Fillon pierde apoyo frente a Le Pen y Macron

La carrera presidencial francesa parece haber entrado en terreno conocido. Tras los escándalos protagonizados, sobre todo, por el candidato de Les Republicáins, por primera vez desde que arrancó extraoficialmente la campaña de las presidenciales, se empiezan a exponer los distintos programas electorales con los que los candidatos de los diferentes partidos aspiran a ocupar el Elíseo. Y eso está teniendo una traducción clara: Marine Le Pen y Emmanuel Macron comienzan a alejarse del resto de candidatos en primera vuelta, en buena medida porque François Fillon ha comenzado a perder apoyo en el suelo electoral del que hablábamos hace una semana.

De acuerdo con los últimos trackings publicados, Fillon estaría en torno al 18.2% de los votos, -1.1 puntos respecto a la media que manejamos hace unos días. En la práctica, apenas hay empresas que le sitúen en ese 20% que señalábamos en plena tormenta por el Penolepegate y su deriva judicial y comenzamos a ver cómo algunas (Ipsos y Kantar) ya le sitúan en torno al 17% de apoyo. Hace unos días desveló su eslogan de campañaUne volonté pour la France (un deseo para Francia).

Tanto Macron como Le Pen se consolidan como los grandes favoritos para pasar a la segunda ronda, con apenas un punto de diferencia entre ambos. El candidato de En Marche, en quien se estaría inspirando Pedro Sánchez si sale derrotado de las primarias del PSOE el próximo mes de mayo, estaría neel 25.4% de los apoyos, +0.6 puntos respecto a la última estimación que analizamos en este blog; hay un sondeo que le sitúa por delante de Le Pen (Oxoda) y otro que plantea un empate técnico entre ambos (Kantar).

La candidata del Frente Nacional, por su parte, sigue anclada en torno al 26.14% de media y pierde un punto respecto a la estimación anterior. Será interesante ver la influencia del debate que enfrentó este lunes a los cinco candidatos a ocupar el Elíseo, sobre todo en relación a las aspiraciones de los dos grandes favoritos. Según los sondeos con estimación en la segunda vuelta, Macron ganará con facilidad a Le Pen con una horquilla de entre el 602 y el 63% de los votos.

La campaña se le puede estar haciendo eterna al candidato socialista, que sigue perdiendo apoyo cada semana que pasa mientras recibe mensajes directos de destacados líderes de su partido, que le reprochan haberse alejado del legado que representa François Hollande. Benoït Hamon se movería ahora en un 12.8% de los votos de media, -1.2 puntos respecto a la estimación anterior, y ya se sitúa cerca de Jean-Luc Melenchon, que se movería en torno al 11.8% de los votos de media, un resultado muy parecido al que obtuvo hace cinco años (y 0.1 puntos más que la estimación que manejamos hace unos días).

Una muestra del desastre: El sábado, Melenchon movilizó a 100.000 simpatizantes en una marcha entre las plazas de la Bastilla y la República. El domingo, Hamon sólo fue capaz de reunir a 20.000 personas en la sala de deportes de Bercy, al este de París.

Movilización y fidelidad de voto en el Frente Nacional

El sondeo de IFOP  preguntó por diferentes puntos que permiten observar el grado de movilización del votante del FN y también su relación de fidelidad con las siglas. Así, cuando se pregunta a los votantes del FN, el 77% tiene claro que repetirá el sentido de su voto; si se plantean otras alterantivas, el 7% apuesta por la abstención, un 6% por Macron y un 4% por Fillon. Fillon mantiene la fidelidad con el 63% de su electorado (con un 17% que votaría por Macron en el caso de que él no pudiera presentarse).

En la izquierda, encontramos mucho más movimiento: Los tres candidatos mantienen menos de la mitad de sus seguidores en cualquier caso. Si se pregunta por otras opciones, el 23% de los de Hamon votarían por Macron y el 16% por Mélenchon; el 14% de los de Melénchon votarían por Hamon y, atención, el 11% por Le Pen; y el 21% de los de Macron optarían por Hamon, con un 8% que lo haría por Fillon y el 6% por Le Pen. Los porcentajes de abstención de los votantes de todos los candidatos son muy parecidos: entre el 5-7%.

Un gráfico difundido hace unos días por el FT, a partir de datos de IFOP, nos permite vislumbrar cuál será el comportamiento electoral de los diferentes electorados en segunda vuelta. Atención al voto a Le Pen procedente de los simpatizantes de Fillon y cómo una parte del electorado de Hamon y de Melénchon optará por la abstención el próximo 7 de mayo.

En cuanto al voto más joven, el de los menores de 25 años, el 56% dice estar siguiendo la campaña con mucho o bastante interés (-15 puntos respecto al tracking anterior) y la gran mayoría tiene la televisión como el principal medio para seguir la información electoral. El 31% habla de la familia como fuente de información y el 30% señala Facebook u otras páginas de Internet.

Cuando se pregunta por los factores más decisivos a la hora del voto, el 74% cita la información continua en los canales telemáticos y el 72% la prensa escrita; el 68% menciona los actos de campaña mientras que el papel de Facebook (48%) o Twitter (40%) baja del 50%. Si se pregunta en términos personales, el 55% cita la prensa escrita, el 53% los canales de televisión y el 52% los actos electorales. La importancia de Facebook se sitúa en el 31%; la de Twitter, en el 24%, por detrás de los canales de Youtube.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A continuación, extraemos los temas fuerte que interesan a los votantes en la campaña. A destacar los datos relativos al empleo (93%), el nivel de vida o la educación (91%), la inmigración (73%) o el lugar de Francia en la UE (72%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si se pregunta por algunos de los asuntos que se están planteando durante la campaña por los diferentes candidatos, el 73% apoya introducir medidas proteccionistas que protejan a los trabajadores franceses de los costes de la globalización, el 64% apoyaría el servicio militar obligatorio y el 62% respaldaría que se prorrogue el estado de emergencia decretado tras los atentados de París de 2015.

Sólo el 33% apoyaría la salida de Francia de la UE y, entre las medidas impopulares, resalta la supresión de medio millón de puestos de funcionarios (propuesta de Fillon), aprobar el derecho al voto a los mayores de 16 años o revocar el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Gizarker: PNV y PSE rentabilizan el acuerdo de Gobierno

Hace unos días dimos cuenta del Sociómetro del Gobierno vasco sobre estimación de voto al cumplirse los primeros 100 días del Ejecutivo resultante del acuerdo entre el PNV y el PSE. Según los datos de ese estudio, apenas había modificaciones en las expectativas electorales de los distintos partidos, un escenario que echa por tierra el sondeo de Gizaker para la EiTB. De acuerdo con sus datos, a partir de 1200 entrevistas realizadas entre los días 22 y 24 de febrero, ambos partidos salen reforzados de este periodo, con especial mención al PSE, que suma dos escaños que coinciden con los dos diputados que se deja Podemos.

Según Gizaker, el PNV volvería a ser el partido más votado con el 38.2% de los votos (+0.8 puntos respecto a su resultado el pasado mes de septiembre) que se traduciría en 29 escaños, uno más de los 28 que tiene en la actualidad. Por su parte, el PSE pasaría del 11.9% de la representación al 13.4%, lo que le permitiría sumar dos diputados a los 9 actuales. Podemos, por su parte, se dejaría 2 puntos en intención de voto (del 14.9% al 12.8%) y pasaría de 11 a 9 diputados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EH-Bildu mantiene su expectativa de voto prácticamente idéntica respecto a su último resultado en las urnas (21.2% frente al 21.3% de hace nos meses) mientras que el PP pierde medio punto (del 10.2% al 9.27% de estimación de voto) y se deja un diputado (que, presumiblemente, es el que gana el PNV). En este esta ocasión, se pregunta por la expectativa de voto de C’s, que se movería en torno al 9.2% (y, por lo tanto, y a falta de ver si, como en su momento UPyD, concentra su apoyo en Álava, estaría a punto de entrar en la Cámara Vasca).

Si nos centramos en la distribución de los datos por provincia, comprobamos qque tanto en Vizcaya como en Álava se registran cambios que explican el resultado final de los diferentes partidos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • En Álava, el PNV suma un diputado a los 8 actuales mientras que el PP se deja uno de los 5 obtenidos hace unos meses. Lo mismo ocurre respecto al PSE y Podemos, en donde se podría estar dando también transferencias de votos: Los socialistas ganan un diputado (empatando con el PP) mientras que Podemos cierra la tabla con 3 diputados (pierde uno).
  • En Vizcaya, también se produce el cambio entre los apoyos al PSE y Podemos: Los socialistas suman un diputado que es el que pierde el PP. Tanto PNV, EH-Bildu como PP mantienen su representación.
  • No hay cambios tampoco en Guipúzcoa, donde todos los partidos conservan la distribución que arrojaron las urnas el pasado mes de septiembre: 9 escaños para el PNV, 8 para la izquierda abertzale, 3  para Podemos y el PSE y 2 para el PP.

En cuanto a la valoración de líderes, el sondeo recoge la fortaleza de las cabezas visibles de los partidos políticos, sobre todo si los comparamos con las valoraciones que arroja el CIS u otros estudios a propósito de los liderazgos nacionales. Con un añadido más: Todos mejoran también respecto a las valoraciones que Gizaker realizó durante la campaña electoral de las últimas autonómicas.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, es el mejor situado con una puntuación de 6.39, incremento que superan con creces Pilar Zabala (de 4.34 a un 5.56) e Idoia Mendía, que suma un punto en valoración (de 3.94 a 4.97), quedándose al borde del aprobado. También suben la cara visible de la izquierda abertzale, Maddalen Iriarte, e incluso Alfonso Alonso, el portavoz del PP vasco, que roza el 3.

Respecto a los primeros pasos del Gobierno vasco, el 71.3% valora positivamente la gestión de Urkullu mientras que el 64.7% respalda el acuerdo alcanzado entre el PNV y el PSE.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

DYM: Sánchez, favorito entre las bases del PSOE, pero López garantiza mejores resultados electorales

A la espera de que Susana Díaz oficialice su candidatura para liderar el PSOE, el próximo fin de semana, la atención de las empresas demoscópicas se centran, sobre todo, en el apoyo que recibe cada uno entre una militancia cada vez más movilizada, como se puede comprobar a diario en los insultos que se cruzan las distintas personalidades del nuevo y viejo PSOE.

Este sábado, recogimos cómo Simple Lógica planteaba cómo Patxi López parecía el mejor situado para convencer al final a los militantes socialistas de la bondad de su candidatura. Esta categoría, la de militante, como hemos señalado en otros momentos, no está siendo recogida por los sondeos, que se centran en pulsar la opinión de los votantes, que puede regirse por una dinámica bien diferente a la que se plantean internamente.

Hoy tenemos más datos al respecto: El sondeo del Instituto DYM para elconfidencial pregunta a propósito del futuro liderazgo del PSOE y obtiene datos distintos a los que vimos en el trabajo de Simple Lógica: Pedro Sánchez aparece como el favorito entre los simpatizantes socialistas (39.9%) y, sobre todo, entre sus votantes (48.4%), muy por delante de los datos que recibe Patxi López (27.4% entre  simpatizantes y 28.3%entre votantes). Susana Díaz queda muy lejos de ambos con un apoyo del 20.9% entre simpatizantes (-19 puntos respecto a Sánchez) y entre los votantes, donde se queda en un 11.8% (-36.6 puntos).

El estudio se hizo a partir de 1010 entrevistas realizadas entre los días 7 y 15 de marzo, es decir, antes de que Susana Díaz diera el paso para liderar el partido, de manera que DYM preguntó por las posibilidades de los otros dos candidatos en el caso de que ella no se presentara. Así, en ese caso, las opciones de López y Sánchez quedarían bastante igualadas entre los simpatizantes (42.4% y 47.2% respectivamente) pero habría una diferencia de 13 puntos entre los votantes, en beneficio del ex secretario general (52.6% frente al 39.3%).

También se realiza proyección de resultados del partido con los diferentes candidatos, con datos curiosos: A pesar del apoyo a Sánchez entre los simpatizantes y votantes, las opciones del PSOE mejoran más con López al frente de la Secretaría General. En ese caso, el PSOE obtendría el 25.2% de los votos (+5.2 puntos respecto a la estimación de DYM actual, +2.5 puntos respecto a su resultado el pasado 26 de junio) y arañaría votos del resto de formaciones, sobre todo en el centroderecha. El PP bajaría del 30% (29.8%), Unidos Podemos se quedaría en el 19.8% y C’s bajaría al 13.6%.

Si fuera Sánchez el elegido finalmente, el PSOE pasaría del 22.7% de los votos a un 24.5% (+4.5 puntos respecto a la estimación de DYM), y perjudicaría sobre todo a las aspiraciones de Unidos Podemos, que caería al 17.8% (-3.8 puntos respecto a la representación actual y -2 puntos en comparación con la estimación de DYM). El PP también quedaría por debajo del 30% de intención de voto (29.9%).

La elección de Susana Díaz sería la más perjudicial para los intereses del PSOE, que caerían al 18.9% de intención de voto (-3.8 puntos respecto al 26J y -1.1 puntos en comparación con la estimación de DYM). El PP no se beneficiría de esta situación (29.7%) pero sí Unidos Podemos, que daría un salto hasta el 24.2% de intención de voto (+2.6 puntos respecto al 26J y +4.3 puntos en comparación con la estimación de DYM). C’s perdería casi un punto en intención de voto respecto al escenario de DYM.

Estas proyecciones confirmarían que las estimaciones referidas al PSOE deben quedar en suspenso a la espera de que se resuelva el liderazgo del partido, con posibles transferencias de votos sobre todo entre Unidos Podemos y C’s. A tenor de los datos, parecería que la disputa más rentable para los intereses socialistas debería centrarse en Patxi López y Pedro Sánchez, de manera que el paso adelante de Susana Díaz perjudicaría claramente las aspiraciones del ex lehendakari.

C’s, el gran beneficiado en intención de voto

Tal y como planteó Simple Lógica o Metroscopia, Ciudadanos se convierte en el gran beneficiado de la situación actual, según el sondeo de DYM para elconfidencial.com. El partido de Albert Rivera obtendría el 16.2% de los votos, +3.2 puntos respecto a las elecciones generales y nada menos que +4.4 puntos si lo comparamos con los resultados del anterior barómetro de DYM.

De acuerdo a su estimación, existe un partido que despunta sobre el resto, aunque con menor apoyo que el registrado hace meses: El PP se movería en torno al 31% de los votos, -2 puntos respecto al 26 J pero -5.2 puntos si lo comparamos con la anterior estimación de DYM.

En cuanto a la izquierda, el PSOE obtendría el 20% de los votos (-2.7 puntos respecto al 26J pero +0.4 puntos respecto al sondeo anterior) y Unidos Podemos, con el 19.9%, se deja casi dos puntos respecto a la estimación anterior y también en comparación con su representación actual. En la práctica, C’s y el PSOE estarían separados por menos de 4 puntos de intención de voto, apenas 1 punto más de diferencia respecto al margen de error que arroja el sondeo.

Todo ello, como apuntábamos antes, a la espera de que se resuelva el proceso interno de los socialistas y con la vista puesta en el estado de las relaciones entre PP y C’s, sobre todo tras el primer no de la formación naranja a la hora de aprobar el decreto que perseguía reformar el sector de la estiba.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Simple Lógica: El PP cae por debajo del 30% de intención de voto

Cambios respecto a los datos registrados hace un mes: Por primera vez desde las elecciones del 26 de junio, el PP cae del 30% de intención de voto, aproximándose al 28.7% de representación que obtuvo en los comicios del 20 de diciembre de 2015. Según el escenario que plantea el sondeo mensual de Simple Lógica, ni PSOE ni Unidos Podemos se benefician de la caída de los populares, a diferencia de C’s, que suma dos puntos en sólo un mes. El resultado, respecto a las expectativas de C’s, irían en consonancia con la estimación de Metroscopia hecha pública hace unos días.

Con el 29%, el PP sería el partido más votado si hoy hubiera elecciones. Se deja 4 puntos respecto a los datos del 26J y 2 puntos si lo comparamos con los resultados del mes de febrero. Esta caída es exacta al incremento de C’s, que sumaría el 15.7% de los votos, +2.7 puntos respecto a su representación actual en el Congreso.

En cuanto a la pugna entre la izquierda por conseguir la hegemonía parlamentaria, el PSOE recupera la segunda plaza con un 20.9%de estimación de voto (-1.8 puntos respecto a los últimos comicios pero medio punto si lo comparamos con la estimación de Simple Lógica de hace un mes). Unidos Podemos, que hasta ahora permanecía como segunda opción en la serie de Simple Lógica, pierde este lugar con un 20% de estimación de voto, -1.6 puntos respecto a su representación y -2.6 puntos en comparación con la estimación realizada hace un mes.

El sondeo, a partir de 1.006 entrevistas realizadas entrelos días 1 y 9 de marzo, sitúa al PP como la opción favorita en voto directo (16%), seguida de Unidos Podemos (13.3%) y el PSOE (12%). C’s recibe un 9% con un 40.9% de voto no decidido (el 17.1% no sabe o no contesta y el 23.8% de divide entre el voto abstencionista, en blanco o nulo).

Desde el punto de vista de las transferencias de voto, el PP sigue como el partido que mantiene mayor porcentaje de fidelidad con su base electoral (74.3%), con un 8.3% que se decantaría por C’s en el caso de haber elecciones ahora. Unidos Podemos conserva al 66.5% de sus votantes (-10 puntos respecto al mes de febrero),con un 10.5% que se abstendría. Por su parte, C’s conserva al 61.4% de su base electoral, con un 13.4% que manifiesta su intención de abstenerse en el caso de nuevos comicios.

El PSOE amarra al 63.8% de sus votantes (+5 puntos en comparación con hace un mes), aunque sigue manifestando fugas de votos en otras direccoines: El 4.4% se inclinaría ahora por Unidos Podemos, el 2.5% por C’s y el 15.3% por la abstención, que sigue siendo su transferencia de voto más voluminosa y, de acuerdo a lo que hemos señalado en otras ocasiones, una ventaja. Basta con acertar en la elección de su liderazgo para recuperar a esa base electoral que, por el momento, no ha encontrado acomodo en otra formación política.

Respecto a los liderazgos, Albert Rivera vuelve a ser el que menos rechazo genera (el 41.4% aprueba su gestión y el 53.8% la suspende). Alberto Garzón aprueba para el 32.6% (suspende para el 59.5%), muy por delante de los datos que recibe Pablo Iglesias, que vuelve a ser el que mayor rechazo suscita: el 74.1% suspende su trabajo al frente de  Unidos Podemos. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, suspende para el 68.7% (-5.4 puntos respecto a la puntuación de Iglesias) y aprueba para el 26.8%.

Por recuerdo de voto, Rajoy es el que recibe mejor dato entre los suyos (78.3%), seguido del 28.1% de los votantes de C’s que respalda su gestión al frente del Gobierno. Albert Rivera es el segundo mejor situado entre su base electoral (76.9% aprueba su gestión) pero también es el que mejor dato recibe entre los electorados de otras formaciones: El 41% de los votantes del PSOE y el 69.3% de los del PP respaldan su trabajo, una opinión que habrá que seguir con atención tras el efecto de la abstención de su grupo ante el Decreto Ley del Gobierno que pretendía reformar la estiba.

Entre los líderes de Unidos Podemos, Garzón vuelve a recibir mayor apoyo entre sus votantes (68.9% aprueba su gestión) frente al 63.4% que respalda la labor de Iglesias. Y si miramos en términos de convencimiento a otros electorados, el líder de IU aprueba para el 42.8% de los electores socialistas, que sólo dan un 20.9% cuando se trata de respaldar a Iglesias.

Patxi López vuelve a ser el mejor situado para liderar el PSOE

Hace un mes, Simple Lógica situó al ex lehendakari como el candidato mejor situado para liderar el PSOE por el porcentaje de aprobación tanto en su base electoral como entre los votantes de otras formaciones políticas. Esta vez ocurre algo similar: Cuando hablamos de rechazo, López obtiene un 55.8% de los votos, lejos del 68.5% que recibe Susana Díaz y el 71.2% de Pedro Sánchez.

Estos 15.4 puntos de diferencia en términos de desaprobación se reducen a 10 puntos cuando se habla de aprobación: El ex secretario general del PSOE aprueba para el 23.4% de los votantes mientras que López lo hace para el 33.8%. La presidenta de la Junta se queda también en el punto medio en estos términos (el 28% respalda su liderazgo).

En términos de recuerdo de voto, el 48.8% de los votantes socialistas apoya a Sánchez (frente al 47.8% que lo suspende), porcentajes que empeoran respecto al mes de febrero: Entonces, el 50.3% lo respaldaba frente al 45.3% que no. Así, Susana Díaz es la que experimenta los cambios más notables: El 42.6% aprueba su gestión (+7.9 puntos respecto a hace un mes) y el 52.9% la suspende (frente al 64.6% que lo hacía en el anterior sondeo).

Por su parte, López vuelve a ser el que recibe mejor dato también entre los votantes socialistas, aunque hay cambios a la baja tanto en niveles de aprobación como de suspenso: El 55.9% respalda su gestión (54.2% hace un mes) mientras que el 35.3% le suspende (-2.2 puntos respecto al mes de febrero).

¿Qué ha cambiado desde entonces? Seguramente, el runrún que acabó con el anuncio de que el próximo fin de semana Susana Díaz dará un paso al frente para liderar el PSOE. Según los datos de Simple Lógica, desde el punto de vista del votante, cuya opinión no tiene por qué coincidir con la del militante, tiene como principal rival a Patxi López tanto entre el electorado en general como entre en el elector socialista.

CODA. DYM aporta datos este sábado sobre la contienda interna del PSOE, por lo que hemos considerado oportuno abrir otro post con los datos ampliados: C’s también se convierte en el gran beneficiado de la situación actual, según el sondeo de DYM para elconfidencial.com.

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

La ciudadanía vuelve a utilizar las urnas para ajustar cuentas con la política

Se anunciaban sorpresas en los resultados de las elecciones generales de Países Bajos y las hubo: Los partidos que habían formado el Gobierno de coalición resultante de las elecciones de 2012, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) y el Partido del Trabajo (PVdA) se dejaron casi 25 puntos en representación que se tradujo en una pérdida de 41 diputados, casi todos por parte de los socialdemócratas. Los dos partidos, junto a la Democracia Cristiana (CDA), que han sido los puntales de la política holandesa durante décadas aglutinaron el 39.3% de la representación. Por su parte, el Partido de la Libertad (PVV), liderado por el ultraderechista Geert Wilders, a pesar de monopolizar la campaña, no logró mejorar los resultados obtenidos por su partido en las elecciones de 2010 (cuando consiguió 24 diputados) y quedó lejos del objetivo de convertirse en primera fuerza parlamentaria.

Durante semanas, distintos sondeos recogieron la posibilidad de que Países Bajos se sumaría a la ola de nuevo populismo de derechas que atraviesa el corazón de la UE por diferentes motivos, un hecho a destacar si se tiene en cuenta que los países con mayor proyección son precisamente los miembros fundadores de la CEE. Finalmente las estimaciones se fueron moderando según se acercaron las elecciones generales y, al final, se proyectó a una horquilla de entre el 16-20% de intención de voto, a la espera de un giro en los últimos días de campaña.

El potencial regalo llegó el pasado fin de semana, cuando el primer ministro, Mark Rutte, del VVD, junto a su socio de Gobierno, los socialdemócratas de PVdA, decidieron prohibir la celebración de un mitin del ministro turco de AAEE a favor del referéndum que se vota en el país el próximo mes de mayo. Es posible que la actuación, que supuso la expulsión del país de la  ministra de Familia y que ha derivado en declaraciones cruzadas y la ruptura de relaciones entre Ankara y Amsterdam, podría haber beneficiado a Wilders, una circunstancia que ponemos en duda: Este gesto de firmeza del Gobierno, en la línea del giro a la derecha de Rutte que ha protagonizado durante la campaña, finalmente podría haber proyectado una imagen de fuerza frente al rival turco y haber convencido a los indecisos de última hora que simpatizan con el discurso antiIslam de Wilders. El dato de participación final así lo parece indicar.

Sea como fuere, el PVV no logró su resultado en una derrota evidente incluso en los actos de celebración de los resultados por parte de Wilders, que tuvo a bien recordar a Rutte que no se irá y que su partido político será un referente (y amenaza) de cara al futuro, con o sin cordón sanitario del resto de formaciones para no contar con ellos para la formación del próximo Gobierno.

Su derrota no es anecdótica: El PVV, fundado en el año 2006 para aprovechar la ola del aesinato de Pim Fortuyn como líder, se quedó con el 13% de los votos y 20 escaños, lejos de los 33 que consiguió la formación más votada, el Partido Popular de la Libertad y la Democracia del primer ministro, Mark Rutte, que obtuvo el 21.2% de los votos y 33 diputados, ocho menos de los conseguidos en 2012. Un mal  resultado objetivo pero magnífico si se tiene en cuenta el resultado de su socio de coalición, el Partido del Trabajo  (PVdA), que pasó del 24.8% de los votos y 38 escaños a una representación del 5.7% y 9 diputados. Una reflexión que el presidente del Eurogrupo, al que en España conocemos muy bien por su papel durante los rescates de los PIIGS, prometió abrir una reflexión.

El Parlamento que sale de los comicios tiene una característica principal: Una enorme fragmentación que obligará a Rutte a plantear un trabajo de encaje de bolillos histórico para alcanzar obtener los 76 diputados que garantizaría la mayoría absoluta. No lo tendrá sencillo con una cámara compuesta por hasta 13 formaciones con representación parlamentaria, aunque se especula con que se trabaja en un acuerdo entre VVD, el CDA, el D66 y el PvdA. Sin embargo, esta posibilidad no esconde el origen que explica esta situación y que no es otra que la debacle de la socialdemocracia holandesa.

El PVdA perdió 19 puntos en una fuga de votos: Pasó del 35.8% al 8.3% en Amsterdam; del 29.2% al 6.4% en La Haya o del 32% al 6.3% en Rotterdam, ciudad que monopolizó el problema con Turquía durante los últimos días de campaña. El desplome explica buena parte de los incrementos en otras formaciones políticas. Éste puede ser el caso de Demócratas 66 (socioliberales), que ganó 4.2 puntos y pasó de 12 a 19 diputados; de los Verdes de izquierdas (GL), que ganó 10 diputados al pasar de un 2.3% de la representación a un 9.1% y que goza de proyección de futuro; del Denk, un partido de diputados de origen turco, que entra en el Parlamento con el 2% de los votos y dos escaños; o el éxito de los animalistas (PVdD), que pasó del 1.9% de la representación a un 3.2% (y de 2 a 5 escaños).

En el espectro de la derecha también se registraron cambios interesantes: Además del incremento del PVV, el FVD, de corte nacionalista, entró en el Parlamento con el 1.8% de los votos y 2 escaños; el CDA (Llamada Demócrata Cristiana) quedó como tercera fuerza con el 12.4% de los votos (de 13 a 19 escaños) y la Unión Cristiana (CU) mantuvo su resultado respecto a 2012. En otro orden, también cabe destacar el incremento del partido de los pensionistas y jubilados (50+), que duplicó su representación; y la estabilidad del Partido Reformado Político (SGP), que mantuvo sus 3 escaños, así como el Partido Socialista, de corte maoísta, que perdió medio punto de representación y uno de los 15 diputados que consiguió en 2012. Pese al desplome de la socialdemocracia, el SP no se benefició de esta situación, lo que debiera hacer reflexionar de cara al futuro.

La traslación de los resultados al mapa del país respecto a 2012 ya indica la dimensión del cambio político registrado en los Países Bajos este miércoles, un cambio que la UE y buena parte de los países europeos tradicionales se han limitado a destacar en un sentido: Wilders, que había amenazado con sacar al país de la UE, no consiguió su objetivo y ese freno puede tener consecuencias en la próxima bola de partido que se celebra en las presidenciales francesas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estamos pues ante una lectura que pasa por encima las evidencias: Los actores de la política tradicional en Holanda (pero también en otros países) están perdiendo la confianza de un electorado que parece dispuesto a explorar otras alternativas políticas, aunque éstas se basen en discursos xenófobos y/o en poner reescribir buena parte del sustrato ideológico y de valores que ha regido en Europa desde 1945.

Así se entiende mejor por qué desde distintos foros se han celebrado los resultados del partido de Mark Rutte, obviando el tono de la campaña adoptado para frenar a Wilders, o el hecho de que muchos votantes de centroizquierda están defendiendo a quien lideró propuestas de recortes del gasto social en su país o medidas de castigo respecto a países de la Eurozona como Grecia, España, Portugal o Irlanda por sus problemas financieros.

Unos resultados que confirman el malestar ciudadano con el sistema

Con un 82% de participación (+7.4 puntos respecto a las elecciones generales de 2012), los ciudadanos confirmaron el malestar con el sistema y el statu quo que ya hemos visto en otros procesos electorales y la apuesta por explorar otras opciones alternativas a la política
tradicional. Una apuesta que, como bien apuntaba en un análisis fundamental, tiene más que ver con entender las urnas como un mecanismo para depositar “un voto a joder”.

El propio autor refería algunos de los procesos en los que hemos visto esa manera de hacer entender el malestar ciudadano: El Brexit, la victoria de Donald Trump en EEUU, las elecciones de Austria, los resultados de los comicios en España en 2015 y 2016 y lo que llevan apuntando los sondeos respecto a las presidenciales francesas desde hace meses.

La socialdemocracia europea es la principal damnificada de esta ola, como así se confirma en Grecia (con el PASOK como pionero de este castigo en las elecciones de mayo y las de junio de 2012); en Austria (no pasó a la segunda ronda de las presidenciales que estuvo a punto de ganar un candidato de la ultraderecha); en Reino Unido (incluso con el barniz al laborismo que le ha dado Corbyn); y España, donde el PSOE se encuentra en el 20% de intención de voto.

Este miércoles el PVdA holandés, que en el año 1982 tenía el 30.40% del electorado y que cae con creces respecto a su mínimo histórico (15.11%, logrado en las elecciones de 2002), se sumó a la tendencia a la que también se unirá, previsiblemente, a finales de abril el PS francés, cuyo candidato a las presidenciales es la cuarta opción en todos los sondeo sobre intención de voto desde hace meses. Hasta el momento, sólo el Partido Socialista portugués y el Partido Democrático italiano (con matices) se salvan de esta tendencia, a la que se podría sumar en septiembre el SPD (en torno al 30% de intención de voto en estos momentos).

A la caída en la expectativa de voto de la socialdemocracia (que sigue presente en distintos Gobiernos de la Eurozona) se suma una crisis más moderada que sufre el centroderecha liberal europeo. Ambos procesos confluyen en un efecto directo en la dispersión del voto hacia altersistémicas o simplemente antisistemas en la izquierda y a la derecha. Ha ocurrido en varios países de la Europa occidental (la oriental siguen otros procesos, no equiparables a los que nos referimos esta vez):

  • Alemania, con el auge de Die Linke, por un lado, y con la expectativa de AfD de convertirse en tercera fuerza parlamentari
  • Italia, con el M5S de Beppe Grillo, que vuelve a aparecer como primera fuerza según los sondeos sobre estimación de voto
  • El Reino Unido, con la presencia del UKIP y el hundimiento del laborismo, en un contexto de dudas ante la ejecución del Brexit.
  • En Francia, con una subida del Frente Nacional que bebe de esas dos crisis junto a una remodelación del discurso ultraderechista para no sonar tan agresivo o desgradable como el que hace unos años defendía el padre de la actual presidenta del FN.
  • En España, con la cristalización de una opción como Podemos, bastante más moderada ahora que en sus inicios.
  • En Grecia, con la victoria de Syriza en 2015 y la presencia de Amanecer Dorado como tercera opción en el Parlamento heleno.

La tendencia también se profundizó en lugares como Austria, con la pujanza del FPÖ tras constarse la ausencia de los socialdemócratas del SPÖ y del ÖVP en la segunda vuelta de las presidenciales, o en Países Bajos, donde el PVV se recupera tras la caída de apoyo registrada en 2012 (15 diputados de los 24 que logró en 2010, el año en el que tocó techo tras su fundación en el año 2006, en los comicios en los que logró 9 diputados) y con un partido liberal que ha comprado una parte del discurso de la ultraderecha.

Así, tal y como escribimos en 2012, estamos ante el diagnóstico que Pippa Norris avanzó en su obra, Derecha radical. Votantes y partidos políticos en el mercado electoral [Akal, 2009]: el efecto contagio de determinados discursos ante un aumento de las expectativas electorales de estas organizaciones:

“La importancia potencial de estos partidos se relaciona directamente con el lugar que ocupan las principales formaciones que compiten en el espectro electoral: allí donde los partidos de izquierda y derecha convergen en el centro moderado, ese agujero negro en el que no se abordan cuestiones raciales, políticas de inmigración o alternativas a la economía de libre mercado, existen más opciones de que aparezca una formación de derecha radical que intente rellenar el espacio que el partido de centro-derecha ha abandonado por interés electoral”

En todos estos países, se ha producido un cuestionamiento más o menos profundo del sistema político surgido tras la Segunda Guerra Mundial, con el fin de las dictaduras, en el caso de Grecia y España, o tras una crisis política profunda, como en Italia. Y ese cuestionamiento, que hace unos años se traducía en un aumento de la abstención y el alejamiento de la política tradicional y/o institucional, tal y como recoge Peter Mair en su libro Gobernando el vacío [Alianza Editorial, 2015], en estos momentos apunta a la intención de responder jodiendo al sistema y a sus actores principales a la menor oportunidad de ser convocados en las urnas. Próxima oportunidad, Francia.

CODA. El resultado del Brexit, el no al plan de paz en Colombia o la victoria de Donald Trump sirvieron para poner en entredicho el trabajo de las empresas demoscópicas. De ahí que sea de justicia resaltar su trabajo cuando aciertan. Así ha ocurrido, en líneas generales, con los sondeos sobre intención de voto en Países Bajos (se pueden consultar todos en la web de Electograph). Sobre todo, hay que destacar los resultados a pie de urna que proporcionó Ipsos: Clavó prácticamente los resultados de los principales partidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Nueva Democracia casi duplica la representación de Syriza

Las cosas no marchan bien para Syriza. La izquierda radical griega no remonta en los sondeos sobre intención de voto debido a dos circunstancias: La propia renuncia al programa con el que ganó las elecciones de 2015, a la espera de una decisión de la Troika sobre la deuda impagada, con medidas como la que permite desahuciar a un deudor de primera vivienda; y la ruptura entre el Gobierno y su base electoral, que vuelve a manifestar su malestar con convocatorias de huelgas sectoriales como las del sector sanitario o la de los transportes.

De acuerdo a los datos publicados  a lo largo del mes de febrero, Syriza conseguiría el 24.55% de los votos, si atendemos a la media de todos los estudios registrados; sin embargo, y ante la evidencia de que Bringing Europe suele inflar los resultados de las formaciones de izquierdas, eliminamos su estimación respecto a las medias, de manera que Syriza se queda en el 20.1% de los votos, -15.36 puntos si lo comparamos con la representación actual y -1.2 puntos respecto a los sondeos publicados durante el mes de enero.

capturagreciafeb

Existen tres grandes beneficiados de esta situación: Por supuesto, Nueva Democracia, que se postula como una alternativa clara y sólida frente a Syriza con el 36.6% de media, +1.5 respecto a hace un mes (31.6% si incluimos a Bringing Europe); la serie de pequeños partidos que surgen como escisiones de Syriza (Course of Freedom obtendría el 2.4% de los votos, 2.9% si incluimos todas las estimaciones) y Unidad Popular caería al 1.6% de estimación de voto (2.6% si incluimos también Bringing Europe); y, sorpresa, el PASOK, que recupera apoyo. Los socialistas se moverían en torno al 8.4% de los votos, +1.1 puntos en comparación con el mes de enero (7.4% si incluimos todas las estimaciones), con sondeos, como el de Rass que lo llevan al 10% de intención de voto (9% según MRB).

En cualquier caso, ND está cerca de duplicar la representación de Syriza, tras sumar 8.5 puntos a sus resultados, con sondeos, como el de la Universidad de Macedonia, que lo sitúa cerca del 40% de los apoyos. Este escenario no se producía en el país heleno desde las elecciones de 2009, las que auparon a Yorgos Papandréu como primer ministro hasta que su dimisión abrió la veda a un Gobierno de tecnócratas en Atenas y a la crisis política derivada de la misma.

En el caso del PASOK, suma 2.4 puntos a la representación anterior, tras constatarse que Amanecer Dorado no sería una alternativa viable en el país: A pesar de obtener el 8.7% de los votos de media (8.8% si sumamos todas las estimaciones) y de seguir como tercera fuerza parlamentaria, suma sólo 1.7 puntos en comparación con los resultados de septiembre de 2015. No parece que la formación tenga muchas opciones de crecimiento electoral en estos momentos.

Por su parte, el KKE se movería en torno al 8.3% de los votos de media, +1.2 puntos respecto al mes de enero (9.1% si sumamos Bringing Europe, que le otorga un 10% de intención de voto). Los comunistas sumarían 2.8 puntos en intención de voto, en la pugna con el Pasok por convertirse en la cuarta fuerza del Parlamento heleno.

Anel, el socio de Gobierno de Alexis Tsipras, mantendría el 2.7% de los votos de media (3.6% si sumamos todos los sondeos) mientras que To Potami confirma que atraviesa problemas de supervivencia al obtener el 2.2% de los votos de media (1.9% si tenemos en cuenta todos los datos). EK, el partido que, según parece, ha terminado comiéndole buena parte de su nicho de votos, obtendría el 3.15% de los apoyos (2.6% si tenemos en cuenta también los datos de Bringing Europe).

La situación política griega, a la espera de que el desarrollo de los distintos procesos electorales especialmente en Países Bajos y Alemania, transcurre mientras los acreedores siguen negociando con Atenas la evaluación de las condiciones del tercer rescate, con la vista puesta en el techo para la exención fiscal y los costes de financiación del sistema de pensiones.

Los acreedores (Comisión Europea, BCE, FMI y MEDE) han vuelto a exigir a Tsipras medidas para liberar el siguiente tramo de ayuda de 6.000 millones de euros, mientras el primer ministro griego, muy optimista, insiste en el fin de la austeridady en que no habrá nuevas cargas financieras adicionales para el ciudadano. Se prevé que haya acuerdo de cara al próximo Eurogrupo que se celebrará el 20 de marzo.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Problemas judiciales para Fillon, Macron y Le Pen a 40 días de las elecciones

La campaña presidencial francesa entra en territorio desconocido: Este martes, el candidato de Les Republicains, François Fillon, conoció que pasa a ser investigado formalmente por malversación de fondos públicos debido a la presunta contratación fraudulenta de su espoas mujer y dos de sus hijos en lo que se conoce desde hace semanas como el Penelopegate.

Fillon, que ganó la candidatura de su partido haciendo bandera de la honestidad, mantiene la presunción de inocencia y en su declaración ante los jueces, sugirió que no se había respetado la separación de poderes: “Ustedes han decidido convocarme de manera precipitada por hechos que se remontan, en algunos casos, a casi veinte años”

La imputación llegó después de que se adelantara un día su comparecencia ante el juzgado de instrucción que le había citado para tomarle declaración por la petición de su abogado de que la audiencia se pudiera desarrollar con tranquilidad. Quedan apenas 40 días para que se celebre la primera vuelta de las presidenciales y la campaña está completamente rota por las acusaciones de corrupción al candidato republicano, al que no le dejan de salir nuevos tufos.

El domingo, el semanario Le Journal du Dimanche publicó que Fillon recibió trajes por valor de 48.500 euros de un amigo, una situación que recuerda a la que vivió el ex presidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, investigado en el marco de la operación Gürtel. El entorno de Fillon negó las acusaciones. El martes, Le Parisien publicó que los hijos de Fillon habían transferido a sus padres una parte del salario que cobraban como asistentes parlamentarios.

Éste es el caso más llamativo, pero no el único: El candidato de En marche, Emmanuel Macron, que ha visto cómo estos días se abría también una investigación a propósito de un delito de favoritismo en la orgnaización de un viaje que el Elíseo pagó a Las Vegas a un grupo de empresarios cuando él era ministro de Economía de François Hollande.

Por su parte, la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen se enfrenta a una acusación de ocultación de patrimonio por parte de la Hacienda gala.  Según Le Monde, Le Pen tiene abiertos dos contenciosos con la administración fiscal: Uno por infravalorar el porcentaje que le corresponde de la casa de su padre en Saint-Cloud (la casa vale 5 millones de euros según el fisco, y no 2.5 millones como se ha declarado); el otro procedimiento se refiere a la casa familiar de Rueil-Malmaison que Le Pen también habría tasado por debajo de su precio.

Fillon se mantiene en torno al 20% de intención de voto

A pesar del goteo de informaciones, Fillon mantiene una consistente base electoral, en torno al 20% de intención de voto, que le impedirá, no obstante, pasar a la segunda ronda de las presidenciales (19.3% de media según los últimos sondeos).

De acuerdo a los últimos trackings electorales, la disputa se mantiene entra la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen. La candidata ultraderechista se mueve en torno al 26.6% de los votos de media mientras que Macron le sigue de cerca con un 24.8% de media, a la espera de que nuevos referentes del socialismo galo pida el voto para él en primera vuelta, lo que supondría la defunción final de su candidato.

En los últimos días, ha corrido el rumor de que incluso el primer ministro, Manuel Valls, podría finalmente pedir el voto para Macron, con quien tiene indudablemente más puntos en común que con Hamon. Tras las informaciones del anuncio, que llegaría antes del 23 de abril, Hamon le recordó a Valls el valor de la palabra dada en democracia.

Queda claro éste parece ser el último recurso a la pataleta del candidato del PS. De acuerdo con los trackings electorales, Hamon no supera ni por casualidad el 15% de intención de voto (obtendría un 13.6% de media según los datos publicados), con Melenchon situado en el 11.75% de los apoyos.

Sea como fuere, la campaña ha entrado en un terreno extraño, a la espera de lo que ocurra en las elecciones generales que se celebran este miércoles en Países Bajos. En este sentido, Le Pen ha insistido durante estos días en un Frexit de Francia del euro si ella llega al Elíseo, un proceso que, dice, será seguido por otros países: “Si Francia restablece una moneda nacional, no será la única” y “si Francia restablece el franco, el euro dejará de existir”.

Por su parte, Macron ya no evita la confrontación directa con Le Pen. Este miércoles, Macron se refirió a la candidata del Frente Nacional de esta manera: “Lucho cada día para que la señora Le Pen no salga elegida. Lo que propone, la salida de la eurozona, una devaluación de la moneda del 30% y un proteccionismo nacionalista, todo eso llevaría a un empobrecimiento de la clase media francesa y a un empobrecimiento de la industria y la agricultura francesas. Y progresivamente a la ruptura de Europa y de la eurozona”. Los sondeos apuntan a que obtendrá entre un 62 y un 65% en la segunda vuelta frente a la candidata del FN.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario