CIS: Unidos Podemos y PP caen en un barómetro de transición

A un mes de que se cumpla el primer año desde la convocatoria de las segundas elecciones generales que sirvieron, sobre todo, para desbloquear institucionalmente el país, los sondeos sobre intención de voto recogen bandazos en la intención de voto de las principales fuerzas políticas.

Desde hace meses, venimos alertando de la necesidad de tomar con mucha cautela estos datos, por motivos obvios: Unidos Podemos afrontó unas primarias hace unos meses cuyos resultados están marcando la acción estratégica del partido, como se confirmó este sábado con un pinchazo relativo en la Puerta del Sol en la convocatoria de apoyo a la moción de censura presentada por la formación. Por su parte, el PSOE, la principal fuerza con la que compite electoralmente, elige hoy mismo a su secretario general, una elección trascendental desde el punto de vista orgánico pero también respecto a las posiciones socialistas en lo que quede de legislatura.

En este escenario, que parecía más complicado para las fuerzas del centroizquierda, sólo faltaban los problemas del PP con la corrupción y, desde hace más de un mes, los informativos vuelven a situar en la escaleta piezas sobre financiación ilegal en lo que cada vez tiene más pinta de un ajuste de cuentas con el objetivo de gestionar la herencia futura del partido. Así, las últimas informaciones han salpicado a dos de las tres mujeres que aparecen siempre en las quinielas para suceder a Mariano Rajoy: Cristina Cifuentes, presidenta de la CAM; María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y ministra de Defensa, en una situación complicada por los negocios de su esposo; y Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta, que es la única que, por el momento, no está inmersa en situaciones incómodas.

En este contexto, sólo C’s parece listo para servir de fuerza de atracción a un electorado cansado de las guerras políticas internas y de los ajustes de cuentas en el PP. Eso explicaría por qué algunas empresas demoscópicas vuelven a plantear estimaciones de voto disparadas. Sea como fuere, parece claro que al menos hasta después del verano, cuando ya hayan concluido los procesos internos de los partidos, no habrá encuestas de opinión más o menos fiables.

Con estas prevenciones, abordamos el análisis del barómetro del CIS que, en esta ocasión, incluye estimación de voto. Y los datos vuelven a ir en la senda que hemos señalado desde hace semanas: El PP volvería a ser el partido más votado, con un 31.5% de los votos, -2.5 puntos respecto a sus resultados el pasado mes de junio y en comparación con el último barómetro publicado con estimación de voto. Hay que tener en cuenta que el CIS elaboró este estudio a partir de 2492 entrevistas realizadas entre los días 1 y 8 de abril, por lo que todavía no había estallado la Operación Lezo que mantiene en prisión al ex presidente regional Ignacio González y que ha sido el origen de los desvelos de Cifuentes.

En cuanto a la izquierda, se constata una suerte de empate técnico que hay que leer en dos direcciones: En el caso de los socialistas, llega a este dato, el 19.9% de los votos, en plena guerra interna por el control de la formación, mientras que en el caso de Unidos Podemos, el 19.7% que le otorga el CIS se explica después de la victoria del sector de Pablo Iglesias sobre el de Iñigo Errejón, con la criba de dirigentes posterior que hemos vivido desde el pasado mes de febrero.

Así, los socialistas ganan 1.3 puntos respecto al anterior estudio, aunque siguen por debajo del 20% de intención de voto (-2.8 puntos respecto a la representación que obtuvo el 26J). En el caso de la formación morada, el 19.7% implica una caída de 2 puntos en intención de voto respecto a su representación y también en términos comparativos con el barómetro publicado hace tres meses.

Como apuntábamos anteriormente, C’s es la única formación que parece aprovechar este escenario: Conseguiría el 14.9% de los votos, +2.5 puntos respecto al dato publicado en febrero, y casi dos puntos por encima del porcentaje de voto conseguido en las últimas elecciones generales.

En voto directo, el 37.5% de los ciudadanos se inclina por la abstención (13.6%), la indecisión (18.1%), la falta de respuesta (1.9%) o el voto blanco y nulo (3.9%). Entre los que sí se posicionan, el 18.5% lo hace en favor del PP, que obtiene un 79.3% entre sus votantes, de acuerdo con los datos de recuerdo de voto.

En el caso de Unidos Podemos, el 14.1% señala que le votaría en este punto, 67.1% entre su base electorado, que se mantiene por encima en el caso de los electores de En Comú Podem, con un 69.1%, e inferior entre los votantes de Compromís (66.7%) y En Marea (66.7%).

Por su parte, el PSOE obtiene un 13.4% de voto decidido, que pasa a ser del 65.8% con los que manifiestan que lo votaron en las últimas elecciones. En el caso de C’s, el porcentaje de voto directo llega al 9.25% que pasa al 69.2% entre su base electoral. Confirmamos, de nuevo, que el PP es la formación que manifiesta mayor capacidad de fidelidad entre sus votantes.

Como siempre, hay dos elementos importantes para destacar las posibilidades de las distintas formaciones, más allá del momento puntual en el que se realiza la recogida de datos. Hablamos de la simpatía y del voto + la simpatía. De esta manera, respecto a la cercanía respecto a las diferentes siglas, volvemos a encontrar tendencias que ya hemos resaltado en otras ocasiones: El PSOE sigue siendo todavía una referencia para una parte de la ciudadanía que, en estos momentos, no está dispuesto a votarle. Así, el 16.9% manifiesta su cercanía por las ideas que defiende el PSOE, un dato que llega al 72.2% entre sus votantes. El dato es casi idéntico al que recibe el PP (17%, 70.2% entre sus votantes), que en cambio despuntaba en voto directo respecto a los socialistas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a Unidos Podemos, recibe el 13.7% de la simpatía (41.9% entre sus votantes), un dato por encima del voto decidido. Por último, el 8.9% señala sentirse cerca de lo que defiende C’s, 58.7% entre sus votantes. Aun así, el 32.9% de los ciudadanos dice no sentir simpatía por ningún partido político, un dato que debería hacer reflexionar sobre los mensajes que de las fuerzas políticas llegan a la ciudadanía.

Si sumamos voto y simpatía, el PP vuelve a despuntar con eun 20.2% (82.7% entre sus votantes) minetras que encontramos cómo PSOE Y Unidos Podemos vuelven a competir por la segunda plaza: Los socialistas consiguen un 17.1% (77.9% entre sus votantes) mienrtas que la formación que lidera Iglesias mantiene un 17% (76.74% entre los suyos, un dato superior a los que registran los electores de En Comú Podem, 75%, de Compromís, 75.9%, y de En Marea, 68.2%). Por último, C’s, recibe un 10.6% (76% entre sus votantes) con un 20.4% que se inclinaría por la abstención.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otro dato a tener en cuenta tiene que ver con el grado de rechazo que suscitan las distintas formaciones, porque suelen ser un buen termómetro para medir su capacidad de entrar en otros caladeros de votos. Como es habitual, el PP es el partido que mayor rechazo genera, con un 53%, seguido muy de cerca por Podemos (52.1%) y las confluencias (con un 53.7% que señala que nunca votaría por En Marea). El 49.5% asegura que nunca votaría por IU, el mejor dato con permiso de Compromís (40.4%). En el caso del PSOE, el 37.2% mantiene que nunca votaría por sus siglas mientras que en el caso d eC’s ese porcentaje llega al 45.3%.

En el otro extremo, el PP aparece como el partido con mayor porcentaje de voto entre sus votantes (el 7.5% dice que le votarÍa con total seguridad), seguido de PSOE (4.7%). En el caso de Podemos, este porcentaje llega al 3%, al igual que En Marea, y ya por debajo encontramos al resto de confluencias y a IU. En el caso de C’s, por su parte, el 1.1% sostiene que con total seguridad le votaría, un dato que explica las dificultades que puede tener la formación de Albert Rivera de cara al futuro si no acierta con su asentamiento y posible proyección.

A partir de estos datos, el PSOE es el partido con una media más alta (3.07), seguido del PP (2.61), Compromís (2.50) y En Comú Podem (2.39). Por debajo de ese dato encontramos a Compromís (1.95), IU (2.14), Podemos (2.16) y C’s (2.37). Entre sus votantes, el PP es el que mantiene mayor grado de fidelidad (76.6%), seguido del PSOE (70.9% señala que votaría por sus siglas de nuevo), Podemos (65.4%) y C’s (61.5%).

Destaca el 62% que recibe En Comú Podem (por dealnte del dato que registra C’s), la pérdida de apoyo entre los votantes de IU (51.6% votaría por sus siglas de nuevo, es decir, por la formación de la que forma parte desde las elecciones del 26J), o el 46.9% que registra Compromís. El 60.3% de los electores de En Marea repetiría el sentido de su voto.

Valoración de líderes y gestión del Gobierno

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, vuelve a ser uno de los líderes nacionales mejor valorados, con una puntuación de 4.12, exactamente la misma que en el barómetro anterior. Esta valoración es mínima entre los votantes socialistas (5.35) y razonable entre los del PP (4.82) y C’s (4.33%).

Por delante del presidente asturiano quedan Alberto Garzón, que vuelve a ser el mejor situado con un 4.26 (6.81 entre los votantes de UP y 4.50 entre los socialistas), sólo superado en el país por Joan Baldovi Roda (4.54) y Xavier Domènech (4.27). Por su parte, Albert Rivera se mueve en el 3.68 de la valoración, mejorando levemente el dato de hace tres meses; entre los suyos logra un 5.95 y es el único que aprueba entre los electores de otros partidos: consigue un 5.06 entre los votantes del PP.

Mariano Rajoy y Pablo Iglesias vuelven a ser los líderes con peor puntuación, aunque en esta ocasión el responsable de UP queda por delante del presidente del Gobierno. Iglesias logra una valoración de 3 puntos, que se convierte en 6.3 entre sus bases; destaca, de nuevo, que queda por debajo entre los votantes de En Comú Podem (5.88) y Compromís (6), aunque en esta ocasión recibe un buen dato desde Galicia (6.23). En el caso de Rajoy, pasa del 3.10 de hace tres meses al 2.91 de valoración que pasa al 6.68 entre los votantes del PP (3.21 entre los de C’s).

En cuanto a la gestión del Ejecutivo, el 53.1% la define como mala (27.3%) o muy mala (25.8%), con un 32.5% que la tacha de regular (47.1% entre los votantes del PP) y el 78.84% dice sentir poca (31.7%) o ninguna (47.1%) confianza en Rajoy. Respecto al PSOE, el 61% define su labor de oposición como mala (39%) o muy mala (22%), con un 30.3% que la define como regular (52.1% de sus votantes).

Tampoco las cosas marchan mejor para los ministros que forman el Gobierno, que presentan una característica: Todos son grandes desconocidos para el electorado, especialmente los titulares de AAEE (73.4% dice no saber quién es) y de Industria (73.6%). Sólo cuatro ministros presentan datos de reconocimiento superiores al 70%, con hitos como el grado de desconocimiento del titular de una cartera tan mediática como Interior o la portavocía del Gobierno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los mejor valorados vuelven a ser Soraya Sáenz de Santamaría (3.79), Iñigo Méndez de Vigo (3.23)e Isabel García Tejerina (3.18), mientras que en el otro extremo encontramos a Cristóbal Montoro (2.44), Rafael Catalá (2.73) y Dolors Montserrat, la ministra de Sanidad, que se queda con el 2.73 de valoración.

Eje izquierda/derecha

Los españoles se sitúan en un 4.64 de media según el eje izquierda/derecha, en el que 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha. Cuando llega el momento de situar a los distintos partidos políticos, se repiten tendencias que hemos señalado en otros análisis: La ciudadanía percibe al PP como mucho más escorado a la derecha de lo que se consideran sus votantes e incluso los votantes respecto a la actuación de su partido político. Lo mismo sucede, de forma más matizada respecto a Unidos Podemos y las confluencias.

El PP es situado en el 8.22 en este eje, mientras que el votante medio popular se sitúa en el 6.82 y al partido en el 7.45. Es decir, el ciudadano medio percibe al PP como mucho más escorado a la derecha, algo que le ocurre también a C’s: Es situado en el 6.46 en el eje mencionado mientras que sus votantes se sitúan en el 5.20 y al partido en el 5.84 de media.

En el caso del PSOE, vuelve a ser el partido que se sitúa más cerca de la media según el ideario generla: 4.59 en el eje mencionado. Como siempre, sus votantes se identifican mucho más a la izquierda (3.71), situando al partido en el 4.17. Es decir, para el ciudadano medio, sin adscripción de recuerdo de voto, el partido se sitúa más a la derecha.

Respecto a Unidos Podemos, la ciudadanía le ubica en el 2.22 en el eje izquierda/derecha, mientras que sus votantes se sitúan a sí mismos en el 3.09 y al partido en el 2.69. A su izqueirda encontramos a IU (2.20. con sus votantes situando al partido en el 2.50) y a En Marea (2.13, con sus votantes escorándose a la derecha, con un 3.32, y al partido en el 2.93). A la derecha de UP encontramos a En Comú Podem, con un 2.91 (que el que más se acerca a cómo se ubican sus votantes, 2.94, y cómo éstos sitúan al partido (2.90), y a Compromís, que recibe una media de 2.80; sus votantes se sitúan en el 3.62 y al partido en el 3.06 de media.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en C's, IU, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CIS: Unidos Podemos y PP caen en un barómetro de transición

  1. Pingback: CIS: El PSOE sube 5 puntos en tres meses y se sitúa a 4 del PP | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s