La crisis de refugiados saca las vergüenzas a Europa

Vídeo elaborado por 

Hace unos meses escribimos respecto a la respuesta de la UE ante la imposibilidad de seguir negando la existencia de los flujos de refugiados en su frontera sureste:

“Es la respuesta de la UE  ante los movimientos de población provocados por guerras patrocinadas de manera directa o indirecta por los Estados miembros de Los 28 es la misma: Muros cada vez más altos, discursos en tono a la necesidad de revertir el flujo migratorio de zonas de conflicto a los países estables y ricos del Primer Mundo y reuniones bilaterales para intentar aunar una política común en un asunto que […] dista mucho de ser un asunto prioritario para los Gobiernos”.

El lunes, de madrugada, se consumó la infamia y la consideración de Europa como un fortín inexpugnable. Los jefes de Estado y de Gobierno de Los 28 acordaron con Ankara que Turquía se convierta en el encargado de controlar y ordenar los flujos de refugiados que llegan desde Oriente Medio en dirección a Europa con el despliegue de todo el arsenal que va en contra del Derecho internacional humanitario:

  • La consideración inicial de las personas que huyen de zonas de conflicto como Siria, Irak o Afganistán como migrantes económicos y no como refugiados expulsados por la violencia, categoría reconocida en segunda instancia siempre que se inhiban de llegar de forma ilegal a suelo europeo
  • La aceptación de las devoluciones en caliente en masa, en función de su origen nacional
  • El refuerzo del papel de Turquía como el Estado guardián que se encargará de esas tareas, mientras la UE se lava las manos, una política que ya se aplica en la frontera sur con Marruecos como tapón de los flujos migratorios africanos.

Este acuerdo se basa en la concepción europea de Turquía como “Estado seguro”, algo que, a juzgar por los requisitos exigidos, no está claro que Ankara cumpla en su totalidad:

CapturaSafecountry

Pese a todo, el comunicado del preacuerdo difundido el término de la reunión bilateral mantenida entre la UE y Turquía no dejaba lugar a la duda: Ankara asume las funciones de polícia europeo a cambio de ayuda económica procedente de los Estados miembros (6000 millones, a abonar antes de 2018), de la eliminación de visados para sus ciudadanos antes de junio de 2016 y la reapertura de negociaciones para la futura entrada de Turquía en la UE (un proceso que comenzó en los años ’70 y que lleva desde entonces en el aire):

CapturaUE

Europa admitía así el plan puesto sobre la mesa a última hora por el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, un texto que, según recogió la agencia EFE, había sido cocinado por Turquía, Países Bajos y Alemania. Horas antes, el presidente del Consejo, Donald Tusk, ya avisaba desde su cuenta de Twitter que los tiempos de la inmigración irregular hacia Europa había terminado. Se confirmaba así el nuevo glosario de términos que manejan los dirigentes de una UE que, desde hace años, da síntomas de una renuncia continuada de los principios y valores que estuvieron en la base de la fundación de la CEE:

CapturaTusk

Los implicados vendieron el acuerdo alcanzado como el primer paso para conseguir dos objetivos: Por un lado, acabar con las mafias que se están beneficiando económicamente del aumento del tránsito de personas que huyen de la guerra; y por otro, poner las bases para que el Espacio Schengen, que Estados como Austria, Alemania o Hungría han suspendido para frenar el tránsito en sus fronteras. Tal y como señalaba Javier de Lucas en un magnífico texto publicado en Infolibre, la reunión puso de manifiesto:

“Todo se ha reducido a seguir el camino de siempre, la obsesión por la externalización. Se trata de seguir la regla que entiende que si los ojos de los europeos dejan de ver la tragedia, el corazón de los europeos no la sentirá. Que se encargue Turquía. Por eso, en la cumbre de ayer no se trataba de adoptar reglas sobre los derechos de los refugiados. Quiá. Era una negociación con Turquía para ver el precio que pone Erdogan por dejar que nos sacudamos ese peso muerto que nos ahoga supuestamente y que pone en peligro nuestras ventajas, el tan cacareado espacio Schengen. Los derechos no importan; importa asegurar nuestras fronteras”,

La ONU ya ha valorado el acuerdo entre Ankara y Bruselas. Considera que “la intención de expulsar a Turquía, a todos los llamados “migrantes económicos” y a los refugiados, viola el derecho a solicitar asilo de estos últimos (y que) tampoco se respeta el Estatuto del Refugiado de la Convención de Ginebra que impide deportaciones masivas”. Por su parte, organizaciones como Médicos sin Fronteras o Amnistía Internacional lo dejaron claro: “Los líderes de la UE y de Turquía han caído más bajo que nunca, han pisoteado los derechos y la dignidad de algunas de las personas más vulnerables del mundo”.

Ésta es la línea que han seguido las ONG, que consideran que los términos podrían violar la legislación internacional. Es el caso de la Comisión Española de Ayuda al refugiado (CEAR), que señala que la devolución de ciudadanos sirios a su país de origen “vulnera el principio de no devolución de la Convención de Ginebra que garantiza que las personas no sean expulsadas a un país donde su vida corra peligro. En este sentido, organizaciones de derechos humanos han documentado casos de devoluciones a Siria desde Turquía y uso de la violencia por parte de las autoridades. Estrella Galán, secretaria general de CEAR, lo dejó claro: “Europa intenta que Turquía actúe como policía de Europa y convertirlo en el gran campo de refugiados del mundo, sin tener en cuenta las graves violaciones de derechos humanos de este país”.

Los socialistas europeos se sumaron también a las dudas de que el acuerdo podría vulnerar la legislación internacional, tal y como recogió en su cuenta de Twitter Elena Valenciano, eurodiputada y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del PE:

CapturaValenciano

En España, el PSOE pidió que el Gobierno en funciones defienda en la próxima cumbre europea, que se celebra la próxima semana, que los acuerdos con Turquía sean “revisados profundamente“. El argumento esgrimido por Ignacio Sánchez Amor: “Europa no puede utilizar un tercer país para hacer dejación de sus obligaciones internacionales en materia de asilo y refugiados“. Por su parte, los gobiernos de Andalucía, Aragón, Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunitat Valenciana, Extremadura, Islas Baleares y Navarra pidieron, en una declaración conjunta, al Gobierno central que cambie su postura defendida en Bruselas frente a la crisis de los refugiados.

Podemos y En Comú calificaron de “vergüenza” el acuerdo alcanzado porque supone una “deportación colectiva” de personas y solicitaron la comparecencia urgente del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso. El PP se negó por la situación de interinidad del Ejecutivo, aunque aseguró que finalmente consensuará su posición ante el acuerdo con el Parlamento. Por su parte, C’s vinculó la actuación de España a la interinidad del Gobierno del PP [“es triste que España no pueda tener una voz clara” al tener un Gobierno en funciones, señaló Juan Carlos Girauta] y, respecto a los términos del acuerdo, apuntó: Es “altamente preocupante” que los países europeos “estén haciendo dejación de funciones” y trasladando su responsabilidad a Turquía.

Los últimos movimientos de la UE se producen mientras llegan, a diario, imágenes de lo que está pasando en la frontera entre Grecia y Macedonia, donde ya han llegado 36.000 personas, que sobreviven en condiciones inhumanas entre barrio y ausencia casi total de atención médica y humanitaria al margen de la que dispensan voluntarios.

El miércoles, el Gobierno macedonio anunció el cierre total de sus fronteras, que se suma a las restricciones anunciadas por Eslovenia, Croacia y Serbia. El anuncio de Macedonia implica, en la práctica, el cierre de la ruta de los Balcanes, utilizada, sobre todo, por mujeres y niños, según Der Spìegel, y que pasaba por ser la última oportunidad para entrar en Europa por parte de quienes lograban llegar a suelo griego.

Según la Organización Internacional de las Migraciones, se calcula que 120.000 personas llegaron a suelo europeo durante los dos primeros meses del año. Muchos de ellos, tras vivir situaciones como las que relata Médicos sin Fronteras en este vídeo:

CODA. El acuerdo con Turquía llega apenas unos días después de que un tribunal,m por orden de la Fiscalía, interviniera el diario Zaman, conservador e islámico pero opuesto al Ejecutivo del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). El primer ministro turco fue preguntado por este extremo en la rueda de prensa posterior a la reunión mantenida con los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y señaló que Ankara respeta la libertad de expresión y que la intervención de Zaman no tiene que ver con motivos políticos sino de blanqueo de dinero.

CODA 2. Hace apenas unas semanas, la UE ya dio muestras de cuán flexibles pueden ser los principios y valores fundacionales al negociar un acuerdo con el Reino Unido para evitar en lo posible que la ciudadanía vote sí al Brexit en el referéndum convocado por el Gobierno de David Cameron el próximo mes de junio. El acuerdo incluye los siguientes apartados, de los que extraemos un resumen:

  • Gobernanza económica: El acuerdo establece principios para garantizar el respeto mutuo entre los Estados miembros que quieren avanzar en la profundización de la Unión Económica y Monetaria y los que no, como el Reino Unido. Tal y como se venía consagrando desde la puesta en común del euro, se busca una mayor integración en la Eurozona salvaguardando derechos y competencias de los países miembros de fuera del euro, pero manteniendo “un campo de juego equilibrado y la integridad del mercado único”.
  • Competitividad: El acuerdo establece el compromiso de los socios del Reino Unido a hacer todos los esfuerzos para fortalecer el mercado interior y a adaptarlo al entorno cambiante.
  • Soberanía: Desde ahora, la UE reconoce que el Reino Unido no “esta comprometido con una mayor integración política dentro de la Unión”. En este punto, el acuerdo especifica que en un futuro cambio de los tratados, se dejará claro que el concepto de una “Unión cada vez más estrecha” “no aplicará al Reino Unido.
  • Beneficios sociales y libertad de movimientos:  Se proponen cambios en la legislación comunitaria en lo relativo a la “exportación” de beneficios por hijos que viven fuera del Reino Unido y la aclaración de un mecanismo de salvaguarda para responder a situaciones excepcionales de llegada de trabajadores de otros Estados miembros.  Así, se acepta crear un “freno de emergencia” que le permitirá suspender el acceso de los inmigrantes europeos a determinados complementos salariales, durante sus primeros años de trabajo en Reino Unido. Una vez activado el mecanismo, el Gobierno podrá hacer uso de él durante un periodo máximo de siete años (Cameron aspiraba a activarlo durante 13 años).
  • Compromiso: Todos estos puntos serán defendidos por el primer ministro británico, David Cameron, “con todo el corazón y todo el alma”, porque, señala, su país debe continuar en la UE.  “Recomiendo que nos quedemos en la UE porque tendremos lo mejor de los dos mundos, dentro y fuera”, dijo.
Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Globalización, Turquía, UE, Ultraderecha. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s