24M: Giro a la izquierda, con la marca Podemos como sustituto del PSOE en las grandes ciudades (I)

Si el PSOE puede salvar los muebles con los resultados de las elecciones autonómicas, que le puede permitir conservar Asturias, recuperar Extremadura y CLM y ser una pieza clave en el giro a la izquierda de CCAA como Madrid o la Comunidad Valenciana, en los comicios municipales tiene más difícil la construcción de un argumentario coherente.

Captura1

El PSOE retrocede en todas las grandes ciudades, excepto en Sevilla, y en todos estos núcleos se repite la misma dinámica: las candidaturas ciudadanas, en las que finalmente se integró la marca Podemos, se ha convertido en el referente hegemónico de la izquierda en plazas fundamentales como Madrid, Zaragoza o Barcelona. En otras ciudades, como Valencia, Compromís se convirtió en la opción favorita para los valencianos, dejando al PSPV en la cuarta opción, una dinámica que se repite en muchos núcleos.

El PP volvió a ser la fuerza más votada en ciudades como Madrid o Valencia, aunque cosechó una caída que ya aventuraban los sondeos sobre intención de voto. Como se esperaba, el PP también se confirmó como una fuerza irrelevante en ciudades como Barcelona o Bilbao, aunque quedaba la sorpresa de lo que pasaría en las ciudades gallegas: Fue la fuerza más votada en Lugo y Ourense y, tras sucesivas reclamaciones, en A Coruña, donde durante unos días la plataforma ciudadana Marea Atlántica permaneció como el partido más votado. El PP pierde Santiago de Compostela, se muestra incapaz ante una apisonadora electoral como Abel Caballero en Vigo y recibe un primer aviso serio sobre las expectativas electorales que el PP puede esperar en las elecciones autonómicas que se celebrarán el próximo año.

Como ya avanzamos, las plataformas ciudadanas se han convertido en referentes en Barcelona o Cádiz (primera fuerza), en Madrid (donde la candidatura Ahora Madrid estuvo a punto de empatar con el PP de Esperanza Aguirre) o Zaragoza. Tras los resultados, se percibe claramente la diferencia en cuanto a la infraestructura de partido en comparación con C’s: La formación de Rivera, que se presentó con sus siglas en todo el país, no ha conseguido poner en riesgo a los partidos tradicionales (aunque su voto puede ser fundamental), en buena medida por la propia construcción del partido, muy centrado en las elites. En el caso de las plataformas ciudadanas, se nutren de gente muy vinculada a la política municipal, al movimiento asociativo de los barrios y a formaciones como Equo o los que se marcharon de IU, que cuentan con buenas plataformas de penetración.

En el caso de IU, los resultados de las municipales le permiten encarar la situación con más alegría que en relación a los comicios autonómicos, un consuelo que no le queda a UPyD, que también se ha convertido en una formación irrelevante.

Estos son los resultados de las municipales en las CCAA en las que nos centraremos en nuestro análisis, con un inciso: Dejamos los porcentajes de voto conseguidos por las marcas ciudadanas cuando nos centremos en los consistorios más relevantes, sobre todo porque en la contabilidad general los votos recibidos suelen aparecer en el apartado Otros, lo que disfraza nuestro análisis desde una perspectiva rigurosa:

  • Cataluña: el PSC se deja 191.000 votos, -8 puntos de representación,  y más de 800 concejales respecto a las elecciones de mayo de 2011. El PP pierde 130.000 votos y  va camino de la irrelevancia, con una CiU que también se deja 110.000 votos y medio millar de concejales, con especial mención a la pérdida de Barcelona. Entre los ganadores, ERC acumula 242.000 ediles más al resultado de 2011 y C’s pasa de 35.000 electores a 231.000. La CUP triplica con creces sus 62.000 votantes de 2011 y logra casi 222.000, con especial mención al avance en Barcelona.
  • Euskadi: El PNV experimenta un fuerte avance respecto a 2011 y gana 34.000 votos y 145 ediles, recuperando el gobierno del consistorio de San Sebastián, en manos del PSE y de Bildu en los últimos 25 años. Bildu se deja 22.000 papeletas en el camino y el PSE 19.000. El PP, aunque puede conservar Vitoria, pierde casi 45.000 votos, en una CCAA en la que también camina hacia la irrelevancia.
  • Andalucía: Había cierto interés por ver el impacto del bloqueo de la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía, y los resultados deberían hacer reflexionar al PP. Respecto a las municipales de 2011, la formación de Moreno pierde 445.000 votos y el número de concejales elegidos por estas siglas cae de los 3000; no obstante, bana 95.000 votos respecto a las autonómicas del pasado 22 de marzo.  IU se deja 75.000 votos y el PSOE 6.000 (91.000 respecto a las autonómicas). C’s consigue 205.000 votos, 163.000 menos que en las elecciones autonómicas del pasado mes de marzo.
  • Galicia: El PP de Núñez Feijoo pierde 184.000 votos respecto a 2011 mientras que el PSdG se deja 23.000. El BNG, a pesar de ser la fuerza más votada en Pontevedra, pierde 72.000 votos y logra 468 concejales. C’s obtuvo 28.000 votos en esta CCAA, una de las de menor nivel de penetración.
  • Comunidad de Madrid: Como apuntábamos en el análisis de las elecciones autonómicas, el PP sufre un descalabro en Madrid al dejarse más de 400.000 votos, perder previsiblemente el gobierno del ayuntamiento de Madrid  por un pacto entre Ahora Madrid y el PSM y retroceder en el cinturón sur de la CAM. El PSOE conserva Fuenlabrada y puede recuperar Getafe y Leganés, otra de las piezas clave de aquel cinturón rojo que contrarrestaba el poder de Alberto Ruiz-Gallardón en la CAM. El PSM pierde 148.000 votos con IU desangrándose con 215.000 votos menos.
  • Comunidad Valenciana: El PP pierde 446.000 votos y casi 700 concejales y pierde la mayoría absoluta en los tres grandes ayuntamientos de la CCAA. El PSPV logró 621.000 votos, 82.000 menos que en 2011. Compromís gana 200.000 votos respecto a las anteriores municipales y pasa de tener 344 concejales a 722. Por su parte, C’s consigue más de 223.000 concejales.

Estos son los resultado de los consistorios más relevantes, a los que hemos  prestado atención en este blog de alguna forma u otra, y en el que habrá dos mujeres, procedentes de candidaturas de unidad popular, al frente de los ayuntamientos más grandes del país.

Madrid: La suma de Ahora Madrid y el PSM deja fuera al PP

Con un 68,85% de participación (+3.92 respecto a la media estatal), el PP ganó las elecciones con el 34.55% de los votos (-15.14 puntos) y 21 ediles, 10 menos que en el mandato anterior y muy lejos de la mayoría absoluta. Si observamos el recopilatorio de de sondeos sobre intención de voto previos a las elecciones, sólo My Word, Sigma Dos y el CIS se aproximaron a los resultados obtenidos por la lista que lideraba Esperanza Aguirre. En cuatro años, el PP se ha dejado 194.000 votos:

CapturamADRID

Ahora Madrid logró el 31.85% de los votos y 20 concejales, convirtiéndose en la alternativa a la lista del PP con sus 519.000 votos. El PSM se dejó 115.000 votos en estos cuator años y se convirtió en tercera fuerza con el 14.28% de los votos, el peor resultado de su historia en Madrid, aunque su papel en el giro del consistorio a la izquierda puede salvar a Antonio Miguel Carmona de una dimisión irrevocable. Su negativa a la oferta de Esperanza Aguirre de convertirse en alcalde con los votos del PP para evitar que Manuela Carmena se convierta en la próxima alcaldesa de Madrid no hace sino ahondar la idea de un cambio político en el Ayuntamiento que el PP gobierna desde 1991. Ni siquiera con un acuerdo con C’s, aún por concretar, hubiera conservado una de las joyas de la corona. La lista que encabezaba Begoña Villacís obtuvo 186.000 votos, el 11.41% de la representación y 7 concejales.

Por distritos, el PP fue la fuerza más votada en Fuencarral-El Pardo (39.27%); Moncloa Aravaca (44.45%), Tetuán (37.60%), Chamartín (51.61%); Chamberí (47.19%); Salamanca (52.29%), Ciudad Lineal (37.70%); Hortaleza (35.89%); Barajas (34.97%) y Retiro (43.51%). Ahora Madrid fue el partido más votado en la mitad y el sur de la capital, en aquellos distritos con menor nivel de renta: San Blas-Canillejas (33.98%); Moratalaz (37.52%); Vicálvaro (37.52%); Villa de Vallecas (40.82%); Puente de Vallecas (42.17%); Arganzuela (38.70%); Centro (49.14%); Latina (33.29%); Carabanchel (33.90%); Usera (36.40%), y Villaverde (34.89%).

Barcelona: Un Ayuntamiento fragmentado en manos de Colau

Con una participación del 60.61%, -4.32 respecto a la media nacional, Barcelona en Comú ganó las elecciones con el 25.21% de los votos 11 concejales en uno de los consistorios más fragmenados de los que arrojó la noche electora. CiU, que había sustituido al PSC al frente del Ayuntamiento de la Ciudad Condal después de 25 años bajo su control, cayó a la segunda plaza con un 22.72% de los votos y 10 concejales, cuatro menos de lo que tenía en el anterior mandato. En cuatro años, la lista de Xavier Trias pierde 15.000 votos y uno de los emblemas del proceso soberanista, algo que, en general, los sondeos detectaron antes de los comicios (aunque todo apunta a que finalmente el voto se decantó por el lado de la lista de Ada Colau en la última semana:

Capturabcn

C’s, con el 18.05% de los votos, se convierte en tercera fuerza con 5 concejales, desplazando completamente de este lugar al PP, que cae a la sexta posición con el 8.70% de los sufragios y 3 ediles, la tercera parte de los que tuvo entre 2011 y 2015. Cataluña, para el PP, se confirma como un terreno hostil, con una pérdida de espacio que claramente ha ocupado C’s, que gana 65.000 votos y 16 puntos de representación.

ERC es cuarta fuerza con el 11.01% de los votos y 5 concejales, uno más de los que obtiene el PSC, que cae a la quinta posición con el 9.63% de los votos y una pérdida de 67000 votos en la capital, que insistimos, gobernó durante 25 años. La CUP, con el 7.42% de los votos, sube 7.5 puntos respecto a 2011 y se convierte en una pieza clave para el giro a la izquierda. Colau ha señalado a PSC, ERC y la CUP como las formaciones prioritarias para intentar alcanzar un acuerdo para su investidura como alcaldesa.

Por distritos, Barcelona en Comú fue la fuerza más votada en Sant Martí (29.37%); Sant Andreu (29.32%); Sants-Montjuïc (28.28%); Ciutad Vella (35.29%); Horta-Guinardó (28.6%), y Nou Barrios (33.79%). CiU fue la primera opción en Eixample (29.74%), Les Corts (32.53%) y Sarriá-Sant Gervasi (41.49%). En mi barrio adoptivo en Barcelona, Gràcia, CIU fue la primera opción para el 26.64%, ERC fue la tercera (14.17%) y la CUP obtuvo el 11.67% de los votos.

Valencia: Barberá cede el testigo a Compromís, que da la sorpresa 

Con el 73.02% de participación, el PP vivió una noche negra a pesar de ser el partido más votado. La lista que encabezaba Rita Barberá logró el 25.71% de los votos y 10 concejales, tras perder 26.7 puntos de representación y más de 100.000 votos. Sin embargo, la sorpresa la dio Compromís, que se convirtió en la fuerza hegemónica de la izquierda con el 23.28% de los votos y 9 concejales, un resultado que hace que el gobierno municipal de la ciudad símbolo de la corrupción del PP gire a la izquierda. Si el resultado del PP estaba más o menos descontado en las encuestas (con especial mención a My Word), todos los estudios infrarrepresentaron el avance de Compromís, que gana 14.25 puntos y se sitúa a 2.43 de la fuerza más votada:

CapturaValencia

C’s, con el 15.38% de los apoyos, consigue 6 concejales, uno más que el PSPV, que cae a la cuarta posición con el 14.07%de los votos y 5 ediles, 3 menos de los que tuvo en el mandato anterior tras perder 28.000 votos en la legislatura más complicada para el PP, que se ve abocado a la refundación. Valencia en Comú, por cierto, logró el 9.81% de los votos y 3 concejales, muy lejos de los resultados que obtuvieron las marcas ciudadanas en Madrid o Barcelona.

Por distritos, Compromís fue la primera opción en Poblats Oest (22.06%), Poblats Maritims (25.90%); Algiras (25.69%); Benicalap (23.54%), Campanar (24.47%), Jesús (25.52%), Patraix (25.85%), y Ras Canya (22.13%). El PP volvió a ser la opción favorita en Camins al Grao (23.30%), Ciutat Vella (31.78%), Cuatre Carreres (25.63%), Extramurs (33.12%), L’Eixampla (36.94%), Olivereta (25.09%), Pla del Ral (38.66%), Poblats del Nord (29.52%), Poblats del Sud (29.13%) y Zaidia (26.53%). Nuestro desconocimiento de la geografía electoral valenciana nos hace dejar el análisis en este punto, sin vincular resultados a renta per cápita o edad media en estos distritos.

Los problemas para el PP en la Comunidad Valenciana se agudizan ante la posibilidad de perder también los ayuntamientos de Alicante y Castellón, a pesar de ser la fuerza más votada. En Alicante, logró el 25.58% y 8 concejales que, sumados a los 6 de C’s, quedan por debajo de la suma de los ediles del PSPV, Alicante en Comú y Compromís. En Castellón ocurre algo parecido: El PP logró el 25.94% de los votos con C’s en el 15.01% y 5 concejales. El PSPV obtuvo seis (21.02% de los votos), Compromís 4 (13.93%) y Castelló en Movimiento otros 4 (13.06%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en C's, Cataluña, elecciones, IU, Modelo territorial, Podemos, PP, PSOE, UPyD. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 24M: Giro a la izquierda, con la marca Podemos como sustituto del PSOE en las grandes ciudades (I)

  1. Pingback: Ciudadanos elige gobernabilidad | La última en llegar

  2. Pingback: El PP prueba una estrategia desesperada | La última en llegar

  3. Pingback: Podemos explora el centralismo presidencialista | La última en llegar

  4. Pingback: NC-Report: Las listas unitarias no corrigen la fragmentación | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s