Se acelera la descomposición del PP

Hace un par de meses, en los comienzos del ciclo electoral que afrontamos este curso político, y que previsiblemente dibujará un país diferente la que conocemos desde la Transición política, escribimos a propósito de los síntomas de descomposición que comenzaban a evidenciarse en la proyección pública del PP. Hoy, tras la caída en Andalucía y, sobre todo, ante la pérdida de 2.5 millones de votos en las elecciones municipales de este domingo, ese proceso parece haberse acelerado.

A falta un análisis más exhaustivo de los datos, los resultados de las urnas el pasado domingo confirmaron una pérdida de un tercio del poder autonómico y municipal, con consecuencias dolorosas en forma de la pérdida del gobierno de la Comunidad Valenciana y la recuperación previsible, por parte del PP, de Castilla-La Mancha y Extremadura, dos de sus feudos que pasaron a manos ‘populares’ en 2011.

Los resultados en estas plazas, por evidentes, han dejado en un segundo plano el aviso más serio al poder territorial del PP: La pérdida de la mayoría absoluta en Castilla y León, el retroceso en parte de las grandes ciudades gallegas (con lugares emblemáticos como Verín y Lalín, símbolos del poder rural del PP gallego,que ha pasado a plataformas formadas por personas antes vinculadas al partido); la pérdida de la mayoría absoluta en La Rioja y Murcia, además del gobierno cántabro, el giro a la izquierda en Aragón o la irrelevancia en Euskadi, Navarra y Cataluña.

Como señalamos la misma noche electoral, estamos ante el tercer aviso serio a las aspiraciones del PP de cara a las próximas elecciones generales, tras los mensajes lanzados en las elecciones europeas y en los comicios andaluces. La respuesta de Génova, centralizada en la figura de Mariano Rajoy, es la misma que entonces: Reconocer que los resultados eran malos para, a continuación, reafirmar que el PP fue el partido más votado  en todo el país y que estos comicios no son extrapolables a las elecciones generales.

Este lunes, Mariano Rajoy reunió en Génova al comité ejecutivo ante el que hizo una valoración de los resultados de las elecciones a puerta cerrada. Según los asistentes, apenas hubo críticas y la única respuesta que indicaría disconformidad ante su discurso fue la ausencia de aplausos al terminar el mismo, todo un símbolo en un partido tan jerarquizado y presidencialista como el PP.

A continuación, se sometió a una rueda de prensa en la que volvió a tirar de argumentario económico [“La recuperación económica es más fácil con estabilidad política. Es un valor. A la hora de negociar pactos, nuestra filosofía es crear pactos transparentes y estables y siempre respetando las listas más votadas”], dio a entender que el partido tiene un problema de comunicación y descartó realizar cambios en el Ejecutivo o en el PP [“Llevo muchos años en este partido y estoy muy cómodo y muy tranquilo. No tengo previsto hacer cambios en el Gobierno ni en el partido. No me parece que el problema venga de cambiar o dejar de cambiar”]. Por si quedara alguna duda, reafirmó su disposición a ser el próximo cabeza de lista del PP a las elecciones generales.

ricardo

Viñeta de Ricardo publicada en El Mundo

Sin embargo, la situación está lejos de ser normal y la avalancha de movimientos internos en el PP no hacen sino avalarlo:

  • Este martes, nada que menos que Juan Vicente Herrera, presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, abrió la veda para reconocer que los resultados el domingo fueron muy malos para el PP, que era la respuesta a un gobierno basado en la arrogancia y en la insensibilidad social, disparó contra ministros como José Manuel Soria (por su papel ante las luchas mineras) y pidió a Mariano Rajoy que reflexionara sobre si era el mejor candidato que podía presentar el partido en las próximas generales. Herrera amagó con ni siquiera presentar candidatura para presidir la Junta, una decisión que Génova habría intentado revertir por todos los medios.
  • Horas después, el presidente del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno, admitió en público los malos resultados del partido, de quien dijo que había perdido ‘frescura’. Anunció una reforma en profundidad en la estructura, en la estrategia y en las caras, algo que queda por demostrar dados los antecedentes del PP en esta CCAA.
  • En la misma línea, Ana Botella aseguraba que los resultados del domingo habían sido muy malos para el PP y que había que analizarlos y tomar decisiones.
  • A primera hora de la tarde se filtró que Esperanza Aguirre, tras la victoria amarga del 24 de mayo, habría ofrecido la Alcaldía a Antonio Miguel Carmona, el cabeza de lista del PSM que, con los peores resultados de la historia del partido a nivel municipal, es la llave del cambio de gobierno hacia la izquierda, algo que Carmona ya habría dejado claro. El socialista se habría negado en rotundo, por lo que es previsible que en breve comiencen las conversaciones con Ahora Madrid para aupar a Manuela Carmena como alcaldesa. Durante una comparecencia ante la prensa, Aguirre explicó que su oferta se basaba en la necesidad de aunar acuerdos con fuerzas constitucioalistas para evitar la llegada al poder de partidos o plataformas que consideran que el régimen derivado de la Constitución de 1978 está finiquitado. La presidenta del PP de Madrid planteó una refundación de la formación y se comprometió a impulsarla desde la capital del país.
  • Tras reunir a su equipo, el presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra trasladó que no volverá a optar a presidir el PP valenciano, aunque seguirá presidiéndolo hasta que se celebre un congreso extraordinario. Es la consecuencia de haber perdido 24 escaños en las elecciones autonómicas.
  • Poco después, José Ramón Bauzá hacía pública la misma decisión: Seguirá como presidente del PP balear hasta después del verano pero no presentará su candidatura en el congreso que convocará el partido para elegir a una nueva cúpula directiva.
  • Luisa Fernanda Rudi anunció que no encabezará la oposición en Aragón, tras asegurar que la marca PP hoy produce rechazo. Su entorno señala que será senadora autonómica. El PP aragonés obtuvo 21 escaños el domingo, 9 menos que los conseguidos en 2011.
  • En el momento de elaboración de este post, había dudas de que María Dolores de Cospedal y Juan Vicente Herrera siguiera el mismo camino que sus compañeros en Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Como hemos señalado reiteradamente en este blog, el PP basó toda su estrategia política a la recuperación económica a cualquier precio. Rajoy se rodeó de un grupo de tecnócratas, políticos y técnicos con un perfil muy bajo, incapaces de entender que los datos fríos necesitan un relato que lo sustente. Si además tenemos en cuenta que la consecuencia de la recuperación macroeconómica ha sido una devaluación laboral y social interna, se puede entender a la perfección por qué los mensajes en torno a la recuperación no calan ni siquiera entre el electorado del PP, que por primera vez parece haber encontrado una oferta electoral alternativa a la abstención.

Sólo tras las elecciones europeas,Génova comenzó a trabajar en una vertiente más social de su gestión política, con similares resultados. Su ministro más social, Alfonso Alonso, sigue escondido a pesar de un cambio de perfil respecto a su antecesora, Ana Mato, mientras se multiplica la presencia de Mariano Rajoy (algo evidente durante la precampaña y la campaña) y de Soraya Sáenz de Santamaría.

Las elecciones del 24 de mayo pusieron de manifiesto las debilidades del PP en torno a varias cuestiones:

  • La incapacidad para vender un discurso económico creíble, con meteduras de pata como la pregunta de Rajoy a propósito de quién se preocupa hoy por el paro (25% de la población activa, según la EPA). Y todo ello en un país en el que la recuperación ha llegado en forma de contratos precarios, mal pagados, con fuerte economía sumergida, en pleno desmantelamiento del Estado de bienestar (lo que afecta directamente a los mismos sectores atizados por la crisis económica).
  • El bloqueo para hacer frente a los casos de corrupción que salpican a personalidades destacadas del PP (Rodrigo Rato, Jaume Matas, Rafael Blasco, Francisco Granados) pero también a comportamientos poco ejemplares, como los gastos con dinero público en caprichos personales de dirigentes, o muestras de cómo la elite política tiene opciones de medrar por el simple hecho de su proyección personal, dando lecciones de ética, como Aguirre y sus artículos pagados a 3000 euros en ABC.
  • La ausencia de un proyecto de país creíble ante problemas reales presentados en la periferia. Hablamos de Cataluña pero también de Canarias (donde el PP se hunde, gracias a la gestión de José Manuel Soria de las extracciones en alta mar), de Navarra (donde el PP es un partido irrelevante, expectante ante un gobierno formado por Ge-Bai, EH-Bildu, Podemos e I-E), Baleares (donde el decreto de trilingüismo impuesto sin consenso por el PP puede estar detrás de la caída estrepitosa de número de votos) o la Comunidad Valenciana, donde Compromís ha dado la campanada con un incremento espectacular de su representación en Les Corts pero también en los consistorios.
  • La composición de un Gobierno que parece completamente ajeno a los problemas de sus ciudadanos, con un presidente encerrado en La Moncloa y unos ministros enclaustrados detrás de la figura de un líder que no lidera. Rajoy nunca se pareció a Rodríguez Zapatero, el presidente socialista que fue capaz de ponerse delante de su Ejecutivo para dar la cara, aunque en muchos casos la consecuencia directa fue que se la partieran de forma reiterada. En el caso actual, estamos ante una Ejecutivo fantasma, que desde el comienzo mostró síntomas de descoordinación que ni siquiera Santamaría -una mujer sin apoyos fuertes en el partido- fue capaz de reconducir.

No es normal que durante la legislatura apenas haya habido voces discrepantes en el PP y en el Gobierno, a pesar de los errores de estrategia ante el caso Bárcenas o Rato, con una tendencia a ampliar la distancia entre Génova y Moncloa. La mala relación entre Santamaría y Cospedal, que no ha hecho sino incrementarse ante las dificultades, ya ni siquiera se disimula en público y los problemas entre los distintos territorios comienzan a ser una constante demasiado habitual. Ya no se trata de quién gana los congresos regionales, sino de las guerras de dosieres, con la última duda en la filtración de la declaración de la renta de Aguirre.

Las elecciones municipales, el tercer pulso en las urnas en un año, ha provocado consecuencias directas en el poder territorial del PP. Tras la sangría de votos llega la sangría de dinero y de personal del partido, en la antesala de lo que podría ocurrir en las elecciones generales. A nadie se le escapa que, en medio año, estaremos renovando las Cortes Generales, unas elecciones que llegarán, si todo sigue el guión previsto, tras las elecciones autonómicas catalanas, en las que el PP quedará sepultado por el avance de C’s, como se ha visto en el Ayuntamiento de Barcelona.

Ante este escenario, no estaría de más que Mariano Rajoy telefoneara a Zapatero para que éste le contara su salida agónica de La Moncloa. Aunque parezca mentira, ambos tienen más en común de lo que parece.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en elecciones, PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Se acelera la descomposición del PP

  1. Pingback: Sobre soviets, Hitler y Podemos | La última en llegar

  2. Pingback: El traje nuevo del emperador | La última en llegar

  3. Pingback: 24M: PP y PSOE pierden 3.1 millones de votos respecto a 2011 | La última en llegar

  4. Pingback: Cospedal pierde todo su poder en el PP | La última en llegar

  5. Pingback: El verano en el que Rajoy se convirtió en Mariano | La última en llegar

  6. Pingback: CIS: El PP depende de C’s para gobernar (I) | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s