El PP sigue encharcado en la corrupción política

Pasamos a resaltar las noticias más importantes que han pasado desapercibidas durante estas semanas gracias a la vorágine provocada por el conflicto catalán y que afectan directamente a la reputación e imagen del partido en el Gobierno. A la espera de la primera sentencia sobre el caso Gürtel, a diario aparecen informaciones que apuntan a prácticas corruptas que afectarían a la propia financiación del partido y al enriquecimiento de buena parte de sus pesos pesados, con epicentro especial en Madrid.

Si tenemos en cuenta, además, que el PP es el primer partido en estimación de voto tanto en Madrid como en unas hipotéticas elecciones generales, quizás sea el momento de volver a preguntarse por la calidad de nuestra democracia y a propósito del enorme interés para que no se hable de otra cosa que no sea Cataluña y el fervor patriótico repentino. Con efectos inesperados, según los sondeos, en relación a la subida de C’s en intención de voto frente a un PP que no logra desprenderse de la acusación de corrupción política.

Bárcenas sigue siendo una china en el zapato

El juez de la AN que lleva el caso Bankia decidió sentar en el banquillo, este viernes, a toda la cúpula de entidad, incluido Rodrigo Rato, por su salida a Bolsa. Se entiende que manipularon las cuentas anuales, que “no mostraban la verdadera situación económica de la entidad”,  y, por lo tanto, que hubo fraude a los inversores. De ahí se derivó “un evidente perjuicio tanto para los que posteriormente suscribieron acciones como para el Estado”. Sobra decir que el caso se sostiene gracias a la actuación de 15MpaRato y no del Estado.

La Audiencia Provincial de Madrid rechazó los recursos de PP y Fiscalía y sentará en el banquillo al PP como partido por la destrucción de los discos duros de los ordenadores del ex tesorero del PP Luis Bárcenas que se guardaban en Génova. La decisión del PP nacional, adoptada por el estallido del caso Bárcenas, se vendió como una actuación normal en el tratamiento de soportes de información sensible. El tribunal, por su parte, cree que hay indicios suficientes para entender que se pudo haber cometido un delito de daños informáticos, previsto en el artículo 264.1 del Código Penal, y otro de un delito de encubrimiento, del artículo 451.2.

Viñeta de @inakiyfrenchy76

Madrid, epicentro de la corrupción política

En el marco de la Operación Lezo, la Guardia Civil halló una grabación de 2008 que recoge cómo un empresario admitió el pago de comisiones en b al PP a cambio de adjudicación de contratos de la Administración Pública. Luis Bárcenas y Alvaro Lapuerta habrían sido los receptores de estos pagos que hablan de una práctica que sería marca de la casa: “Yo lo que quiero es ganar obras, no perder las obras, porque ya te digo que estamos un poquito agobiados (…) A mi Luís (Bárcenas) me manda una persona, yo ya de entrada pienso que es una persona que…, o sea, si me la manda Luís…, que me lo ha hecho con varias personas, con varias empresas y tal, yo siempre estoy sobreentendido de que… para él por lo que sea le interesa”.

El ex presidente de la CAM y niño bonito de Esperanza Aguirre, Ignacio González, salió de prisión tras el pago de 400.000 euros de fianza, una cantidad que reunió en menos de 24 horas a pesar de tener todas las cuentas y propiedades intervenidas en el marco de la Operación Lezo. González se encuentra implicado en las irregularidades en la compra por parte del Canal de Isabel II, empresa de aguas de la Comunidad de Madrid, de la empresa colombiana Inassa, por valor de unos 100 millones de euros, 70 millones por encima de su valor; en las irregularidades por la adquisición por parte del Canal de Isabel II de la brasileña Emissa, por valor de 25 millones de euros de los que se habría beneficiado junto a su socio, Edmundo Rodríguez; y el pelotazo en la obra de los campos de Golf del Canal.

También comienzan a salir a la luz sus negocios tras abandonar la política, en 2016. González habría actuado de intermediario en inversiones internacionales en Irak, Egipto y Jamaica bajo el alias “Liberal Jaime” y que muestra, de nuevo, las barreras permeables entre el poder político, que se usa como plataforma de acceso a negocios, y el económico, dedicado al enriquecimiento personal de quien está ahí por sus contactos políticos.

Casi al mismo tiempo de su salida de prisión preventiva, la policía localizó 5.4 millones de dólares en metálico que González ocultaba en cuentas a nombre de sociedades tituladas por testaferros en Colombia y Panamá, además de varios bienes inmuebles en Colombia. Todo el dinero habría sido parte del dinero sustraido por González en las operaciones que se investigan en el marco de la Operación Lezo y su localización habría sido fundamental para concederle la libertad bajo fianza. En este punto cobran importancia las informaciones de la Cadena SER, hace unos años, a propósito del seguimiento al entonces vicepresidente de la CAM, ordenadas por Francisco Granados, durante una visita a Colombia en la que se le vieron con bolsas, presumiblemente, ahora, llenas de dinero.

Madrid sigue la CCAA que más información sobre prácticas corruptas y despilfarro de lo público aporta en este contexto, quizás porque el PP de Madrid nunca hizo limpieza del todo tras la marcha de Ignacio González y la llegada de Cristina Cifuentes, que ha tenido cargos relevantes en el PP también bajo los mandatos de Aguirre y González.

De ahí que no haya sorprendido la imputación de Alberto Ruiz-Gallardón, ex presidente de la CAM y ex alcalde de Madrid, en el marco de la Operación Lezo por las negociaciones del Canal de Isabel II para la adquisición de Inassa por 83 millones de euros en 2001 (y que concluirían en 2016). El sobrecoste de la operación, a cargo del erario público, no esconde que Inassa sea considerada una plataforma para blanquear capitales.

Políticos no tan bien avenidos

La denuncia pública de Ignacio González del espionaje en Colombia, que se enmarcaba en la lucha de poder del propio González y de Paco Granados de cara a la retirada de Esperanza Aguirre, habría sido el pistoletazo de salida para la investigación que, finalmente, se ha dirigido contra su persona.

Así se desprende de conversaciones grabadas y filtradas estos días en las que el ex presidente de Madrid narra una llamada de Alfredo Pérez Rubalcaba, entonces ministro de Interior, en la que le habría trasladado que había sido un error hacer públicos los seguimientos en Colombia y que ahora sí iba a ser investigado.

En estas conversaciones también se recoge su caída en desgracia en el PP, con apelativos nada suaves contra Esperanza Aguirre, su mentora, y Mariano Rajoy, a quien se acercó en sus últimos años al frente de la CAM y quien le habría traicionado al elegir a Cristina Cifuentes como cabeza de lista en las elecciones de 2015.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en caso Bárcenas, PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s