Portugal ensaya en las elecciones europeas el reparto de poder tras las generales

Portugal es uno de los países llamados a constituir una excepción en la UE respecto a la irrupción de partidos populistas de derechas o euroescépticos de nuevo cuño, una vez asimilada la fuerte contestación al proyecto europeo por parte de los comunistas portugueses. Los resultados de las elecciones adelantan un escenario que podrían repetirse en próximo mes de octubre, con la celebración de las elecciones generales, con el partido del primer ministro, Antonio Costa, como el principal favorito para ocupar de nuevo el Gobierno del país.

Las elecciones pa ra la renovación del PE han remarcado el liderazgo del PS en un contexto de fuerte desmovilización histórica del electorado. De acuerdo con los datos oficiales, el 26M sólo acudió a votar el 30,73% del electorado que, en su mayoría, optó por el PS, que logró el 33.38% de los apoyos ), prácticamente +2 puntos respecto a 2014. El principal partido de la oposición, el PSD, cayó al 21.94% (-6 puntos en cinco años), en lo que parece una traslación directa, en clave nacional, de la posición de los conservadores en este último tramo de la legislatura lusa. 

Tampoco hay grandes novedades, respecto a la serie histórica de los sondeos sobre estimación de voto de las elecciones generales, en relación al resto de partidos políticos: El BE se consolidó como tercera fuerza con el 9.82% de los apoyos (+5.26 puntos en relación a 2014) y el PCP se quedó en el 6.88% (-5.8 puntos), un resultado que tiene mucho que ver con el contexto de recuperación económica que vive el país en este momento y que explica cierto viraje en las críticas hacia el proyecto europeo respecto a 2014, cuando el pàís estaba sometido al rescate financiero por parte de la UE. Por último, el CDS, que en 2014 se presentó en coalición con el PPD/PSS, obtuvo el 26M el 6.19% de los votos, una vez asimilada la fractura con su anterior socio de gobierno.

Los resultados electorales del pasado domingo, que durante las próximas semanas medirá la capacidad de influencia del centroizquierda en la negociación de la composición de las instituciones comunitarias, tienen una traslación clara en los datos que los sondeos sobre estimación de voto recogen sobre los principales partidos de cara a las elecciones previstas para el 6 de octubre.

El PS sería la primera fuerza con el 37.75% de promedio, con una recuperación de 2 puntos en relación a la estimación del pasado mes de abril. Sacaría 12.4 puntos a su inmediato competidor, una distancia que explica por qué el primer ministro, Antonio Costa, ha hablado de encarar con “fuerza renovada” la precampaña electoral, con el conflicto con los profesores de la enseñanza pública por la actualización de sus salarios como uno de los nubarrones de su mandato.

El PSD, como apuntábamos, sería la segunda fuerza con el 25.35% de los apoyos, +0.8 puntos en relación a la estimación anterior; un dato que ha levantado las voces en torno a la posible dimisión de Rui Río, el líder conservador elegido hace apenas unas meses  y que, por el momento, no ha sido el revulsivo para que su formación deje de reptar por su suelo electoral. Su anterior socio de gobierno y de coalición electoral, el CDS, se mueve en torno al 7.65% de media, medio punto más respecto al dato registrado en el mes de abril. Entre ambos suman el 33% del electorado, -5.6 puntos si tenemos en cuenta el resultado conseguido por Portugal à Fora, la coalición con la que en 2015 se presentó la lista liderada entonces por el ex primer ministro Pedro Passos Coelho.

En cuanto a los socios parlamentarios de Antonio Costa en la geringonça, parece que en este momento de la serie histórica se pronuncian las distancias. El BE sería tercera fuerza con el 9.05% de los apoyos, un punto más que en el mes de abril y prácticamente un punto por debajo de su último resultado conseguido en las urnas. Por su parte, el CDU pasaría del 8.2% al 6.42%, con una caída de 2 puntos en relación al dato registrado en el mes de abril, estimación que se explica por la bajada en el porcentaje de apoyo que le otorgan las dos empresas demoscópicas que resaltamos en esta ocasión. Su líder, Jerónimo de Sousa, ha defendido la estrategia del partido que, en 2015, dio luz verde a un acuerdo de izquierdas inédito en la historia del país.

Si se mantienen estos porcentajes de apoyo y las alianzas postelectorales registradas tras las últimas elecciones generales, a cinco meses de las elecciones podemos decir que Antonio Costa podría repetir cargo con el apoyo del 53.25% de la cámara lusa.

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

26M: Los sondeos rebajaron las expectativas del PP y la caída de UP

Como se esperaba, la resaca electoral está resultado pesada en la galaxia Podemos, especialmente a propósito de la pérdida del Ayuntamiento de Madrid, que se juega buena parte de su futuro a proyectarse como socio fundamental de Pedro Sánchez para mantener la presidencia del Gobierno y acceder a gobiernos autonómicos y locales. De ahí la filtración de posibles acuerdos con C’s si la formación naranja levanta el cordón sanitario que mantenía en torno al PSOE, petición que el mismo Sánchez realizó desde Ferraz la noche electoral a pesar del mensaje que la militancia le dirigió la noche del 28 de abril tras ganar las elecciones generales.

Este escenario, del que venimos hablando en este blog desde el arranque del año, dejaría prácticamente en el limbo a Unidos Podemos, que empieza a proyectar la imagen tradicional de un partido de izquierdas de camino a su refundación. Veremos, en cualquier caso, si finalmente se produce ese proceso de autocrítica y reflexión del que habló este lunes Pablo Iglesias, que tiene puesto sobre sí el foco del desastre ocurrido en Madrid y que, por el momento, mantiene en un segundo plano los errores cometidos por el PSOE: Angel Gabilondo no ha sido capaz de absorber la masa crítica de UP, como ha ocurrido en otras CCAA, y Pepu Hernández rubrica un desastre electoral que explica muy bien por qué Manuela Carmena ha perdido el Ayuntamiento de Madrid.

Hoy toca hacer balance de los sondeos sobre estimación de voto publicados y analizados en este blog. Así, en los relativos a la renovación del Parlamento Europeo, existen dos grupos bien diferenciados: Dos partidos, los protagonistas del sistema de partidos español tradicionalmente, que vieron rebajadas sus expectativas y el resto, cuyos resultados aparecieron inflados en todos los estudios.

Tanto PP como PSOE vieron infrarrepresentadas sus estimaciones de voto, que finalmente fueron más elevadas de lo que se esperaba, lo que puede ser el inicio de una tendencia de recuperación del bipartidismo, aunque sea con sesgo en un contexto de competición multipartidista como el actual. En el caso del PSOE, +2.2 puntos respecto al promedio de estudios, con Sigma Dos como el sondeo que se quedó más cerca del porcentaje de voto obtenido por los socialistas. Si miramos al PP, vemos que finalmente quedó por encima del 20% en representación, dato al que se aproximaron GAD3 y Metroscopia.

En el grupo de los beneficiados por los sondeos encontramos a UP, que repite en todos los niveles institucionales como la formación política más inflada en los estudios demoscópicos. La formación morada se quedó en el 10.05%, a pesar de que, en esta  ocasión, acudía en coalición con IU. Con un promedio del 12.8%, sólo Sigma Dos (0.15 puntos) y  GAD3 (0.55) se quedaron cerca de su representación final, a diferencia de la sobreestimación que recogieron el CIS (+3.95), Metroscopia (4.35) y 40deB (+4.35 puntos).

Situación similar encontramos en los datos de C’s (+4.33 puntos según Celeste-Tel), 40deB (+3.93 puntos), Sigma Dos (+3.63) o Metroscopia (+3.43 puntos), porcentajes que explican el promedio del 15.4% que atribuyeron los sondeos antes de los comicios, quizás más en sintonía con los resultados conseguidos por C’s en las elecciones generales. Éste puede ser también el planteamiento de los datos de VOX, formación que también quedó sobreestimada en todos los estudios publicados, con GAD3 (+0.60) como el sondeo que más cerca se queda del resultado final obtenido por la formación en el PE (6.7%).

En cuanto a las estimaciones de los sondeos a la CAM, volvemos a tener dos grupos claramente diferenciados: las formaciones sobreestimadas, con mención especial, de nuevo, a Unidas Podemos, con un promedio del 9,5%, +4.5 puntos de los resultados conseguidos finalmente. La candidatura de Isabel Serra recibió una estimación inflada en todos los estudios, con mención especial al CIS (+7.44), a NC-Report (+5.24) y a Sociométrica y GAD3 (+3.94 puntos). El que más cerca se quedó fue 40deB (+2.14), que también fue la empresa demoscópica que sobrerrepresentó a Más Madrid (+4.15 puntos); el resto de empresas le dieron una estimación inferior al 14.65% conseguido finalmente (sobre todo GAD3 y Sociométrica, -5.85 puntos).

A falta de conocer más datos del comportamiento del electorado en la votación del 26M, todo hace pensar en un efecto concentración en la lista que lideraba en la CAM Iñigo Errejón en detrimento de la que encabezaba Serra, con efecto directo en las opciones reales de Gabilondo para armar un gobierno apoyado por el centroizquierda en la CAM.

En cuanto al resto de partidos, encontramos también una constante, en relación con el PP, en relación a su capacidad final de movilización, algo que, en estos comicios, se extiende también a C’s. El PP logró al final en la CAM el 22.1% de los apoyos,  +0.8 puntos en relación al promedio de estudios, recuperando la segunda plaza perdida en las elecciones generales. Los que más cerca se quedaron fueron el CIS (+0.69), Sociométrica (-0.38) y (GAD3 (-0.31), aunque el resto tampoco difirió excesivamente del porcentaje final obtenido por la lista de Isabel Díaz Ayuso. Sólo 40dB se alejó en 2.41 puntos del resultado que arrojaron las urnas en el caso del PP.

En cuanto a C’s, todos los estudios, menos Metroscopia, se quedaron cortos en sus estimaciones de voto, que difirieron en 0.8 puntos respecto al promedio de todos los estudios. NC-Report prácticamente clavó el resultado de Ignacio Aguado, al igual que el IMOP (+0.22); el resto se quedó por debajo, con especial mención a los 3.02 puntos de distancia del CIS respecto al porcentaje de voto definitivo.

Nos queda abordar los resultados del PSOE y de VOX, con un escenario inverso. En el caso de los socialistas, la mayoría de estudios situaron por encima del 27.35% el porcente de apoyo a los votantes de la CAM, dato que prácticamente clavó Metroscopia (+0.25) o NC-Report (-0.35). Destacan los +2.35 puntos de Sigma Dos o los -3.15 que le otorgó 40deB, a la espera de conocer la incidencia de la campaña de Gabilondo en la movilización del electorado en el último tramo de la campaña.

Respecto a VOX, los sondeos le otorgaron el 8.6% de media, un resultado prácticamente idéntico al 8.86% conseguido en las urnas finalmente. Si miramos en detalle, sólo tres estudios le situaron por encima del porcentaje de apoyo conseguido finalmente (NC-report, Metroscopia y DYM) mientras que el resto le situó por debajo de ese 8.86%, con  40deB (-0.16 puntos), Sociométrica y GAD3 (-0.06 puntos) prácticamente clavando su resultado.

Por último, toca abordar los sondeos relativos al Ayuntamiento de Madrid, con datos que apuntan a una movilización final del electorado de centroderecha, infraestimado en todos los estudios publicados y analizados en este blog. El PP logró +2.22 puntos en relación al promedio de sondeos, que minimizaron su capacidad de recuperación; a destacar los -5.12 puntos de 40deB o los -3.72 de GAD3, con el CIS como el estudio que más se acercó al resultado definitivo.

En cuanto a C’s, todo los estudios minimizaron sus resultados salvo NC-Report (+0.28) o 40deB (+0.88) que, junto a GAD3 (-0.22), fueron los que más se acercaron al 19.12% conseguido por la lista de Begoña Villacís (+2.22 puntos respecto al porcentaje obtenido finalmente). Destacan los -5.62 puntos del estudio de Metroscopia, el -4.92 del CIS o los -4.72 de Sociométrica.

Los datos sobre VOX apuntan a una infrarrepresentación (-1.3 puntos), que se explica por la no inclusión de su estimación en el sondeo de NC-Report. Con ese matiz hecho, las diferencias respecto al resultado final se mueven entre los que se quedaron muy cerca, es decir, GAD3 (-0.83), Sigma Dos y 40deb (-0.93), y los que ampliaron esta distancia en positivo (Metroscopia y DYM) y en negativo (CIS).

En el extremo contrario encontramos también los casos del PSM y de Más Madrid, sobreestimados en prácticamente todos los estudios demoscópicos, lo que hace pensar en una desmovilización de sus respectivos electorados en el tramo final de la campaña. En relación a Más Madrid, todos los estudios, menos NC-report (-3.44), le situaron por encima del 30.94% de apoyo conseguido al final, con especial mención a Metroscopia y DYM, que prácticamente clavaron el resultado. Las distancias más amplias las aportan los sondeos de Sigma Dos (3.96) y 40deB (4.26), que esperaban más de la lista encabezada por Manuela Carmena.

En cuanto al PSM, ningún sondeo estimó el batacazo recibido por la lista de Pepu Hernández en un contexto de recuperación general del voto perdido entre 2011 y 2016. El promedio de sondeos situaban al PSM en el 17.2%, +3.46 puntos respecto al resultado conseguido finalmente por los socialistas en el consistorio; mención especial merecen las desviaciones de Metroscopia (+5.96 puntos), NC-report y el CIS (+4.66 puntos), con 40deB (+0.26) como  el sondeo que más se acercó al resultado que arrojaron finalmente las urnas.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

26M: El PSOE reafirma liderazgo y el PP conserva feudos clave

La noche electoral cumplió con las expectativas: La apertura de las urnas confirmó la recuperación del PSOE, que, un mes después de las elecciones generales, afianza liderazgo y mayorías absolutas en Extremadura y Castilla-La Mancha al tiempo que se convierte en partido de referencia en los graneros de votos tradicionales del PP. La euforia socialista fue tal que incluso el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, salió a valorar los resultados provisionales a pesar de que las informaciones sobre Madrid comenzaban a dar oxígeno al PP.

Tal y como apuntaron la mayoría de sondeos sobre estimación de voto, el PP logra conservar la Comunidad de Madrid y recupera el Ayuntamiento de la capital, en buena medida gracias a la división de la galaxia Podemos, que sólo aguantó con holgura en Cádiz y que sobrevivió en Barcelona y Valencia. Los datos del resto del territorio español certifican un hundimiento en lo que parece la antesala de su desintegración a juzgar por los mensajes lanzados por los diferentes actores protagonistas. Madrid, por lo tanto, permitirá a Pablo Casado aguantar al frente del PP a la espera de que cristalice un pacto a la andaluza con C’s y VOX, que pinchan en sus previsiones.

Los grandes titulares de la noche se mueven en estas líneas argumentales. La letra pequeña indica que, cinco años después de la irrupción de Podemos en la política nacional, con el salto posterior de C’s, las fuerzas centrales del sistema de partido español tienen una base preparada para la recuperación del espacio perdido. La evolución es clara respecto al PSOE, que crece gracias a la debilidad de su competidor ideológico, que ha asumido unos malos resultados sin paliativos y que transita, ahora, desde la exigencia de un gobierno central de coalición a ofrecerse como ayuda a un hipotético gobierno del PSOE.

Los buenos resultados del PSOE permiten disimular problemas a los que ya nos hemos referido en otras ocasiones: Desde un techo electoral, situado entre los 1 y los 7,5 millones de votos, a la evidencia de que el PSOE todavía es fuerte en competiciones autonómicas pero no en municipales. Los candidatos socialistas no son referencia en las grandes ciudades (salvo Sevilla y Zaragoza) y, aunque logra absorber parte del voto crítico descontenta con lo ocurrido en Podemos, no parece haber una construcción de una alternativa a medio plazo. Este escenario ata a los respectivos candidatos socialistas a la situación interna de Podemos, algo que ha quedado meridianamente claro en territorios como la Comunidad de Madrid, Asturias o Aragón.

Como señalamos en su momento en lo referido al PSOE, no es fácil enfrentar a un partido con esa tradición y, sobre todo, con un control del territorio basado en un trabajo de décadas. Eso explica por qué PP y PSOE logran salvar los muebles incluso en el momento de mayor debilidad de sus siglas. Hace cuatro años le ocurrió al PSOE y este domingo le sucedió al PP, un partido que puede respirar aliviado: A pesar del planteamiento de campaña y que este 26M acaba con malos resultados, Génova puede centrar su mensaje es que sigue siendo la principal referencia conservadora del país, con un C’s que apenas amenaza el reinado de los populares.

Aunque la formación naranja jugó a situarse como el principal partido de oposición al PSOE, no se ha planteado, ni por asomo, una posibilidad de sorpasso como en las elecciones generales en términos globales; tampoco en zonas emblemáticas como Madrid. Estos resultados, por lo tanto, le resitúan como actor a la espera de las decisiones que adopte el PP, al menos mientras se mantenga el cordón sanitario al PSOE, una estrategia que Génova no debería dar por segura con la resaca postelectoral. Sánchez pidió el domingo por la noche a C’s que levantara el cordón sanitario a su partido, lo que tendría consecuencias directas en la negociación de los gobiernos de CCAA y ayuntamientos, pero también con efecto directo en la composición del Gobierno central.

El PSOE gana con contundencia las elecciones europeas

En la renovación del Parlamento Europeo, C’s aglutinó 2,7 millones de votos y 7 escaños (cinco más que en 2014) frente a los 4,5 que dieron su confianza al PP, que pasa de 16 a 12 eurodiputados. El vencedor de la noche, no obstante, fue el PSOE, que ganó en todas las CCAA excepto en Cataluña, Navarra y Euskadi. Los socialistas lograron la confianza de 7,3 millones de españoles (121.000 menos que en las elecciones generales) y 20 escaños, seis más de los obtenidos hace cinco años. Un resultado que ha provocado que este lunes Pedro Sánchez viajara a París, donde se entrevistará con el primer ministro galo, Emmanuel Macron, con el que abordará, casi con total seguridad, la presencia española en puestos clave de la UE.

Con una participación del 64.30% (+18.47 puntos respecto a 2014), completan el cuadro los resultados de Unidas Podemos, en la institución en la que hacen cinco años dieron la campanada. Hoy, el partido logra 2,2 millones de votos y seis diputados, uno más de los cinco conseguidos por la formación morada en solitario. En 2014, Podemos e IU sumaron casi el 18% de los votos y 11 escaños en el PE, un dato que debería hacer reflexionar a todos sobre lo ocurrido en este lustro, con el consabido refuerzo del PSOE, que suma 3,7 millones de votos.

La otra incógnita de la noche era VOX y su capacidad por imitar a Podemos en cuanto a la ventana de oportunidad que suponen las elecciones al PE por la elección en circunscripción única. Los datos fueron concluyentes: Logra casi 1,4 millones de votos, el 6,2% de la representación, y se queda con tres escaños, los mismos que consiguen Ahora Repúblicas y solo uno más del que logra la lista que encabeza Carles Puigdemont en la Eurocámara

El PSOE vence pero no conquista Madrid 

El PSOE quedó como primera fuerza en todas las CCAA en las que se han celebrado elecciones autonómicas este domingo, a excepción de Cantabria y Navarra. En todas se constata un retroceso histórico del PP que, como hace un mes, vuelve a sufrir la fuga de votos hacia C’s y VOX, una fuga de votos que hay que enmarcar en la debilidad orgánica que ambos partidos demuestran fuera de las grandes capitales. La única alegría del PP, durante la noche electoral, pasó por Madrid, convertido en el termómetro llamado a decidir la duración del liderazgo de Pablo Casado. Los datos registrados en la CAM y en la capital le permiten ganar tiempo, a la espera de que se confirme un pacto a la andaluza que sirve como victoria en la recuperación del consistorio madrileño.

Tras unos resultados presentables en las elecciones generales, las urnas certificaron la situación en caída libre en la que queda la galaxia Podemos, tras años de peleas internas retransmitidas en público que ha llevado a presentar listas por separado en casi todos los territorios. La principal consecuencia la arrojan los números: La marca Podemos queda fuera de los parlamentos de Cantabria y Castilla La Mancha; pierde peso en todas las CCAA, con especial mención a Castilla y León (de 7 a 1),  Canarias (de 7 a 3 diputados), Baleares (de 10 a 6) Asturias (de 9 a 4), de Aragón (de 14 a 5) o Murcia (de 6 a 2). Se deja la mitad del electorado en La Rioja (de 4 a 2), pierde en Extremadura (de 6 a 4) y Navara (de 7 a 2).

Los datos, desglosados, son demoledores y vuelven a hablar de un trasvase de votos entre bloques ideológicos, con la absorción, por parte del PSOE, de parte del voto crítico vinculado a las distintas familias que componen el universo Podemos, cuya supervivencia política pasa hoy por ser fundamental en la negociación de la composición del Gobierno central. Lo mismo sucede en el PP,  que en el cómputo de las elecciones municipales se queda en los 5,058 millones de votos, 958.000 menos votantes que hace cuatro años.

En Aragón, el PSOE fue primera opción con el 30.81% de los votos (+9.4 puntos), con desplome incluido de Podemos, que pasa del 20.51% a un 11.41% (con suma de las dos candidaturas desglosadas). El PP se deja prácticamente 7 puntos, que es prácticamente lo que gana  C’s ( +7.29) respecto a 2015.  Con todo por negociar de cara al futuro gobierno autonómico:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las Cortes de Castilla-La Mancha es una de las CCAA en las que Podemos no logra representación este 26M. El PSOE lograía la mayoría absoluta con el 44.4% de los votos (-8.29 puntos en cuatro años), con el PP en el 28.55% (-8.96 puntos). Podemos pasa del 9.73% al 7.02% y C’s se refuerza hasta el 11.38% (+2.74 respecto a 2015).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El PSOE queda como primera fuerza en Castilla y León, por primera vez desde 1983. Obtiene el 34,84% de los votos (+8.89 puntos), con el PP en el 31.53% (-6.24). UP se desploma al 4.95% y se queda fuera de las Cortes tras perder 7.15 puntos respecto a 2015, mientras que C’s escala al 14.56%. VOX logra representación con el 5.49% de los votos. Todo apunta a un pacto a la andaluza que permitirá al PP aguantar el gobierno regional de uno de los graneros históricos de votos del PP.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 2015, Podemos e IU aglutinaron el 30.95% de los votos en Asturias; este 26M, ambos partidos se quedaron en el 17.62% de los votos, con el PSOE como primera fuerza con el 35.25% de los votos (+8.67 puntos). El PP cae al 17.558% (-3.96) mientras que C’s se refuerza pasando del 7.11% de 2015 al 73.98%. VOX también entra en la asamblea con el 6.42% de los apoyos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Cantabria, el partido de Miguel Angel Revilla volvió a ganar las elecciones, con un refuerzo de 7.74 puntos respecto a 2015. El PSOE, por su parte, se quedó en el 17.06%, con uno de los menores crecimientos de los registrados en las elecciones autonómicas de este domingo. El PP, por su parte, aguanta como segunda fuerza con el 24.05% de los apoyos, aunque se deja en el camino 8.56 puntos. UP se hunde al 3.12% de la representación, por detrás de C’s (8%) y VOX (5.05%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El PSOE ganó las elecciones en La Rioja, con un 38.7% de los votos (+12 puntos respecto a 2015), +5.7 puntos más que el PP, que cae al 33.07% de los votos (-5.42 puntos). C’s logra un resultado parecido al de 2015 (10.51%) y UP pasa del 11.22% al 6.63%.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El PSOE ganó por la mínima en Murcia (32.43% frente al 32.36% del PP), aunque todo apunta a que los populares lograrán conservar el gobierno regional gracias al apoyo de C’s (12%) y de VOX (9.46%). UP cae del 13.15% al 5.55%  (-7.6 puntos, que se parece a los 8.47 puntos que gana el PSOE en cuatro años)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como hemos apuntado desde hace semanas, buena parte de la atención política de la noche electoral se iba a centrar en la capacidad del PP de conservar el gobierno de la Comunidad de Madrid, la joya de la corona del poder del PP desde los tiempos de José María Aznar. A pesar de una candidata como Isabel Díaz Ayuso, Génova pudo finalmente celebrar algo la noche del domingo: El PSOE logra ser primera fuerza, como apuntaban todos los sondeos sobre estimación de voto, pero Angel Gabilondo no logrará ser presidente regional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay dos motivos, uno evidente y otro menos. El más evidente, el daño que ha hecho la pelea intestina en Podemos, que se queda como sexta fuerza en la Asamblea con el 8.86% de los votos, con un vaparalo evidente respecto a la candidatura que encabezaba Iñigo Errejón (14.65%), que no tardó en disparar indirectamente a las decisiones adoptadas en la formación morada ante su marcha. Entre ambos partidos suman el 20.21% de la representación, -2.5 puntos respecto a la suma obtenida por Podemos e IU en Madrid hace cuatro años.

El segundo motivo al que nos referíamos tiene que ver con la incapacidad del PSOE de absorber voto crítico de la galaxia Podemos a pesar de la guerra abierta que se mantiene desde Vistalegre II y que se recrudeció la jornada de reflexión, con peticiones nada disimuladas de voto contra la lista de Manuela Carmena en el consistorio madrileño y la misma noche electoral, con mensajes cruzados entre Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero.

En la práctica, el PP maquilla un resultado malo (22.21%, -10.89 puntos) que a gloria por haber evitado el sorpasso de C’s en la CAM (19.42%, +7.28 puntos respecto a 2015) y con un VOX en el 8.86%, a la espera de conocer sus exigencias para apoyar la reedición del gobierno del PP en Madrid.

En Extremadura, Guillermo Fernández Vara rubrica una mayoría absoluta con el 46.73% de los votos (+5.23 pyuntos), en una de las CCAA en las que el PSOE avanza menos, en buena medida porque se limita el desplome de UP. La formación morada logró el 7.18% de los votos frente al 7.99% de hace cuatro años, con C’s escalando al 11.11% (+6.72). El PP, por su parte, se deja prácticamente 10 puntos en representación, con VOX fuera de la Asamblea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El parlamento de Baleares es uno de los más fragmentados tradicionalmente. El 26M no fue una excepción: Con el 27.29% de los votos, el PSOE ganó las elecciones con un avance de 8.35 puntos, que se sustenta en la caída de Podemos, que pasa al 9.71% (-4.98 puntos). C’s logró el 9.88% de los apoyos y VOX el 8.125, con el PP en el 22.21% (-6.29 puntos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por último, el PSOE quedó como primera fuerza en Canarias con el 28.86% de los apoyos (+9 puntos), con CC en el 21.8% (+3.61 puntos). El PP se deja 3.5 puntos y UP otros 5.77 puntos, con C’s escalando al 7.38%.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Manuela Carmena pierde Madrid 

Según avanzó el escrutinio se confirmó el peor escenario que apuntaban los sondeos: Más Madrid sería primera fuerza política pero no lograba aguantar la mayoría absoluta, por lo que el PP está en disposición de recuperar el consistorio madrileño, símbolo del cambio con la rúbrica de Podemos en 2015 y centro de la batalla campal de la batalla interna de la formación morada.

Con el 68.21% de participación, Más Madrid lograba el 30.94% de los apoyos (-0.9 puntos respecto a las anteriores elecciones) y 19 ediles, uno menos que anteriormente. El PSOE, por su parte, cae también y queda como cuarta fuerza al 13.74% de los votos (-1.57 puntos) y 8 concejales, uno menos que en 2015.

Este escenario deja la puerta abierta a la recuperación del consistorio de Madrid por parte del candidato del PP, a pesar del hundimiento de sus opciones (-10.35 puntos), de la que se aprovechan C’s (+7.69 puntos) y VOX, que ntra con un 7.63% y 4 concejales fundamentales para cambiar el signo político del consistorio.

La alcaldesa en funciones anunció, la misma noche electoral, que abandonará la primera línea de la política en cuanto haya nuevo alcalde en Madrid.

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

26M: Carmena, favorita, con llamamiento al voto útil

Al igual que ocurre con el futuro gobierno de la CAM, buena parte de la atención de este domingo se centrará en lo que ocurrirá en el Ayuntamiento de Madrid, con mayoría ajustada de la lista que encabeza Manuela Carmena, que necesitaría del PSM para volver a reeditar el gobierno municipal. De acuerdo con los datos de los sondeos publicados, la lista de Más Madrid gana la batalla particular emprendida con la formación política Madrid en Pie Municipalista, que no llegaría al umbral del 5%; la formación está sufriendo, estos días, las consecuencias del llamamiento al voto útil para evitar que el Ayuntamiento de Madrid vuelva a estar en manos del centroderecha, dejando aparcadas las diferencias que estallaron en el seno de Ahora Madrid en el consistorio durante estos años.

Manuela Carmena, que vuelve a protagonizar una campaña muy personalista, centrada en su esfera más humana, y muy activa en redes, gracias también al trabajo de personalidades de todos los ámbitos, también se postula como candidata preferente de buena parte de los votantes que el 28 de abril dieron su confianza al PSOE, confirmándose, así, la debilidad de la candidatura con la que el PSM se presenta a estos comicios. Como ya hemos apuntado en otros momentos, este ciclo electoral estaría confirmando que Ferraz tiene un problema con los ayuntamientos de las ciudades más pobladas, en las que las candidaturas ciudadanas antes vinculadas a Podemos todavía se muestran como competidores directos preferidos entre el electorado progresista.

Con un 32.4% de media, Más Madrid sería la primera fueraz política en la capital, con un resultado muy parecido al conseguido por Ahora Madrid en 2015. Es decir, cuatro años de gestión al frente del Ayuntamiento, y a pesar de las críticas diarias a las decisiones adoptadas en movilidad o en urbanismo, no habrían pasado factura a Carmena. Tampoco las zonas grises de su mandato, como la aprobación, en el tiempo de descuento, del Plan Chamartín. Todo dependería, pues, de la capacidad de la lista de MM de atraer al votante que estaría dispuesto a dar su confianza a la lista que encabeza Carlos Malo y a las opciones de minar algo más del suelo electoral del PSM.

Los socialistas, que hace un mes lograron un 27.04% de apoyo en Madrid capital, hoy se quedaría en el 17.15% de media (-10 puntos), y ello teniendo en cuenta el sesgo que atribuye la estimación del CIS y Nc-Report (18.4%) o Metroscopia (19.7%), datos que contrastan con las estimaciones de los sondeos realizados con trabajos de campo más recientes. La candidatura de Pepu Hernández está completamente desdibujada en esta campaña, en buena medida por la potencia de los actos que lidera Carmena, como el que el fin de semana congregó a 5000 personas en el mitin central de campaña. En cualquier caso, entre ambos sumarían el 49.55% del voto, lo que ya da pistas sobre los nervios y el miedo a cometer errores en este último tramo de la campaña electoral.

De acuerdo con los trackings publicados, la victoria de Carmena se dirimirá por la mínima, como le ocurrió en 2015 a Esperanza Aguirre. La evidencia no esconde la debilidad del PP, que también se desangra en un feudo histórico: con un 21.98% de media, se deja 12.62 puntos respecto a hace cuatro años, aunque se postula como principal partido de la oposición a Más Madrid. El promedio indica que ha ganado 1 punto respecto al 20.93% obtenido por el PP en el municipio de Madrid en las elecciones generales, en línea con lo que parece que está ocurriendo en el resto del territorio nacional.

La caída del PP se extrapola a los ascensos de C’s y de VOX. La formación naranja lograría el 16.86% de media, una estimación que finalmente le permitirá aparecer como tercera fuerza en la capital madrileña si el PSM pierde fuelle estos días. A pesar de la potencia de la candidatura de Begoña Villacís, el partido se deja 3.05 puntos respecto a las elecciones generales, aunque gana 5.46 puntos respecto a su último resultado en las urnas, en 2015. No obstante, el resultado sabe a poco si tenemos en cuenta que, hace apenas un año, había sondeos que situaban al partido como la primera fuerza en Madrid, un escenario ya abandonado al calor de la moción de censura.

Por último, hay que hablar de VOX y del 7.2% de media que lograría en Madrid de acuerdo a todos los datos publicados; la formación de ultraderecha, que lidera en Madrid Ortega Smith, cae 5.54 puntos respecto al 12.74% conseguido hace apenas un mes, conun 31.4% que manifiesta que el 26M votará por el PP y un 14.3% a C’s, según datos del IMOP. En cualquier caso, su avance y el de C’s suman 12.66 puntos, es decir, prácticamente lo que pierde el PP en comparación con las elecciones de 2015.

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

26M: El PSM ganaría en la CAM por primera vez desde 1987

Este domingo, buena parte de la atención del país estará puesta en la capacidad de Génova para conservar el gobierno de la Comunidad de Madrid, una de las señas de identidad de los populares desde los tiempos de José María Aznar. Los sondeos sobre estimación de voto publicados apuntan a dos escenarios que podrían confluir la misma noche electoral: Una victoria del PSM, por primera vez desde las elecciones de 1987 (aunque gobernara en coalición hasta 1995), que podría quedarse sin gobierno por un acuerdo a la andaluza entre PP, C’s y VOX.

Todos los datos apuntan a una pérdida de poder paulatina por parte del PP, en esta ocasión también potenciado por la elección personal de Isabel Díaz Ayuso como cabeza de lista por parte de Pablo Casado. Basta seguir sus declaraciones diarias o su intervención en el debate absolutamente infumable celebrado el pasado domingo en Telemadrid para darse cuenta de la debililidad de una candidata en una de los territorios insignias del PP. Ironías de la política, Díaz Ayuso podría terminar convirtiéndose en presidenta de la CAM con el acuerdo de VOX y C’s, que se aleja del sorpasso que se dio en los resultados de las elecciones generales en la CAM.

La lista que encabeza Angel Gabilondo, que no ganó ni un solo voto en el mencionado debate, se movería en torno al 27.57% de media, un resultado prácticamente idéntico al 27.28% que obtuvo el PSOE en la CAM el pasado 28 de abril. Sería, pues, primera fuerza, tras ganar 2 puntos respecto a las elecciones de hace cuatro años, confirmándose como la opción favorita del centroizquierda en Madrid en contraste con la posición de su homólogo en el Ayuntamiento de Madrid. Todo ello a la espera de que la división en Podemos no le termine pasando factura.

Con un 11.5%, la candidatura que encabeza Iñigo Errejón gana la partida personal a la lista de Podemos, liderada por Isabel Serra, que se quedaría con el 9.5% del electorado. Entre ambos sumarían el 21% de los votos, un porcentaje que de voto que supone 2.4 puntos más que en las elecciones de 2015 y que, de haber ido juntos, les habría situado como segunda opción, por delante del PP. En este punto, conviene tener en cuenta el efecto distorsionador de la estimación de voto de 40dbES, que atribuye a Más Madrid el 18,8% y que las candidaturas, por separado, sumarían 4.76 puntos más respecto al resultado de UP en las elecciones generales (16.24%).

En el centroderecha, el PP se desangra respecto a sus resultados de 2015. Obtendría el 21.36% de los votos (-11.7 puntos), un resultado que le permitiría seguir siendo el principal partido de la oposición al PSM. Los populares recuperan 2.72 puntos en la región respecto al dato conseguido por Pablo Casado hace un mes, a la espera de que los últimos escaños arrojen una mayoría suficiente para intentar un pacto a la andaluza. En cualquier caso, el PP de Madrid afronta come reto futuro reivindicarse como fuerza alternativa al PSM, es decir, el lugar que C’s lleva intentando ocupar durante toda la campaña electoral y que se evidenció en el debate de Telemadrid al que nos hemos referido anteriormente.

Conviene recordar que, en los comicios del 28A, C’s fue segunda fuerza en la CAM con el 20.93%; en estas elecciones, la previsión es que la lista que encabeza Ignacio Aguado caiga al 18.2%, por lo que el PP seguiría siendo la principal fuerza de oposición si a Angel Gabilondo le dieran los números para ser el próximo presidente regional. En cualquier caso, se confirma la OPA hostil de C’s respecto al PP, ya que absorbe una parte de su voto perdido (6 puntos).

VOX, por último, atrae el resto del voto perdido por el PP en esta legislatura. Con un 8.6% de estimación de voto, la formación de ultraderecha cae 5.26 puntos en comparación con el resultado obtenido en las elecciones generales, lo que confirmaría un pinchazo en sus expectativas electorales en una de las CCAA llamadas a ser puntas de lanza de sus planteamienots. De acuerdo con los datos de IMOP para El confidencial, el 31.9% de sus votantes del 28A hoy optaría por el PP y un 12.5% por C’s.

CODA. Por si alguien tiene interés y fuerzas, dejamos enlace con el debate de Telemadrid que congregó a los cabezas de lista de todos los partidos, excepto Iñigo Errejón, cuya presencia no autorizó la Junta electoral por presentarse con unas siglas nuevas, Más Madrid.

Minientrada | Publicado el por | 2 comentarios

Carteles electorales: De Villacís a Borja Semper

A diferencia de la campaña de las elecciones generales, los comicios que se celebran este domingo 26M permiten la dispersión de los equipos creativos y de campaña, conscientes de que buena parte del buen o mal resultado depende de la persona que encabeza la lista de cada formación y de su cartel electoral. Por ese motivo, nos centramos en esta ocasión en analizar algunos de los carteles electorales que más nos han llamado la atención, en general en sentido positivo, por los mensajes y potencia de las candidaturas que defienden.

El caso más evidente, en esta campaña, lo constituye todo lo que rodea a la cabeza de lista de C’s para el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, en avanzado estado de gestación de su tercera hija, que nació el pasado viernes. En esta ocasión, la situación personal de la candidata no se ha escondido ni minimizado en los carteles electorales. Al revés: Se prefirió destacar la imagen de una Villacís muy embarazada tanto en el cartel oficial (de tres cuartos) como en una versión más reducida, que acaba justo cuando termina la tripa de la candidata.

C’s da la campanada en esta campaña electoral con un cartel que sitúa en el centro de una mujer en avanzado estado de gestación, algo a lo que casi ningún partido se ha atrevido anteriormente. En las hemerotecas se pueden rescatar las imágenes de Carme Chacón desfilando como ministra de Defensa embarazada, así como las críticas que entonces suscitó aquel gesto. En este caso, apenas ha habido críticas negativas ante la estrategia de C’s, que conjuga en una imagen la potencia de Villacís como candidata (hasta hace un año se la situaba como la preferida para gobernar en el Ayuntamiento de Madrid) y el mensaje de esperanza en el futuro que se asume ante la llegada de una nueva vida. Estas ideas quedan además reforzadas por la propia actitud elegida en el cartel, que no tiene mucho que ver con la imagen Irene Montero, también embarazada, en algunos carteles de candidatos municipales de Unidas Podemos.

En esta ocasión, Villacís aparece muy favorecida, vestida de blanco (denota pureza) y de una chaqueta azul pastel que se abre justo en la pronunciación de su barriga. Ella aparece muy natural, mirando a la cámara sonriente y levantándose la manga izquierda de la chaqueta, lo que traslada una idea de naturalidad y de prácticamente haberse visto sorprendida por el fotógrafo. El maquillaje y el peinado, perfectamente colocado, evidencian que la protagonista estaba preparada para ser inmortalizada, pero el resultado final traslada cierta idea de improvisación, como la que le habría llevado a tener que suspender su campaña electoral por el parto de su tercera hija.

La candidata de C’s se sitúa sobre un fondo gris azulado, a la derecha, dejando en la parte izquierda espacio para el lema de la formación en estos comicios (“¡Vamos! Madrid. Ha llegado el momento”), que es una reedición del lema con el que la formación se presentó a los comicios generales. Debajo, en la esquina izquierda, ya aparece el logo de la formación, con el tono característico naranja que se traslada también al lema de la campaña electoral (al revés que en lo relativo al logo, que se dibuja con el color naranja, en el caso del lema destacan las letras blancas sobre el fondo del color corporativo de la formación).

C’s también protagoniza en esta campaña uno de los peores carteles electorales que hemos podido visualizar. Se trata de la imagen con la que presenta a un número 1 al Parlamento Europeo, que parece un trabajo realizado por un aficionado.Luis Garicano aparece en el centro de un rectángulo dividido en dos partes simétricas: una de color naranja y otra azul, con el color corporativo de la UE.

Rodeándole, casi flotando, los candidatos que le acompañan en los primeros puestos de la lista, con mención especial a los dirigentes de PSOE (Soraya Rodríguez), UPyD (Maite Pagazaurtundua) y PP (José Ramón Bauzá) que C’s ha ido reclutando para estos comicios, en un ejercicio de transfuguismo muy poco disimulado.

En esta ocasión vemos, de nuevo, cómo el partido recupera el lema con el que C’s se ha presentado a los comicios “¡Vamos! Europa”, con el cambio del nivel institucional para el que reclama en voto en esta ocasión. No hay más menciones a que ha llegado el momento, seguramente porque se prefiere proyectar la idea de un equipo sólido, en torno a Garicano, que mira al ciudadano desde diferentes posiciones (de derecha a izquierda, en el caso de Rodríguez, Javier Nart o Jordi Cañas) o de izquierda a derecha (Pagazaurtundúa o Susana Solís), con Bauzá en un significativo centro.

Resaltamos también el cartel de campaña con el que el PSOE se presenta a las elecciones al PE, un trabajo que conecta también con el leit motiv elegido por los socialistas para pedir el voto en las generales (“La España que quieres“) y con una imagen que se parece también a la de Pedro Sánchez. En esta ocasión, el protagonista es Josep Borrell, que es situado en el centro de un cartel sobre un fondo blanco crudo que se va oscureciendo si el ojo se traslada a la izquierda.

Borrell mira de frente al votante y esboza una suerte de sonrisa de complicidad, mientras en la mitad de la imagen volvemos a ver la marca de la cartelería de esta última etapa de los socialistas: Sobre un fondo rojo se sitúa el lema con el que se demanda el voto: “La Europa que quieres”, en letras blancas, que se ven acompañadas por el corazón que se ha convertido en marca de la casa en este ciclo electoral. Debajo, las siglas del partido, que no se esconden (“Vota PSOE”).

En esta ocasión, y a diferencia del cartel de Sánchez, se prescinde del blanco y negro de la figura del candidato, que vuelve a vestir con traje y corbata,  y se obvia el lema con el que el PSOE fue a las elecciones generales (“Haz que pase”), optando preferentemente por el relato que acompañó esa campaña, que se transforma en lema en esta ocasión.

Abordamos también un cartel difundido desde las filas del PP en estas elecciones municipales. Nos referimos al cabeza de lista del partido por San Sebastián, que sorprende con un cartel que no tiene mucho que ver con el del resto de candidatos del partido, que vuelven a optar por una imagen más tradicional. En esta ocasión, la tradición se queda en el color azul corportativo elegido para resaltar el mensaje con el que Semper pide el voto para su partido, con un lema en el que se prescinde totalmente de la marca del PP, absolutamente achicharrada en estos momentos.

En su lugar, la atención se pone en el municipio para el que se pide el voto (San Sebastián) y en el candidato, con un primer plano en blanco y negro, sobre un fondo blanco, en el que se percibe que no lleva chaqueta y corbata y en el que aparece con una imagen descuidada adrede. Lo certifica su barba de pocos días y el pelo algo descolocado.

Asimismo, se sitúa su nombre en la esquina izquierda inferior, en un tamaño reducido para acompañar su lema: En las elecciones municipales, lo que importa es el futuro del municipio y los asuntos del día a día y no los candidatos o la política en mayúsculas, que, en teoría, se dirime en otras elecciones.

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario

26M: El PSOE saca 11 puntos al segundo en las elecciones al PE

El próximo domingo se celebran unas elecciones municipales, autonómicas y europeas que culminarán el cambio en el reparto de poder que arrancó hace un mes, en las elecciones generales. Todos los sondeos sobre estimación de voto manejan un refuerzo de las posiciones del PSOE, que se proyecta claramente como el partido que lidera el bloque de centroizquierda en detrimento del universo Podemos, inmerso en batallas intestinas que, por ejemplo, podría impedir que el socialista Angel Gabilondo pudiera ser presidente de la Comunidad de Madrid.

Enfrente, el PP pelea por seguir siendo la principal fuerza de oposición al PSOE, una tarea complicada a tenor del tono de la campaña de los candidatos de C’s, una formación que, hace cuatro años, llegó a acuerdos con los populares en algunas CCAA y que hoy reniegan de ese pasado para postularse como el futuro en el centroizquierda. Todo ello con el factor VOX pendiente, a la espera de que se confirme o no que estamos ante un suflé que ha durado, exactamente, desde las elecciones andaluzas hasta la misma noche del 28A, cuando se confirmó que su techo electoral se movía en torno al 10%.

Todos los estudios demoscópicos publicados en los últimos días constatan una fragmentación política a todos los niveles institucionales y en prácticamente todas las CCAA, con una suma de PP y PSOE que ya se sitúa claramente por debajo del 50% de apoyo del electorado. También recogen un empate técnico en algunas de las CCAA y Ayuntamientos a los que se prestará especial atención la noche del 26 de mayo, sobre todo por la posibilidad de medir la posible recuperación o no de los populares con la entrada del PSOE en feudos históricos desde los tiempos de José María Aznar al frente de Génova 13.

Estas dudas no se plantean, en cambio, en las elecciones que permitirán la renovación del Parlamento Europeo, unos comicios que, por resultados, se parecen a los conseguidos por los distintos partidos en las elecciones generales del 28A, con algún ajuste detectado a lo largo de la actual campaña electoral. Así, de acuerdo con los sondeos publicados, el PSOE aparece claramente destacado en relación al resto de competidores, con una recuperación clara del espacio perdido en 2014, cuando efecto Podemos comenzó a amenazar el liderazgo de los socialistas en su bloque ideológico. Obtendría el 30% de media, +7 puntos respecto a 2014 y +1.32 puntos en relación a su resultado en las elecciones generales, confirmándose el efecto caballo ganador del que hablábamos este domingo.

Su inmediato rival, el PP, se movería en torno al 19% de media (-7.1 puntos en relación a 2014), dato que le permite mirar los resultados de este domingo con cierto optimismo respecto al varapalo sufrido hace un mes. Recupera 2.30 puntos en relación a su apoyo el 28A, dato que coincide bastante con lo que se deja VOX en el camino. La formación de ultraderecha, bastante desinflada en esta campaña electoral, se movería en torno al 7.9% de media, un buen resultado que lo asemeja al dato obtenido por Podemos hace cinco años pero que lo aleja del 10.26% conseguido en las urnas el pasado mes de abril; VOX se deja 2.36 puntos en el camino,una pérdida que se puede explicar por la decepción de una parte de sus votantes ante las enormes expectativas creadas en los meses anteriores.

C’s, por su parte,confirma el ascenso detectado en las elecciones generales, aunque no lo suficiente para amenazar al PP como principal fuerza del centroderecha. Se movería en torno al 15.82% de los apoyos, un dato que se parece bastante al 15.86% conseguido el 28A pero que confirma que sólo una parte de fuga de votos del PP va a parar a la formación naranja. Cinco años después de las últimas elecciones europeas, C’s suma 12.5 puntos, con la atención puesta en que el 26M confirme su fortaleza al sobrepasar al PP en lugares emblemáticos como la CAM o el Ayuntamiento de Valencia.

Hace cinco años, Podemos utilizó las elecciones al PE como la ventana de oportunidad para entrar en el sistema de partidos español con la misión de competir con el PSOE. Entonces, la falta de acuerdo a propósito de la composición de las listas con la Izquierda plural evitó que ambas formaciones acudieran juntas a los comicios, algo que sí viene sucediendo desde las elecciones generales de 2016. Un lustro después, la galaxia Podemos se resiente electoralmente a pesar de que Pablo Iglesias logró salvar medianamente los resultados el pasado 28A, sobre todo de cara a la futura negociación con el PSOE en el Gobierno central, y que podría seguir controlando políticamente los llamados ayuntamientos del cambio.

Electoralmente, UP se movería en torno al 13.65% de los apoyos, -4.35 puntos respecto a la suma de lo conseguido por separado por UP y la Izquierda plural en 2014. Si lo comparamos con los resultados de las elecciones generales (13.41%), volvemos a tener una traslación casi perfecta del apoyo obtenido por la formación morada entonces y lo que se espera el próximo domingo en relación a las elecciones al PE. Su campaña, en europeas, se centra, sobre todo en el trabajo realizado por los eurodiputados de la formación durante esta legislatura, un trabajo que a menudo se ha centrado en denunciar los efectos de la gestión de las  sucesivas crisis económica y una crítica global al modelo de UE que está llevando, entre otras cosas, una desconexión del electorado. Éste es uno de los vídeos difundidos por su canal de Instagram

Los datos confirman, por lo tanto, una repetición casi perfecta de los resultados de las elecciones generales a la distribución del poder en porcentaje de apoyo en los comicios al PE. Se confirmaría que los españoles votan la renovación de la cámara europea pensando en clave nacional, algo que ya se detectó en el barómetro preeleectoral del CIS: Sólo un 30%  del electorado aseguraba que iba a seguir la campaña electoral con interés y un 12.1% mantenía que votaría teniendo en cuenta los asuntos relacionados con la UE y el PE frente al 61.4% que reconocía que en  su voto pesaría los asuntos nacionales.

CODA. A lo largo del lunes, tras publicar el post, se publicaron tres sondeos más con estimación de voto en las elecciones de este domingo. Adjuntamos la tabla con los datos actualizados y establecemos los nuevos promedios, en los que se aprecia una caída generalizada de todas las formaciones excepto en el caso del PSOE: PP 18.65%, PSOE 30.6%, UP 12.8%, C’s 15.4% y VOX 7.7%:

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario