24M: El PP recibe el veredicto de las urnas

Ayer mismo señalamos la tentación de los partidos políticos a vincular su futuro político al veredicto de las urnas en relación a la rendición de cuentas. Por tercera vez en un año, tras las elecciones europeas y andaluzas, los ciudadanos le han dicho claramente al PP su opinión ante su gestión en el segundo tramo de la crisis económica y esta vez no hay lugar para el engaño: Con una participación del 64.94%, -1.29 respecto a 2011, el PP se deja en el camino casi 2.5 millones de votos desde las elecciones municipales de 2011 y pierde la mayoría absoluta en todos los parlamentos que renovaban diputados.

El PP obtiene el 27.03% de los votos, dos puntos más que el PSOE, que pierde 691.147 votos y 20.821 concejales, una caída que, sin embargo, podría mitigarse si es capaz de revalorizar su papel en la conformación de gobiernos de cambio en las CCAA y consistorios del país, tarea para la que será fundamental observar los resultados del resto de formaciones.

Se afrontaban los comicios como un test para evaluar la buena salud de los partidos centrales del sistema de partidos (PP y PSOE) y sus apoyos tradicionales (IU, UPyD y nacionalistas) frente a la emergencia de las candidaturas ciudadanas con la marca Podemos en las municipales, Podemos en las autonómicas y C’s. Los resultados confirman que tanto PP y PSOE reciben una herida profunda pero que, por el momento, no hay alternativa al sistema que ha crecido en torno a sus siglas.

C’s se convierte en la tercera fuerza municipal del país con 1.460.487 votos, el 6.55% de la representación, por delante de IU que, con 1.054.634 votos y el 4.73% de los apoyos, recibe un castigo inusitado en su representación autonómica: Queda fuera de la Asamblea de Madrid,  de Aragón, de la Comunidad Valenciana y de Extremadura, y sólo aguanta el tirón en Asturias en torno a la candidatura de Gaspar Llamazares.

Por su parte, Podemos, en términos municipales, explica por qué la opción “resto” ha pasado de casi 1.7 millones en 2011 (7.42% de la representación) a 3.4 millones este domingo (15.37%), con hitos como ser la primera fuerza en el Ayuntamiento de Barcelona y haber conseguido empatar con el PP en el consistorio madrileño:

CapturaResultados

A falta de un análisis más exhaustivo en los próximos días, cuando encontremos un poco de tiempo para estudiar los datos a fondo, nos centraremos en este momento en extraer conclusiones generales, sobre todo en lo relativo a los partidos políticos y a sus resultados autonómicos.

En general, se confirmó la tendencia a repartir el poder, de manera que obtenemos parlamentos muy fragmentados, incluso en los que tradicionalmente apuntaban a una mayor concentración del voto. Así, tenemos en un extremo a CLM, donde hay tres partidos con representación, y Baleares, con ocho fuerzas con diputados.

El PP recibe un mensaje nítido

El PP consigue 6.030.005 votos, casi 2.5 millones respecto a 2011, y pierde 10.5 puntos respecto al resultado que le permitió acumular el mayor poder territorial de su historia. En una noche amarga, el PP queda como segunda fuerza en Extremadura. Es primera fuerza en la Comunidad Valenciana y la Comunidad de Madrid (donde el acuerdo con C’s podría hacer hacer presidenta a Cristina Cifuentes) y, en Castilla-La Mancha, se queda con 16 escaños, a un diputado de la mayoría absoluta (PSOE obtuvo 14 y Podemos 3). Más fácil lo tendrá para reeditar el gobierno en Castilla y León, Murcia y La Rioja. Como se venía anticipando, el PP es un partido irrelevante en Navarra (2 diputados) y ya se da por seguro que no gobernará en Aragón (21 diputados), Baleares (20 de los 59 en disputa) o Cantabria (donde casi empatado con el PRC), a la espera de un acuerdo entre los partidos de la oposición.

Las elecciones tampoco arrojan un buen resultado en los municipios. Tal y como anticipaban los sondeos sobre intención de voto, el PP es el partido más votado en ayuntamientos que pasan por ser referente de su poder municipal pero sin mayoría suficiente para gobernar. Pierde la mayoría absoluta en todas las capitales de provincia de Castilla y León, Extremadura o Logroño, aunque el foco ha estado y está puesto en Valencia y Madrid, donde una confluencia de los partidos de la oposición podría acabar con dos décadas de gobierno ‘popular’. Significativo fue el resultado obtenido en Madrid, donde Ahora Madrid estuvo en muchos momentos de la noche empatados con el PP.

Por su parte, el PP se convierte en una fuerza irrelevante en los grandes ayuntamientos de Euskadi (salvo Vitoria, donde sigue siendo el primer partido) y Cataluña, además del retroceso en los consistorios gallegos: Es la fuerza más votada en Ourense y Lugo, mientras que ve cómo el BNG es primero en Pontevedra y las candidaturas de las mareas le adelantan en Santiago de Compostela o Coruña. En Vigo, el PSdG consigue la mayoría absoluta.

La posición oficial del PP la explicitó Carlos Floriano, que habló de una mala noche para su partido. Los barones regionales del PP optaron por dos líneas de valoración de la noche electoral: Por un lado, el reconocimiento de que son unos malos resultados, atribuidos a la crisis económica y a la corrupción; por otro, a poner en valor que sigue siendo la fuerza más votada en buena parte de las CCAA y consistorios relevantes, aunque ya quede claro que no van a volver a gobernar en Valladolid (la oposición anunció ya un pacto contra León de la Riva) o que el presidente de Cantabria haya reconocido que será muy difícil que él vuelva a liderar un nuevo Ejecutivo.

Con estos resultados, se nos antoja difícil que no haya movimientos en Génova para evitar, al menos, que Mariano Rajoy no repita como cabeza de lista del PP en las generales del próximo otoño. Veremos la dimensión de la revuelta interna.

La baza del PSOE, ser clave para los gobiernos alternativos

El PSOE se encuentra en su suelo electoral desde las municipales de 2011. Los comicios de este domingo han certificado que su suelo aún puede ser más profundo, un hecho sólo matizado por el desastre sufrido por el PP, tanto en términos cuantitativos como cualitativos. Salvo sorpresa, el PP lo tiene relativamente sencillo para conservar los gobiernos de Madrid (donde el PSM ha sacado un resultado razonable vistas las expectativas), La Rioja, Castilla y León y Murcia.

En todos estos parlamentos, salvo Madrid, el PSOE se da un batacazo sin matices, al que debería sumarse el de la Comunidad Valenciana. El PSPV de Ximo Puig consigue en el peor momento del PP en esta CCAA 23 diputados, sólo cuatro más que Compromís, el partido que se convierte en la alternativa política en el Ayuntamiento de Valencia.

El PSOE vuelve a ser la fuerza más votada en el Principado de Asturias, con 14 diputados en un parlamento mucho más fragmentado que el de la anterior legislatura. Asimismo, los socialistas vuelven a ser el principal partido en Extremadura, con 30 diputados (28 por parte del PP) y con todo a favor para lograr una mayoría de izquierdas con Podemos (6 escaños). En Castilla-La Mancha, como señalábamos antes, también parece estar todo a punto para recuperar el gobierno de la Junta, por lo que el PSOE volvería a tener el control de sus feudos tradicionales, al que podría sumar Baleares, Canarias (con reedición del pacto con CC) o Aragón, donde quedó a 3 diputados de distancia del PP de Luisa Fernanda Rudi.

Mención expresa merecen tres resultados conseguidos por el PSOE:

  • El desplome que el PSC ha sufrido en Barcelona, cuyo ayuntamiento estuvo en sus manos durante más de 20 años. Este domingo obtuvo 67.000 votos y cuatro concejales, por lo que los socialistas pasaron de ser segunda fuerza a quinta, por detrás de Barcelona en Comú, ERC, CiU y C’s, que obtuvo 5 ediles.
  • Valencia, donde el PSPV es cuarta fuerza (5 concejales), por detrás del PP, Compromís (9 ediles, uno menos que el PP) y C’s que, con seis asientos, no se convierte en el recambio natural que avanzaban los sondeos pero que se convierte en una fuerza central para el cambio político. Rita Barberá ya dejó entrever que no presentaría candidatura.
  • Madrid, consistorio en el que la lista de Antonio Miguel Carmona quedó como tercera opción con 9 concejales, más de la mitad de los que obtuvo Ahora Madrid que, con 20, quedó sólo a uno de poder empatar con Aguirre. C’s, con 7 concejales, no tiene la fuerza suficiente para garantizar la gobernabilidad del PP en el Ayuntamiento, por lo que el PSM sólo podría salvar los muebles apoyando el gobierno del cambio. Por la noche, Carmona ya dio a entender que habría decisiones.

También conviene destacar, de nuevo, el impulso del PSOE-A, que ha ganado en seis de las ocho provincias andaluzas (en todas menos Almería y Málaga) aunque sólo recupera el consistorio en Huelva. En el resto de ayuntamientos de capitales queda como segunda opción, salvo en Cádiz, donde queda en tercera, por detrás de la plataforma vinculada a Podemos.

Podemos confirma su fuerza

Podemos no logra ser la fuerza hegemónica de la izquierda, pero consigue entrar en todos los parlamentos autonómicos, sus marcas consiguen un caudal de votos impresionante en Barcelona y Madrid y puede ser la llave para formar gobiernos de coalición progresistas. Para eso hará falta sepultar documentos en los que se acusa de ‘casta’ al PSOE, la base para iniciar conversaciones que permitan hacer realidad la voluntad de cambio expresada en las urnas.

La formación morada da la sorpresa en CCAA como Madrid (27 escaños), Aragón (14), Comunidad Valenciana (13, aunque es quinta formación, empatada con C’s), Baleares (10 escaños) o Castilla y León (donde consigue 10 diputados), con hitos como los logrados en CLM (por la dificultad del sistema electoral imputado por el PP en esta comunidad), La Rioja (4) o Murcia (6), territorios caracterizados por la hegemonía ‘popular’.

Esta fortaleza, que fue celebrada por sus dirigentes durante la noche electoral (se ve que aprendieron de los errores de las andaluzas), se completó con su poder municipal. Además de los focos en Madrid y Valencia, las marcas ciudadanas han hecho historia en Galicia, uno de los bastiones del poder del PP (aunque los medios generalistas no le presten atención), al convertirse en primeras fuerzas en Ferrol, Santiago de Compostela y A Coruña.

Es interesante detenerse en dos ideas:

  • En Madrid, la candidatura de Carmena consiguió el objetivo que apuntábamos los últimos días de campaña y se convirtió en el recambio alternativo no al PSM, sino al PP. En las elecciones a la Asamblea, Podemos lo tuvo más complicado para conseguir este objetivo (no obstante, el PSM le sacó 10 escaños, los mismos que Podemos le sacó a C’s)
  • En Valencia, los ciudadanos prefirieron premiar a la formación que, durante años, ha liderado la lucha contra la corrupción del PP. De otra manera, no se entiende que Compromís se haya convertido en la segunda fuerza en el consistorio y que triplique en representación a Valencia en Comú.

C’s no cumple las expectativas creadas

Aunque, avanzamos, esas expectativas eran demasiado elevadas y construidas en apenas cinco meses.

La formación de Albert Rivera consigue ser la tercera fuerza municipal en número de votos pero no logra representación en cámaras autonómicas como la de Canarias, CLM o Navarra  y su presencia es testimonial en Extremadura (1 diputado), Cantabria (2) o Baleares (2). Sí puede hacer valer su representación en aquellos parlamentos en los que el PP se encuentra cerca de la mayoría absoluta, como La Rioja, Murcia o Castilla y León, CCAA todas en las que, por cierto, la formación obtuvo un buen resultado: 4, 4 y 5 diputados respectivamente.

Sin embargo, el empuje de C’s viene de las CCAA que, como aventuraban los sondeos, el PP iba a sufrir un mayor desplome. Es el caso de Madrid, donde consigue 17 escaños (el PP pierde 28 asientos) o la Comunidad Valenciana, donde consigue 13 diputados (el PP se deja 24), con mención expresa también a Aragón (5).

Ante la posibilidad de que C’s adopte una posición similar a la que presenta en Andalucía ante la investidura de Susana Díaz, Rivera adelantó que su partido presentará, en todos los territorios donde haya posibilidad de acuerdo con otras fuerzas, un documento con los compromisos a asumir para conseguir los votos de los candidatos de su partido. Es decir, no habrá un documento detallado como el que C’s presentó a Susana Díaz (con la exigencia de la marcha expresa de Manuel Chaves y José Antonio Griñán), una actitud que podría ser entendida como un intento de evitar retratasarse al apoyar candidatos poco presentables de otras formaciones.

Otros datos a tener en cuenta

  • UPyD desaparece del mapa autonómico y municipal. Rosa Díez ya anunció la noche electoral que no presentaría candidatura en el próximo consejo de la formación. Es previsible que los restos de UPYD acaben absorbidos por C’s
  • IU sufre un descalabro sin matices, agudizado por su expulsión de  instituciones clave como la Asamblea de Madrid, el consistorio de la capital, Les Corts y el ayuntamiento de Valencia. Sufre un desgaste importante en sus feudos (como Rivas), se enmienda la plana a su actitud en Extremadura (donde facilitó el Gobierno de Monago) y presenta como hito la posibilidad de presidir la Alcaldía de Zamora con un acuerdo con el PSOE.
  • El BNG queda arrasado en Galicia, sepultaro por las mareas ciudadanas. El BNG consigue ser la primera fuerza en Pontevedra.
  • CiU es la fuerza más votada en Cataluña pero pierde Barcelona, lo que es una señal para sus intenciones de proseguir con el proceso soberanista. A falta de un análisis más exhaustivo, el soberanismo no ha recibido el empuje que se esperaba, con la excepción de la CUP (logra 3 ediles). ERC sufre las consecuencias de la irrupción de las convocatorias ciudadanas y es cuarta fuerza en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal.
  • El PNV conserva Bilbao (13 concejales) y se convierte en la primera fuerza en San Sebastián (9), desplazando a EH-Bildu a la tercera plaza, por detrás del PSE.

En los próximos días elaboraremos diferentes entradas para explicar de manera pormenorizada los resultados de las elecciones en las distintas CCAA y, como señalamos, en las principales capitales de provincia.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en C's, elecciones, IU, Modelo territorial, Podemos, PP, PSOE, UPyD. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 24M: El PP recibe el veredicto de las urnas

  1. Pingback: Se acelera la descomposición del PP | La última en llegar

  2. Pingback: CIS: PP y PSOE se sitúan en su suelo electoral | La última en llegar

  3. Pingback: 24M: PP y PSOE pierden 3.1 millones de votos respecto a 2011 | La última en llegar

  4. Pingback: CIS: Apoyo a los partidos según variables demográficas | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s