El PP se fija de nuevo en la reforma de la ley electoral

Este jueves, Mariano Rajoy reunirá al comité nacional del PP para comunicar a los suyos los cambios prometidos para preparar el partido para las próximas citas electorales: las catalanas el 27 de septiembre y las generales en otoño. El anuncio lo realizó Rajoy en un corrillo de periodistas con los que departió durante su viaje a Milán, el tercer encuentro con la prensa en apenas dos semanas, todo un hito si se tiene en cuenta la alergia que el presidente del Gobierno ha demostrado ante los medios de comunicación durante toda la legislatura.

En esa conversación, por supuesto sin cámaras, aseguró que no adelantará las elecciones, culpó a Pedro Sánchez de la inestabilidad que es ha introducido en la vida municpal debido a los pactos firmados en la constitución de equipos de gobierno locales y adelantó que llevará ante la directiva la reforma de la ley electoral con una idea: Obligar por ley a que gobierne la lista más votada, un ataque directo al sistema proporcional y a la filosofía de parlamentarismo que rige nuestra norma electoral.

El PP retoma así el globo sonda que lanzó en pleno agosto, cuando avanzó incluso la posibilidad de aprobar en solitario la reforma de la ley electoral, un hecho sin precedentes si obviamos las reformas acometidas por María Dolores de Cospedal en solitario en CLM (con los resultados que ella misma sufre tras el 24 de mayo). Y rescata el argumentario que lleva esgrimiendo desde que las urnas decretaron la sangría de votos y la pérdida de poder municipal, un hecho todavía más grave si tenemos en cuenta los consistorios en los que ha quedado fuera por su incapacidad para llegar a pactos con formación política alguna.

Génova ya se ha dedicado a filtrar que no tiene intención de realizar esta reforma en solitario, muy consciente del efecto que una propuesta así tendría en la opinión pública. Es de recibo pensar que tampoco el PSOE estaría dispuesto, en este momento, a participar en una reforma de este tipo por dos motivos: por un lado, para no ser equiparado, más de lo necesario, a las formaciones del bipartidismo político español, sobre todo tras el castigo del pasadó 24 de mayo; por otro, porque ahora mismo no le hace falta una reforma en este sentido a tenor de los acuerdos alcanzados con las distintas fuerzas (el último, el que ha permitido desalojar al PP del Ayuntamiento de Oviedo tras 24 años en el poder).

Para saber el alcance de una reforma de este tipo, hemos rescatado el porcentaje recibido por el partido más votado en cada ayuntamiento según los resultados provisionales del Ministerio del Interior y hemos resaltado con amarillo aquellos consistorios en los que no ha gobernado la lista más votada por el acuerdo de formaciones alternativas. Así, comprobamos que el PP es el partido más damnificado por la imposibilidad de llegar a acuerdos con otras formaciones, de manera que ha dejado el poder en 18 ayuntamientos, que en general, han pasado a estar controlados por alternativas de izquierdas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si saliera adelante una propuesta de este tipo, tendríamos ayuntamientos en los que gobernarían partidos que se habrían quedado por debajo del 30% de representación, como en Donosti (PNV 29.81%), Vitoria (PP, 29.65%), Lleida (PSC, 24.67%), Barcelona (BeC, 25.21%), los tres ayuntamientos valencianos (en torno al 26%), Palma (PP 26.55%), Santa Cruz (CC, 24.26%).

 

Parece evidente que la propuesta defendida por el PP, sobre todo desde que las elecciones autonómicas andaluzas de 2012 no dieron a Javier Arenas la mayoría absoluta esperada, está claramente enmarcada en el ciclo electoral y en las dificultades presentes y futuras para llegar a acuerdos con otros partidos. En este sentido, y aunque sea una perogrullada, no está de más recordar que, si esta reforma saliera adelante, casi todos los ayuntamientos estarían controlados por partidos políticos que quedaron muy lejos de la mayoría de absoluta y, en algunos casos, con el voto en contra del 70% de los votantes.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Democracia, elecciones, PP, PSOE. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El PP se fija de nuevo en la reforma de la ley electoral

  1. Pingback: Reforma de la ley electoral a doble vuelta | La última en llegar

  2. Llibert Codina dijo:

    Esto es un intolerable autogolpe de estado con la música de la Ley Mordaza de fondo. Nada de lo que surgió del 78 merece prevalecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s