Primarias socialistas: Fuerte movilización y expectativa de fractura tras el 21 de mayo

Los problemas internos del PSOE no se solucionarán el 21 de mayo. Hace unos meses avazamos que el gran problema que tendrán los socialistas cuando se conozcan los resultados de las primarias para elegir secretario general será cómo gestionar en el futuro una corriente política tan potente como la que representaría un Pedro Sánchez derrotado en las urnas. El riesgo de escisión está sobre la mesa.

Este jueves, los precadidatos a liderar el partido presentaron los avales con los que contaban y tanto Susana Díaz como Pedro Sánchez se lo tomaron como una demostración de fuerza. Y con razón. A pesar del apoyo del aparato y de todo el que ha sido alguien en el PSOE desde la refundación de Suresnes, Pedro Sánchez se quedó a 6.273 avales de sobrepasar a la presidenta de la Junta en un proceso que, desde ya, ha confirmado una fuerte movilización entre la militancia socialista. El 70.4% de los militantes ya ha actuado como aval de uno de los candidatos.

Después de depurar los avales presentados, Susana Díaz es apoyada por 59.390 personas, el 31.6% de los 187.360 militantes del PSOE, según el último censo hecho público, frente a los 53.117 que aportó Pedro Sánchez y que suponen el 28.3% del censo total. Patxi López, por su parte, entregó 10.866 firmas en una entrega muy discreta, sobre todo si lo comparamos con la puesta en escena del resto de candidaturas.

Las primarias muestran una movilización extrema de la militancia socialistas, sobre todo en términos comparativos. En el verano de 2014, tras la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba, las bases del PSOE eligieron entre tres candidatos a su líder: Pedro Sánchez, apoyado entonces por la federación andaluza, que presentó 41.338 avales (11.779 menos de los que presentó el jueves); Eduardo Madina, que consiguió 25.238; y Fernando Pérez Tapias, hoy sanchista convencido, que aportó 9.912 avales. En la votación de las distintas candidaturas, Sánchez ganó con el 48.63% de las papeletas (56.409 votos) frente al 36.15% que recibió Madina (41.835 votos) y al 15.26% de Pérez Tapias (17.506), con una participación del 66.67% de un censo de 197.939 militantes.

Estos datos están ya más que superados. A falta de conocer en las urnas la decisión de los que no han avalado a ningún candidato y de que se pueda confirmar la posibilidad de que los distintos aparatos hayan presionado a sus bases para apoyar a Díaz, la presidenta de la Junta supera, en esta primesa fase, los votos recibidos en 2014 por Sánchez. Al mismo tiempo, el ex secretario general se queda a menos de 3.000 avales de los votos recibidos entonces, si bien en esta ocasión no puede contar con el apoyo de la federación andaluza, que en su mayoría se decantará por Díaz.

Una fractura norte-sur

Tras hacerse públicos los primeros resultados, antes de ser revisados y depurados, se confirmaron los peores temores de Ferraz: El ex secretario general cuenta con un importante colchón entre la militancia más crítica con la división del Comité Federal que derivó en la dimisión de Sánchez, el pasado mes de octubre, y con la decisiones adoptadas por la gestora con posterioridad. Y, en estos momentos, se encuentra muy movilizada para llevar a Sánchez a Ferraz y, próximamente, para ajustar cuentas con las distintas direcciones autonómicas y provinciales.

Un repaso por los datos aportados por dos de las candidaturas en liza, a partir de los datos iniciales (62.582 en el caso de Susana Díaz, 57.369 en el caso de Sánchez y 12.000 respecto a Patxi López), deja claro que, como le ocurre al PSOE en sus expectativas electorales, de acuerdo con los trabajos hechos a, tenemos un partido roto en dos partes: El sur, controlado por la líder de la federación más potente, y el resto del país.

Así, Díaz vence con claridad en Andalucía y consigue buenos resultados en la franja sur del país, con especial mención a la escasa distancia que han obtenido ambos en Extremadura y Castilla-La Mancha, a lo que habría que sumar Aragón y Madrid, la federación de Sánchez que, en cambio, se decanta por la mínima por Susana Díaz. Su secretaria general, Sara Hernández, que se postuló como uno de los apoyos de Patxi López, queda cuestionada doblemente por su militancia.

Destaca el mal dato que recibe en la Comunidad Valenciana, donde Ximo Puig, amigo personal de Díaz, tiene un problema que se dirimirá en los próximos meses, y también en las CCAA históricas, en la que el apoyo a la presidenta de la Junta es residual. Merecen especial atención lo2 96 avales que logra en Euskadi, que se vuelca con Patxi López y con Sánchez como alternativa, y el escaso apoyo que la presidenta andaluza obtiene en Cataluña en una base que no olvida sus críticas, muy cercanas a las que ha podido esgrimir el PP, al respecto debido al proceso independentista.

Díez tiene un problema mayor: Si exceptuamos los datos de Andalucía, pierde por 10.000 avales respecto a Pedro Sánchez en el cómputo global, lo que indica, que el ex secretario general ha logrado penetrar más y mejor en todo el conjunto del país, lo que le podría servir en el futuro para esgrimir que su candiatrua es la más homogénea en términos de país. Según Ignacio Varela, esta diferencia tiene una explicación: “O los barones no controlan sus territorios o han ganduleado en sus despachos mientras los activistas de Sánchez se movían frenéticamente sobre el terreno(o una combinación de ambas cosas, que es lo más probable)”.

Sánchez obtiene buenos resultados en el resto de federaciones, excepto en Euskadi. Duplica a Díaz en Galicia, gana en la federación del presidente de la gestora por 665 avales de diferencia, arrasa en Cantabria (1.457 avales), Navarra (763), Cataluña (6.058 avales) o Baleares. Consigue un buen resultado en la Comunidad Valenciana (casi 2.800 avales de ventaja) y logra un peor resultado de lo esperado en Castilla y León (512 avales). Sea como fuere, los datos confirman que ahora mismo domina el relato y que, con la distancia que mantiene con Díaz, todo es posible en estas dos semanas.

Los resultados de los avales suponen también una fuerte desautorización de los militantes a sus respectivas direcciones federales. El acto de presentación de Díaz contó con la presencia de buena parte de los secretarios generales autonómicos, con excepción de Galicia o Canarias (presididas por una gestora), Baleares (en la que Armengol ha orbitado entre el apoyo a Sánchez o a López) o Euskadi y Madrid (cuyas direcciones han pedido el voto para el ex lehendakari), además de Cataluña, que va por libre.

Si comparamos este apoyo con los resultados de sus militantes, se avecinan problemas serios próximamente para Ximo Puig en la Comunidad Valenciana, para Sara Hernández en Madrid, para Rafael González Tovar en Murcia, para Javier Fernández en Asturias, para Eva Tezanos en Cantabria y, menos graves, para César Luena en La Rioja, o Luis Tudanca en Castilla y León.

Sánchez aprovecha el shock en el susanismo

Los partidarios de Susana Díaz e incluso los de Patxi López guardaron un llamativo silencio durante las primeras horas en las que se conocieron los resultados de lo que algunos denominan ya la “primera vuelta” de las primarias socialistas. El apoyo de Sánchez, importante según los actos que lleva protagonizando durante las últimas semanas, se confirma como un problema a partir del día 22 mayo y, sobre todo, de cara al futuro.

El primer off the record del entorno de Díaz se dirigió a pedir prudencia hasta que la Comisión de Ética y Garantías comprobara que todos los avales eran válidos, lo que dejaba en el aire la sospecha de que el sanchismo habría inflado sus avales para ganar el titular ese día. No ayudaron las reacciones de un Sánchez eufórico, que aseguró que era posible ganar el próximo 21 de mayo, sobre todo en comparación con la respuesta cauta de Díaz, que denotaba, sobre todo, miedo.

A partir de ahí comenzaron las teorías sobre lo que ha pasado para que el muerto político de otoño pasado pueda volver a ser el próximo secretario general. Así, además de los argumentos habituales sobre la decisión de la gestora de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy, se sumó la tardanza de Susana Díaz en dar el salto para liderar el partido, unos meses que habrían dejado t0do el espacio libre a Sánchez para aprovechar el enfado de la militancia en su favor.

Lo cierto es que, a día de hoy, Sánchez ha logrado reinventarse y ofrecerse como la opción de más izquierdas del PSOE, lo que tiene su gracia si tenemos en cuenta que, hace apenas un año, firmó con C’s un acuerdo de Gobierno al que no se le podía colgar precisamente el cartel de extrema izquierda. De ahí que siga sorprendiendo su capacidad para defender ahora postulados que rechazó cuando era líder del PSOE, como la concepción de España como “nación de naciones” (para dar cabida a Cataluña) o la propia importancia de la militancia en la toma de decisiones (sólo les dio la voz cuando se encontró con unos barones que le recordaban sus resultados electorales).

Sólo teniendo en cuenta la construcción del personaje se entiende que este viernes, poco antes de un mitin en Alcalá de los Gazules, le ofreciera a Patxi López unir sus candidaturas para vencer a la presidenta de la Junta: “Quiero hoy tender la mano a Patxi López, a mi querido compañero. Con todo respeto y humildad, sería un honor y un orgullo compartir camino”, dijo. Ironías de la vida, Sánchez tendió la mano al causante, según su entorno, de que decidiera volver a disputar el liderazgo del partido al entender que uno de sus hombres fuerte le habían traicionado por postularse como líder tras convencerle de que dejara su escaño en el Congreso de los Diputados para no votar la investidura de Mariano Rajoy.

Poco después de supo que López no había sido informado personalmente de esta oferta y mostró malestar por la decisión de Sánchez de realizar un anuncio en un mitin, en una estrategia de hechos consumados que recuerda a la que siguió Podemos para anunciar su moción de censura contra el Gobierno. López confirmó la sensación de división que se tiene desde fuera (“Este proceso ha venido a demostrar que el grado de tensión y de fractura interna en el PSOE ha llegado a unos niveles de emergencia”) y les pidió a a los suyos que “se conviertan en constructores de la concordia para salvar al PSOE”.

Díaz aprovechó también para salir de la fase de estupor y atacó directamente a Sánchez en lo que más le duele, es decir, en los malos resultados electorales del PSOE mientras él fue candidato a La Moncloa: “Hay quien está contento por ser segundo, y ya es la tercera vez que está contento por ser segundo. A mí me gusta ser la primera y quiero ganar”. Declaraciones que llegaron después de que medios publicaran que Sánchez había enviado por Whatsapp a su círculo más cercano un mensaje: “Voy a destrozar a la chula ésta”.

Es imposible encontrar una frase que resuma mejor lo que le espera al PSOE en los próximos meses.

CODA. Desde los resultados de Vistalegre, a raíz de la defenestración de Iñigo Errejón como uno de los portavoces de Podemos, se ha jugado con la posibilidad de creación de un partido político con los restos del errejonismo y del sanchismo si se confirma, el 21 de mayo, que pierde las primarias socialistas. Esta teoría parte de asumir como real el giro a la izquierda de Sánchez durante estos días, un giro que sería compatible con la imagen de realismo y sentido común que proyecta Errejón. Sea casualidad o no, durante la misma semana en la que Sánchez ha demostrado su fuerza en las bases socialistas, Podemos regaló una muestra de la posible reconciliación entre Pablo Iglesias y su antigua mano derecha, Iñigo Errejón, en un acto del partido con motivo del 2 de mayo en Madrid.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Pedro Sánchez, PSOE, Socialismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Primarias socialistas: Fuerte movilización y expectativa de fractura tras el 21 de mayo

  1. Pingback: Podemos gira hacia un partido con estructura clásica | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s