Cuando la calle no es tuya

Magnífico cortometraje de Maxime Gaudet que recoge, en apenas unos minutos, una de las experiencias que toda mujer que haya vuelto a casa sola por la noche  en una ciudad ha experimentado: La inseguridad frente a hombres que consideran que la calle es suya y que, por ese motivo, amparados por la oscuridad y por sentirse superiores, se creen con derecho a invadir el espacio y la tranquilidad de mujeres a las que perciben como objetivos sexuales dipuestos para su propia satisfacción [cortesía de Leonor Manso].

Acelerar el paso ante la percepción de una situación que podría ser problemática; cruzar la calle ante presencias sospechosas; hacer oídos sordos a insultos derivados de rechazos de propuestas sexuales nada disimuladas; evitar zonas solitarias, parques y jardines; agradecer que el taxista espere hasta que entras en el portal de tu casa; llevar el móvil en la mano por si acaso; consigna de avisar a tus amigas cuando llegues a casa para saber que todo va bien… Y llegar a casa sabiendo que has normalizado este comportamiento y que no está bien.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Feminismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s