26J: Algunos matices a las encuestas publicadas

Las elecciones del 20D arrojaron el Parlamento más fragmentado de nuestra historia reciente, con tres fuerzas políticas por encima del 20% de la representación total y otro partido, C’s, con el 14% del voto (algo que ni siquiera IU o el PCE en sus mejores tiempos lograron). Este resultado, sumado a la incapacidad de los partidos políticos para alcanzar un acuerdo de investidura, ha derivado en la segunda convocatoria a las urnas en medio año.

La repetición de las elecciones plantea, por primera vez, la posibilidad de que una de las dos fuerzas hegemónicas del sistema político español, el PSOE, quede por detrás de Unidos Podemos este domingo. Y todo ello con el mismo sistema electoral abominado (con razón) con los partidos minoritarios de implantación estatal y sin necesidad de haber tocado una coma de la LOREG.

Durante las negociaciones de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Ejecutivo, se insistía en la idea de que la repetición de las elecciones sólo beneficiaría al PP, el único de los cuatro partidos que se mantuvo al margen de las reuniones y contactos para formar Gobierno. La decisión de Podemos e IU (pero también de Equo y el MéS) se presentarse en una única lista electoral vino a enmender todo este argumentario.

Como hemos visto a lo largo de estas semanas en este blog, todos los sondeos sobre intención de voto publicados a lo largo de la campaña electoral insisten en la misma tendencia: El PP mejora levemente los resultados obtenidos en las últimas elecciones generales, aunque no está claro que eso se traslada a una atribución de escaños mejor, y un partido político de nueva creación, Unidos Podemos, lograría desplazar al PSOE como la principal fuerza de la izquierda política. C’s, según los trabajos estudiados, mantendría un porcentaje de apoyo similar al que consiguió hace medio año.

Asimismo, muchos insisten en la idea de que Unidos Podemos podría incluso mejorar los resultados conseguidos por IU y Podemos por separado el 20D (24.3% de los votos), con dos de ellos (Metroscopia y el Instituto Sondaxe) situándole por encima del 26% de intención de voto, a 3-4 puntos del PP, que sería la primera fuerza política. Y todo ello con un volumen de voto no declarado que llega al 32% (CIS) o al 40% según Simple Lógica.

CapturaPorcentajesencuestas

Lo ocurrido durante la campaña de las últimas generales, en la que todos los sondeos inflaron los resultados de C’s en detrimento de Podemos, nos hace alertar sobre la posibilidad de que las cocinas de las empresas demoscópicas no estén ajustadas todavía a los nuevos tiempos y que estemos viviendo, respecto a Unidos Podemos, un efecto bandwagon de manual: Muchos votantes señalan que votarán por sus siglas porque hay cierto consenso, alimentado por medios y encuestas, que señalan que la formación puede obtener unos resultados inmejorables.

No hablamos de una suerte de conspiración generalizada con interés por fomentar el voto del miedo o para movilizar a los electorados de los distintos competidores de Unidos Podemos. Carecemos de datos para señalar ese motivo y preferimos poner el foco en que carecemos de una serie histórica mínimamente solvente sobre el ciclo electoral que arrancó en las elecciones para renovar el Parlamento Europeo y que sigue en la actualidad con nuevas decisiones entre los actores políticos que nos hace tomar con pinzas también los datos del último proceso electoral celebrado.

Como hemos apuntado en otras ocasiones, existen tres formas de detectar el comportamiento electoral incluso en los electores más reacios a declarar el sentido de su voto. La primera, el voto directo (porcentaje de electores que en el momento de recogida de datos de la encuesta ya sabe por qué partido votará); la simpatía o cercanía respecto a un partido concreto; y el recuerdo del sentido de voto en las últimas elecciones generales. Hemos visto sondeos, como el de My Word, que otorga un voto directo mayor a Unidos Podemos respecto a su propia estimación, un dato que no recordamos haber visto en ningún trabajo demoscópico anterior.

El voto directo y la simpatía que generan los distintos partidos ayudan a detectar el voto oculto porque lo lógico es que el elector no vote un partido que le produce rechazo y viceversa. Es lo que está detrás de las apelaciones al voto útil que hemos visto tanto por el lado de Unidos Podemos como en el PP, hay que tener en cuenta los porcentajes de simpatía.

Existe cierto consenso en que, desde 2010, el PSOE tiene un porcentaje de voto no declarado al que se sumó, a lo largo de la legislatura 2011-2015 el PP. Hasta enero de 2012, tanto PP como PSOE mantenían porcentajes de voto decidido superiores al 20%. En la actualidad, la mayoría de los sondeos los sitúan por debajo de ese umbral, algo especialmente significativo para los socialistas que siguen teniendo cierta correspondencia en términos de simpatía.

Al revés de lo que ocurre con PP y PSOE, existe cierto consenso en que Unidos Podemos no mantiene apenas voto oculto en esta campaña. El planteamiento del proceso ha permitido visibilizar que gran parte de votantes y simpatizantes tienen claro que esta vez sí que se puede hacer historia y exhiben todos los recursos de la campaña electoral con el fin de liderar la presencia en los medios y en las redes sociales. De ahí que resulte sumamente extraño que haya sondeos que le otorguen todavía un porcentaje mayor de voto decidido que de estimación electoral.

Por otra parte, mMuchos de los trabajos que hemos visto a lo largo de estos días plantean un supuesto de participación similar al del mes de diciembre. Queda poco para comprobarlo en las urnas pero, a día de hoy, nos parece de un optimismo exagerado plantear que un 70% del censo volverá a acudir a las urnas. Basta pulsar la opinión de los votantes no movilizados o de abstencionistas crónicos que votaron el 20D para sospechar que la abstención será más elevada el domingo. Que recordemos, sólo Celeste-Tel y NC-Report (no es casualidad) plantean un supuesto de participación del 65-67%, un dato que nos parece creíble.

En la estimación de voto de Unidos Podemos se están teniendo en cuenta determinadas variables que pueden estar equivocadas:

  • Dar por hecho que el millón de votos que recibió IU el 20D irán a parar de forma casi íntegra a Unidos Podemos. Se minimiza así el impacto de la abstención de los votantes crónicos de la coalición, muy críticos con Podemos por su flexibilidad ideológica (llamémoslo así) y de electores que esta vez pueden irse a otros partidos (EHBildu en Euskadi, ERC en Cataluña, el PACMA en el resto del país o incluso el PSOE).
  • Dar por hecho que todos los votantes de Podemos el 20D volverá a acudir a las urnas auspiciados por la sensación de que esta vez sí puede haber sorpasso al PSOE. No se tiene en cuenta, por lo tanto, que una parte de los simpatizantes y militantes de la formación morada se sumaron a ese carro por la posición del resto de partidos tradicionales (en donde incluimos a IU); que una parte puede estar descontento con la posición de Podemos durante las negociaciones de la investidura de Sánchez; el rechazo de genera Pablo Iglesias (que no supera el 60% de apoyo entre sus votantes); y la propia condición de los abstencionistas crónicos que el 20D salieron de su letargo y que podrían estar volviendo a este estado.
  • Recoger en las estimaciones la subida que Podemos tuvo entre los votantes gracias a la campaña electoral en las últimas elecciones generales.

Para ello es fundamental recuperar el sondeo postelectoral del CIS y, sobre todo, la variable recuerdo de voto en un sentido: Ver cuándo los votantes de los distintos partidos decidieron el sentido de su voto. El 62.8% asegura que tenía decidido, desde antes del inicio de la campaña, a quién votaría mientras que el 35.9% lo decidió al comienzo de la campaña (9%), durante la misma (17.6%) o el mismo día de las elecciones (9.3%). Como hemos dicho en muchas ocasiones, Podemos y confluencias hicieron una campaña espectacular y los datos parecen darnos la razón:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • El 41.6% de los votantes de Podemos decidió en las dos semanas de campaña votar por sus siglas (el 21.8% durante la última semana y el 10.8% el mismo día de las elecciones), porcentaje que llegó al 51.9% en el caso de En Marea (24.8% lo decidió en la última semana de campaña y el 10.8% el mismo 20D) y que cayó al 35.5% en el caso de Compromís o al 38.9% cuando hablamos de En Comú Podem.
  • Este porcentaje se parece al que registró C’s: 52.8% no tenía el voto decidido a este partido (el 25.1% lo decidió durante la última semana de campaña y el 11.8% el día de las elecciones). En el caso de IU, el 42.1% tomó la decisión de votarle durante la campaña (25% durante la última semana y el 11% el día de las elecciones).
  • La cocina de las distintas encuestas podrían estar baremando precisamente el hecho de que tanto Podemos como IU fueron los partidos que mejor rendimiento sacaron en las urnas a sus respectivas campañas electorales. Dando por hecho que, en esta ocasión, podría estar ocurriendo algo similar.
  • Frente a ellos, tanto PP como PSOE registraban buenos datos antes del inicio de la campaña: 75.9% en el caso de los populares y 68.5% cuando hablamos de los socialistas.

Es posible que las encuestas estén adelantando el efecto bandwagon al que nos referíamos anteriormente en relación a Unidos Podemos dando por hecho que la militancia socialista está tan desanimada que podría incluso renunciar a acudir a las urnas el próximo domingo.

Este planteamiento, sin embargo, nos suscita muchas dudas cuando analizamos la incidencia del voto femenino entre el electorado socialista y ante la sospecha de que el PSOE sí llegó el 20D a su suelo electoral. En este punto, se nos hace difícil pensar que podría caer aún más en porcentaje de voto e incluso en el reparto de escaños en las provincias en las que todavía mantiene fortaleza orgánica y que no suelen aparecer en los informativos de Madrid como referentes.

Será interesante ver si, finalmente, hay premio ante la nada disimulada estrategia bassada en el efecto underdog que hemos visto estos días en la figura de un Pedro Sánchez atenazado por la pinza entre PP y Unidos Podemos y, en cierta forma, respecto a los barones de su partido. Un cambio de voto por simpatía por las causas perdidas de manual no incompatible con el arrastre de voto que estaría registrando Unidos Podemos.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en C's, elecciones, IU, Podemos, PP, PSOE, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 26J: Algunos matices a las encuestas publicadas

  1. Mukas dijo:

    Buen análisis, sin dogmatismos ni camisetas

  2. Maika dijo:

    Me ha encantado el artículo. He aprendido mucho, como tú dices, no hay pruebas que lo demuestren, pero que diarios como ABC, den el segundo lugar a Unidos Podemos da que pensar, si precisamente esos datos tengan la intención contraria, la de infundir “el miedo” a los votantes contrarios a la coalición.

    • Gracias y me alegro que te haya aclarado algo del volumen de sondeos que hemos visto durante estas semanas.
      Sobre lo que apuntas de ABC, estaría de acuerdo en que algo huele mal si ésa no fuera la tendencia de todas las empresas e instituciones que han publicado datos. Y GAD3 ahora también hace trabajos para La Vanguardia, que tiene otro enfoque ideológico. Es decir, que es aventurado decir que las empresas se juegan su prestigio con fines partidistas de los medios que pagan sus sondeos. Como apuntaba, carezco de datos para sostener eso. De ahí que prefiera fijarme en el aspecto metodológico y, sobre todo, en la cocina.
      Un placer saludarte!

  3. Maika dijo:

    Los votos inflados de Ciuddanos en el 20D, podrían haber estados dirigidos a los indecisos del PP…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s