Cerrado por vacaciones

CapturaCerradovacaciones

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Metroscopia: Multipartidismo competitivo a 8.4 puntos de distancia

Se consolida un multipartidismo competitivo en España, que aglutinaría al 87.1% del electorado. Ésta es la principal conclusión de la entrega adelantada del sondeo de Metroscopia para el diario El País, que sitúa a los cuatro partidos de implantación estatal en una pugna de 8.4 puntos que, sobre todo, dibuja un problema para la formación de un Gobierno si se confirmaran estos resultados.

De acuerdo con la estimación de Metroscopia, a partir de 1700 entrevistas realizadas entre los días 17 y 18 de julio, el PP sería el partido más votado con un 26.9% de intención de voto, -6.1 puntos respecto a su representación actual aunque recupera 1.4 puntos en comparación con el sondeo publicado hace un mes. Así, una semana antes de que Mariano Rajoy testificara como testigo en la AN en el marco del caso Gürtel, Génova podía respirar con una recuperación de la que también se estaría beneficiando el PSOE.

Los socialistas se asientan como la segunda fuerza parlamentaria con un 22% de intención de voto, todavía por debajo de la representación conseguida hace un año (22.7%) pero suma 0.4 puntos en comparación con la estimación registrada hace un mes. Este avance todavía es más importante si lo comparamos con lo que le ocurre a Unidos Podemos, que se deja 0.9 puntos en un mes y cae al 19.7%, -1.4 puntos si comparamos la estimación con su resultado en las urnas.

Capturametroscopia

Como ocurre en toda la serie, el PP se beneficia también de la caída de apoyo a C’s, aunque en menor medida. Según Metroscopia, el partido de Albert Rivera obtendría el 18.5% de los apoyos, -0.3 puntos respecto a la estimación anterior, aunque sigue sumando 5.5 puntos en comparación con su resultado en las urnas.

En la línea de otros estudios demoscópicos, Metroscopia plantea un desdoblamiento del apoyo a los partidos que se pueden entender en dos bloques. El centroderecha, que aglutinaría a PP y C’s, se haría con el 45.4% de los votos frente al 41.7% que sumarían PSOE y Unidos Podemos. Visto así, la competición electoral se reduciría a 3.7 puntos, una distancia que dependería de la capacidad de movilización del electorado propio y, sobre todo, de las opciones de abstención entre los votantes del bloque contrario, algo que Capturametroscopia2sería más factible que ocurriera en el caso de UP o incluso el PSOE por la decepción ante las expectativas creadas.

En voto directo, el PP se consolida como el partido con mayor capacidad de movilización en este punto de la legislatura, con un 18.4% que asegura que daría su confianza a sus siglas en el caso de celebrarse elecciones. El PSOE es el segundo partido más mencionado, con un 16.1%, mientras que UP cae a la tercera plaza (14.9%) y C’s cierra la lista con un 13.6% que asegura que votaría hoy por este partido, un porcentaje que se sitúa por encima de los resultados reales conseguidos hace un año.

En cuanto a la valoración de líderes, Albert Rivera vuelve a ser el que menor rechazo genera con un saldo de -2 que se convierte en un +86 entre sus votantes, una cifra sólo comparable a la que recibe Mariano Rajoy entre los suyos (+85) aunque el resultado entre el elecotorado en general sea de -35. Pedro Sánchez se mueve en un saldo de -34 y de un apoyo de +60 entre los votantes del PSOE, la cifra más baja de las registradas.

Capturametroscopia4

Pablo Iglesias también repite lugar como el líder que mayor rechazo genera (-49), con un apoyo de +65 entre los votantes de Unidos Podemos. El presidente del Gobierno es el único que recibe peor saldo (32) frente a la acción de su partido (33), algo que se mantiene cuando se pregunta a los votantes del PP: 86/85. El resto de líderes obtiene mejor dato que los partidos que representan, con epescial mención a Albert Rivera, que saca 6 puntos al saldo que logra C’s (42 frente al 48 que Capturametroscopia5recibe su gestión); entre sus votantes, se potencia esta distancia a 7 puntos  (79/86).

También Pedro Sánchez es valorado 6 puntos por encima que el partido (25 frente a 31), aunque esta distancia se amplía a 13 puntos cuando se pregunta a su base electoral: 53/66. Pablo Iglesias consigue un saldo de 25 frente al 24 del partido, aunque entre sus votantes se da la misma importancia a su liderazgo que a las siglas.

Metroscopia pregunta en esta ocasión por las posibles coaliciones de Gobierno favoritas entre los votantes, con un dato curioso: El 31% vería con buenos ojos un acuerdo entre Unidos Podemos y el PSOE, que es la opción más apoyada como alternativa al Ejecutivo actual. Sin embargo, por recuerdo de voto, vemos que es claramente una posibilidad apoyada por los votantes de UP (82%) pero no tanto por los del PSOE (35%), que se sentirían más cómodos con una coalición de su partido con C’s (51%).

Capturametroscopia3

La opción PSOE+c’S convence al 20% de los votantes (37% de los de C’s), por detrás de la que formarían PP y c’s (27%, una opción que apoyaría el 47% de los votantes de C’s y el 66% de los del PP). La posibilidad de una gran coalición convence al 13% de los votantes (28% de los del PP) mientras que un acuerdo entre C’s y UP sólo es apoyada por el 5% de los votantes.

Por último, el 65% desaprueba la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy frente al 34% que le da su aprobado (86% de votantes del PP). Destaca el 55% de los votantes de C’s que desaprueba el trabajo realizado en este último año por parte del PP.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Alemania afronta unas elecciones sin competición partidista

Lo venimos señalando desde hace meses: Angela Merkel está en disposición de afrontar un cuarto mandato como canciller sin apenas despeinarse. El SPD, que en las semanas posteriores a la elección de Martin  Schulz como candidato parecía que podría esta vez ponérselo más difícil a la CDU en las elecciones que se celebran el próximo 24 de septiembre, hoy se encuentra desinflado y quedaría por debajo de los resultados obtenidos hace cuatro años.

Según los sondeos publicados a lo largo del mes de julio, la CDU ganaría las elecciones con un contundente 38.8% de los votos de media,-2.7 puntos respecto a las elecciones de 2013. En la práctica, supone +0.3 puntos en comparación con los estudios publicados hace un mes, de manera que Merkel tiene todas las papeletas para volver a ser elegida canciller. La CDU se distancia de su inmediato competidor, el SPD, en 14.7 puntos, una paliza en toda regla si tenemos en cuenta los mandatos que Merkel lleva encadenando el frente del Gobierno federal. Mandatos que, al parecer, no le pasan factura en términos de desgaste.

CapturaAlemaniaJulio

Así, el SPD obtendría el 24.1% de los votos, -1.6 puntos de media respecto a las elecciones de 2013 y ya muy lejos del 30.3% que las encuestas recogieron tras la elección de Schulz como candidato. La buena noticia para el ex presidente del PE es que, con él al frente del partido, parece que la socialdemocracia ha dejado de reptar por el suelo electoral y sólo cae 0.2 puntos respecto al mes anterior y que su elección permitirá que su partido supere el 21% de intención de voto que le otorgaban los sondeos publicados antes de su elección.

Estamos, pues, una situación atípica en Europa: Tras 12 años en el poder, la CDU reedita su liderazgo en un contexto de crítica generalizada a los partidos del sistema por la gestión de la crisis financiera y del modelo de UE, una crítica que se ha manifestado en un voto de castigo generalizado a los partidos en el poder. Desde el PSOE de Zapatero hasta al PS francés hace unos meses.

Esta tendencia se rompe de nuevo en Alemania, un país en el que le partido en el gobierno goza de una notable fortaleza en buena medida por la falta de percepción de una alternativa política o ideológica. El SPD se percibe tan sistémico o más que la CDU, de manera que los éxitos se atribuyen al centroderecha mientras la socialdemocracia sigue levitando en torno al 25% de intención de voto. Un porcentaje que, por si queda alguna duda, no permite ganar elecciones, sobre todo si se insiste en activar marcos que benfician en el práctica al centroderecha, como la crítica a la gestión de la llegada de refugiados sirios.

Tampoco van las cosas mejor para los partidos políticos llamados a actuar de bisagras del bipartidismo germano, con la excepción de los liberales. El FPD se consolida como la cuarta opción parlamentaria al duplicar sus resultados de 2013, constiyéndose también como uno de los partidos que reciben mayores donaciones: Con el 8.45% de media, registra un resultado levemente inferior al de hace un mes, pero que se sitúa en la órbita de Die Linke, que se encuentra anclada en el 8.75% de los votos de media. Los Verdes, con un 7.55% de los apoyos de media, pierde casi un punto en comparación con los sondeos de hace un mes y también respecto a su representación actual.

Por su parte, parece claro que habrá partido de ultraderecha en el próximo Bundestag, en del que formarán parte seis formaciones (no se ha dado una situación igual desde los años 50 del siglo pasado): AfD, a pesar de sus problemas de liderazgo y de la caída en los sondeos respecto a comienzos del año, sigue en el 8% de intención de voto de media, con algunos sondeos, como Insa o Infratest, que le sigue otorgando un 9%, situándole por lo tanto como tercera fuerza parlamentaria.

Merkel, entre el SPD y los liberales

Una de las constantes del sistema político alemán ha sido la sucesión de parejas de baile por parte de la CDU de Angela Merkel, empeñada en proyectarse como uno de los líderes que rescatará el proyecto europeo. Recordemos que en su primera legislatura halló como socio de Gobierno al SPD, con quien ha repetido concepto de “gran coalición” en esta legislatura. Entre medias, la CDU eligió como socio de gobierno a los liberales, hasta el punto de que éstos desdibujaron tanto su programa político que en las elecciones de 2013 quedaron fuera del Bundestag. La CDU había asimilado a su electorado en el 41.5% de los votos conseguidos entonces.

Con los resultados que dibujan los sondeos, el 25 de septiembre podremos tener una situación parecida, con la CDU eligiendo a quien le acompañará en el Gobierno en los próximos años. Una vez desarticuladas las opciones alternativas por los resultados más CapturaAlemaniaJulio2que discretos de Die Linke y el SPD, y si partimos de la idea de que en algún momento la socialdemocracia debería abrir un debate sobre lo que quiere ser en el futuro si pretende ganar alguna vez las elecciones federales, la opción del acuerdo entre la CDU, los liberales y los Verdes parece la más probable en estos momentos, tal y como recoge la simulación de Infratest Dimap: 349 diputados que garantizarían una mayoría muy sólida y que, de paso, permitiría al SPD abrir un debate sobre lo que quiere ser en el futuro una vez que se constate que defender una agenda social en campaña no sirve de nada.

A este respecto, recomendamos la lectura del post que ha publicado en su blog Franco Delle Donne sobre los errores cometidos a lo largo de esta campaña electoral. Errores que explican por qué el partido ha pasado de competir de tú a tú con la CDU a volver a los niveles de voto registrados en las elecciones de 2009 y 2013. En la peor crisis económica en décadas y con el cuestionamiento del modelo europeo que encarnó entre 2008 y 2013 la propia Angela Merkel.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Situación demoscópica estable de cara al parón veraniego

Los procesos internos de los partidos políticos celebrados durante el primer semestre del año y los problemas del PP con la corrupción política arrojaron cambios en la proyección demoscópica de los que se beneficiaron, sobre todo, C’s y el PSOE. En la izquierda, no hay grandes movimientos de electores una vez consumado el giro de 360 grados del PSOE de Pedro Sánchez, con el acercamiento a Unidos Podemos que comenzó a esbozarse en Castilla-La Mancha y que luego se extendió al Congreso de los Diputados.

Tampoco se registraron, durante el mes de julio, transferencias de voto significativas entre el PP y C’s, seguramente porque la fuga de votos desde los populares al partido de Albert Rivera ya se consumó durante los meses en los que la Operación Lezo y los problemas con la Fiscalía Anticorrupción fueron portada diaria. En estos momentos, ni el suicidio de Miguel Blesa ni las noticias que llegan de Cataluña, con un goteo de destituciones y ceses de cargos medios del Govern de Carles Puigdemont, afectan a la estimación de voto registrada por el PP, que sigue por debajo del 30%.

Así, como señalábamos hace unos días, parece que la proyección política del PP es indirectamente proporcional a la atención mediática en torno a la corrupción, con la sospecha firme de que este asunto ya no mina las expectativas económicas de Génova, que sí se podrían estar viendo más afectados por la evidente parálisis de la acción de gobierno e incluso de la estrategia del partido. De acuerdo con los estudios publicados a lo largo del mes de julio, el PP se movería en torno al 29.7% de intención de voto de media, -0.2 puntos respecto a los sondeos publicados a lo largo del mes de junio,  y -3.2 si tomamos como referencia los resultados de las elecciones generales.

CapturaSondeosJulio.JPG

Como siempre,los datos de NC-Report distorsionan el resultado final del resto de estudios que, en su mayoría, sitúan al PP por debajo del 31% de intención de voto, con Metroscopia como la empresa que más caída de voto le atribuye (-7.5 puntos respecto a los resultados de las últimas elecciones generales), con oscilaciones de casi 9 puntos entre los estudios que le sitúan mejor y peor durante el mes de julio. Aun así, parece que el PP ha frenado su caída que registraban los sondeos en los meses previos, siendo todavía el partido con más apoyo en el caso de celebrarse elecciones generales.

El PSOE también cae respecto a la media de resultados de los sondeos publicados durante el mes de junio. En esta ocasión, se mueve en torno al 23.5% de media, +0.7 puntos respecto a su representación parlamentaria actual pero -0.3 puntos si lo comparamos con la última oleada de sondeos publicada. En este caso, son los trabajos de DYM (25%) y Celeste Tel (24.4%) los que mejor proyección le otorgan, aunque, como vemos, no hay oscilaciones parecidas a las que registra el PP en la misma situación, lo que hace pensar en márgenes más estrechos que se relacionan, sobre todo, con los techos y suelos electorales.

Los primeros meses de Pedro Sánchez al frente del PSOE han vuelto a confirmar las dificultades de armar un proyecto que le permita recuperar buena parte del voto perdido en las elecciones generales de 2011 y en las de 2015, con Unidos Podemos y C’s como los grandes beneficiados de esas transferecias de voto. Los sondeos publicados en julio apuntan a cierta recuperación que, si continúa, puede ser muy gradual, a la espara de las decisiones adoptadas por Ferraz y por los diferentes territorios.

Estos primeros meses del año confirman también los problemas de Unidos Podemos para postularse como el partido de referencia de centroizquierda. Y eso a pesar de los problemas del PSOE e incluso de los bandazos internos del partido en relación a los liderazgos y las estrategias de cara al futuro. Ahí está la figura de Pablo Iglesias, reforzada por el resultado de Vistalegre II, la purga de todo lo que oliera a errejonismo y la adopción estratégica, en unos meses, del modelo defendido por Iñigo Errejón de buscar el acuerdo con el PSOE para poder desplazar al PP del poder.

Los sondeos publicados en julio le sitúan en el 19.2% de intención de voto, +0.3 puntos respecto al mes anterior, lo que le convierte en el único partido que avanza respecto a las estimaciones anteriores. Supone una caída de 0.9 puntos respecto a sus resultados en las urnas, lo que le aleja del PSOE como la fuerza a relevar. En estos mometnos, les separan 4.3 puntos, con trabajos, como el de DYM, que le sitúa en el 17.5% en intención de voto.

Lo mismo sucede con C’s, que pierde 0.1 puntos respecto a la media de resultados del mes de junio. Según los trabajos publicados a lo largo de este mes, se movería en torno al 15.8% de media, casi +3 puntos respecto a su representación actual, con grandes oscilaciones según el trabajo al que se haga referencia: Metroscopia le atribuye el 18.8% de intención de voto mientras que NC-Report le lleva al 13.9%. No es casualidad que NC-Report sea la que mayor estimación de voto le da al PP y que Metroscopia sea la empresa que sitúa su suelo en un porcentaje más bajo.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Rajoy sale vivo de su declaración ante la AN

Ya podemos señalar el 26 de julio como una fecha histórica: Por primera vez en nuestra historia reciente, un presidente del Gobierno en activo comparecía a declarar como testigo ante la Audiencia Nacional en el marco del juicio del caso Gürtel, esa piedra en el zapato que supuso el inicio del calvario del PP político y judicial con la corrupción.

El presidente del Gobierno, que había intentado por todos los medios eludir sin éxito la comparecencia presencial ante el tribunal, ejecutó de manera sólida la estrategia con la que el PP afronta sus problemas judiciales con la corrupción: Durante los años en los que se juzgan estos casos, el partido se dividía en una suerte de áreas en las que los responsables políticos se encargaban sólo de la parte política (discursos, estrategia de campaña) mientras que la recaudación de fondos y la gestión económica competía al departamento de Tesorería.

Génova trata de actuar en dos frentes, priorizando en estos momentos el frente judicial. Así, judicialmente, Mariano Rajoy defendió que en los años en los que fue secretario general del PP y/o director de las respectivas campañas nunca tuvo conocimiento de cuestiones como la recaudación de fondos (ahí se engloba el supuesto cobro de mordidas a empresarios a cambio de obra pública) o de contacto con empresas, como las de Francisco Correa, que ayudaban al partido a organizar sus actos políticos. Rajoy aseguró que apenas trató al que se conoce como cabecilla de la trama Gürtel.

Y así durante dos horas de interrogatorio en los que el abogado de Luis Bárcenas no realizó ninguna pregunta, confirmando la idea de que es posible que exista un acuerdo extrajudicial entre el ex tesorero del PP y su antiguo partido, y en el que Rajoy, a veces con tono parlamentario y a menudo tirando de ironía, no se salió del guión que luego seguiría también el presidente del Senado y ex presidente del PP de Madrid, Pío García-Escudero, que compareció ante la AN posteriormente. No respondió sobre el SMS a Bárcenas y, en la práctica, no arrojó luz a lo que conoce sobre la existencia de la caja B del partido o de cómo operaba la trama.

La estrategia del PP dejó a un lado, por el momento, la derivada política de la propia comparecencia del presidente del Gobierno y peso pesado del partido durante dos décadas. Cualquiera que conozca mínimamente el funcionamiento interno de un partido político sabe que, en la práctica, no hay división entre las áreas que dibujó Mariano Rajoy por un motivo fundamental: En un mundo en el que nada es gratis, no es posible plantear una acción política sostenida como es una campaña electoral sin saber si la puedes pagar.

Rajoy ha sido secretario general del PP, director de campaña y candidato a la presidencia del Gobierno en 2004, 2008, 2011, 2015 y 2016. Es materialmente imposible que desconociera las finanzas del partido, al menos en términos generales, y sobre todo la procedencia de unos fondos que, presumiblemente, luego serían devueltos en forma de favores sobre obra pública en las Administraciones gobernadas por el PP gracias, en parte, a esos fondos aportados.

Por lo tanto, debemos incidir en que la puesta en escena del presidente del Gobierno este miércoles tenía como único fin salir de la sala de la AN judicialmente indemne y, de paso, no perjudicar más al partido en una causa que comenzó con los tres trajes que se le habrían pagado a Francisco Camps y que, a estas alturas, ha tocado de lleno en el corazón de las finanzas de Génova 13, con efecto multiplicador a toda la cúpula del partido durante estos años.

CapturaMalagon.JPG

Viñeta de Malagón publicada en 20minutos.es

Esta manera de afrontar los hechos también dibuja, en la práctica, una actitud respecto a la derivada política del caso Gürtel y del resto de procesos judiciales por corrupción política en marcha. El PP ha dado por amortizada la corrupción como elemento de castigo entre el electorado y, por ello, apenas presta atención a trasladar algún tipo de mensaje respecto a la asunción de responsabilidades políticas por quienes estuvieron allí durante este periodo: Rajoy, el propio Pío García-Escudero y personas como Javier Arenas, convertidos en sombras desde hace años.

Por ser más francos todavía: Parece que el PP entiende que no necesita tomar decisiones políticas para depurar responsabilidades por estos asuntos, que deja sólo en manos de los tribunales. Génova asume así que el electorado habló en las elecciones de 2005 y 2016, con la consiguiente pérdida de votos por el PP por asuntos como la corrupción y la gestión de la crisis económica, por lo que no hace falta adoptar ninguna decisión más en ese sentido a la espera de lo que dictaminen los tribunales. Y como acusado, el objetivo no es facilitar o añadir transparencia a lo que ocurrió con sus finanzas en los años enjuiciados, sino salir indemne.

El objetivo final no disimula que el PP tiene un gran problema de reputación con su electorado potencial. De ahí que estén medianamente sorprendidos por la falta de recuperación de votos a pesar de que una de las patas de castigo del electorado, la política económica, esté arrojando buenos datos macroeconómicos. Es posible que piensen que en algún momento pueden comenzar a modular esa relación con el electorado, para lo que hace falta no empeorar aun más la deriva judicial de los casos de corrupción que, a partir de Gürtel, se juzgarán durante los próximos años.

Este miércoles, quedó claro que Génova puede aceptar una sospecha no demostrada de que Rajoy conocía los entresijos de lo que ocurría con las finanzas del PP. Sería imposible remontar una imputación por corrupción a Rajoy o la constatación judicial de que el aparato de partido colaboró con la trama de corrupción que habría esquilmado más de 800 millones de euros de dinero público

Críticas a Rajoy sin rastro de moción de censura

La comparecencia de Mariano Rajoy fue respondida de inmediato por los principales partidos de la oposición. Pedro Sánchez ofreció una comparecencia en la que no aceptó preguntas y en la que solicitó, de nuevo, la dimisión de Mariano Rajoy como responsable político de lo ocurrido: “Por dignidad, no la suya sino la de nuestra democracia, le exigimos que dimita”.  Sánchez acusó a Rajoy de degradar el cargo de presidente del Gobierno, pero nada más. Realizó una declaración que bien podría estar redactada desde hace meses y no hizo mención a la herramienta que atesora y que puede ganar dado que el PP sólo tiene 137 diputados en el Congreso de los Diputados: la moción de censura.

Pablo Iglesias, por su parte, instó al PSOE a presentar una moción de censura tras atacar con dureza a Rajoy: “España no se merece esta vergüenza. Hay que sacarlos del Gobierno”. El líder de Unidos Podemos arremetió contra el abogado del ex tesorero del PP (“Vergüenza al ver al abogado de Bárcenas hacer de abogado de la defensa de Rajoy. Demuestra que hay un pacto de silencio entre corruptos”) y se dirigió al PSOE para que juntos pidan la comparecencia de Rajoy en el Congreso de los diputados. Mientras, desde el PP se volvía a responder moviendo el espantajo de Venezuela.

Albert Rivera permaneció en silencio durante todo el día, por lo que la voz autorizada de C’s correspondió a José Manuel Villegas, que consideró “poco creíble” que Rajoy no conociera el presupuesto del partido para las campañas electorales. Recordemos que C’s mantiene un acuerdo de Gobierno que sostiene parlamentariamente a Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa, por lo que esta declaración ha de entenderse como un intento de pasar página respecto a uno de los temas que hicieron crecer políticamente a C’s en todo el país: La lucha contra la corrupción.

La inoperancia de facto de la oposición ayuda a explicar, en parte, el grado de desmovilización social y de apatía política que se percibe desde hace meses en  una ciudadanía que, quizás, vio posible un cambio real en 2011 y que hoy percibe que sólo han variado los actores protagonistas del régimen creado en la Transición política y no el propio sistema.

CODA. Comenzamos el post hablando de día histórico. Invitamos a consultar las portadas con la que la prensa general enmarcó la comparecencia de Rajoy y las portadas publicadas el día posterior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario

Sociómetro: EH-Bildu suma un escaño que Vizcaya que pierde Podemos

Segundo sondeo sobre intención de voto que insiste en la estabilidad de la política vasca medio año después del acuerdo alcanzado por PNV y PSE para formar Gobierno. Según los datos del Sociómetro del Gobierno vasco, el PNV volvería a ganar las elecciones  con 29 diputados, los mismos que obtuvo en las elecciones autonómicas del pasado mes de septiembre y los mismos que le atribuyó  el Sociómetro del pasado mes de marzo.

EH-Bildu se asienta como segunda fuerza parlamentaria con 18 diputados, uno más de CapturaSociometro4los que tiene en la actualidad, que recibe de Podemos, que repetiría el mismo resultado que en el anterior estudio: 10 escaños. La caída de Podemos le vuelve a acercar al resto de partidos, PSE y PP, que repiten resultados con 9 escaños. C’s, en esta ocasión, seguiría fuera de la Cámara Vasca.

Según el estudio que analizamos hoy, a partir de 2268 entrevistas realizadas entre los días 16 y 22 de mayo, el único cambio en la atribución de diputados se registra en la provincia de Vizcaya, en la que Podemos cede un diputado al PNV. En el resto de provincias, el reparto de votos y escaños se mantiene respecto a los datos de las elecciones y del estudio publicado el pasado mes de marzo. Así quedarían las cosas:

  • En Alava, el PNV sacaría casi 11 puntos a su inmediato competidor al obtener el 29.6% de los votos y 8 diputados. EH-Bildu sobrepasa al PP como segunda opción en esta provincia con el 18.9% de los apoyos y 5 diputados, que serían los mismos que obtendrían los populares con el 17.5% de los votos. La pugna entre Podemos y el PSE en esta provincia se desquilibra en favor de la formación morada, que lograría un 15.2% de los votos y 4 escaños, uno más de los que obtendría el PSE con el 12.5% de los votos.
  • En Vizcaya, el PNV vuelve a postularse como una apsionadora electoral con el 42.3% de los votos y 12 diputados, seguido de EH Bildu, que se hace con el 17.8% de los votos y 5 escaños. Podemos pierde un representante y se queda con 3 y el 13.7% de los apoyos mientras que el PSE mantiene sus 3 diputados con el 11.3% de los votos. El PP conserva 2 diputados y el 9.3% de los votos.
  • En Guipúzcoa, volvemos a ver cómo se reducen las distancias entre las dos principales fuerzas. El PNV conseguiría el 34.3% de los votos que se traducirían en los 9 diputados que tiene en la actualidad mientras que EHBildu se movería en torno al 28.8% y 8 escaños. Podmeos logra 3 diputados con el 13.5% de los votos y 1.5 punto menos el PSE, que se hace también con 3 asientos. El PP lograría 2 escaños y el 6.9% de los votos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a la valoración de líderes políticos, la líder de Podemos, Nagua Alba, es la que registra un menor porcentaje de conocimiento (36%), seguida de Andoni Ortúzar (54%) y de Idoía Mendía, la portavoz del PSE (57%). En cuanto a la valoración, sólo el lehendakari, Iñigo Urkullu, supera el aprobado con un 5.3 de puntuación. Le sigue el portavoz parlamentario del PNV con un 4.6 y ya por debajo del 4 hallamos a Arnaldo Otegi (3.8), Idoia Mendía (3.7) y a Alba (3.7). Como es habitual, el peor valorado es el líder del PP vasco, Alfonso Alonso, que consigue un 2.1 de valoración.

CapturaSociometro5.JPG

CODA. Se puede consultar en este enlace los datos Sociómetro elaborado por el Gobierno vasco  sobre comportamiento social y político. Destaca la lista de problemas, que no se parecen demasiado a los que registra el CIS para el conjunto del Estado: Los asuntos relacionados con el empleo (46%); los problemas económicos (16%); la sanidad (15%); y la vivienda y los deshucios (9%) como primeros asuntos

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

My Word: El PP recupera intención de voto a la espera de la comparecencia de Rajoy en la AN

El PP rompe la tendencia de caída en la expectativa de voto y recupera posiciones, lo que perjudica directamente a C’s y, de manera secundaria, al PSOE. Es la principal conclusión del sondeo de My Word para la Cadena SER, elaborado a partir de 1003 entrevistas realizadasa entre los días 7 y 12 de julio y que sitúa a Unidos Podemos bloqueado en el 19% de intención de voto.

A pesar de los problemas judiciales del PP, con la previsión de la comparecencia de Mariano Rajoy en la Audiencia Nacional como testigo en el caso Gürtel, el PP se recupera respecto al sondeo publicado el pasado mes de mayo y obtendría el 29.2% de los votos, -3.8 puntos en comparación con los resultados conseguidos en las elecciones generales de junio de 2016 pero +0.6 puntos si lo comparamos con la estimación de My Word anterior.

Capturamyword.JPG

Como hemos visto en otros trabajos, la subida del PP se traduce con una bajada en la expectativa de voto de C’s, que se movería en esta ocasión en torno al 14.5% de intención de voto, +1.5 puntos si lo comparamos con su representación actual pero -1.2 puntos si tomamos como referencia el sondeo anterior.

El PSOE, por su parte, sigue fuerte como el principal partido de la oposición con un 23.6% de intención de voto, casi un punto más que su representación actual aunque registra una caída de -1.2 puntos respecto al sondeo del  mes de mayo, elaborado justo después de la victoria de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE. Desde entonces, la evidente moderación de sus posiciones y el lío interno a propósito del carácter plurinacional del Estado pueden haber minado las opciones de proyección electoral, de manera que ahora se sitúa a 5.6 puntos de distancia del PP.

Unidos Podemos, por último, sigue enclado en torno al 19% de intención de voto y confirma una pérdida de 2.1 puntos respecto a las útlimas elecciones. En comparación con el sondeo anterior, sube 0.1 puntos, a la espera de conocer el impacto entre el electorado del acercamiento confirmado con el PSOE.

Unidos Podemos, el que registra más voto directo y simpatía

A pesar del estancamiento de UP, sigue siendo la formación con mayor voto decidido en este punto de la legislatura. El 17.7% asegura que votaría por sus siglas si hoy hubiera elecciones, +5.3 puntos respecto al segundo partido más citado al realizar esta pregunta: El 12.4% mantiene que daría su confianza al PP en el caso de nuevas elecciones. Unidos Podemos también es el partido que mayor fidelidad de voto mantiene entre su base electoral, con un apoyo del 72.8%.

C’s recibiría el 11.9% del voto decidido (69.8% entre sus votantes) mientras que el PSOE movilzia al 10.4% (69.6% de sus electores). Así, el PP es el partido que mantiene menor fidelidad de voto,  un dato a tener en cuenta porque rompe el mito de la adscripción leal de la base electoral popular ocurra lo que ocurra. En términos globales, el 34.8% aún no tiene decidido su voto y se dispersa en el voto en blanco (6.1%), el voto nulo (2.6%), la abstención (4.8%), la indecisión (13.2%) o prefiere no responder (8.1%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hablamos de la simpatía, los datos cambian respecto a todos los partidos, con un aumento del porcentaje de votantes que dice sentirse cerca de su partido. Si comparamos este dato con el voto decidido, queda clara la masa de electores que no están de acuerdo, quizás, con los liderazgos o estrategias de sus formaciones políticas, aunque siguen apoyando la proyección de esas siglas.

UP vuelve a ser el partido más citado cuando se habla de simpatía, con un 20.6% que asegura sentirse cerca de sus siglas (80.2% entre sus votantes). Le sigue C’s, con un 15.7% que pasa al 78.1% entre sus votantes y, atención, un 15% entre los electores del PP, en lo que puede ser el primer paso hacia una trasnferencia de voto según se acerquen las elecciones si C’s acierta con la estrategia.

El PSOE recibe un 14.3% de voto simpatía, que pasa al 75.9% entre sus votantes; también registra un buen dato (7.2%) entre los votantes de UP.El PP, por último, es el partido que menos simpatía genera, con un 13.2% entre el electorado y un 71.4% entre sus votantes, el dato más bajo de los registrados por los grandes partidos nacionales.

CODA. En esta ocasión, My Word pregunta sobre la opinión ante la maternidad subrogada. Los resultados se pueden consultar en el enlace del estudio.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario