VOX marca la agenda y Sánchez vuelve a tropezar con Cataluña

La entrada de VOX en el Parlamento andaluz ha provocado el efecto esperado: Los sondeos sobre intención de voto que se van publicando estos días recogen el ascenso del fenómeno VOX de cara a las próximas elecciones generales. Los 12 escaños conseguidos en las elecciones andaluzas, que todavía están siendo analizados por las empresas demoscópicas para conocer a su elector tipo, han conseguido dar a conocer una marca electoral que, hasta el momento, pasaba desapercibida.

Sus posiciones respecto a la unidad de España, con querella contra el presidente de la Generalitat incluida por unas declaraciones del pasado fin de semana, y respecto a todo lo que tiene que ver con la revolución cultural de los años ’60 (feminismo, derechos minorías, derechos de colectivo LGTB) han encontrado un caldo de cultivo que omite sus postulados respecto a la economía, del Estado de bienestar o de todo lo que no sea amurallar a los colectivos más privilegiados que atesoren un Rh neocon.

No ayuda a minimizar el tsunami VOX la actitud de una parte de la izquierda amplia y de sus altavoces mediáticos: Desde la caza del votante ultra en Marinaleda al desprecio a los municipios en los que el partido logró un buen resultado el pasado 2 de diciembre por una supuesta ausencia de librerías. Como ya ocurrió durante el fenómeno Trump y en la mayoría de procesos electorales en los que ha habido una elección por candidatos o partidos con un tinte autoritario marcado, una parte de los analistas parece cómodo en arremeter contra el votante de estas formas políticas desde un desprecio de clase en lugar de hacer autocrítica.

La principal consecuencia pasa por entender que VOX será fundamental en la configuración de los próximos gobiernos a nivel local y autonómico, con C’s y el PP dispuestos a establecer vías de diálogo con la formación ultra. La cercanía de las elecciones imposibilita cualquier desgaste de la formación, por lo que ya se da por hecho que el fenómeno estará presente en la vía institucional durante los próximos cuatro años.

El reajuste de las estrategias

En este contexto, se comienzan a perfilar las estrategias de los diferentes partidos ante lo que queda de legislatura, con el ojo puesto en las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo mes de mayo. Así, el PP anda todavía digiriendo la fragmentación de su espacio electoral natural, con una dirección cada vez más escorada a la derecha, que ha decidido intentar frenar la vía de votos hacia VOX con la asunción de un discurso que adopta los símbolos para diferenciar a los buenos españoles de los malos: “Nosotros celebramos la Navidad, ponemos el belén, ponemos el árbol, celebramos nuestras tradiciones, nuestra Semana Santa y nos sentimos orgullosos. Y a quien no le guste, ¡que se aguante! ¡Porque nosotros somos españoles y celebramos la Navidad y la Semana Santa! ¡Y nos sentimos orgullosos de nuestros agricultores! ¡Y defendemos la caza! ¡Y defendemos al que quiera ir a los toros, que vaya, y al que no le guste, que no vaya! ¡Pero que no se prohíbe nada! ¡Ya está bien! ¡Ya está bien!”.

El abrazo del PP hacia lo simbólico, que ya se esbozó durante la campaña de las elecciones andaluzas y que ya se asume sin rubor, evidencia una falta de discurso alternativo que pueda convencer al elector que hoy duda entre dar su confianza a los populares o a VOX y también la falta de banquillo para buscar cabezas de lista como empuje para el mes de mayo. Es simplemente marciano que Génova se esté planteando en serio colocar a Adolfo Suárez Illana, el hijo del ex presidente y paracaidista profesional, como número 1 de la lista del PP al Ayuntamiento de Madrid, mientras se despeja la incógnita de si queda alguien en el PP madrileño que no sea Garrido para liderar la lista del partido a la Comunidad.

En el caso de C’s, los resultados de Andalucía y su papel como llave de gobierno en la Junta ha venido acompañado de un giro cada vez más evidente para buscar el centro político, en la actualidad huérfano con tanta testosterona ideológica en juego. Si se cumple el pronóstico, Albert Rivera comenzará a disputar ese votante al PSOE, que intenta minimizar el golpe recibido en Andalucía (recibido por Susana Díaz en primera persona pero también por Pedro Sánchez) conformándose como la única alternativa a la ola autoritaria en España.

Con Unidos Podemos echado al monte del antifascismo vacío de contenido, la estrategia de Ferraz, que puede dar resultados positivos, necesita de tres elementos para que dé resultados:

  • El primero y más importante, que Moncloa y Ferraz dejen de cometer errores no provocados a diario con mensajes contradictorios sobre los temas que ocupan la agenda mediática. Sánchez ha conformado un equipo de personas autónomas incapaces de seguir una línea estratégica o argumental fijada desde los cuarteles generales, más ocupados en lograr su trozo de pastel que en pensar a medio plazo.
  • Articular una estrategia para colocar a diario asuntos que les beneficien con el fin de movilizar a su electorado con un discurso con marcado toque social y de defensa de derechos. Las famosas líneas rojas de las que hemos hablado en otros momentos en este blog y que se están saltando a diario, ya sea en forma de vulneración del derecho a la libertad de expresión o de protección de las fuentes periodísticas, como confirmaron este martes los dos periodistas mallorquines a los que la policía requisó sus móviles por negarse a desvelar la identidad de sus fuentes.
  • Y por último, y relacionado con este asunto, reducir el conflicto dialéctico con Cataluña, que por ahora está sirviendo de pegamento para unir postulados en pro de una España unitaria al tiempo que traslada el mensaje de que el Gobierno central está en un callejón sin salida por sus acuerdos con las formaciones independentistas para conseguir el poder.

Cataluña como herida permanente

Una parte de los análisis postelectorales de Andalucía se centran en el peso del conflicto catalán en la decisión del voto el pasado 2 de diciembre. De acuerdo con esta teoría, una parte del votante de izquierdas se quedó en casa u optó por otras fuerzas políticas, como C’s o VOX, por la actitud de Podemos y del PSOE respecto al independentismo. El apoyo de ERC y el PdeCat a la moción de censura de Pedro Sánchez se habría percibido más como una afrenta que como una oportunidad para reconducir el problema.

El bloqueo de la legislatura por parte de las fuerzas independentistas con representación parlamentaria, que se acompaña con la huelga de los políticos del Procés encarcelados por los acontecimientos en torno al referéndum del 1 de octubre, completaría el escenario de un país con un fuerte conflicto territorial que habría tenido como consecuencia una reacción exarcebada de los defensores de los símbolos nacionales y la defensa de la unidad de España como marcos de referencia.

Nuestro análisis tiene más que ver con la falta de incentivos reales para votar a unas fuerzas progresistas que, en la práctica, no asumen planteamientos que cuestionen el statu quo o que hablen de los temas que preocupa a su base electoral. Eso explica la abstención en Andalucía o la evidente desmovilización del electorado que sólo saldrá a votar, de nuevo, con la nariz tapada si percibe que la ultraderecha puede romper su techo electoral, situado en torno al 10% de estimación de voto.

En cualquier caso, la tendencia es mirar hacia la izquierda para ver cómo modula su discurso y estrategias, y constituye el primer error de análisis. El votante que se posiciona de forma ruidosa con VOX siempre estuvo ahí, domesticado bajo las siglas del PP. Fue la situación en Cataluña la que hizo que estallaran las propias costuras del partido, ya muy tensas por la gestión de las contradicciones bajo el mandato de Mariano Rajoy.

Desde su elección como presidente del PP y, sobre todo, desde que se reanudó el ciclo político tras el parón vacacional, Pablo Casado no disimula su temor a que VOX siga marcando una agenda política y mediática que, tanto en el fondo como en la forma, les perjudica electoralmente. No es casualidad que los primeros espadas del PP se hayan lanzado a defender en público símbolos que se relacionan con la España más conservadora, como la referencia a la tauromaquia o la adopción del árbol de Navidad y el Belén como símbolos del buen español.

Hoy VOX marca una agenda que vuelve a tener en Cataluña uno de los temas preferidos. El guante de la querella anunciada por Santiago Abascal contra Quim Torra por su apelación a la vía eslovena para lograr la independencia de Cataluña o la inacción de los Mossos al corte de la AP7 por parte de los CDR  el pasado fin de semana fue recogido por el ministro del Interior, que hizo pública una carta al conseller de Interior de la Generalitat en torno que las FCSE cumplirán el mandato constitucional de permitir la libre circulación por todo el territorio español. En un nuevo giro, inesperado sólo para los que confían en los principios de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno ha negado la posibilidad de un referéndum pactado como punto de partida para resolver el problema catalán, una posibilidad que dejaba abierta hace sólo dos meses.

Y todo ello mientras los sectores independentistas más vinculados con la acción directa confirman que habrá boicot a la reunión del Consejo de Ministros que se celebrará en Barcelona el próximo 21 de diciembre. La cita, propuesta Pedro Sánchez como gesto para indicar una distensión del conflicto con Cataluña, puede convertirse en la tumba del presidente del Gobierno si, como se sugiere desde diferentes ámbitos, la carta de Grande-Maslaska avanza que se pondrá en marcha una nueva aplicación del art. 155 de la CE si el Govern no controla a las bases sociales del independentismo.

No ayuda a rebajar la tensión la aparente contradicción entre los miembros del Gobierno con un ministro de Fomento, mano derecha del presidente del Gobierno, que sugirió la conveniencia de mantener la cita  con los avisos de boicot sobre la mesa: “Los Consejos de Ministros se van a hacer los viernes, normalmente en Madrid. Lo que hay que ver en todo caso es las razones que llevaron a que este Consejo de Ministros se hiciera en Barcelona. Yo creo que eso es lo que hay siempre que contemplar, si las razones que siempre buscan un resultado positivo pues pueden seguir manteniéndose”.

Tras la rectificación de Moncloa, que aclaró que “por supuesto” se mantiene la cita en Barcelona para el 21 de diciembre, el propio Abalos reculó y apuntó que hablaba a título personal cuando cuestionó que finalmente el Consejo de Ministros se trasladara a la Ciudad Condal. El daño ya está hecho: El Gobierno ha enseñado sus cartas gratis y ha asumido que hay un sector que siente temor ante lo que pueda ocurrir en Barcelona el 21 de diciembre, lo que debería dar más motivos al CDR y a ANC para la movilización. Por otra parte, si Sánchez hubiera rectificado y hubiera decidido no celebrar la reunión en Barcelona para prevenir incidentes, VOX hubiera capitalizado el miedo de un Ejecutivo al que le quedan cada vez menos fuegos de artificio.

CODA. Datos de la encuesta postelectoral de Sigma Dos para El Mundo, con el origen del voto a VOX y las transferencias de voto de los diferentes partidos políticos. Completamos también con los datos de 40dB para El País

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VOX marca la agenda y Sánchez vuelve a tropezar con Cataluña

  1. Pingback: Balance de los sondeos del 2D: Ascenso invisible de VOX y desmovilización de la izquierda | La última en llegar

  2. Pingback: VOX en el epicentro del ciclo electoral  | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.