#CiudadanosMachistas

Este hashtag, que se convirtió en treding topic durante buena parte del miércoles, resume los problemas que C’s ha tiene en esta campaña electoral. Igual que ocurrió en las elecciones andaluzas y, sobre todo, en las municipales y autonómicas de mayo, en las que se esperaba un avance de C’s mayor que el obtuvo en las urnas, estamos viendo cómo la formación naranja podría terminar decepcionando las enormes expectativas creadas al calor de encuestas infladas. Una circunstancia que tendría dos explicaciones:

  • Los errores cometidos por los candidatos de C’s, un partido que se está construyendo, a nivel nacional, a toda prisa, con los riesgos que ello supone en relación a la selección de los cuadros medios, sin un especial bagaje de participación política.
  • La enorme sobrexposición de Albert Rivera, que se ha colocado la campaña de C’s sobre su espalda.

Errores no provocados

El traje nuevo del emperador de C’s lo ha constituido las políticas de género. En la primera semana de la campaña, Marta Rivera de la Cruz se abonó a la teoría de que el hecho de ser mujer no tiene nada que ver en las muertes que se contabilizan como violencia de género con esta tesis: “Es tan grave que un hijo vea cómo su padre mata a su madre que vea cómo su madre mata a su padre”.

Este discurso, que fue ampliamente criticado por los partidos de izquierdas, sirvió para poner en evidencia tuits de 2014 en los que la escritora ironizaba sobre el Holocausto (igual alguien recuerda lo que pasó con el concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata). Las críticas desde C’s a lo que calificaron de campaña orquestada contra su candidata aportaba más información sobre el doble rasero en el que estamos insertos desde hace demasiado tiempo.

Albert Rivera tuvo que salir al paso de estas palabras, que no quedan en la anécdota.El responsable de Redes de C’s por Murcia tuiteó este cartel a raíz del minuto que protagonizó Pablo Iglesias en el debate de Atresmedia. El aludido pidió disculpas por la imagen que, dijo, no había leído:

CapturaRosMedina

Este miércoles, su cabeza de lista por Cantabria, Carlos Pracht, volvió a mezclar todo tipo de argumentos y señaló: “No sólo hay hombres que matan a mujeres, sino que también hay casos de mujeres… (…) “Bueno, hay yihadistas que son mujeres”. También consideró el aborto como una forma de violencia -que cometemos las mujeres, suponemos-. Este miércoles C’s salió a desmarcarse de estas afirmaciones. Pracht sigue siendo cabeza de lista del partido por Cantabria.

No son las únicas meteduras de pata de los últimos días. Es muy posible que la campaña se le esté haciendo muy larga a la formación, sobre todo porque está ayudando a poner en evidencia todas sus debilidades. C’s carece de una mínima estructura orgánica, algo que ya se notó en Cataluña, Andalucía y que ahora se percibe en todo el territorio. Al margen de las caras más visibles, todas ellas caracterizadas por un indudable atractivo físico, la campaña está sirviendo para conocer a los cuadros medios del partido, y ahí se están desbordando las salidas de tono. Sobre todo si se compara con la extracción de cuadros de Podemos, partido al que llegaron muchas personas vinculadas con los movimientos sociales y la sociedad civil activa. He aquí unos ejemplos:

  • Virginia Salmerón durante el debate de los cabezas de lista por Sevilla [cortesía de Violeta Martín]:

  • Antonio Rodríguez, número uno de C’s para el Congreso en A Coruña: “Estamos ya en reuniones con los agentes sociales y recabando las demandas. Ahora lo que toca es una propuesta nacional común”. Sobre las propuestas que lleva para Galicia, pidió esperar “principalmente a partir del 20 de diciembre”:

  • Marta Rivera de la Cruz y sus propuestas para Galicia… basadas en la reducción del IVA para que se beneficien las orquestas. Con el sector lácteo en pie de guerra, he aquí las preocupaciones de C’s:

Una campaña demasiado centrada en Albert Rivera

Todo gira en torno a Albert Rivera, hasta el punto que es difícil conocer al resto de candidatos que le acompañan en la lista, salvo por las polémicas referidas. La campaña de C’s pivota sobre su persona y capacidades ante la evidenica de que reúne grandes dosis de carisma, juventud y, sobre todo, una puesta en escena eficaz que, a diferencia de Pablo Iglesias, no asusta a esa población que entiende que con las propuestas de Podemos podría perder estatus.

Este tipo de liderazgo, desde el punto de vista positivo, conlleva que si funciona, funcionan también las previsiones del partido y viceversa. Eso es lo que puede estar ocurriéndole en la campaña electoral:

  • Rivera ha protagonizado los debates electorales a los que ha sido invitado junto a los líderes de Podemos, PSOE y PP. Comenzó muy bien el debate celebrado en la Universidad Carlos III de Madrid y fue perdiendo fuelle frente a un Pablo Iglesias que se fue creciendo poco a poco. Esta misma impresión la tuvimos en el debate organizado por El País y, sobre todo, en el que se pudo ver en los medios de Atresmedia, donde fue evidente el nerviosismo de Rivera. Si tenemos en cuenta las referencias indirectas de Juan Carlos Monedero, no hace falta ser muy listo para saber qué contracampaña se le había montado en torno a su persona.
  • Tal y como hemos señalado, parece que Podemos está sabiendo capitalizar mejor la campaña electoral siendo el partido que más estaría subiendo el intención de voto. Iglesias está simbolizando como nadie la famosa “remontada”, aprovechando aparicoines como la del análisis del cara a cara entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. También estaba ahí Rivera pero las valoraciones más difundidas son las de Podemos, en buena medida gracias a un eficaz trabajo de redes sociales.
  • Rivera tiene en esta campaña electoral un cometido: Ganarse el corazón del votante medio a través de apariciones en programas de televisión en los que, sobre todo, se busca caer bien. Sólo cuando se han pedido que se hagan explícitas las propuestas han comenzado los problemas de C’s. Ahí está el ejemplo del contrato único, de la educación concertada o el modelo de país. Veremos si explotan más bombas argumentales estos días.

Vaya por delante el reconocimiento del éxito de su salto a la política nacional tras confirmarse su fracaso en las elecciones generales de 2008 (en las que obtuvo 43.313 votos, el 0.18% de la representación) y su ausencia en las de 2011. Según los sondeos, hoy se mueve en una estimación de voto de entre el 17-22%, un resultado histórico que pone en evidencia también los problemas de los grandes partidos con su electorado más centrista.

CODA. Sólo la agresión sufrida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante un paseo electoral por las calles de Pontevedra alivió la presión sobre C’s:

A partir de ese instante, toda la atención giró en torno a los intereses que podría tener el agresor (17 años) y su posible vinculación a las Mareas gallegas.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en C's, Comunicación Política, elecciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a #CiudadanosMachistas

  1. Pingback: 20D: Sacudida electoral | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s