Feedback: El soberanismo pierde empuje aunque sigue siendo el bloque más votado

Uno de los problemas más serios que vive, desde hace meses, el proceso soberanista es dar con una salida satisfactoria a todo el movimiento que cobró fuerza tras la anulación de artículos del Estatut, por parte del TC, y , sobre todo, a raíz de la celebración de la Diada de 2012 que Artur Mas pretendió capitalizar. Ya conocemos la historia: Mas convocó elecciones y sus resultados confirmaron que CIU vivía un proceso parecido al de los partidos centrales del sistema de partidos español, proceso acelerado con la confesión pública de Jordi Pujol el pasado verano.

Este hecho, y la emergencia de Podemos, también en Cataluña, permitió desviar la atención sobre la urgencia de un proceso que, hasta el verano de 2014, parecía abocar el malestar ciudadano existente a la ruptura con el conjunto del Estado español. No sólo no ha ocurrido esta circunstancia, sino que los partidos que han capitaneado la necesidad de convocar un referéndum que decida el encaje de Cataluña en España ven mermados sus apoyos (excepto la CUP), una tendencia que no implica que aumente el poder de los partidos que se opusieron (con la excepción de C’s) ni tampoco las terceras vías (PSC e ICV, en punto muerto).

Desde hace meses, la situación electoral catalana es de incertidumbre  y fragmentación parlamenteria (rasgo que comparte con el conjunto de la política española), con la aparición de nuevos actores políticos (particularmente C’s, que usó Cataluña como plataforma política antes de dar el salto a la política nacional, con excelentes resultados) y la sensación de que volvemos a un punto de partida imaginario donde habrá que gestionar las frustraciones creadas.

El sondeo de Feedback para el diario La Vanguardia abunda en esta tendencia. CiU ganaría las elecciones con el 22.6% de los votos y 35-36 escaños (-8.1 puntos respecto a las elecciones autonómicas de 2012 y una pérdida de hasta  15 diputados. C’s se asienta como segunda fuerza, con el 19.1% de los votos y 26 escaños (+11.5 puntos y gana 15 asientos), con ERC como tercera opción con el 16.6% de los votos (+2.9 puntos en relacióna  2012, pasando de 21 a 26-27 diputados):

Capturafeedback2

El PSC sería la cuarta fuerza política, con el 9.9% de los votos y 12-13 escaños (hasta 7 menos de los actuales), con la CUP en el 7.9% de la representación (+4.4 puntos y hasta 8 diputados más de los 3 que tiene en la actualidad).  El PP perdería 6.3 puntos respecto al 12.9% logrado en 2012 e ICV obtendría el 6.9% de la representación. Podemos, que según el sondeo de Feedback publicado el pasado mes de diciembre se situaba como cuarta fuerza parlamentaria con el 11.3% de los votos, hoy sería el octavo partido catalán con el 6.3%de los votos y entre 6-8 asientos.

Capturafeedback

El sondeo, a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 27 y 29 de abril, es decir, antes de que estallaran los problemas internos de Podemos y en pleno debate sobre si finalmente Mas adelantará las elecciones al 27 de septiembre, confirma a David Fernández como el líder mejor valorado, con una puntuación de 5.41  (8.16 entre los votantes de la CUP). Le siguen, ya por debajo del 5, Oriol Junqueras (4.83, 7.17 entre los votantes de ERC); Artur Mas (4.68, 6.63 entre los electores de CiU); y Joan Herrera (4.10. 5.45 entre los votantes de ICV).

Capturafeedback.3

Por debajo del 4 de puntuación se sitúan Albert Rivera, con un 3.93 (6.17 entre los votantes de C’s); Miquel Iceta, con un 3.54 (3.90 entre los votantes de PSC, siendo el político peor valorado entre su base electoral); y Alicia Sánchez Camacho, con un 1.70 (4.06 entre los votantes del PP). Pedro Sánchez obtiene un 3.41 (5.04 entre los votantes socialistas), y Rajoy cierra la tabla con un 1.62 (4.08 entre los electores del PP).

En cuanto al ambiente socioeconómico catalán, las cosas no pueden estar más claras:

  • El 59.8% define la situación económica de Cataluña como mala o muy mala, con un 36.4% que la tacha de regular y un 3.9% que cree que es buena o muy buena.
  • Si se pregunta por cómo cree que será la situación dentro de medio año, el 64.8% estima que será igual, con un 18% que mantiene que irá a mejor y un 13.7% que señala que empeorará (22.4% en diciembre).
  • El 57.8% mantiene que lo peor de la crisis ha pasado pero que tardará en notarse la recuperación; el 35.5% señala que estamos en lo peor de la crisis y que no se aprecian signos de recuperación.
  • El Govern recibe una gestión del 4.61 (5.11 en el barómetro de diciembre).
  • Los catalanes se sitúan en el 4.16 del eje ideológico en el que 0 es la izquierda extrema y 10 la derecha extrema. Recordemos que en diciembre esta posición era del 3.84

Capturafeedback4Ante el curso político, el 59.9% cree que Mas debe mantener su compromiso y convocar elecciones autonómicas el próximo 27S, mientras que el 24.3% pide que agote la legislatura y un 10.8% reclama que convoque las elecciones después de que se celebren las generales. Si se convocaran elecciones el 27S, el 52.5% asegura que consideraría los comicios como unas autonómicas más, con un 38% que señala que serían unas elecciones plebiscitarias.

En cuanto a los temas que los catalanes valorarán para ir a las urnas, tampoco hay dudas: El 65.7% valorará la situación económica, con un 48.5% que señala que usará sus voto para castigar la corrupción. El 33.9% señala que votará pensando en que Cataluña inicie el camino hacia la independencia mientras que 14% asegura que votará en clave de que Cataluña no se pueda separar del conjunto de España. El 13.5% afirma que votará para cambiar la relación entre Cataluña y España.

Consideraciones 

  • Las opciones soberanistas pierden apoyos, aunque todavía siguen siendo mayoritarias. Si aplicamos la horquilla máxima de asignación de diputados, el eje nacional (CiU, ERC y CUP) obtendría 74 asientos (70 en la horquilla mínima) frente al eje españolista (donde incluimos a Podemos), con 64 asientos.
  • Estos datos confirman que el problema parece haberse desactivado en buena medida, bien por la negativa del Estado central a la propuesta de realizar la consulta, bien por el estallido del caso Pujol (que iguala a Cataluña con el resto del país en la putrefacción del sistema), bien por la decepción ante un proceso que encuentra muchas dificultades para encaminarse.
  • La estimación de voto confirma que CiU sigue siendo la primera fuerza de Cataluña, aunque se mueva en los niveles de representación más bajos. En ese sentido, también llama la atención que el sistema de partidos catalán, que se movía en torno al bipartidismo imperfecto de PSC y CIU, sobre los que pilotaban el resto de formaciones políticas, se haya descompuesto. El PSC sigue en su travesía en el desierto y el PP se enfrenta a uno de los peores resultados en Cataluña desde hace años.
  • Sobre ese vacío emergió un nuevo actor que parece ser el llamado a sustituir al PSC en la política catalanas. Hace unos meses, C’s ya dio el aviso de que comenzaba a amenzar la presencia de ERC como segunda fuerza del Parlament. Hoy ya es un hecho y, según Feedback, sacaría 2.5 puntos a ERC, que obtiene una de las estimaciones de voto más bajas desde las elecciones de 2012. En esta estimación juega también el papel ciertamente ambiguo de ERC en torno a garantizar una convocatoria de elecciones en clave plebiscitaria. Una idea que, como vemos, no cala en una ciudadanía, que entiende que la cita del 27S, si se celebra, no tendrá nada de especial en clave identitaria.
  • En este paisaje, además de C’s emerge otro acto que poco a poco gana apoyos. Hablamos de la CUP, que sondeo a sondeo mejora su estimación de voto, tal y como confirma también que su líder sea el mejor valorado siempre.
  • En el otro extremo, encontramos a Podemos, que también rebaja su proyección en Cataluña (una plaza clave que explicaba también su éxito en el conjunto del país), seguramente por unos líderes que han jugado a la ambigüedad en un asunto, el encaje de Cataluña en España, que se ha llevado por delante a quienes antes que ellos jugaron esa misma carta (PSC e ICV sobre todo). En este sentido, parece que la nueva política no termina de despuntar en Cataluña, aunque Podemos se mueva en una estimación de voto del 6.3%, un resultado bastante razonable si se tiene en cuenta el ambiente en el que crecen las expectativas de la formación.
Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en C's, Cataluña, Podemos, PP, PSOE, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Feedback: El soberanismo pierde empuje aunque sigue siendo el bloque más votado

  1. Pingback: GESOP: Todo pendiente de las listas de confluencia | La última en llegar

  2. Pingback: Feedback: El éxito del independentismo depende de la lista de unidad | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s