. Pingback: GESOP: C’s crece a costa del hundimiento del PP | La última en llegar

  2. Pingback: Simple Lógica: Cuatro partidos a medio punto de distancia | La última en llegar

  3. Pingback: Metroscopia: C’s se descuelga y volvemos al empate a tres | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s