Celeste-Tel: PSOE y C’s se benefician de las caídas de sus rivales ideológicos

La irrupción de Podemos y de C’s en el sistema de partidos español derivó en la transformación del bipartidismo imperfecto que funcionó en España desde la Transición política a un sistema multipartidista que, en el fondo, se explicaba desde la presencia de dos bloques ideológicos en los que competían, a su vez, dos fuerzas políticas, un escenario corregido, en parte, por el intento de C’s que postularse como la fuerza de centro político de referencia.

Desde las elecciones generales de junio de 2016, con el pacto entre PP y C’s en el Gobierno central (y en casi todas las CCAA en las que hizo falta ese acuerdo para garantizar una mayoría popular, con excepción de Andalucía), se consolidó la existencia de esos dos bloques ideológicos y, sobre todo, la percepción de que en cada uno de ellos se estaba dispuestando una batalla por la hegemonía, algo evidente entre PSOE y Unidos Podemos.

Mientras duró la crisis socialista, Unidos Podemos se nutrió de una parte de la fuga de votos de electores del PSOE, aunque ese trasvase se dio, sobre todo, entre 2014 y 2015, años en los que la formación que lidera Pablo Iglesias creció electoralmente. Eso explica por qué, a pesar  de los problemas de Ferraz, Unidos Podemos no ha logrado postularse como la fuerza hegemónica de la izquierda, una situación que se ha revertido con la recuperación política del PSOE bajo el liderazgo de Pedro Sánchez.

En la derecha, se está produciendo un fenómeno parecido pero mucho más mitigado por la imposibilidad de C’s de mirar de frente al PP como rival directo en su bloque ideológico. Sin embargo, los problemas del PP con la corrupción y la deriva de un Gobierno que parece maniatado por los compromisos de C’s y, sobre todo, noqueado por la certeza de que los resultados económicos no están sirviendo para recuperar apoyo electoral respecto a 2011, ha situado a C’s como un socio de vital importancia  en el caso de que Mariano Rajoy adelante las elecciones, una hipótesis descartada por el acuerdo en la aprobación de los PGE y del techo de gasto.

Este escenario se plasma claramente en el sondeo mensual de Celeste-Tel difundido por eldiario.es,  que sitúa a Unidos Podemos y al PP como las dos fuerzas políticas que registran perdida de apoyo electoral respecto a las elecciones generales de hace un año y también en comparación con los datos del sondeo publicado hace un mes. El PP volvería a ser el partido más votado con un 31.6% de los votos, -1.4 puntos respecto al 26J pero -0.3 puntos en comparación con los datos del mes pasado. Este resultado se traduciría en 133-136 diputados, por lo que quedaría por debajo de la representación actual.

CapturaCeleste.JPG

El PSOE, por su parte, sigue recuperando espacio y se mueve ya en el 24.4% de los votos, casi dos puntos más que hace un año y +0.9 puntos si lo comparamos con la estimación del mes pasado. Este dato se traduciría en 89-92 escaños, por lo que el PSOE de Sánchez se acercaría a la representación obtenida en las elecciones generales de diciembre de 2015.

Por su parte, Unidos Podemos sigue perdiendo apoyopoco a poco y ya cae por debajo del 19% de intención de voto. Según Celeste-tel, conseguiría el 18.8% de los votos, -2.3 puntos respecto al 26J y -0.2 puntos en comparación con el dato de hace un mes. C’s, en cambio, crece 0.6 puntos respecto al sondeo de hace un mes y suma 2.1 puntos a la representación conseguida en las últimas elecciones generales. Este dato se traduciría en 41-43 escaños, lo que, en su horquilla mínima, se quedaría a dos escaños de la mayoría absoluta para facilitar un Gobierno del PP, lo que encarecería sin duda los requisitos para volver a llevar a un candidato del PP a La Moncloa.

Según Celeste-Tel, también se confirmarían los movimientos en los partidos catalanes y vascos: ERC pasaría de 9 a 11 diputados mientras que el PDeCat perdería 3 de los 8 CapturaCeleste2diputaods que tiene en la actualidad. En Euskadi, el PNV seguiría como primera fuerza con 4-5 diputados mientras que EH-DBildu podría sumar un diputado a los dos que tiene en la actualidad. CC mantendría también su acta de diputado habitual.

En voto directo, la pugna se concentra entre las dos fuerzas tradicionales del bipartidismo español, con el PP situado en un 20% de voto decidido. En el caso del PSOE, el 18.1% ya tendría decidido el sentido de su voto, 3.3 puntos de diferencia respecto al 14.8% que voría por Unidos Podemos. C’s mantiene movilizado al 10.8% del electorado.

Respecto a las transferencias de voto, comprobamos que Unidos Podemos vuelve a ser el partido con menor fidelidad de apoyo entre sus votantes (73.8%) y que su principal fuga es la abstención (16.7%), con un 6.9% que estaría dispuesto a votar por el PSOE en el caso de nuevas elecciones. El PSOE, por su parte, amarra al 83.9% de sus votantes, con un 10.4% que se abstendría y escasas fugas de votos a C’s o UP (2.4% en el caso de cada uno).

El PP conserva al 82.1% de sus vortantes, con un 11.3% que se abstendría y un 5.6% que preferiría ahora a C’s. En el caso de C’s, el 81.5%  volvería  avotar por sus siglas con un 11.4% (un porcentaje similar al que registra el PP) que se abstendría. En cuanto a la llegada de votos de ex votantes de C’s, el PSOE es la primera opción (3.5%), seguida del PP (2.6%). Vemos, por lo tanto, que el partido de Albert Rivera tiene el doble de opciones de convertirse en referente de ex votantes del PP.

En cuanto al voto por edad,  a pesar de los problemas de UP en los últimos meses, sigue siendo la primera opción para los electores de menos de 30 años (17%), seguido del PP (10%), y con el PSOE y C’s prácticamente empatados como preferencias (8 y 7% respectivamente). Y todo ello en la franja de edad más proclive a la abstención: El 51% no acudiría a votar, -14 puntos respecto a los que tienen 45/64 años, que son los más incentivados para acudir a las urnas. Entre sus preferencias, el PP aparece como la opción preferida (20%), seguida del PSOE (15%) y los partidos de la nueva política, que empatan con un apoyo del 10%.

Los que tienen 31/44 años votarían en primer lugar por UP (15%), aunque también por el PP (14%). El PSOE es citado por elo 11% y C’s, por un 10%. El 43% se quedaría en casa. Por último, los mayores de 65 años sería el segundo grupo de edad más incentivado para votar (se abstendría el 38%). Entre sus preferencias, las habituales: El PP cosecha un apoyo del 28%, seguido del PSOE (20%), y con un apoyo residual a C’s (5%)y UP (4%).

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en C's, Podemos, PP, PSOE, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s