C’s ignora al PP y UP insiste en el gobierno de coalición

A pocas horas de que arranque la campaña de las elecciones municipales, autonómicas y europeas que se celebrarán el próximo 26 de mayo, se suceden los movimientos que hablan de un reajuste de las estrategias de campaña de las principales fuerzas políticas de cara a lo que se ha venido a denominar la segunda vuelta de las generales.

El 28A, la movilización de la izquierda, la fragmentación del voto del centroderecha y la propia estructura de reparto de poder que recoge la LOREG minimizó el impacto del efecto VOX, que afronta la próxima campaña con algunos problemas: Por un lado, la propia limitación de su potencia electoral, centrada en 2,6 millones de votos y 24 diputados. Por otro, sus problemas orgánicos, con una ausencia de estructura política, algo que, a priori, debería beneficiar a un PP con el ánimo bajo a pesar de los mensajes que lanza a diario Pablo Casado.

De ahí que, una vez minimizada la euforia por la novedad proyectada, estas semanas volveremos a ver sin descanso a los líderes de la formación más conocidos, lo que conlleva siempre desgaste de la propia imagen y, sobre todo, el riesgo a cometer errores. Si tenemos en cuenta, además, que tanto el PP como C’s han soslayado como un error proyectar la idea de que era posible un pacto a la andaluza, haciendo irreconocibles las propuestas de los tres partidos en muchos puntos, se entiende mejor cómo unos y otros van modulando sus estrategias de cara a unos comicios en los que, tradicionalmente, ha habido menos movilización electoral.

En busca del centro ideológico

Hace unos días, hablamos del viraje de la propia estrategia de Génova de cara al 26M, unos comicios en los que Casado y su equipo se juegan su propia supervivencia, como ha quedado de manifiesto en las entrevistas de los barones territoriales durante estos días. Estos días cristaliza también el viraje de C’s, lanzado a convertirse en la principal fuerza de la oposición aprovechando la debilidad de los populares. Ahí se enmarcan los mensajes de Albert Rivera en relación a hacer oposición a Pedro Sánchez desde el centro político, idea defendida por Ignacio Aguado ante los mensajes de que Génova pretendía volver a mirar hacia el centro como granero de votos y que repitió el propio Rivera tras reunirse con el presidente del Gobierno en funciones en La Moncloa.

Viñeta de Idígoras y Pachi, en elmundo.es

Tras la cita, que tradicionalmente lidera el Rey para pulsar las opciones de cada partido de cara a una hipotética investidura, el líder de C’s extendió este martes en cordón sanitario que fijó en la campaña de las generales para todo lo que huela a sanchismo, lo que significa, en este momento de control del poder territorial del partido, que la formación naranja plasma su negativa a pactar con Sánchez en relación a todo el PSOE. Mensaje que se plasma, recordemos, a pocas horas del arranque de la campaña electoral y que, seguramente, se matizará después de la cita en las urnas a tenor de los resultados.

Queda claro, pues, el objetivo de C’s desde el arranque del año: aprovechar la debilidad extrema del PP, que ha pospuesto su crisis interna para después de los comicios de mayo, para postularse como el referente del centroderecha español en confrontación directa con el PSOE. Un detalle que tiene su importancia si tenemos en cuenta las presiones externas para favorecer un acercamiento entre ambas fuerzas, que los socialistas sacaron casi 13 puntos a la formación naranja y en relación a las malas relaciones que mantienen en público Sánchez y Rivera.

De ahí que resulte coherente la respuesta de Moncloa al pulso que ha iniciado Rivera, convencido de que está a punto de comerle todo el terreno al PP. Tras su reunión con Sánchez, Casado compareció en la sala de prensa que utiliza el presidente del Gobierno, en lo que constituye la señal más clara de que, para el PSOE, el PP sigue siendo el principal partido de la oposición. Rivera, por su parte, fue relegado a la sala de prensa destinada a los briefings con los periodistas que siguen a diario la actividad del Gobierno.

Esta tarde, Sánchez se reunirá con Pablo Iglesias, que insiste en que la fórmula adecuada para esta legislatura será la de constituir un Gobierno de coalición en el que entren diputados de la Unidas Podemos, especialmente los dirigentes que forman su núcleo duro. El argumento, criticado porque recuerda demasiado a la posición del partido durante la negociación de la primera investidura fallida de Sánchez, en 2016, hizo que Iglesias virara significamente el mensaje dirigido a los suyos este lunes:

“Nosotros, desde la reunión de mañana vamos a trasladar nuestra disposición al diálogo para participar en la formación de un gobierno con una base parlamentaria amplia y estable que garantice la aplicación de un programa progresista. Lo vamos a hacer conscientes de que todos deberemos ceder, escuchar y empatizar para construir una nueva etapa de entendimiento y colaboración sin líneas rojas, sin ultimátums, sin arrogancia, con claridad y con la verdad por delante”.

UP afronta las elecciones con el reto de movilizar a un electorado que parece haber desconectado de la tensión de esta nueva campaña electoral. Asimismo, deberá hacer frente al coste electoral de la fragmentación en siglas de todo el espacio que antes ocupaba la formación morada, especialmente significativa en Madrid (donde Más Madrid emula el gesto que Podemos tuvo en las europeas en 2014 y concurre con una papeleta electoral con los rostros de Iñigo Errejón y Manuela Carmena) y Galicia, con la vista puesta en la fortaleza del partido en Andalucía, en las opciones de Ada Colau en Barcelona y las opciones de Compromís (también en relación a una reedición de los acuerdos de 2015 en los ayuntamientos).

En cualquier caso, en menos de tres semanas volveremos a estar convocados a las urnas a concluir la reconfiguración del reparto de poder para los próximos cuatro años. En este contexto, todo apunta a una posible recuperación del espacio perdido por el PP por la decepción del empuje de VOX y por la desmovilización del electorado de centroizquierda.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.