NC-Report: Las listas unitarias no corrigen la fragmentación

CapturaNCReport

Primeros datos de intención de voto de las listas unitarias conformadas en Cataluña, a un mes de las elecciones autónomicas. El sondeo de NC-Report para el diario La Razón confirma que no se han revertido dos tendencias que se apreciaban en la vida política y parlamentaria catalana durante estos años: La fragmentación del voto y la dificultad para vislumbrar una mayoría sólida con garantías para liderar en solitario un proyecto político.

El sondeo, a partir de 955 entrevistas realizadas entre los días 17 y 22 de agosto, da como ganador a Junts Pel Sí, la lista en la que han confluido Convergència, ERC y las plataformas soberanistas a favor de la independencia de Cataluña. Con el 36.3% de los votos, habría ganado medio punto respecto al sondeo realizado en julio (y que, hasta donde sabemos, no se publicó) y lograría 57 diputados,  a 11 asientos de la mayoría absoluta.

Si tenemos en cuenta que en 2012 CiU logró por su cuenta 50 diputados y ERC 21, queda claro el desgaste sufrido en esta legislatura sobre todo por parte de CiU, un desgaste sólo maquillado por la lista unitaria. En términos comparativos, este resultado iguala el que consiguieron en las elecciones autonómicas de 1980 CiU y ERC: 43 diputados en el caso de CIU y 14 en la lista de ERC (suma total, 57).  Desde entonces, la suma de la representación de estas listas nunca fue tan baja: En las elecciones de 2006, CiU logró 48 escaños y ERC 21 (69); en las de 2003, CiU obtuvo 46 y ERC 23 (69). Desde entonces, la suma de diputados superó la cifra de 70 (recordemos que la mayoría absoluta se sitúa en los 68 diputados).

Según NC-Report, C’s sería segunda fuerza con el 17.9% de los votos (+10.3 respecto a las elecciones de 2012) y pasaría de 9 a 25 escaños. Catalunya sí que es pot lograría el 12.3% de los apoyos y 16 diputados, medio punto que en el sondeo de hace un mes y sólo +2.4 puntos respecto al resultado que obtuvo en las anteriores elecciones ICV (9.9% de los votos y 13 asientos en el Parlament). Y todo ello con un dato de participación del 64.4% (- 3.4 puntos respecto a 2012).

El PSC, con el 11.7% de los votos, perdería 0.3 puntos respecto a hace un mes y -2.7 puntos respecto a 2012, un resultado que, tras la legislatura que queda atrás, le permitiría salvar los muebles. Si bien habría perdido su estatus de principal partido de la oposición (algo que ya ocurrió en 2012) y de principal referente del centroizquierda, los socialistas verían recompensada su posición ante el proceso soberanista que, recordemos, es llevó por delante lo que se consideraba el ‘ala catalanista’ del socialismo catalán. De cara a las elecciones generales, este resultado podría no ser tan nefasto para los intereses del PSOE de cara a la renovación de las Cortes.

Una conclusión similar se podría arrojar en torno al PP. Con el 9.3% de los votos y 12 diputados, habría aumentado en casi un punto su estimación de voto respecto a hace un mes; los ‘populares’ se habrían dejado 3.7 puntos respecto a 2012 pero también podría salvar los muebles al valorar sus resultados en las urnas. Lo único que ha pasado en este mes, por cierto, es la sustitución de Alicia Sánchez-Camacho por Xavier García Albiol como cabeza de lista al Parlament.

Unió, con el 4.4% de los votos, conseguiría 5 diputados (-0.2 puntos respecto a hace un mes) y la CUP, con el 4.7% de los votos, habría ganado 1.4 puntos respecto a 2012 y pasaría de 3 a 4 diputados.

NC-Report también se fija en el recuerdo de voto para vislumbrar las transferencias electorales:

  • En el caso de Junts pel Cambio, el 51.4% de su electorado procede de CiU, con un 32.1% que llega desde ERC y el 5.7% que son nuevos votantes.
  • Catalunya sí que es pot se nutre del voto de ICV (52.9%), de nuevos votantes (16.7%) y de antiguos electores del PSC (9.9%).
  • En el caso del PSC, el 60.6% de su electorado volvería a dar su confianza en esas siglas, con un 14.9% que optará por la abstención y el 8% que votará Catalunya sí que es pot. Según este dato, resulta bastante increíble el 11.7% de la representación que la empresa demoscópica le otorga finalmente.
  • El 51.7% de los votantes del PP volverá a votar por sus siglas, con un 26.7% que lo hará por C’s y el 13.1% que se abstendrá.
  • Así, el 80.7% de los votantes de ERC asegura que votará por Junts pel sí, mientras que el 5.6% se abstendrá y el 5.4% votará por Catalunya sí que es pot. Este dato tampoco se correponde con el resultado final que se le otorga a la candidatura única soberanista.
  • En el caso de los votantes de CiU, el 57.7% votará por Junts pel sí, mientras que 2 de cada 10 se abstendrá y el 10.6 votará por Unió. El 3.7% se inclinará por Catalunya sí que es pot.

Con estos resultados, existen tres posibilidades para dar estabilidad a la próxima legislatura (descontando, por supuesto, la inestabilidad que conllevaría una declaración unilateral de independencia):

  • Si nos fijamos en lo que podemos llamar eje nacional, las posicones soberanistas no logran la mayoría absoluta ni siquiera con el apoyo de la CUP (61 escaños). En el otro grupo, resulta difícil en este momento pensar en una posición compartida por PP, C’s, el PSC y Unió (58 diputados en total, apenas el resultado que lograría la lista más votada)
  • Que Junts pel sí optara por gobernar en minoría, con apoyos puntuales con otras fuerzas políticas según los asuntos a tratar. Desde este punto de vista, habrá que seguir con atención las posiciones de las fuerzas de izquierda (Catalunya sí que es pot, PSC o la CUP) en materia social.
  • Que se priorizara el eje ideológico, con el consiguiente desgaste para la lista más votada (y que antepone la brecha nacionalista). Desde este punto de vista, el Parlament ha girado a la izquierda: Unió, PP y C’s (asumiendo que la lista de Inés Arrimadas optara por significarse de esta manera a unos meses de las generales) lograría 42 diputados; el eje de izquierdas, a falta de lo que hiciera la lista más votada, tendría 36 diputados.

De acuerdo con el resultado de este sondeo, y a la espera de que aparezcan nuevos estudios, parece que la situación política en Cataluña tras el 27-S sólo conduce a una situación de bloqueo sea cual sea el eje elegido para el análisis.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s