Metroscopia: C’s gana 10 puntos respecto al 26J y se coloca a menos de 4 del PP

C’s se confirma como el gran vencedor de la crisis política en Cataluña, algo que está por demostrar en las elecciones del próximo 21 de diciembre allí pero que se constata en todos los sondeos sobre intención de voto publicados desde el pasado mes de septiembre. Hoy analizamos el trabajo de Metroscopia para el diario El País, que otorga a C’s casi 10 puntos de crecimiento desde las últimas elecciones generales, celebradas el 26 de junio de 2016, +4.2 puntos sólo desde el pasado mes de agosto. El motivo, el aparente desgaste que el tema catalán ha tenido en el resto de partidos de implantación estatal, con especial mención al PP y Unidos Podemos.

Según el escenario diseñado por Metroscopia, C’s se situaría en el 22.7% de los votos, +9.7 puntos respecto al 26J y +4.2 puntos si lo comparamos con la estimación anterior publicada. La noticia, además del crecimiento de casi 10 puntos en año y medio, tiene que ver con la situación de empate respecto al PSOE por la segunda plaza parlamentaria y la distancia respecto al PP, que queda reducida a 3.4 puntos.

El PP se movería en torno al 26.1% de los apoyos, -6.9 puntos respecto al 26J y -0.8 puntos en comparación con la estimación de Metroscopia anterior. En cualquier caso, empeoraría los resultados conseguidos en las elecciones de diciembre de 2015, lo que abre muchas incógnitas a propósito del momento y el método utilizado para que a Metroscopia le salgan estos resultados.

  Como apuntábamos, el PSOE empata con C’s en el 22.7% de estimación de voto, +0.7 puntos en comparación con el último sondeo de Metroscopia y con el mismo porcentaje conseguido el 26 de junio de hace año y medio. Cataluña, por lo tanto, no parece castigar al PSOE, que tampoco se beneficia de la volatilidad de la situación política.

No puede decir lo mismo Unidos Podemos, que cae al 14.7% de los votos, -5 puntos desde el pasado mes de agosto y -6.4 puntos si lo comparamos con el resultado de las últimas elecciones. Con un supuesto de participación del 70%, parece que la crisis interna que ha estallado en Catalunya en Comú, con efectos como la ruptura del acuerdo de Gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona o las reuniones de Carolina Bescansa para armar un liderazgo alternativo al de Pablo Iglesias, se puede llevar por delante gran parte de lo ganado por la formación morada desde su aparición, hace cuatro años.

Según el voto directo, C’s se coloca como la primera opción con un 18.8% de voto movilizado en estos momentos. Le sigue el PSOE, con un 18.4%, y el PP, con un 17.5%. Cierra la tabla Unidos Podemos, con un 11.3%.

En cuanto al liderazgo de los partidos de implantación estatal, podemos extraer dos conclusiones: Los líderes de la nueva política empeoran respecto a las valoraciones obtenidas el pasado mes de agosto y Pablo Iglesias tiene, además, un problema añadido respecto a la caída de popularidad entre sus propios votantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Albert Rivera suspende con un -2 respecto al +7 registrado el pasado mes de agosto, aunque entre su base electoral consigue el 90% de aprobación; le sigue Pedro Sánchez, con un -20, que mejora del -34 conseguido en agosto, y que logra un 71% de aprobación entre los electores socialistas. Por su parte, Mariano Rajoy, que pasa del -35 a un -22, con un 85% de aprobación entre los suyos. En el lado contrario encontramos a Pablo Iglesias, que consigue un -65 que empeora el -49 conseguido en agosto, que se queda en un 49% de aprobación entre su base electoral.

Metroscopia, que elabora este trabajo a partir de 2371 entrevistas realizadas entre los días 6 y 8 de noviembre, pregunta por la actuación de los partidos políticos nacionales en el Parlamento, con una tendencia clara: Todos mejoran respecto al mes de agosto menos Unidos Podemos, que pasa del 24% de aprobación al 18%. En el caso de C’s, es el que obtiene mejor dato con un 53% (+11 puntos respecto a agosto), seguido del PP, con un 40% (+7 puntos) y el PSOE, que pasa del 25% al 39% de aprobación en estos momentos.

Además, el 55% considera que Mariano Rajoy debería volver a convocar elecciones generales cuanto antes (+6 puntos respecto al mes de agosto), algo que comparten, casualmente, los electoresl PSOE (68%) y de Unidos Podemos (77%), a pesar de la situación por la que pasa su formación. Tanto los votantes del PP (66%) como los de C’s (54%) se pronuncian en contra de la convocatoria electoral anticipada.

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

NC-Report: Todo en manos de Catalunya en Comú

Es posible que el titular, la noche del 21 de diciembre, sea que el futuro Govern pasa por lo que decida Catalunya en Comú, que estos días es noticia por la presión de los sectores de Iniciativa para que se aleje de las posiciones independentistas una vez consumada la dimisión de Albano Dante Fachín y tras los datos de sondeos como el de GAD3, que no sitúa a este partido como alternativa del independentismo precisamente.

Si éste fuera el resultado que arrojaran las urnas el 21 de diciembre, algo que depende de la capacidad de movilización del independentismo y de su capacidad para que el mensaje de que hay un ataque a las instituciones catalanas cale entre el electorado del PSC o de CeC, estaríamos ante un escenario que recoge el  último sondeo de NC- Report para el diario La Razón y que es compatible con otros estudios de la empresa demoscópica.

Una vez confirmado que no habrá lista unitaria entre ERC y el PdeCat, la formación republicana se beneficia del capital electoral de Junts Pel Sí con el 26.3% de los votos (+1.7 puntos respecto a la estimación de octubre) y 42 escaños frente al 10.7% de los votos (-0.7 puntos) y 17 diputados que lograría el PdeCat. Entre ambos sumarían el 39% de los votos, -0.6 puntos respecto a 2015, aunque el aumento de la participación y la inexistencia de la lista conjunta se podrían traducir en 59 diputados, 3 menos de los actuales.

La caída de los partidos que conformaron JxS se completa con la pérdida de hasta 4 escaños por parte de la CUP, que pasa del 8.2% de los votos a un 6.3% (+0.7 puntos respecto a hace un mes). Entre los tres suman 65 diputados (uno más si hubiera lista conjunta de ERC y el PDeCat), a tres de la mayoría absoluta, por lo que los ojos se dirigen a CeC. La lista que encabezará Xavier Domenéch obtendría el 10.4% de los apoyos, +1.5 puntos respecto a 2015, y pasaría de 11 a 13 escaños, que serían fundamentales  para desequilibrar la balanza en un lado u otro: 78 diputados en total si optara por apoyar al indepentismo o 70 escaños si apoyara un hipotético gobierno alternativo con el constitucionalismo, con socios como el PP o C’s.

En el bloque constitucionalista concentraría 57 diputados, cinco más de los actuales, sin cambios respecto a la posibilidad de una lista unitaria, con el PP y C’s como mayores beneficiarios. El partido de Inés Arrimadas seguiría siendo segunda fuerza política en el Parlament con el 19.6% de los votos (+1.7 puntos respecto a 2015 y +0.4 en comparación con hace un mes) y pasaría de 25 a 27 diputados. El PSC conserva la tercera plaza con el 13.6% de los apoyos (medio punto más que en el mes de octubre), a la espera de recoger el impacto del acuerdo electoral con el partido heredero de Unió, y suma 0.9 puntos y un diputado a los 16 que tiene en la actualidad. Por último, el PP sube dos puntos hasta el 10.5% de los votoss y pasaría de 11 a 13 escaños.  Pierde 1.6 puntos respecto al mes anterior.

Según NC-Report, a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 30 de octubre y 3 de noviembre, el 29.4% de los votantes se decanta por la abstención (21.1%) o el no sé/no contesta (8.4%), lo que podría terminar beneficiando a los partidos constitucionalistas finalmente. Entre los que sí manifiestan el sentido de su voto, ERC aparece como la primera opción (17.8%), seguidodel PSC (11.8%) y C’s (10.6%). El 8.3% lo hará por CeC, el 7% por C’s, el 5.5% por el PP y el 4.7% por la CUP. En este sentido, llama la atención el escaso margen de crecimiento de los socialistas entre el voto estimado y el voto directo.

Con un supuesto de participación del 71%, -10 puntos de la estimación de GAD3 y -4 puntos respecto a las elecciones de 2015, NC-Report realiza una lista con los trasvases de voto previstos, con datos que van en consonancia con los de otros estudios: ERC recibe el 55.1% del voto de JxS mientras que el PdeCat se conforma con el 24.6%; el 9.7% de sus ex votantes optarán por la abstención este 21D.

En el caso de C’s, mantiene al 84.2% de sus votantes, con un 8% que se va a la abstención, una difra altísima de fidelidad de voto que destaca también el 4.2% de voto que recuperaría el PSC. La CUP, por su parte, conserva al 63.9% de los votantes con un nada desdeñable 23.7% que optaría por la abstención en estos comicios. El 7.1% votará por ERC y el 4.7% por CeC.

En el caso de los socialistas, volvemos a ver fugas de votos en todos los sentidos: el 71.7% votaría por sus siglas de nuevo mientras que el 5.7% se iría a C’s (pierde más votos de los que recibe por esa vía) y el 8% al PP (confirmándose así que tiene un grupo de votantes cercano a las posiciones del alcalde de Gimenells, número 2 del PP por Lleida tras dimitir del PSC por sus críticas al acuerdo con Unió). El 6.1% de sus ex votantes optaría por la abstención y el 4% por CeC.

El PP conserva al 76.5% de su svotantes, con un 7.7% que se iría a C’s y un 6.9% que votaría por el PSC ahora (porcentaje inferior a lo que recibe de los socialistas). Por su último, CeC mantiene al 83.2% de sus votantes, otro porcentaje muy alto de fidelidad de voto comparable al de C’s; sus pérdidas de votos se producen hacia la abstención (6.3%) y el PSC (4.6%).

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Madrid se queda sin interlocutores políticos en el independentismo

A pesar de lo esperado en instituciones y medios de Madrid, la cuestión catalana sigue viva en estos momentos a pesar de las diversas estrategias puestas en marcha para reconducir un conflicto que, hasta el momento, parece que tiene difícil solución.

Por el momento, no está funcionando la estrategia económica, con la salida de empresas de Cataluña o los avisos de los organizadores de grandes eventos de que se irán de Barcelona si no se estabiliza la situación política. Tampoco parece que surta grandes efectos la estrategia judicial del encarcelamiento de la mayoría de sus líderes políticos, convertidos en símbolos de la represión española exportables en el movimiento de denuncia internacional. No ayudan posicionamientos del TS que consideran violencia y no desobediencia la resistencia pacífica que se ejerció, por ejemplo, ante los colegios electorales catalanes el 1 de octubre.

No está funcionando tampoco la presión internacional hacia el indepndentismo, que habla de una soledad del independentismo que se contradice con la presencia del tema catalán en las agendas del Gobierno belga, por la permanencia de Carles Puigdemont en Bruselas, y de los portavoces de las instituciones comunitarias, que intentan prologar la idea de que estamos ante un problema interno de España. Con ramificaciones europeas, como mínimo, que pueden afectar a la economía de la Eurozona: La Comisión Europea avanzó que las previsiones de crecimiento para España el próximo año será de un 3.1% aunque advirtió del riesgo de la situación en Cataluña.

El Gobierno se queda sin interlocutores políticos

Este jueves, el TS decretó el ingreso en prisión eludible bajo fianza de 150.000 euros de la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, por delitos de rebelión en la sesión que aprobó la declaración unilateral de independencia. Forcadell abonó el dinero de la fianza este viernes y ya se encuentra en libertad.

El TS también dictó libertad bajo fianza de 25.000 euros para cuatro miembros de la Mesa del Parlament y libertad para el quinto (Joan Josep Nuet, de CSQEP, que votó en contra). La decisión llegó después de que todos dijeran que acataban el artículo 155 de la Constitución y tras señalar que la declaración unilateral de independencia aprobada tenía sólo valor “simbólico” y carecía de efectos jurídicos.

Con la decisión del TS, que todavía debe decidir sobre la asunción de la causa contra Oriol Junqueras y el resto de consellers ingresados en prisión sin fianza desde hace diez días decretada por la AN, se completa el círculo de la estrategia jurídica contra los líderes políticos del Procés: Con el encarcelamiento de los Jordis, de Junqueras y el resto de consellers y, ahora, con los responsables parlamentarios, han quedado desactivadas las caras más visibles de la posible interlocución con el Gobierno central para reconducir un proceso que, ahora sí que sí, queda en manos de la sociedad civil.

Hace unos días, Enric Juliana dedicaba una columna a hablar de los Comitès de Defensa de la República  (CDR), más de 200, divididos en zonas y barrios, que son los llamados a marcar el ritmo tras el descabezamiento político y simbólico del independentismo. La mala noticia para los intereses de Madrid es su propia existencia, su arraigo al entorno, que conoce mucho mejor que las direcciones de ERC o del PdeCat,  y que se estén convirtiendo en el mecanismo de movilización en estos momentos, con la CUP como el único atisbo institucional, con las implicaciones que ello conlleva.

En todo conflicto político, es fundamental mantener un cauce de interlocución abierto. este cauce se hace mucho más sencillo cuando se comparte mismo lenguaje e incluso cuando se reconocen los objetivos de los respectivos grupos. En este caso, podemos tener la existencia de un lado profesionalizado desde el punto de vista político con un conglomerado de grupos formados por activistas antisistema (en el más amplio sentido de la palabra) sin cúpula reconocida y con una capacidad de movilización cuyo germen lo podemos encontrar en la inventiva para esconder las urnas con las que se votó el 1 de octubre.

A la espera de que las presiones del Gobierno den sus frutos en el sentido de poner en la calle a los interlocutores políticos del Procés, en estos momentos Madrid no tiene un interlocutor equiparable en Cataluña. Y eso es un problema mucho más importante de lo que parece.

Un conflicto que no se desactiva

Ni los encarcelamientos ni la mofa por la presencia de Carles Puigdemont en Bruselas han desactivado un proceso que tuvo este miércoles la señal más clara de la capacidad del independentismo para prisionar. La Intersindical-CSC convocó, secundada por  USTEC, IAC, CGT Ensenyament y COS, una jornada de huelga general en protesta por el envío a prisión de Junqueras y el resto de consellers y Cataluña quedó paralizada. No tanto por el seguimiento de la huelga por los ciudadanos, que sí fue importante en el sector de la educación, sino por la capacidad de los convocantes, apoyados por los citados CDR, de bloquear vías férreas y de cortar carreteras, desde las vías de accceso a las ciudades a la misma frontera, dejando paralizados a miles de conductores durante horas.

Tras la activación del art. 155 de la CE, el Ministerio del Interior responde por las actuaciones de los Mossos d’Esquadra, que habrían recibido la orden de evitar las cargas policiales y, en cualquier caso, imágenes que, como las del 1 de octubre, pudieran ser contraproducentes para los intereses de Madrid. Más de un mes después, volvemos a confirmar el error de aquella decisión, que sigue obligando a los responsables políticos españoles a dar explicaciones dirigidas, sobre todo, a minimizar unas imágenes que, en cualquier caso, se consideran lamentables.

El desarrollo del día de huelga en Cataluña volvió a demostrar la capacidad de movilización del independentismo a pesar de su descabezamiento. Y nos vuelve a dar la razón en nuestras afirmaciones, durante años, de que éste no era un problema sustancioalmente de elites, como se ha querido ver desde Madrid casi desde el principio, sino de un sentimiento que hunde sus raíces en una sociedad que, primero, entiende que hay una alternativa a lo que España representa en estos momentos desde el punto de vista institucional; y, segundo y más importante,  está dispuesta a desafiar el orden establecido al entender que las consecuencias de no intentarlo son más nocivas.

Cataluña como motivo de la reforma constitucional

El ministro de AAEE lo reconoció en una extraña entrevista en la BBC: La comisión parlamentaria abierta para estudiar la reforma de la Constitución en un sentido territorial tiene como fin “acomodar mejor las aspiraciones de algunos catalanes”. Alfonso Dastis confirmó, pues, que la apertura del melón constitucional, que podría derivar en la celebración de elecciones constituyentes la próxima primavera, es consecuencia del conflicto catalán. Es decir, el Gobierno asume internacionalmente lo que niega en el país: Estamos ante un problema de gran envergadura que no se resuelve exclusivamente por la vía judicial, sino que requiere de hacer política. Ya veremos si esta alternativa llega tarde o no.

La entrevista de Dastis, que tuvo que hacer frente también a las críticas por las cargas policiales del 1O, tuvo un momento surrealista cuando el periodista de la BBC que le entrevistó difundió que el ministro de AAEE había hablado de la posibilidad de un referéndum pactado. AAEE desmintió esta posibilidad, que atribuyó a una mala interpretación del periodista, pero que bien puede haberse tratado de un globo sonda para preparar a la población ante lo que pueda pasar. Las elecciones del 21D, salvo sorpresa, no arrojará mayorías alternativas en el Parlament, con todo a favor para el independentismo revalide su mayoría absoluta con una participación histórica. Y el día 22 se activará de nuevo un problema que corre el riesgo de enquistarse.

Alianzas antinatura para ir a las elecciones 

La convocatoria de elecciones anticipadas autonómicas para el 21 de diciembre se hará sin lista unitaria de ERC y el PdeCat tras la confirmación de que no había acuerdo hace unos días a pesar de la presión de la antigua Convergència y con la previsible presencia de la CUP como candidatura en lo que parece una reedición de los resultados de hace dos años, con el independentismo a la baja y a la espera de alcanzar los 68 años que garanticen la mayoría absoluta.

En las filas del constitucionalismo, también se suceden movimientos extraños. Hace unos días, el PSC anunció un acuerdo electoral con Units per Avançar, herederos de Unió, para ir conjuntamente a las elecciones. Ramon Espadaler será el número 3 de la formación  por Barcelona a pesar de sus opiniones en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo o sobre el derecho de la mujer a interrumpir voluntariamente su embarazo. Se prima la opcion país con el objetivo de que los 105.000 votos conseguidos por Unió en las elecciones de 2015 se transformen en 2-3 escaños, sobre todo en Barcelona y Tarragona.

La decisión del PSC se puede interpretar de varias formas. Por un lado, parte del supuesto de que, a estas alturas del partido, ya habrá pocas transferencia entre partidos políticos y, si los hubiera, podrían centrarse en movimientos de votantes entre PP, C’s y PSC o en forma de recuperación de parte del voto que en su momento fue a CSQEP, que afronta su particular crisis interna con la dimisión de Albano Dante Fachin y anuncios de candidatos en la lista que se desmarcan inmediatamente, como Viçen Navarro.

Por otro, se presupone que el electorado tendrá un comportamiento este 21D idéntico al de hace dos años, por lo que lo ocurrido desde el pasado mes de septiembre (intervención de la autonomía, cargas, encarcelamientos de líderes políticos) no sólo no habrían rebajado las expectativas del constitucionalismo sino que lo habría reafirmado, con opciones de crecer electoralmente, según los últimos sondeos sobre intención de voto.

En esta línea se enmarca el anuncio de acuerdo entre PSC y la antigua Unió, que se completará con la entrada en las listas socialistas del número 2 de Societat Civil Catalana y del ex fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, que en 2014 fue elegido europarlamentario con la lista de Podemos. Villarejo, que abandonó la formación morada poco después, vuelve así a su origen político, a pesar de las críticas vertidas en el pasado contra el PSOE, y confirma una estrategia del PSC en el más puro estilo de “partido atrapalotodo”.

Los anuncios, especialmente el acuerdo con Unió, presenta tantas dudas que ya hay sectores del partido que se han pronunciado en contra, con dimisiones de alcaldes incluidas. Existe la posibilidad de que el intento de abarcar todos los espectros políticos para pescar en los caladeros de voto de PP y C’s finalmente quede en nada: Una partel del electorado más ubicado en la izquierda (o el electorado que estaba empezando a recuperar el PSC) puede optar por alejarse de la nueva lista por no querer compartir espacio con los dirigentes y votantes de Unió, lo que tampoco se contrapesa con un fichaje como el de Jiménez Villarejo, conocido en los últimos tiempos por sus críticas al PSOE.

Todos estos movimientos añaden incertidumbre sobre las opciones de PP y C’s, si funciona la estrategia de los fichajes de centroderecha, y de las posibilidades de Catalunya en Comú, si funciona el efecto Villarejo. Tampoco sería descartable que la estrategia se volviera en contra del PSC y de que aumentaran las posibilidades de abstención.

Por el momento, los sondeos publicados arrojan estas mayorías:

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario

Sociométrica: Mayoría absoluta para el independentismo antes de la prisión de Junqueras y el resto de consellers

A menos de dos meses de las elecciones autonómicas adelantadas en Cataluña y a la espera de que quede en la nada la petición de ilegalización de la siglas de la CUP, el independentismo revalidaría su mayoría absoluta parlamentaria. Es la conclusión que se extrae del sondeo de Sociométrica para El Español que sitúa a los partidos de JxS por encima de su resultado de 2015 en porcentaje de voto aunque no en escaños.

ERC conseguiría 48 diputados y el PdeCat 13, por lo que se dejarían un asiento respecto a los 62 conseguidos hace dos años. El partido de Oriol Junqueras conseguiría el 31.2% de los votos (-0.5 puntos respecto a la oleada anterior) mientras que la antigua Convergència se movería en torno al 10.1%, +2 puntos en comparación con el barómetro anterior, confirmándose, una vez más, quién se convierte en vencedor de la pugna personal entre ambas formaciones por el favor del grueso del independentismo.

El sondeo, a partir de 1000 entrevistas, se realizó entre los días 27 y 31 de octubre, por lo que computa la aprobación de la resolución de independencia y el viaje de Carles Puigdemont a Bruselas  pero no el encarcelamiento de Junqueras y buena parte del Govern por decisión de la AN. En este contexto, resulta más que probable que estos datos de intención de voto se sitúen en estos momentos al alza, algo que se confirmará si se prolonga la situación de prisión preventiva.

Con este matiz, ERC y el PdeCat suman el 41.3% de los votos, +0.8 puntos respecto a 2015, a la espera de que la CUP remonte sus expectativas electorales: Se movería en torno al 5.7% de los votos (-2.5 puntos respecto a 2015 y -0.6 puntos en comparación con el sondeo anterior) y pasaría de 10 a 7 diputados que, sumados a los 61 de ERC y el PdeCat, garantizaría por la mínima la mayoría absoluta en el nuevo Parlament.

En el frente constitucionalista, no hay tampoco demasiados cambios: C’s sigue como segunda fuerza política con el 18.3% de intención de voto (+0.4 puntos respecto a 2015 y sin avances respecto a la estimación anterior de Sociométrica) y sumaría un diputado a los 25 que tiene en la actualidad. El PSC, por su parte, pierde medio punto en intención de voto, -1.1 en comparación con la estimación anterior, pero mantiene sus 16 escaños mientras que el PP suma medio punto y un diputado a los 11 actuales, por lo que el bloque constitucionalista suma 54 diputados, dos más de los actuales.

La incógnita, por lo tanto, vuelve a ser lo que ocurra con Catalunya En Comú: Gana 1.2 puntos respecto a 2015,  hasta el 10.1% de la representación, y sus 11 diputados se transforman en 13, a la espera de la escisión probable de la corriente que lidera en Podem Albano Dante Fachín. En este contexto, cobra importancia la facultad de ganar ex votantes de Podemos al independentismo, reforzando de esta manera su mayoría absoluta frente al resto de CeC, que estos días se muestra muy crítica con la aplicación del art. 155 y con las decisiones judiciales adoptadas por la AN.

Sociométrica aporta esta vez datos sobre fidelidad de voto y transferencias, con pocas sorpresas: ERC recibe buena parte del voto que en 2015 fue a parar a JxS mientras que el 18% votaría por PdeCat si finalmente no hay lista unitaria. La CUP mantiene al 45% de su electorado y su principal vía de fuga la constituye ERC, que recibe el 30% del electorado que ahora no dará su confianza a la lista “cupera”.

En el caso de C’s, conserva al 67% de su electorado (la cifra más alta de fidelidad, junto a la de ERC) y también recibe apoyos del PSC (9%) y del PP (6%), confirmándose la procedencia de las fugas de votos que ha construido la alternativa C’s, que registra un 11% de votantes que no dice o no sabe qué votará. Mientras, en el PSC, 6 de cada 10 votantes repetirá el sentido de su voto; el que pierde se dirige a C’s (8%)  y a ERC y CeC en la misma proporción (6%), con un 8% que prefiere no responder o no tiene decidido qué hará el 21D. En este bloque queda computar el comportamiento de los votantes del PP, que repiten siglas en el 61% de los casos; la principal fuga de votos se produce hacia C’s (21%), con un 14% que está en el No sé/no responde.

Por último, CeC es el segundo partido con más voto no declarado (12%), después del PP. Entre los que sí l omanifiestan, el 60% lo hará por la lista del partido, mientras se registran fugas de votos hacia ERC (9%), el PSC (7%) y la CUP (5%).

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Gizaker: PNV y EH-Bildu, claramente al alza en Euskadi

Con el foco puesto en Cataluña, apenas se presta atención a la situación política en Euskadi a pesar del protagonismo de mediación del lehendakari, Iñigo Urkullu, en la crisis catalana o el intento de la izquierda abetzale de capitalizar el descontento al calor de la protesta por la situación política creada en Cataluña.

El sábado, miles de personas se manifestaron en Bilbao contra la aplicación del art. 155 de la CE y contra la prisión preventiva de buena parte de los miembros del Govern, mientras el Consejo de Ministros aprobaba este viernes las leyes del Concierto y del Cupo Vasco acordadas con el PNV, con la intención de que el partido jetzale vote finalmente a favor de los PGE del Ejecutivo.

De ahí el interés por conocer los resultados del sondeo de Gizaker para la EiTB, a partir de 1200 entrevistas realizadas entre los días 2 y 4 de octubre, que revalida al PNV como la opción preferida entre los votantes en este punto de la legislatura, con tendencia ascendente de la que también se beneficiaría EH-Bildu y el PSE, que se aprovechan de la caída en la expectativa de voto de Podemos, que manifiesta también en Euskadi un problema interno importante.

Con el 39.7% de los votos (+1.9 puntos respecto a su resultado hace un año y +1.5  puntos en comparación con el sondeo de Gikaker de la pasada primavera), el PNV suma dos diputados a los 28 que tiene en la actualidad, por lo que seguiría haciéndole falta un socio parlamentario que garantizara la estabilidad de su Gobierno. Se podría, pues, repetir el acuerdo con el PSE,que también sube 0.7 puntos en intención de voto hasta el 12.6% de la representación (-0.8 puntos respecto al mes de marzo), algo que no se traduce en un cambio en sus diputados.

Eh-Bildu se consolida como la principal fuerza de oposición al PNV con un 23.4% de los apoyos (+2.1 puntos respecto a 2016 y +2.2 puntos respecto al sondeo anterior), despegándose a su vez de Podemos. A pesar de que durante los meses previos a la campaña electoral de las autonómicas vascas se habló de Podemos como de una sorpresa que podría desplazar a EH-Bildu en Euskadi, al igual que pasó en las generales, los sondeos repiten escenario: Podemos se mantiene como tercera fuerza pero pierde 3.6 puntos en un año que se traducen en la pérdida de un solo diputado. Hoy estaría en el 11.6% de intención de voto, -0.8 puntos si lo comparamos con la estimación anterior.

El PP también sufre en estos momentos de la legislatura con una representación del 9% (-1.2 puntos respecto a 2016 y -0.7 puntos respecto al anterior sondeo) y pierde 2 de los 9 diputados que tiene en la actualidad. C’s, por su parte, obtendría el 1.6% de los apoyos, -0.4 puntos en comparación con los votos de hace un año, y vuelve a quedarse fuera de la Cámara Vasca.

Con una abstención del 40%,  analizamos la distribución de escaños por provincias según Gizaker:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • En Álava, todos los partidos mantienen la misma representación excepto el PP (que se deja un diputado) y EH-Bildu, que suma uno a los 5 actuales. Es posible que se estén dando transferencias de votos en estos momentos entre PP, PSE y Podemos que finalmente expliquen ese diputado que suma la izquierda abertzale.
  • En Vizcaya se puede haber dado un proceso similar que arroja un resultado diferente: Podmeos se deja un escaño que suma el PNV, mientras el resto de partidos mantienen sus resultados de hace un año.
  • En Guipúzcoa tenemos un escenario parecido al de Alava, con una pérdida de un diputado por parte del PP que suma el PNV, que se coloca con 10 diputados.

Respecto a la valoración de los partidos políticos vascos, el PNV vuelve a ser el mejor situado con una puntuación de 6.01, seguida de EH-Bildu (4.93) y Podemos (4.41). El PSE (3.98) y el PP (1.85) cierran la tabla en un momento en el que, insistimos, Euskadi mira hacia Cataluña y hacia las posiciones de las distintas formaciones.

En cuanto a la valoración de los dirigentes políticos, Iñigo Urkullu vuelve a ser el mejor valorado con un 6.18 (mejor puntuación que la que recibe su partido), con la portavoz de la izquierda abertzale en el 6.07 (de nuevo, mucho mejor que la valoración de las siglas). Pilar Zabala aprueba con un 5.31 mientras que Idoia Mendía (4.72) y Alfonso Alonso (2.67) logran mejorar las puntuaciones que obtienen sus respectivos partidos. Otra muestra más de cómo las siglas de los partidos están mucho más achicharradas que sus eventuales líderes.

El 56.2% valora en términos positivos la coalición de Gobierno entre el PNV y el PSE, -8.5 puntos respecto a los que opinaban así el pasado mes de marzo.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Sociométrica atribuye a C’s propiedades mágicas

Hace unos días, José Fernández-Albertos publicó un post fundamental para entender las dificultades para realizar estimaciones de voto en estos momentos que invito a leer. Es obvio que la tensión informativa de las últimas semanas añade incertidumbre al comportamiento electoral y, aun más, a los encargados de realizar proyecciones en un contexto de fuerte fragmentación entre bloques al que hay que añadir, además, un voto oculto importante de PP y, en menor medida, de C’s. No es algo nuevo: Desde hace años, el CIS viene recogiendo un voto directo o voto recuerdo significativamente menor a las estimaciones de voto y/o resultados finales hacia el PP y C’s, sobre todo en contextos de movilización social o entorno favorable al centroizquierda.

Una vez asumida la dificultad para realizar la famosa “cocina” en los estudios demoscópicos, pasamos a analizar los datos del sondeo de Sociométrica para El Español, que plantea un escenario insólito en varios sentidos. De acuerdo con sus datos, a partir de 800 entrevistas recogidas entre los días 27 de octubre y 3 de noviembre,  C’s se consolida como el éxito de la temporada gracias a los desplomes de Unidos Podemos y del PP en el territorio nacional y de ERC y del PdeCat en Cataluña. El partido de Albert Rivera se haría con el 20.6% de los votos (+7.6 puntos respecto al 26J y +2.5 puntos respecto al sondeo anterior) y pasaría de 32 a nada menos que 70 diputados.

En este punto, hay que preguntarse de dónde proceden esos escaños y los datos vuelven a ser contundentes: El PP se movería en torno al 27.5% de la representación (-6.5 puntos respecto a la actualidad pero +0.8 puntos en comparacióncon el dato registrado en verano) y se dejaría 30 diputados en el camino (de 137 a 117). Por otro lado, Unidos Podemos se hunde al 15.7% de los votos (-5.4 puntos respecto al 26J y -3.4 puntos en comparación con el sondeo anterior) y pasaría de 71 a 45 diputados.

Puesto que la situación de En Comú Podem es la que es en estos momentos, es muy posible que el partido morado también sufra en Cataluña, lo que podría suponer un repunte de ERC, tal y como recogen los sondeos. No es la previsión de Sociométrica, que sitúa a ERC en 8 diputados y al PdeCat en 6, por lo que los escaños que se deja En Comú Podem y ERC también irían a parar, en parte, a C’s.

En este escenario, el PSOE sigue como segunda fuerza parlamentaria con un 24.8% de los votos (+2.1 puntos respecto al 26J) y 95 diputados, 10 más de los que tiene en la actualidad, y entendemos que también recibiría parte del voto que las izquierdas ceden en Cataluña. Y la novedad pasaría por la entrada de Vox con representación parlamentaria con un 2% de los votos y un diputado, como premio, suponemos, a la movilización impulsada desde la Fundación Denaes a favor de la unidad de España, sobre todo en Madrid.

Según Sociométrica, el PNV mantendría sus 5 diputados y EH-Bildu 2, con CC aguantando también el acta de diputado conseguida hace un año y medio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más datos extraños: El Gobierno recibe una valoración de 4.6 puntos que pasa a 6.6 entre los votantes del PP y, atención, al 5.5 entre los del PSOE. Entre la base electoral de C’s, la valoración al Ejecutivo se queda en 4.7 puntos mientras que los votantes de Unidos Podemos le atribuyen un 2.9-

En cuanto a la valoración de liderazgos, Albert Rivera es el mejor valorado con un 5.3 una vez que transformamos los porcentajes. Pedro Sánchez queda ya por debajo del 4 con un 4.15 mientras que Mariano Rajoy roza el 4 con un 3.88. Pablo Iglesias sería el peor valorado sin superar siquiera el 2 de puntuación (1.81).

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Nueva Democracia saca 11 puntos a Syriza, que frena su caída en los sondeos

Dos noticias relacionadas con Syriza y su líder que ayudan a entender el momento de la legislatura por la que pasan Grecia, uno de los países del europeos que registra uno de las peores valoraciones respecto al funcionamiento de la democracia según un estudio del Pew Research Center. Por un lado, los sondeos sobre estimación de voto ya no registran caídas importantes en sus expectativas de voto, de manera que se consolidan los 11 puntos de distancia respecto a Nueva Democracia, que tiene todas las papeletas para convertirse en el partido de gobierno tras las próximas elecciones generales.

Por otro, el primer ministro, Alexis Tsipras, ya puede figurar como un amigo de Donald Trump. Tras su visita a la Casa Blanca, el dirigente de la  izquierda radical helena destacó su buena sintonía con el presidente republicano y trasladó que ambos “compartían valores”: “No olviden que los valores democráticos nacieron en Grecia y ahora sustentan la cultura estadounidense. El presidente continúa ahora esa tradición”, señaló.

Es muy posible que los posicionamientos internacionales, con las felicitaciones del FMI incluidas y con una previsión de crecimiento del PIB cercano al 3% en 2018,  no ayuden a mejorar sus expectativas electorales en el país, que siguen estables. Syriza se movería en torno al 22.48% de los votos de media, un resultado prácticamente idéntico a la media que arrojaban los estudios hace un mes. Su inmediato competidor, ND, también manifiesta una tendencia estable con un 33.5% de los apoyos de media, -1.1 puntos respecto a los estudios del mes de octubre, aunque con dos que le pronostican un 37% de apoyo, con lo que estaría muy cerca de la mayoría absoluta. En dos años, ND haría subido 5.42 puntos, aprovechando la caída de 13 puntos que registra Syriza.

La competencia entre los tres partidos siguientes, Amanecer Dorado, el PASOK y el comunista KKE, se aclara en beneficio de la ultraderecha: AD estaría enel 8.22% de los apoyos, un resultado muy parecido al de hace un mes, y que supone un incremento de 1.23 puntos respecto a su resultado de hace dos años. El PASOK, por su parte, rompe la tendencia ascendente de los últimos meses y se sitúa en el 7.68% de los apoyos, +1.4 puntos respecto a 2015 pero casi un punto menos que el mes pasado.

En relación al KKE, volvemos a tener datos contradictorios que podemos centrar en dos grupos: Los que le sitúan por encima del 8% de intención de voto y los que le ubican en el 6.5%. Como media, se movería en torno al 7.22%, +1.7 puntos respecto a hace dos años y -0.8 puntos respecto al mes pasado.

En el siguiente tramo encontramos también las opciones habituales: Anel estaría cerca del límite del 3% (2.6% de media, -0.4 puntos respecto al mes pasado) mientras EK estaría ya en el 3.28% de media, convirtiéndose en el partido al que menos factura le pasan estos dos años de legislatura. Conviene seguir de cerca sus posiciones porque, si se repitieran estos resultados en una convocatoria electoral, podrían ser los socios de ND que facilitaran su mayoría parlamentaria.

Se repiten también tendencias respecto a To Potami, que quedaría fuera del Parlamento heleno con el 2.28% de los votos de media (pierde la mitad de su electorado), y de las escisiones de Syriza, que consecharían un 1.7% de los votos (LAE) y un 1.9% (Course of Freedom), en niveles muy parecidos a los que recogieron los sondeos hace un mes.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario