Los candidatos del PP prescinden de las siglas de su partido

En la ultima directiva nacional del PP, convocada antes de que estallara el llamado ‘caso Rato’, Mariano Rajoy pidió a los suyos que no escondieran la marca PP, porque esta marca, dijo, era la que explicaba los resultados de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2011 y de las generales de 2011.

Él sabía muy bien a qué se refería: Mariano Rajoy es, con permiso de Alfredo Pérez-Rubalcaba y Joaquín Almunia, el cabeza de lista de los partidos grandes menos valorado por los ciudadanos, incluso cuando era líder del principal partido de la oposición. Hoy, su valoración está completamente hundida, lo que no es una novedad. Sí es una novedad, en cambio, que la marca PP esté totalmente achicharrada, algo que ya sufrió en su día el PSOE y que hoy es una realidad.

Por este motivo, ya comienzan a filtrarse que los cabezas de lista del PP que se la juegan el próximo 24 de mayo no quieren que ni Rajoy ni los ministros les acompañen en sus actos de campaña. El recuerdo de lo que ha pasado en Andalucía, y que ya antes se apuntó en las elecciones europeas de 2014, está muy reciente.

Para terminar de remarcar esa tendencia, sólo queda visionar los spots de precampaña que ya comienzan a circular: En todos se deja en un lugar muy secundario la marca del partido y se opta por centrarse en la figura del candidato,  el último intento de salvar los muebles ante un cambio político que puede dejar un escenario completamente diferente la noche del 24 de mayo.

Fabra vende cercanía

Lo hemos dicho hasta la saciedad. El PP se la juega en la Comunidad Valenciana, de manera que si amarra el poder en esta CCAA  (y/o en Madrid), podrá vender como exitosa la prueba electoral del 24 de mayo. Si pierde ambas CCAA, Mariano Rajoy puede despedirse de ser la persona que intente revalidar la victoria del PP en las próximas elecciones generales.

La importancia de las elecciones en la Comunidad Valenciana son fundamentales y el PP ha decidido echar el resto y fijar el foco en su candidato, Alberto Fabra, un hombre que se proyecta como independiente del partido que aparece como símbolo de la España del despilfarro, la corrupción y la connivencia entre poder político y empresarial. Por este motivo, su equipo de campaña ha decidido poner en circulación un vídeo de precampaña de 4.44 minutos para mostrar todas las caras del presidente de la Generalitat: desde la oficial (en una reunión con su equipo) a la más íntima (con una cena frugal, en solitario, tal vez un guiño a su situación sentimental).

Así, vemos a Fabra en diferentes situaciones, con una constante: en todas ellas se representa una conversación con los ciudadanos en la que, por cierto, siempre sobresale su opinión. Se le ve en un taxi (sin cinturón de seguridad y con el micro de corbata permanente); en una piscina (de nuevo vemos cómo los equipos de campaña insisten en colocar a su candidato haciendo deporte, para transmitir así una posición de fuerza); en una terraza con una mujer que le habla en valenciano (un idioma que él evita siempre); en una playa con un pescador de caña (una playa desierta, por cierto, a pesar del buen tiempo); en un bar (donde se le acerca una ciudadana “anónima”, que puede dialogar con él) y finalmente en su casa.

Mientras, se escuchan ideas como que las personas no son votos, que hay que acercarse a los ciudadanos (algo que los trabajadores de RTTV podrán ver si carcajearse) y cierto reconocimiento a que las cosas se han hecho mal en la CCAAA, aunque esas cosas negativas no impiden que la situación (económica) esté cambiando.

El vídeo se despide con el lema de campaña del PP , “Trabajar. Hacer. Crecer”, y el símbolo de partido.

Monago se apropia de uno de los símbolos de izquierda

El presidente de la Junta de Extremadura se vanagloria de ser un verso suelto en el PP, como ya confirmó en el vídeo de precampaña que puso en circulación hace menos de un mes.

Estos días vuelve a la carga con un spot, “1968. De Podemos a hacemos”, de casi dos minutos de duración, en el que se apropia de Mayo del 68, uno de los símbolos de la izquierda socialdemócrata que aquí mezcla con la mención indirecta a Podemos en un spot en el que prescinde por completo de la marca PP, que no aparece ni siquiera en el plano final.

Monago opta por vincularse a una de las bestias negras del conservadurismo político, que también está representado en el PP: los efectos que mayo del 68 causó en las generaciones más jóvenes, un hecho histórico que el presidente extremeño compara a la pulsión de cambio político que, en teoría, se materializará en las urnas el próximo mes de mayo:

Monago, presente con su voz en off, tira de storytelling al contar que él nació dos años antes de 1968 pero que se siente heredero del cambio político que, según apunta, significó aquel año. Así, se fija en París y en EEUU (tanto por su mención a Bobby Kennedy o Luther King como por la selección musical), símbolos del cambio social en Occidente. Por supuesto, omite lo que significó 1968 en Praga o en México, y la mención a España se limita a dos hitos: Señalar que siete años después se acabó la dictadura franquista y reseñar la llegada de la educación superior a Badajoz. Es decir, de lo global a lo local pasando de puntillas por el nivel estatal.

Desde el punto de vista técnico, el vídeo es muy ágil: mezcla imágenes fijas (muchas de ellos planos históricos) con planos en movimiento, y sitúa como protagonista de la historia a una mujer situada en la treintena, que estéticamente se sale del estereotipo de votante del PP. Como el resto de sus trabajos, utiliza la misma música y la misma estética, centrándose en espacios normales y perfectamente reconocibles por el común de los mortales.

Por cierto, conviene recordar que tras mayo del 68 el cambio político en Francia supuso que Charles De Gaulle volviera a ganar las elecciones presidenciales. Quizás éste es el dato que Monago tenía en mente a la hora de poner voz a su spot de precampaña.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, elecciones, PP. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los candidatos del PP prescinden de las siglas de su partido

  1. Rafa dijo:

    Echo de menos en La última… una opinión sobre la caótica situación del PPCV (http://www.lasprovincias.es/politica/201505/03/fabra-fulmina-valencia-suspende-20150503010048-v.html). Las cuentas de Rus, IMELSA (empresa de la Diputación), etc. Se van a hundir, por mucha cercanía que busque Fabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s