El SPD no supera el 21% de la representación, a la espera de medir el ‘efecto Schulz’

Alemania entra en año electoral. El 24 de septiembre se celebrarán elecciones parlamentarias en el país, un buen termómetro para medir tres variables: Por un lado, la proyección interna y, sobre todo, externa de Angela Merkel, que optará a un cuarto mandato y que compartirá escena mundial con el presidente de EEUU, con quien se enfrentó directamente tras el decreto presidencial que limitaba la entrada de ciudadanos de siete países y de refugiados de forma temporal.

Indudablemente, las urnas servirán para pulsar la salud de los partidos que formaron el Gobierno de gran coalición que rige desde los anteriores comicios, una circunstancia que, a priori, parece arrojar menos beneficios a los socialdemócratas. Por último, y no menos importante, las próximas elecciones darán pistas sobre la fortaleza de Alternative für Deutschland (AfD), la formación llamada a capitalizar el voto de castigo contra los partidos sistémicos en el país llamado a ser la locomotora de Europa, sobre todo en un momento de cuestionamiento del modelo.

El año arrancó con la noticia de que Sigmar Gabriel, el líder del SPD y actual vicecanciller del Gobierno de coalición, sería finalmente la persona elegida para disputar la cancillería a Angela Merkel. Sus explicaciones, “si me presentase ahora, fracasaría. Y conmigo el SPD”, parecían apuntar a que estábamos ante un globo sonda. Fuentes del partido confirmaron de forma inmediata que Gabriel no sería la persona designada para sacar a la socialdemocracia del letargo en el que lleva inmersa desde el último Gobierno de Gerhard Schröder.

Los ojos se dirigieron a partir de ese instante a Martin Schulz, el ex presidente del Parlamento Europeo y uno de los símbolos del europeísmo que todavía perduran en la crisis de la UE. Su primer mensaje no dejó lugar a la duda: Su campaña se basará en cómo hacer real la justicia social y el reequilibrio fiscal con el fin de vencer a la CDU y hacer que el SPD vuelva a gobernar el país.

A falta de la ratificación del SPD, el próximo mes de marzo, las primeras encuestas publicadas tras el anuncio de que competirá contra Merkel ya muestran subidas importantes en la intención de voto del SPD, que llegaría hasta el 31% de la representación, colocándose por delante de la CDU. De acuerdo con un sondeo publicado la semana pasada, el 50% de los ciudadanos apoyaría que Schulz se convirtiera en canciller frente al 34% que optaría por que fuera Merkel quien repitira mandato por cuarta vez.

Este cambio de tendencia llega después de un mes de enero en el que el SPD rozó el 20% de intención de voto en muchos de los sondeos publicados. De acuerdo con los últimos estudios publicados por las empresas demoscópicas a las que hemos hecho el seguimiento, los socialdemócratas se quedarían en el 20.8% de media, -4.9 puntos de media respecto a los resultados conseguidos en septiembre de 2013 y -1.5 puntos en comparación con los sondeos recogidos a lo largo del mes de noviembre.

capturaalemania

Por su parte, la CDU se movería en torno al 35.7% de los votos, -5.8 puntos respecto a su último resultado en las urnas pero +1.2 puntos respecto a los datos del mes de noviembre. Es posible que esta mejora en las expectativas tenga que ver con el efecto de la confirmación de la candidatura de Merkel y la gestión del atentado registrado en un mercado navideño en Berlín. A lo largo del mes de febrero será interesante comprobar la influencia en la expectativa de voto de los conservadores el liderazgo sobrevenido de Angela Merkel tras los decretos aprobados por Donald Trump, sus referencias a Alemania y los ataques nada disimulados a la construcción del proyecto europeo.

AfD se confirma como tercera fuerza parlamentaria, con una intención de voto del 13.21%, +8.5 puntos respecto a sus últimos resultados en unas elecciones federales y +1 punto en comparación con los últimos sondeos analizados. Se confirma que estamos ante el partido de moda de esta legislatura, muy en la línea del éxito de otros partidos antisistema europeos.

Sin embargo, es posible que en las próximas semanas se empiece a apreciar cierta tendencia a la baja. Como le está ocurriendo al Frente Nacional en Francia, el show diario de Donald Trump no le está haciendo ningún favor a todo el espectro de partidos que apuestan por convertirse en una alternativa política basada en el proteccionismo económico y financiero (con matices), en la exaltación del nacionalismo y en el rechazo de los flujos migratorios, ya sean de inmigrantes económicos o de refugiados políticos. A la espera de que se confirme esta posibilidad, durante el mes de enero vimos sondeos, como el de Infratest, que recogió una distancia de apenas 5 puntos entre el SPD y AfD.

Tanto Grüne (Los Verdes) como Die Linke compiten por convertirse en la cuarta fuerza parlamentaria, aunque se perciben procesos diferentes. En el caso de los Verdes, pasan de una intención de voto de media del 11% en el mes de noviembre a un 9.8%, +1.3 puntos respecto a sus resultados en las urnas. Por su parte, Die Linke ganaría un punto al quedarse en el 9.6% de los votos de media, mejorando sus resultados respecto a las elecciones de 2013 pero también respecto a los últimos sondeos analizados en este blog.

Por último, los liberales del FDF se moverían en torno al 5.75% de los apoyos, por lo que esta vez sí conseguirían entrar en el Bundestag. Este dato, por cierto, tiene su importancia si tenemos en cuenta los acuerdos de la formación con la CDU durante los dos primeros mandatos de Merkel al frente de la Cancillería.

CODA. A falta de confirmar si los cambios que registran las encuestas son puntuales o permanentes, llama la atención que algunos medios serios hablen ya de la posibilidad de que Moscú haya decidido “intervenir” en las elecciones alemanas como lo hizo en las de EEUU para favorecer los intereses de Alternative für Deutschland (AfD). Como suele ocurrir con cada vez mayor frecuencia, se tratan de meras especulaciones que inciden en un cambio en las relaciones entre Alemania y Rusia, una situación que se confirmó en toda su crudeza con el cambio de régimen en Ucrania, con consecuencias que llegan hasta la actualidad.

 

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Alemania, elecciones, Sondeos, UE, Ultraderecha. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El SPD no supera el 21% de la representación, a la espera de medir el ‘efecto Schulz’

  1. Pingback: Alemania: Merkel se prepara para afrontar su cuarto mandato | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s