Pablo Iglesias reaparece con el discurso primigenio de Podemos

El líder de Podemos reapareció este sábado en Madrid. Acorde al patinazo del anuncio del fin de su baja por paternidad, a poco más de un mes de las elecciones generales, Pablo Iglesias exhibió en público buena parte de los problemas que arrastra desde hace años y que se han puesto en evidencia estos meses: Un error de diagnóstico, centrado en un análisis de la realidad propio de 2014 respecto a las castas y las puertas giratorias, como si estos cinco años no hubieran existido, con ataques hacia los poderes invisibles que, a su juicio, ayudan a explicar los malos resultados que recogen todos los sondeos sobre estimación de voto.

Uno de los rasgos más característicos de este tiempo es la velocidad con la que se suceden los acontecimientos, lo que provoca, a su vez, que todo envejezca rápidamente. Algo de esto se vio en la plaza del Reina Sofía, lugar elegido para la reaparición de Iglesias por el simbolismo: Allí, hace cinco años, Podemos dio el pistoletazo de salida al fenómeno político que le convertiría en tercera fuerza parlamentaria en 2016.

Esta vez, no hubo acompañamiento en torno al líder, como ocurría en las grandes ocasiones para mostrar que el partido estaba lejos del presidencialismo que caracteriza al resto de formaciones políticas. Se prefirió que Iglesias fuera presentado por dirigentes de IU y de Equo  para decir “verdades” en un escenario circular, morado, con mayoría masculina (enésimo error de diagnóstico de un partido que se suponía conectado con la realidad), aupado por el grito de “Pablo” y el lema “sí se puede” de un público bastante más frío que en otras ocasiones. Ahí se pudo ver al Iglesias original, sin los matices que imprimieron en su momento los diferentes colaboradores de los que se fue rodeando, en el más ejemplo más descarnado de lo que se juega la formación morada el 28 de abril.

Mostró un tono lento, lejos de la musicalidad de sus discursos más señalados, en el que se nombró como el encargado de revelar al público cómo funcionan los resortes del poder en España, en una nueva recuperación de la idea que se plasmó en el Tramabús: “Todos fueron muy correctos y me dijeron tres cosas: Todo lo que proponéis no se puede hacer aunque tengáis razón (,..); contad con nosotros y soy consciente de que en política hay que respetar la correlación de fuerzas (…) un presidente del Gobierno y un Gobierno tiene que representar a su gente (…)”.

Así, intentó capitalizar buena parte de la rabia dando las gracias a los sectores ecologistas y feministas (sin mencionarlos) movilizados contra la precarización de la economía y las relaciones laborales, contra la especulación con la vivienda y, en general, con la defensa de los servicios públicos, recogidos en la CE. Sin embargo, la traca principal se centró en pronunciar las “verdades” en torno al funcionamiento del poder que ha podido ver estos cinco años al frente de Podemos: “El Parlamento no tiene el poder que debería tener en un sistema politico que se llama democracia. Hay 20 familias en este país que tiene más poder que cualquier diputado; apellidos como Ortega, Botín, Fainé, mandan más que cualquier diputado o diputada”. Dijo lo mismo sobre los fondos buitres o las multinacionales y avisó que se lo harían pagar los medios en la campaña electoral: “Pero alguien tiene que decir la verdad” , afirmó.

Con ataques a los medios de comuncación incluidos (antes de someterse a una entrevista en La Sexta) por silenciar ahora al partido y sus propuestas, destacaron otras referencias conspiranoicas como respuesta al apoyo de Unidos Podemos a la moción de censura que desplazó a Mariano Rajoy de La Moncloa y el acuerdo de PGE con el Gobierno (“van a por vosotros”) y menciones a lo que se hará para evitar un gobierno de coalición de Unidas Podemos con el PSOE tras el 28A: “Estamos más cerca que nunca (de tocar Gobierno)”.

En este sentido, Iglesias asumió en público el castigo a su formación que recogen todos los sondeos sobre estimación de voto, que atribuyó a no haber hecho lo necesario desde las instituciones, y lo vendió como un éxito: La fortaleza de UP no estará tanto en su grupo parlamentario, diezmado respecto a esta legislatura, sino en la capacidad para llevar al PSOE contra las cuerdas si quiere volver a formar Gobierno. UP asume, por lo tanto, que ya no será la principal fuerza del centroizquierda y se conforma con tener poder suficiente para convertirse en una pieza fundamental del próximo Parlamento. Toda una declaración de intenciones que, necesariamente, se trasladará en el tono con el que la formación morada hará campaña en estos meses.

Así, se pudieron ver ciertos atisbos de lo que un día fue Podemos desde el punto de vista discursivo, con referencia al sarpullido de banderas de Colón: “Por muchos golpes de pecho y se llamen a sí mismos patriotas ¿alguien piensa que esos patriotas de pandereta van a hacer pagar impuestos a los bancos en este país? ¿Alguiente piensa que Rivera, Casado y Abascal van a defender a las familias del taxi en España, que van a defender a los trabajadores/as, que van a atreverse a asentarse en una mesa enfrente de los que mandan de verdad? Patria de banderas, no; Patria de hospitales, patria de servicios públicos, patria de  derechos de los trabajadores, patria de mujeres reivindicando lo de todos, patria de pensiones. Que las banderas no tapen la dignidad de un pueblo que habla muchas lenguas, que se identifica con simbolios distintos”. Un fondo discursivo que se perdió en la obsesión por hablar de “las verdades” y de los poderosos de este país, un ente invisible al que no le viene bien un Podemos con respaldo popular.

En clave interna, Iglesias realizó un guiño a los sectores que se han sumado a la candidatura que lidera (“Muchas gracias a las fuerzas hermanas. El valor de la unidad se demuestra en los momentos difíciles y ahora es cuando toca caminar unidas para demostrar que todavía tenemos muchas cosas que decir en este país”) y asumió los errores propios (“Sé que he decepcionado a mucha gente, y es así. Sé que Podemos ha decepcionado a mucha gente y no reconocerlo sería mentir (…). Nos hemos callado muchas cosas porque nos creímos eso de la cortesía parlamentaria (…). Hemos dado vergüenza ajena con nuestras peleas internas, peleas por los sillones, peleas por los cargos, peleas por la visibilidad. Actuar como un partido más (…)” para luego reclamar a Manuela Carmena que explicite a quién votará el 28A.

En definitiva, la reaparición de Iglesias no sólo no ha añadido valor a la candidatura que lidera, sino que puede terminar de imprimir un tono de nostalgia respecto a lo que podía haber sido la andadura de la formación si hubiera demostrado algo más de madurez orgánica y menos mesianismo. Ese planteamiento de una campaña electoral, en España, no suele dar buenos resultados.

CODA. Nuevos sondeos sobre estimación de voto publicados apuntalan la tendencia que hemos venido señalando estas semanas: PSOE y VOX serán los grandes vencedores de la cita electoral, a la espera de la fortaleza de los socialistas, que despuntan gracias al desplome del resto de adversarios. El PP estaría por debajo del 20% en todos los estudios, un retroceso que GAD3 recoge bien en el retrato del reparto de poder por circunscripción y que se fundamenta, sobre todo, en la fragmentación del electorado de centroderecha. A la izquierda, la duda está en la capacidad de aguante de Unidas Podemos, que se movería en torno a los 35 (Sondaxe) y 40 diputados (40dbEs).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En todos los escenarios, faltaría la confirmación de los datos de C’s, que podría obtener un resultado similar al de 2016  (lo que constituiría un fracaso si tenemos en cuenta las expectativas electorales hace un año) o escalar al 17%, lo que le permitiría salvar los puebles.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, elecciones, Podemos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pablo Iglesias reaparece con el discurso primigenio de Podemos

  1. Pingback: El PSOE aumenta su distancia respecto al PP y VOX toca techo | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .