24M: Los resultados del PP en Castilla y León como síntoma

La principal línea de nuestro análisis, desde el 24 de mayo, pasa por destacar el castigo que el PP recibió en las urnas, un castigo comparable al que sufrió el PSOE en las elecciones municipales y autonómicas de 2011 y que sirvieron de antesala para la peor derrota electoral del PSOE desde la restauración democrática en unas elecciones generales. El PP se dejó 2.4 millones de votos, una sangría que se puede ver desde el punto de vista cuantitativo pero, sobre todo, cualitativo. El motivo, el castigo que ha recibido no tanto en los territorios y alcaldías que se esperaban, como Madrid o Valencia, sino en feudos históricos como Galicia, La Rioja o Castilla y León.

Hace unas semanas analizamos los resultados conseguidos por los ‘populares’ en Galicia, un giro a la izquierda a poco más de un año de las elecciones autonómicas y que debería haber hecho saltar las alarmas en Génova. El desplome del PP es evidente, como lo es que sólo haya conseguido gobernar el Ayuntamiento de Ourense, y eso gracias a la actitud adoptada por el cabeza de lista de Democracia Ourensana, que quedó como segunda fuerza y que ha cavado sus posibilidades con propuestas, digamos, sorprendentes. En la práctica, el PP ha quedado fuera de las grandes capitales: En Santiago la alcaldía recayó en Compostela Aberta; en Coruña el alcalde pertenece a la lista de Marea Atlántica; en Lugo y Vigo, los alcaldes son del PSdG; y en Pontevedra, el BNG revalidó su victoria.

En esta ocasión, nos paramos a analizar los resultados de las elecciones del 24 de mayo en Castilla y León, donde el PP podrá volver a gobernar cinco de los 10 ayuntamientos (Ávila, Burgos, León, Palencia y Salamanca) y la Junta gracias al apoyo de C’s, que puso como condición que Juan Vicente Herrera firmara el acuerdo por la regeneración democrática y contra la corrupción.

Con una participación del 68.97%, -1.40 en relación a 2011, el PP logró 42 escaños de los 84 que componen las Cortes de Castilla y León, gracias al medio millón de votos recibido, casi 160.000 votos más que su inmediato competidor, el PSOE, que perdió cuatro diputados respecto a 2011. El bipartidismo real que existía en Castilla y León, con parlamentos formados por, como mucho, cuatro formaciones políticas, saltó por los aires el pasado 24M con la entrada de Podemos y C’s, que se sumaron a los representantes que han conseguido conservar tanto IU como UPL:

CapturaCYL2015

El PP se deja 250.000 votos respecto a 2003

La Junta de Castilla y León ha estado siempre gobernado por el PP, casi siempre por mayoría absoluta. En esta ocasión, y a pesar de lo que indicó el barómetro preelectoral del CIS, el PP se queda a un escaño de la mayoría absoluta, situada en los 43 escaños. Ha conseguido casi 511.000 votos, el 37.7% del voto, 228.551 votos menos que en las elecciones de 2011, las que certificaron el hundimiento del PSOE.

Los populares es han dejado 13.78 puntos en cuatro años, un resultado que, si miramos en perspectiva, es bastante peor de lo que parece. Nos hemos remontado hasta 2003 en nuestra comparativa, y lo hacemos con la misma lógica: en 2003 se celebraron elecciones autónomicas y municipales que sirvieron como el primer test para valorar la gestión de un PP que gobernaba con mayoría absoluta en el Gobierno central. CapturaCYLResultadosCCAA

Durante aquella legislatura también usó con mucha alegría su rodillo parlamentario para aplicar medidas impopulares, como la autorización para respaldar la guerra de Irak o los intentos de reforma laboral y educativa que sacó a la calle a miles de personas, en un ciclo de protestas que tuvo su hito en la protesta de Nunca Mais y que concluyó con la movilización contra la guerra de Irak. En las urnas no se castigó de manera clara esta forma de gobernar, unida al desprecio del contricante y sus votantes, y tampoco podemos hablar de unos resultados como los que se vieron el pasado 24 de mayo.

En 2003, los ‘populares’ lograron 760.510 votos, el 48.49% de la representación, que se tradujo en 48 diputados, 16 por encima de su inmediato competidor. En los comicios de 2007 perdieron menos de 12.000 votos aunque pudieron conservar la representación anterior, algo que cambió en 2011: aunque perdió algo más de 9000 votos, el PP aumentó su representación al 51.55% y 53 diputados, en buena medida gracias a la caída del PSOE, que pasó de 33 a 29 diputados.

Sin embargo,el verdadero punto de inflexión han sido estos comicios, con la pérdida de casi 230.000 votos en apenas cuatro años en los que ciudades como Burgos han ocupado las portadas de la prensa por las adjudicaciones de obras públicas influidas por casos de corrupción o por las luchas mineras. Este resultado explica mejor que nada por qué fue precisamente Juan Vicente Herrera el primer barón que levantó la voz en público contra el análisis de los resultados electorales que hizo Mariano Rajoy ante los suyos en el primer comité ejecutivo tras los comicios.

El PP retrocede también en los Ayuntamientos

Uno de los rasgos que nos deja estas elecciones respecto a las anteriores es el cambio de tendencia entre los resultados globales que recibe el PP y en la participación, que se ha ido reduciendo en las sucesivas electorales: Fue del 69.42% el pasado 24 de mayo,  casi 3 puntos menos que en 2003, los comicios que arrojaron mejor resultado desde este punto de vista.

Si comparamos esta tabla de resultados con la de las elecciones autonómicas, vemos claramente cómo el PP conseguía mayor número de votos en la elección de diputados a las Cortes que en la elección de alcaldes y concejales. En esta ocasión, se rompe la pauta y el PP logra mejor resultado en las elecciones locales que en las autonómicas, con una diferencia de 151.000 votos [en 2011 logró 43.600 votos más en las autonómicas; en 2011, esta distancia aumentó a casi 52.900 votos; en 2003, la diferencia fue de 49.700 votos].

CapturaCYLResultadosmunicipales

En cuanto a los datos, constatamos el mismo problema que en los comicios autonómicos: El PP ha perdido casi 170.000 votos respecto a 2011, que se traduce en una pérdida de 9.83 puntos en la representación y 270 concejales menos. Si lo comparamos con las elecciones de 2003, que es donde comienza nuestro análisis, los resultados son aun peores: Con una menor participación, se ha dejado 7.44 puntos y casi 185.000 votos, un resultado aún peor si miramos los resultados en las capitales de provincia.

Los resultados de la municipales en León se tradujeron en una fragmentación del voto, con la presencia de hasta seis formaciones con representación, tres más que en las anteriores citas electorales. De ellas, el PP fue la fuerza más votada con el 31.76% de la representación, -12.85 puntos repsecto a 2011 y -6.74 en relación a 2003, cuando el PSOE todavía era capaz de disputarle el liderazgo en esta ciudad. La participación fue del 62.42%, -2.16 puntos en relación a 2011 (-2.9 puntos si lo comparamos con la participación en 2003).  Tras el acuerdo con C’s, el PP ha conseguido el bastón municipal:

CapturaLeonZamora se ha convertido en la ciudad emblema del poder municipal de IU, que, con el 29.10%M de los votos, ha logrado hacerse con la alcaldía gracias al acuerdo con el PSOE. El PP fue el partido más votado con un 32.38% de la representación, -14.55 puntos en relación al resultado que obtuvo en 2011. Se rompe así la dinámica de mayorías por enciam del 40% de los votos. Ni siquiera queda el consuelo de la participación: el 24 de mayo acudió a las urnas el 61.85% de los zamoranos, un resltado muy parecido al 61.7% registrado en 2003 o al 61.84% de 2011:

CapturaZamora

El Ayuntamiento de Salamanca pasaba por ser uno de los más estables de CyL: constituía un feudo del PP, que se repartía el poder con el PSOE. En estas elecciones, los ciudadanos han abierto el consistorio a nuevas formaciones, que han conseguido cuatro concejales cada una. Aun así, el PP consiguió conservar el poder gracias a sus 12 concejales, seis menos que en 2011. Si comparamos el porcentaje de voto, en estos cuatro años se ha dejado 13.76 puntos, aunque hay que precisar que en 2011 obtuvo el mejor resultado de la serie. Si lo comparamos con los resultados de 2003, el PP pierde más de 9 puntos:

CapturaSalamanca

En Burgos el foco estaba puesto en las opciones de Javier Lacalle, el alcalde del PP que hizo que su ciudad saltara a las páginas de la prensa internacional por los disturbios que hace un año de registraron en el barrio de Gamonal. El 24 de mayo, Lacalle volvió a ganar las elecciones aunque se ha dejado cinco concejales en el camino.

Con una participación del 66.51%, casi un punto por encima de la de 2011, los populares han perdido 14.75 puntos y cinco concejales, situándose, por primera vez en la serie, en los márgenes del 30% (lo habitual eran mayorías absolutas por porcentajes de voto del 45%). Así, desde 2003 pierde más de 12 puntos de apoyo, en unos comicios que también pasan factura a los socialistas. Como ocurre en todos los consistorios e instituciones que se han renovado en las urnas, aumenta la fragmentación y el apoyo a fuerzas de nueva creación, como son Imagina Burgos (donde están insertos IU y la marca Podemos) y C’s, que obtuvo 4 concejales (recordemos que Lacalle perdió cinco):

CapturaBurgos

Soria pasaba por ser uno de los feudos que el PSOE logró conservar ante la marea azul que supusieron los comicios de 2011. El pasado 24 de mayo, los socialistas conservaron el poder a pesar de perder un concejal y dejaron al PP como segunda fuerza, con -6 puntos respecto a 2011, donde registró el peor resultado de la serie. Si lo comparamos con 2003, la caída del PP es aun más espectacular: ha perdido 12.23 puntos, aunque el consistorio vuelve a estar tan fragmentado como entonces, cuando el PP era la primera fuerza.

CapturaSoria

El Ayuntamiento de Palencia es otro de los que el PP ha conseguido conservar debido a que ha sido la fuerza más votada. Con el 35.52% de los votos y 10 concejales, se dejan cuatro asientos respecto a 2011, los comicios en los que mejor resultado sacaron de toda la serie. En relación a esos comicios, se dejan 13.79 puntos, 16.83 si lo comparamos con los resultados logrados en las elecciones de 2003 (-7.84 puntos en relación a 2007, cuando fueron segunda fuerza). En cuanto a los resultados globales, comprobamos cómo el consistorio pacense también se ha fragmentado y que los apoyos a las fuerzas minoritarias están muy por encima de los resultados que en las citas electorales lograba IU:

CapturaPalencia

El cambio en el Ayuntamiento de Valladolid fue uno de los primeros que se cerraron. La misma noche electoral, la oposición de izquierdas hizo pública su disposición a desalojar al PP del consistorio, algo que no ha podido evitar ni siquiera los dos concejales que obtuvo C’s. Con el 35.81% de los votos, León de la Riva vivió en primera persona cómo la lista que encabezaba recibía la pérdida de 14.6 puntos respecto a las elecciones de 2011, cuando el PP superó el 50% de representación en Valladolid. El PP cae así a niveles desconocidos en la serie. 14.6 en relación a 2011; -12 respecto a 2007; y -8.78 en relación a 2003. El consistorio se suma también a la tendencia general a la fragmentación del voto y ve cómo hasta cinco fuerzas tienen representación, dos más de las tres que habitualmente conseguían actas de concejales:

CapturaValladolid

Ávila pasa por ser uno de los símbolos del poder conservador, antes con la UCD y ahora con el PP. No en vano, Juan Vicente Herrera fue alcalde de Ávila, de donde salió también uno de los secretarios generales del PP más recordados, Ángel Acebes. Con un 65.76% de participación, un porcentaje muy similar al de las elecciones de 2011 y 2007 (aunque 4 puntos por debajo de la participación en 2003), el PP fue el partido más votado con el 33% de los votos, -18.7 puntos en relación a 2011. Si lo comparamos con el resto de resultados, la caída es aun más espectacular: -27.14 puntos respecto a 2007 y -23.97 en relacióna 2003. En la práctica, hablamos de la pérdida de entre 5 y 7 concejales respecto a los comicios anteriores y la dispersión del voto a otras formaciones. El consistorio tiene hoy seis fuerzas representadas -entre ellas UPyD, con un edil-, con C’s como segunda opción política con cinco concejales (los mismos, por cierto, que se deja el PP):

CapturaAvila

Segovia también pasaba por ser un reducto del poder municipal socialista: en 2011, a pesar de que fue la segunda fuerza, muy cerca del PP, logró conservar el Ayuntamiento gracias al apoyo de IU. En esta ocasión, el PSOE ha vuelto a ganar las elecciones conservando los 12 concejales que ya tenía, algo que no ha conseguido el PP. A pesar de estar en la oposición durante los últimos cuatro años, el PP ha caído 13.39 puntos y ha pasado de 12 a 8 concejales, en el peor resultado de la serie. Con un 66.48% de participación, la más baja desde 2007 (cuando fue del 69.52%), el PP baja del 30% de representación  y pierde 10.51 puntos en relación a 2003. Si vemos los resultados globales comprobamos cómo el consistorio, de nuevo, se fragmenta, situación que se vincula claramente al desplome de los populares:

CapturaSegovia

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en elecciones, PP. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 24M: Los resultados del PP en Castilla y León como síntoma

  1. Pingback: Sondaxe: El PSOE, cuarta fuerza en las generales en Galicia | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s