Una campaña electoral prescindible en su planteamiento

Este viernes se cerró campaña electoral que confirmará la crisis del sistema político que surgió en la Transición política y que, en general, se ha mantenido durante estos años con los mismo actores (en el PP confluyeron UCD y AP, emergiendo así como un partido de centroderecha moderno y equiparable a otros en Europa).

A falta de conocer los resultados de las elecciones, parece que la crisis política e institucional que se evidenció a lo largo de 2012 como consecuencia de la crisis económica ha encontrado un recambio en forma de voto de protesta a partidos nuevos (como Podemos) o percibidos como nuevos a pesar de llevar ya años en la batalla diaria (como Ciudadanos).

El domingo por la noche, las urnas hablarán y confirmarán si el votante ha decidido que merece la pena explorar la versión multipartidista que ofrece un sistema electoral como el nuestro en las instituciones más cercanas (ayuntamientos) y en las que proveen los servicios básicos del Estado de bienestar (CCAA).

Así, estamos ante una campaña que puede ser decisiva para un cambio en el sistema de convivencia, sobre todo si se extienden las reflexiones en torno a la necesidad de ir hacia una mayor privatización de la sanidad y la educación públicas, por no hablar del sistema de pensiones. Y puede ser decisiva atendiendo a dos factores:

  • La volatilidad del voto que se plasma en el porcentaje de indecisos que manifiestan los sondeos sobre intención de voto y en los vaivenes en cuanto a las estimaciones de voto.
  • Por el propio planteamiento que de la campaña han hecho los partidos políticos.

Con un 30% de voto indeciso o no declarado, podemos estar ante una de las campañas con mayor capacidad de influencia desde la de las generales de 2004, tanto antes como después de los atentados del 11M. Los porcentajes que algunos sondeos dan a las candidaturas de Podemos en las ciudades o la cristalización de la marca Ciudadanos no hacen sino reafirmar esa impresión.

También la de que hemos vivido un germen de sondeocracia que, seguramente, vaya a más en las sucesivas campañas electorales: Es difícil recordar una campaña en la que los partidos hayan acomodado sus mensajes a los datos que han ido vomitando los distitnos sondeos sobre intención de voto, algo que se ha visto, sobre todo, en esta última semana [cuando por ley no se pueden publicar sondeos en el territorio nacional].

A pesar de la importancia de la campaña, que puede ser clave este domingo en términos de movilización, volvemos a ver cómo la puesta en escena de los diferentes planteamientos choca con la crisis de representación que vivimos desde años y que se ha agudizó con el giro económico que Rodríguez Zapatero emprendió a su gobierno en 2010 y con las promesas electorales que Mariano Rajoy tiró por la borda en cuanto llegó a La Moncloa.

La confianza entre el votante y el representado quedó hecha añicos en 2012, pero parece que nadie en los partidos políticos se ha dado cuenta. De otra manera, no se entiende cómo es posible que dirigentes que llevan tres años encerrados en sus despachos, como Mariano Rajoy, haya salido del plasma para rodearse de ciudadanos, aun a riesgo de que éstos le digan en la cara que no le da la mano por los casos de corrupción que salpican su gestión, como le ocurrió a Rita Barberá durante un paseo por un mercado.

Durante la campaña, se ha visto cómo los diferentes partidos han repetido las claves tradicionales –llenar de simpatizantes la plaza de toros de Valencia-, paseos por las calles de las distintas ciudades -bien rodeados de seguridad, por si acaso algún votante molesto decide hacer público su malestar-y una omnipresencia masiva en los medios de comunicación generalistas, que han vuelto a pecar de centralismo: Los candidatos de Madrid, tanto a la CAM como al Ayuntamiento, se han repetido en entrevistas completamente prescindibles en los programas de televisión y radio generalistas que prestan atención a la política.

Políticos en su mundo 

Esperanza Aguirre ha protagonizado una de las campañas más personalistas de las que se pueden recordar desde los tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero. Ella se ha encargado de desvincularse del PP oficial con mensajes contrarios a las directrices de Génova, a Mariano Rajoy y a algunas de las vacas sagradas de su partido, con mención expresa a José María Aznar.

Según transcurrió la campaña, y ante los sondeos, decidió dirigir el punto de disparo contra Manuela Carmena, con referencias a su trayectoria profesional (dudó de que fuera jueza por oposición) y agitando el fantasma favorito del PP de Madrid: Las conexiones con ETA. Aguirre usó el cara a cara con Carmena en Telemadrid para acusarle de connivencia con el terrorismo; el motivo, la redacción de un informe encargado por el Gobierno vasco en el que se plasmaba una evidencia: Para superar el conflicto y lograr la paz en Euskadi hay que reconocer el daño causado por ETA y por el terrorismo de Estado.

Aguirre se convirtió también en protagonista por varias razones: Se conoció que carecía de programa electoral, una práctica asumida también por María Dolores de Cospedal; se filtró el papel de su marido como lobbista y  los negocios de su familia con instituciones como el Congreso. El jueves, Infolibre publicó la declaración de la renta de 2013 de la candidata al Ayuntamiento, un hecho que Aguirre denunció ante la Fiscalía general por revelación de secretos. Una actitud completamente diferente a la que la propia Aguirre asumió al filtrarse los datos de Juan Carlos Monedero.

Primer acto conjunto del presidente del Gobierno con sus candidatas a presidir la CAM y el Ayuntamiento de Madrid. Mariano Rajoy, Cristina Cifuentes Esperanza Aguirre, abrieron los informativos la semana pasada con un paseo en bicicleta por la zona del Madrid Río, en la capital. Para los tratados de asesoría política queda por qué Rajoy se quitó la chaqueta del traje pero decidió pedalear unos minutos con corbata y zapatos, una imagen que contrastaba con la de Aguirre (con maillot amarillo) y Cristina Cifuentes, la imagen de la ciblista urbanita por antonomasia. También queda para el análisis el séquito de aseores que acompaña a los candidatos de los partidos de primer nivel, como evidencia esta fotografía:

Rajoybici

Sintonía de Joe Crepúsculo para Podemos, la primera propia tras la apropiación de himnos de la lucha antifranquista como L’Estaca, de Lluis Llach, o Cambia, todo cambia, de Mercedes Sosa. Pablo Iglesias, que ha liderado una campaña muy bronca contra sus adversarios, sobre todo el PP, aseguró en público que no le gustaba:

Desde hace muchos años no se percibe una voluntad de cambio en Madrid. Es posible que este afán por echar al PP de los gobiernos del Ayuntamiento y la CAM esté detrás de la oda a la figura de Manuela Carmena que se agudizó según pasaron los días. No sólo militantes y destacados cargos de IU mostraron su apoyo a la candidata de Ahora Madrid al consistorio, sino que hemos visto cómo desde diferentes flancos llegaron apoyos a su figura, un personalismo que casa mal con la idea de nueva política y ciudadanismo impulsado desde las plataformas de Podemos. Así, un grupo de dibujantes e ilustradores realizaron una serie de retratos de la candidata madrileña, un gesto que no hizo sino evidenciar el contraste respecto a su compañero de ticket electoral:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un día con Esperanza Aguirre: Un vídeo de El Español con la candidata del PP a presidir el Ayuntamiento de Madrid, durante una visita al barrio de Chueca -en el que también se explicitó su enésimo enfrentamiento con La Sexta a raíz de su intervención en La Sexta Noche-. El vídeo permite conocer de cerca a Aguirre, que se está confirmando como una outsider respecto a su partido (con propuestas y argumentos que chocan directamente con Génova) y una ‘killer’ respecto a sus adversarios, con mención expresa a Manuela Carmena, la candidata de Ganemos Madrid que, según los sondeos, aparece como la segunda fuerza en intención de voto:

Una candidata de C’s en Mataró abandonó la formación porque, según dijo, al leer el programa se dio cuenta que no militaba en un partido de izquierda moderada sino ubicado en la derecha ideológica: “”Quisiera hacer oficial que dejo de militar y de ser simpatizante de este partido, ya que no estaba afiliada -comienza Núria Sánchez-. La culpa es mía por no haberme leído el programa y meterme en un partido pensando que era de una ideología de izquierda moderada y una vez leído ver que el partido es totalmente contrario a mis ideas, por eso necesito hacer oficial mi renuncia”.

C’s no ganó para sustos. Pese al intento de Albert Rivera de proyectar una idea de partido líquido desde el punto de vista ideológico, durante la campaña no le dejaron de aparecer imprevistos. Uno de los candidatos de la formación en Gijón, retiró su candidatura tras publicarse informaciones que le relacionaban con Falange Española. en la nota de prensa difundida por Europa Press dijo tener una gran colección de objetos militares de todos los países, y sobre todo de la temática de aviación, “principalmente porque está intentando escribir un libro”.

Propaganda electoral del PP de Barcelona, que lidera Alberto Fernández-Díaz, hermano del actual ministro del Interior del Gobierno Mariano Rajoy. Esta campaña se completa con la del PP en Badalona, denunciada ante la CE por ICV y el PSC porque incita al odio contra el inmigrante. Su lema, “Limpiando Badalona”:

PPBCN

Fotografía de @JuanGomezJurado

El Español también tuvo la misma idea con los demás candidatos a ser alcaldes de Madrid. Mención expresa merece el vídeo de Antonio Miguel Carmona que fue el primero en ser nominado como candidato y que ha visto cómo su campaña electoral se ha ido desinflando a pesar de su presencia masiva en los medios

Pablo Iglesias, quizás consciente de una realidad que pasa desapercibido para los equipos de campaña, esto es, que el grueso del electorado no está en las redes sociales, usó un argumento de manera recurrente tanto en sus mítines como en sus vídeos: Pidió a sus simpatizantes que usaran el boca a boca para convencer a su entorno de que votara Podemos.

Ismael Monteagudo, candidato del PSOE en Malagón (Ciudad Real), imitió a David Bisbal para pedir el voto para Emiliano García-Page, cabeza de lista del PSOE para presidir la Junta de Castilla-La Mancha:

Vídeo electoral de Rubén Garrido, cabeza de lista del PP en Oyón. Simplemente inclasificable, aunque habrá que ver si consigue su objetivo y es reelegido alcalde:

La “marea granate”, formada por los jóvenes aventureros que, según Fátima Báñez, abandonaron España durante la crisis para probar ventura en el extranjero, puso en circulación este vídeo para denunciar las dificultades para emitir el voto por correo. Las dificultades para ejercer el derecho al voto rogado, medida reformada por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, son tal que cientos de personas denuncian que no han podido ejercer su deber cívico desde el extranjero. Si tenemos en cuenta que buena parte de ese voto es, previsiblemente, crítico con el PP, ya está todo dicho.

CODA. Por si faltaba poco, el PSOE decidió, el pasado jueves, modificar el logo de su cuenta oficial de Twitter. Ahora, ya no queda rastro de la rosa roja que lo vinculaba a los movimientos obreros. Se prefiere el pulgar en alto, que sugiere un cambio ideológico de calado: se sustituye la herencia y el vínculo con el pasado por un gesto de buenrollo que conlleva, inevitablemente, la renuncia a la confrontación. Es imposible encontrar una metáfora de los tiempos que vienen

Logo

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en elecciones, Modelo territorial. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s