Lozano ficha por el PSOE: Pedro Sánchez y el marketing político

Pedro Sánchez volvió a dar la sorpresa y demostró, de nuevo, que él y su equipo manejan mucho mejor los anuncios sorprendentes que la difusión de propuestas de contenido ideológico, donde su candidatura hace aguas. El jueves por la noche eldiario.es dio la campanada: Irene Lozano, hasta este viernes diputada de UPyD, irá en las listas del PSOE al Congreso de los Diputados el próximo 20 de diciembre.

Como si de un fichaje deportivo se tratara, se confirmaba que Pedro Sánchez había contactado con Lozano, que en unas semanas se vería obligada a buscar empleo tras lo ocurrido en UPyD, y le había propuesto que formara parte de su equipo para intentar llegar a la Moncloa. Es decir, de manera personal, Sánchez decidía de nuevo sobre un fichaje, ignorando cualquier decisión orgánica del partido, como antes hizo con la elección de Zaida Cantera como número 6 del PSOE por Madrid. Este sábado, el Comité Federal del partido deberá confirmar estos nombramientos en una reunión que se avecina tensa.

Apenas unas horas después de hacerse público el fichaje, varios medios informaban del malestar en las filas del PSOE por esta manera de confeccionar unas listas ya de por sí problemáticas: Los sondeos indican que el PSOE podría igualar o mejorar levemente los resultados conseguidos en 2011, con provincias, como Madrid, donde se prevé un batacazo de un nivel similar al despropósito que vive el PSM desde que Sánchez decidió expulsar a Tomás Gómez y nombrar una gestora con Ángel Gabilondo como cabeza de cartel en las autonómicas.

En Público, el siempre bien informado Manuel Sánchez, que coincidió con Irene Lozano cuando ambos trabajaban en El Mundo, contaba que el fichaje de Lozano podría hacer que la lista por Madrid cambiara: O bien Luz Rodríguez dejaría vacante su puesto (a la espera de ser acogida en la lista del PSOE en CLM) o bien Angeles Alvarez, la primera mujer procedente del PSM en la lista, quedaría relegada al puesto 10, con lo que ello supondría si, como es previsible, Álvarez quedara fuera del Congreso.

En el fondo, se traduce un malestar creciente por la manera presidencialista con la que Sánchez maneja los asuntos internos del partido, un Sánchez que, no lo olvidemos, apenas tiene relación con la federación socialista más poderosa, la andaluza, y que tiene en su haber una derrota sin precedentes en las elecciones autonómicas y locales de mayo, derrota sólo maquillada por el acceso al poder en plazas clave.

Marketing político en lugar de propuestas

El fichaje de Lozano evidencia el espectáculo en el que se ha convertido la política española, que nos asemeja más a la manera en la que se entienden los partidos políticos en EEUU que a Europa: Maquinarias para ganar elecciones en un entorno mediático creciente, en el que hacen falta liderazgos fuertes y atractivos que coloquen mensajes todos los días mediante el uso de medios convencionales o redes sociales. Parece que la política en España está más cerca de lo que fue la política en EEUU en 2007-2008 que lo que hoy se proyecta en relación, por ejemplo, a las primarias demócratas y repúblicanas.

En estas primeras semanas de precampaña, podemos decir que el PSOE lleva la avanzadilla en la serie de anuncios que le han hecho manejar la agenda mediática, aunque sea de forma parcial. No es casualidad que las noticias que proyecta Ferraz como positiva tengan más que ver con anuncios sorpresa de personas frente a los problemas que le causa cualquier intento de plasmar ideológicamente alguna propuesta política, ya sea en relación a la financiación autonómica, el encaje de Cataluña en España o la manera de entender las relaciones laborales en el futuro.

No es casualidad, tampoco, que Sánchez haya decidido por su cuenta liderar lo que ya se asemeja claramente a un mercado de fichajes de cara al 20 de diciembre, y que lo haga a costa de una federación reventada por dentro. Está claro, a estas alturas, que el secretario general socialista no cuenta con el plácet de buena parte de las federaciones socialistas, por lo que la construcción orgánica y partidista de la campaña electoral puede comenzar a ser un problema. La manera en la que hace y deshace en Madrid sólo añade más puntos negativos a su manera de entender un liderazgo basado en su persona.

En este caso, además, el PSOE enfrenta un problema mayor por la elección de Lozano como la persona llamada a demostrar que en el partido pueden convivir distintas sensibilidades: Ha elegido a una persona que hace unos meses participó y perdió unas primarias en el UPyD y que ha hecho del ataque al bipartidismo imperfecto que representa el PP y el PSOE su seña de identidad en el partido que abandonó esta mañana. Llega una persona que en unas semanas se iba a quedar sin empleo, que parece el mejor motivo para obligar a evolucionar a quien siempre aseguró que la política profesional no era su vida.

De ahí que hubiera mucho interés en las primeras palabras de Lozano para explicar por qué se va al PSOE en estos momentos. Así, la ex diputada de UPyD aseguró que elige estas siglas para defender la bandera de la regeneración democrática y lo hace en un partido que ha criticado, por activa y por pasiva, como parte del problema de país que se evidenció tras el 15M y que se ha dispersado durante la legislatura: Redes clientelares de los grandes partidos, corrupción, entrega a los nacionalismos periféricos por falta de proyecto de país, etc. Será sumamente interesante comprobar cómo encaja Lozano en la idea federal que proponen los socialistas para España.

Desde el PSOE, por su parte, se limitaron a difundir un comunicado en el que se confirmaba el fichaje, que se explicaba en estos términos:

“El PSOE considera muy  enriquecedora la incorporación de esta política a sus filas, una persona que ha demostrado su compromiso con una sociedad que reclama transparencia, honradez y el fin de la corrupción. Ahora, desde Partido Socialista, Irene Lozano podrá seguir aportando su trabajo y buen hacer a un proyecto socialdemócrata que tiene como objetivo devolver a la ciudadanía española los derechos y libertades que el Gobierno del Partido Popular ha recortado”

¿Un anuncio para tapar los problemas de discurso?

El anuncio del fichaje de Lozano se filtró mientras arreciaban las críticas por el programa del PSOE relativo al empleo. La responsable del área socialista, Luz Rodríguez, aseguró este miércoles que el partido derogará la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy aunque no tocará las indemnizaciones por despido, cuya regulación se someterá al consenso en la regulación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que los socialistas aspiran a elaborar.

El primer mensaje, por lo tanto, era transparente: Tras usar la reforma laboral como arma arrojadiza durante toda la legislatura, el PSOE finalmente dejará este aspecto a la negociación entre agentes sociales, con las consecuencias que llevamos años sufriendo cuando se habla en estos términos.

Casualmente, el fichaje de Lozano sepultó el tsunami de críticas ante una medida de este tipo, que vuelve a situar al PSOE más cerca de la socialdemocracia alemana (25% de intención de voto) o austriaca que del laborismo de viejo cuño que se está gestando en el Reino Unido.

CODA 1. Recomendamos encarecidamente revisar la cuenta personal de Twitter de Lozano, en la que la hasta hoy diputada de UPyD ha venido desplegando una batería de argumentos contra el PSOE y buena parte de sus propuestas. Evolución (repentina) lo llaman a esto quienes justifican su entrada en el PSOE como independiente.

CODA 2. Hasta el momento, el PSOE hace méritos para ser el partido que más está haciendo por calentar una precampaña electoral que, según los sondeos sobre intención de voto, dará lugar a una de las campañas más reñidas e imprevistas de las que hemos vivido en España desde, quizás, la Transición política.

A falta de que los socialistas sigan enredándose en sus problemas de discurso o enfrentamientos internos más o menos soterrados, parece que Ferraz lleva la delantera en cuanto a la colocación de mensajes en la agenda mediática. De ahí que sorprenda cierta pasividad por parte de Génova, que estos días tiene que hacer frente a los problemas en el PP vasco, a los disparos entre miembros del Gobierno y a los rumores de la campaña de Soraya Sáenz de Santamaría para sustituir a Mariano Rajoy como cabeza de lista del PP en las elecciones generales, una hipótesis en la que entra hasta el Financial Times.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Pedro Sánchez, PSOE. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lozano ficha por el PSOE: Pedro Sánchez y el marketing político

  1. Pingback: Listas electorales y ajuste de cuentas | La última en llegar

  2. Pingback: De listas y programas « Demasiadas palabras

  3. Pingback: CIS: El PP depende de C’s para gobernar (I) | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s