Islandia vuelve a las urnas y se espera un giro a la izquierda

Ni un año de Gobierno. La política islandesa sigue dando sorpresas y el próximo 28 de octubre los islandeses vuelve a estar convocados a las urnas, apenas ocho meses después de la formación del Ejecutivo, que se consiguió en el último extremo dos meses y medio despúes de las últimas elecciones generales. La razón: Un escándalo de pederastia que ha salpicado al primer ministro, Bjarni Benediktsson, del Partido de la Independencia (29% de los votos en las elecciones de hace un año).

El padre del jefe del Ejecutivo habría enviado una carta a las autoridades recomendando que se rehabilitara públicamente a un amigo condenado por abusos sexuales contra su hijastra menor de edad. Tras la publicación de la noticia, uno de los socios de gobierno del Partido de la Independencia del jefe del Ejecutivo, Futuro Brillante (7.2% de los votos), anunció que abandonaba el Gabinete alegando falta de confianza con sus socios.

Poco después, Benediktsson confirmó al presidente, Guðni Th. Jóhannesson, la necesidad de convocar elecciones anticipadas ante la imposiblidad de armar un nuevo Gobierno de coalición, del que forma ya parte el Partido Reformista (10.5% de la representación), con alguna de las cuatro restantes fuerzas con apoyo parlamentario: El Movimiento Verde (15.9%), los Piratas (14.5%), el Partido del Progreso (11.5%) o la Alianza Socialdemócrata (5.7%).

Mientras Islandia se confirma como una potencia turística internacional, vuelven todas las incógnitas a la política islandesa, que entra definitivamente en una fase de incertidumbre política. Desde su quiebra, en la crisis financiera de 2008, el país ha encadena cinco convocatorias electorales consecutivas (2009, la constitucional de 2010, 2013, 2016 y la prevista este mes de octubre) como consecuencia de crisis de gobierno respondidas con manifestaciones ciudadanas masivas en un país que no supera los 350.000 habitantes.

Los sondeos apuntan a un giro a la izquierda

Como viene ocurriendo a lo largo de la última década en la política islandesa, la nueva convocatoria trae cambios en relación a los partidos llamados a ser protagonistas del nuevo Parlamento, con una pérdida paulatina de poder de las fuerzas tradicionales: Las tres fuerzas que han formado parte del Gobierno, el Partido de la Independencia, el Partido del Progreso y Futuro Brillante caen en todas las encuestas publicadas desde mediados del mes de agosto, hasta el punto de que hay sondeos, como el de Gallup o Zenter, que sitúa a las dos formaciones más recientes (el Partido del Progreso y Futuro Brillante) fuera del nuevo Parlamento.

Tampoco sale bien parado el Partido de la Independencia, uno de los dos partidos clásicos del sistema de partidos islandés junto al Partido del Progreso. La formación de centroderecha del primer ministro se movería en torno al 25.05% de media, -4 puntos respecto a las elecciones de hace un año, con sondeos, como el de Fréttablaosins que le sitúa en el 23% de los apoyos, en práctico empate técnico con la segunda fuerza, el Movimiento Verde, que escala del 15.9% de la representación a un 21.4% de intención de voto de media.

Se confirma que el Partido Pirata perdió su gran oportunidad en los anteriores comicios, cuando hubo sondeos que les situó como primera fuerza. Finalmente se quedó en el 14.5% de los apoyos que, en esta nueva cita, podrían quedarse en el 13.2% de media, a pesar de los intentos de llevar al Parlamento las propuestas que formaron parte de su programa electoral en la última cita en las urnas.

La formación sufre cierto desgaste por el anuncio de Birgitta Jónsdóttir, muy conocida por el papel que jugó en la liberación de millones de archivos confidenciales por Wikikelaks, de que no repetirá al frente de la lista de la formación en cumplimiento con el compromiso de presentarse sólo a dos mandatos consecutivos (que, en este caso, fueron tres por la situación excepcional de los comicios para la reforma de la Constitución que se celebraron en 2010).

El Partido del Progreso, que en las elecciones de 2013 obtuvo el 24.4% de los votos, conseguiría el 10.45% de media, casi un punto menos que hace un año, mientras que los socios del Gobierno, como apuntábamos, corren el peligro de quedar sin representación: El Partido reformista pasaría del 10.5% de los votos a un 4.6% de media (con estudios como el de Zenter que le sitúa en el 2.7% de  apoyo) y Futuro Brillante pasaría del 7.2% de los votos a un 4.7% de media (con Gallup atribuyéndole el 2.8% de los apoyos).

Hay dos formaciones que suben respecto a los comicios anteriores, lo que hace pensar en un giro a la izquierda en el próximo gobierno. Se trata de la Alianza Socialdemócrata, que pasa del 5.7% de los votos a un 8.6% de media, con sondeos que le atribuyen una horquilla cercana al 9-10% de la representación pero muy lejos del 29.8% obtenido en las elecciones de 2009. Por otro lado, encontramos el Partido de la Gente, sin representación en la cámara saliente, que pasaría del 3.5% de los apoyos a una media de 9.5%.

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Celeste-Tel: La distancia entre PP y PSOE se reduce a 5.5 puntos

El resultado del sondeo de Celeste-Tel difundido por eldiario.es confirma la tendencia: El PSOE aprovecha un momento de debilidad del PP y reduce la distancia entre ambos partidos registrada el 26J (10.3 puntos) a 5.5 puntos en un Parlamento que sigue muy fragmentado y que dificultará la estabilidad parlamentaria tras el primer año de multipartidismo.

Con el 30.9% de intención de voto, el PP seguiría siendo el partido con más apoyo en las urnas, aunque baja 0.2 puntos respecto a la estimación de hace un mes y -2.1 puntos si lo comparamos con su representación actual. Este dato se trasladaría en una horquilla de 129-132 diputados, por lo que necesitaría de un mayor apoyo del resto de fuerzas  para volver a ocupar La Moncloa.

 El PSOE se postula como alternativa a los populares con un 25.4% de intención de voto, +2.7 puntos respecto al 26J y +0.4 puntos si lo comparamos con la estimación de hace un mes. Los 85 diputados que tiene en la actualidad el Grupo Socialista se transformarían en 94-96 escaños, por encima de los escaños recibidos en las elecciones del 20-D aunque lejos todavía de los 110 obtenidos con la lista liderada por Alfredo Pérez Rubalcaba en las elecciones de 2011.

No hay grandes diferencias en el resto de partidos de implantación estatal. Unidos Podemos se movería en torno al 18.7% de los apoyos, -0.2 puntos en un mes aunque -2.4 puntos en comparación su representación actual. Sus 71 diputados pasarían a ser 59-63, de manera que, en las horquillas máximas, sumaría 159 escaños con el PSOE (un resultado casi idéntico al obtenido tras el 20D).

Por su parte, C’s permanece estable en el 14.9% de intención de voto, casi dos puntos más que los registrados hace un año, que se traducirían en 40-42 diputados que serían claves para posibilitar que el PP volviera a ocupar La Moncloa.

Otros datos interesantes tienen que ver con la posición de las fuerzas periféricas: En Euskadi, la situación permanece estable con el PNV y EH-Bildu conservando su representación actual; lo mismo sucede en Canarias, donde CC mantiene su escaño. Sí se repiten los cambios en relación a Cataluña, con ERC convirtiéndose en la primera fuerza catalanista con 10-11 diputados (por detrás de En Comú Podem, que sumaría un escaño a los 12 que tiene en la actualidad), desplazando definitivamente al PdeCat, que pasaría de 8 a 4-5 diputados.

En voto directo, el PSOE se postula como la primera fuerza con un 20.1% del apoyo en estos momentos, más de un punto por encima del dato que obtiene el PP (18.1%). Unidos Podemos se movería en torno al 15.2% y C’s se quedaría en el 10.7%. Queda claro,por lo tanto, que parece que se asienta la preferencia de los socialistas como el principal partido de la oposición, alejándose cada vez más las opciones de “sorpasso” que se dieron antes de las elecciones generales de 2016.

Transferencias y recuerdo de voto

Existen más datos que confirmarían esta idea y éstos tienen que ver con el grado de fidelidad que reciben los distintos partidos. UP conserva al 73.3% de sus votantes , el porcentaje más bajo de los registrados entre los partidos estatales. Sus principales fugas son la abstención (15.8%) y el PSOE, que estaría recuperando parte del voto que se habría dispersado desde las elecciones de 2011. Hoy recibiría al 8.9% de los votantes de UP. Los socialistas son el partido que mantiene mayor porcentaje de fidelidad de voto, con un apoyo del 84.5% entre sus votantes. El resto se distribuye entre la abstención (9.2%) y UP (2.5%), por lo que se confirmarían la transferencia de voto en beneficio de Ferraz.

El PP mantiene a 8 de cada 10 votantes (80.3%) y la principal amenaza es la abstención (12.7%), con un recuerdo de la fuga de votos a C’s (5.4%). En el caso del partido de Albert Rivera, se mantiene al 81.3% de su base electoral, con un 10.1% que se abstendría y una transferencia de voto importante al PSOE (4.2%), por lo que Ferraz estaría recuperando también parte del voto que habría recalado en C’s durante estos años (en particular, en Cataluña).

Por edad, el barómetro de Celeste-Tel confirma las tendencias que hemos apuntado en otros momentos sobre las preferencias de los votantes más jóvenes por los partidos nuevos y/o de izquierdas y el vuelco según se avanza en edad:

  • Entre los 18-30 años, la abstención llega al 47.8%; entre los que votarían, el 15.2% lo haría por UP y el 10.7% por el PSOE. El 9.6% optaría por C’s y el 9% por el PP.
  • Desde los 31 a los 44 años, la abstención se queda en el 42.2%. El 14.6% vota´ria por UP y el 12.9% por el PSOE, aunque las distancias se reducen respecto al resto de partidos: El PP convence al 12.5% de los votantes y C’s al 10.1%
  • La brecha comienza a ampliarse entre los 45 y 64 años: El 36.9% no acudiría a las urnas mientras que los votantes que lo harían optarían clarament epor el PP (18.9%) y el PSOE (16.2%). El apoyo a UP se reduce al 11.1% y el de C’s al 9.7%.
  • Entre los mayores de 65 años ya se confirma el vuelco definitivo: El 29.5% votaría por el PP y el 18.6% por el PSOE, meitnras que el apoyo a los nuevos partidos es residual: El 5.7% optaría por C’s y el 4.2% por UP. El 36.7% se abstendría (casi -11 puntos respecto a la intención de voto de los menores de 30 años).
Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

La ultraderecha se perfila como tercera fuerza en el Bundestag

A tres días de las elecciones generales, los sondeos sobre intención de voto siguen la tendencia de estos meses en los comicios más previsibles de los celebrados en los últimos años en la zona UE: Habrá seis grupos en el Bundestag, una vez confirmada la entrada de AfD, que podría dar la campanada al convertirse en la tercera fuerza parlamentaria con horquillas que van del 9 al 12% y con la sospecha de que podría estar aglutinando en los últimos días de campaña parte del voto indeciso y de protesta. Según los últimos datos, obtendría el 10.7% de los votos de media y habría sumado 1.4 puntos en poco más de una semana.

De acuerdo con los últimos trackings publicados este viernes, la CDU/CSU ganará con facilidad los comicios con un 36.4% de media, -0.8 puntos respecto al último dato consignado en este blog, a comienzos de la semana pasada y -5.1 puntos en comparación con los resultados conseguidos hace cuatro años.

Los resultados de la formación de Angela Merkel, por lo tanto, la sitúan en el punto medio entre lo conseguido en 2009 y 2013, en lo que parece una constatación de que los intereses electorales de la CDU y de los liberales están íntimamente relacionados. Y, de paso, la lista de la canciller asume un castigo muy moderado a pesar de las críticas por la ausencia de inversiones públicas tras, recordemos, cuatro años de gobierno de coalición con la socialdemocracia y con las cuentas germanas en superávit.

El FDP, partido al que se da por uno de los socios preferentes de Merkel en la composición del nuevo Gobierno a la espera de que los números sean suficientes, pasaría del 4.8%  de la representación a un 8.9% de intención de voto, -0.1 puntos respecto a los últimos sondeos analizados, lo que hace pensar en un techo electoral en estos comicios que, además, se sitúa todavía lejos del 14.6% conseguido hace ocho años.

A las puertas de las elecciones, el SPD sigue cayendo en intención de voto  y hoy estaría en el 22.1% de media, casi un punto menos que hace un mes. La novedad de este resultado es que empeora el dato obtenido en 2009, por lo que se confirma el desastre electoral: 12 años después de haber dejado el poder, los socialdemócratas reptan por un suelo electoral que sigue reduciéndose, a la espera de lo que haga finalmente la bolsa de indecisos. También será interesante comprobar adónde se va el voto de los desencantados con la candidatura de Martin Schulz, especialmente si tenemos en cuenta que ni Die Linke ni Los Verdes mejoran resultados.

Die Linke, que pugna con los liberales y con la ultraderecha por revalidar su papel de tercera fuerza parlamentaria, hoy se movería en torno al 9.6% de intención de voto de media, un punto más que hace cuatro años y -2.3 si lo comparamos con los resultados de 2009. En esta semana, habría ganado 0.4 puntos, lo que, según los analistas, es una buena noticia dados los problemas internos que arrastra la formación desde hace años.

En cuanto a los Verdes, la formación llamada a actuar de bisagra en la composición del futuro Gobierno si Merkel opta por no revalidar la “gran coalición”, cae 0.4 puntos respecto a los sondeos anteriores y hoy se sitúa en el 7.4% de media, -1.1 puntos respecto a su representación actual.

CODA. Volvemos a recomendar el contenido del blog Elecciones en Alemania y, en particular, el monográfico que su autor ha realizado para conocer qué se vota, las propuestas políticas y por qué la ultraderecha confirmará con total probabilidad su entrada en el Bundestag. También conviene echar un ojo a la recopilación que realiza sobre los comicios Antoni Gutiérrez-Rubi.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Los socialistas lusos siguen cómodos en el 42% de intención de voto

Pocos movimientos en los sondeos sobre intención de voto publicados en agosto, un mes atípico para realizar proyecciones ante los cambios de domicilio de votantes por el periodo vacacional, lo que puede reducir la calidad en el trabajo de campo. Con este matiz, el PS sigue disparado en los trabajos demoscópicos publicados, con un 42% de intención de voto de media, casi 10 puntos más respecto a sus últimos resultados en las urnas y apenas -0.2 puntos respecto a los datos recopilados a lo largo del mes de julio.

El partido del primer ministro, Antonio Costa, sigue con su idilio con el electorado cuando quedan apenas unos meses para cumplirse dos años de los comicios que derivaron en un acuerdo parlamentario que desplazó del poder a la primera fuerza política.

El centroderecha del PSD sigue anclado en el 25.5% de intención de voto de media, -0.25 puntos respecto al mes anterior que es precisamente lo que gana el CDS, el partido con el que Pedro Passos Coelho gobernó en coalición desde 2011 a 2015 y con el que fue en una oferta electoral única para eludir el coste de la ley electoral lusa. El CDS se movería en torno al 6% de intención de voto, +0.25 puntos en comparación con los sondeos publicados el mes anterior. Ambos suman el 31.5% de los apoyos, -7.1 puntos respecto a sus resultados en las urnas y muy lejos del 58.5% que aglutinan los partidos de izquierdas.

En cuanto a los socios parlamentarios de Costa, los sondeos de agosto arrojan expectativas diferentes para ambos. El BE cae al 8.5% de los apoyos, casi un punto menos que el mes anterior, mientras que el CDU vuelve a recuperar el nivel del 8% de intención de voto, +0.20 puntos.

Calma política y proyección internacional

Con este escenario de calma política, Portugal sigue de moda, con su mención como el primer país europeo en calidad de vida ganando reputación en los mercados financieros internacionales: La última noticia, en este sentido, llegó de manos de la agencia Standard and Poor’s (S&P) mejoró la nota de la deuda soberana de Portugal hasta “BBB-” y la retiró así del llamado nivel de “bono basura”, donde permanecía desde enero de 2012.

Por su parte, el primer ministro, Antonio Costa, sigue liderando la operación para reforzar las conexiones entre Portugal y España, con actos como el que este fin de semana se celebró en Braganza en el que habló de mejorar las infraestructuras de Castilla y León con el norte de Portugal, con reunión incluida con el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zamora y con el alcalde de Puebla de Sanabria.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Llegan las detenciones contra los promotores del ‘procés’

A primera hora de este miércoles, a punto de comenzar el Pleno de sesión de control al Gobierno, se puso en marcha un operativo de la Guardia Civil contra el Govern de Carles Puigdemont, con la entrada y registro de las sedes de las consellerías económicas (Economía y Hacienda) y de Telecomunicaciones. No tenemos confirmación de que Mariano Rajoy hubiera informado con anterioridad al resto de partidos de la operación policial.

En el momento de elaboración de este post, había 14 altos cargos detenidos y se habían consumado más de una veintena de registros con el objetivo de impedir la celebración del referéndum del próximo 1 de octubre. Unos registros que se sumaron al operativo desplegado en Terrasa y otros municipios catalanes con el fin de confiscar urnas y 10 millones  depapeletas, que habrían podido ser utilizadas en el referéndum.

El operativo policial se suma al frente judicial desplegado a lo largo de este mes y al económico, con la suspensión de facto del autogobierno económico derivada de la firma de la orden por parte de Cristóbal Montoro que certifica la intervención por parte del Gobierno central de los presupuestos de la Generalitat. En la práctica, el Gobierno ha aplicado la filosofía del art. 155 de la CE, que prevé la suspensión de competencias transferidas a las CCAA que actúen contra el interés general con un matiz importante: No cuenta con el sí del Senado aunque sí del principal partido de la oposición, que estos días intenta buscar una mínima posición propia a pesar de su apoyo explícito al Gobierno de Mariano Rajoy.

Se confirma, pues, una de las sospechas de todo el proceso: El arrojo del Gobierno central para hacer ejecutar detenciones de cargos públicos de la Generalitat, aun a riesgo de convertirlos en héroes de la causa independentista. Por el momento, y a falta de más datos, ha conseguido su objetivo. Nada más conocerse el operativo puesto en marcha, centenares de personas se han concentrado a las puertas de las sedes intervenidas para mostrar su apoyo a los detenidos y a favor de garantizar los derechos civiles. En eso pusieron el acento los cargos de JxS y la CUP, que criticaron lo que consideran un ataque del Estado a las instituciones catalanas, con declaraciones de brocha gorda como las de Gabriel Rufián en el Congreso justo antes de que los diputados de ERC abandonaran el hemiciclo.

Desde Madrid, el presidente del Gobierno reclamó una vuelva a la normalidad por parte del Govern, al que exigió una rectificación. C’s mostró su apoyo al Ejecutivo y la respuesta del PSOE, que se hizo esperar, llegó de la mano de su secretario de Organización, que apuntó que la Guardia Civil cumplió este miércoles una orden judicial. Desde Unidos Podemos, se exigió que no se detengan cargos públicos, a los que calificó de “presos políticos” y el lehendakari, Iñigo Urkullu, afeó la actitud pirómana del Gobierno y reclamó que se reconduzca una situación fuera de control:

El Estado se apunta un 1-0 pero el problema sigue

Hace poco alertábamos del peligro de que el Gobierno central y las formaciones políticas que respaldan su actuación de manera más o menos directa cometieran el error de apuntarse una victoria por impedir la celebración del referéndum. Señalábamos que era posible que el 1O se celebrara pero que la actuación del Estado fuera de tal magnitud que se proyectara una imagen de parodia al exterior (con las implicaciones que ello tiene respecto al conocimiento y/o simpatía internacional hacia el movimiento independentista).

A día de hoy, parece claro que la consulta no podrá celebrarse con las garantías precisas que Ignacio Varela recoge en un post imprescindible para entender los problemas en relación a la legalidad de un proceso que puede tener toda la legitimidad posible pero que necesita que sea legal. Sin embargo, eso no implica que el problema se haya solucionado o simplemente encauzado: Existe una masa muy importante de la sociedad civil catalana que ya estaba convencida de que su futuro no pasa por seguir perteneciendo a España y que reclama una respuesta judicial, previsiblemente con una mayor presencia en la calle.

Las actuaciones de estos días, en particular la intervención económica de la Generalitat y la detención de cargos públicos, han podido sumar a no independentistas a una causa que se plantea como la lucha de un colectivo por su derecho a decidir su futuro frente a quienes siguen abordando el problema como un asunto jurídico y de seguridad y no como un desafío político que requiere de menos testosterona.

En este punto, conviene tener en cuenta cuál es la base de la brecha, que se puede estar haciendo cada vez más grande con las actuaciones de estos días: La desafección hacia España por parte de amplias capas ciudadanas que sienten que se les faltó al respeto con la decisión del TC sobre el Estatut, en respuesta del recuerdo del PP tras una campaña infame contra todo lo catalán. Desde 2012, el independentismo se ha proyectado como un movimiento movimiento cívico pacífico, muy bien organizado y con capacidad para dar a conocer sus reclamaciones frente a un Gobierno que se negó a estudiar cualquier consideración amparándose en que el suflé bajaría con la recuperación económica de la crisis.

Bien, el suflé no ha bajado y, en este punto, el riesgo de ruptura es incluso mayor que hace cinco años. Es posible que eso no ocurra hoy ni el año próximo pero si no se encauza políticamente el conflicto no sólo no se rebajará tensión en los próximos años, sino que la brecha sentimental se irá ampliando de manera inexorable. En manos del independentismo su capacidad para revestir de legalidad sus reivindicaciones, algo que necesariamente debe alejarse de las prácticas que se plasmaron en el Parlament en los Plenos del 7 y 8 de septiembre.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

My Word: El problema catalán refuerza el bipartidismo tradicional

La posición de fuerza exhibida por el Gobierno con Cataluña podría comenzar a arrojar réditos electorales por el momento. Ésta es la principal conclusión de los resultados del  sondeo de My Word para la Cadena SER, elaborado a partir de 1003 entrevistas realizadas entre los días 4 y 7 de septiembre, es decir, antes de que el Ejecutivo pusiera en marcha toda la maquinaria judicial para frenar la celebración del referéndum previsto para el próximo 1 de octubre.

Según los datos de My Word, el PP obtendría hoy, en el caso de elecciones generales, el 30.9% de los votos, -2.1 puntos respecto a su representación actual pero +1.7 puntos si lo comparamos con los resultados del sondeo hecho público el pasado mes de julio. En este escenario, el ascenso del PP se vería acompañado también por un incremento en la intención de voto para el PSOE, que estaría en el 26.1% de apoyo, +3.4 puntos en comparación con los resultados del 26J y +2.5 puntos si lo comparamos con los resultados del anterior estudio demoscópico de My Word publicado.

En definitiva, lo ocurrido con Cataluña durante estos meses (el Procés y los atentados) podrían estar reforzando el bipartidismo tradicional, con el consiguiente efecto en dos de los partidos que se han nutrido, precisamente, del voto de castigo a las dos fuerzas centrales del sistema político español hasta 2015.

Unidos Podemos se aleja del PSOE y hoy se movería en torno al 17.1% de los apoyos, -4 puntos en comparación con las últimas elecciones generales y -1.5 puntos respecto al mes de julio. Así, si los socialistas reducen la distancia con el PP a menos de 5 puntos, UP pierde definitivamente la posibilidad de convertirse en el principal referente de la izquierda al situarse a 8.6 puntos de los socialistas.

Por su parte, C’s pierde 0.4 puntos en comparación con la estimación de voto realizada el pasado mes de julio aunque sigue registrando una subida de 1.1 puntos respecto a los datos que arrojaron las urnas hace un año. El partido de Albert Rivera sufre pero no tanto como UP, en buena medida porque sus expectativas eran bastante inferiores.

En voto directo, el PSOE aparece como la primera fuerza con el 15.1% del voto movilizado en estos momentos (76.1% entre sus votantes), levemente por encima del 15% que mantiene que en el caso de elecciones votaría por UP (72.6% entre sus base electoral). El PP registra un 14.8% de voto directo (con una fidelidad de voto del 82.1% entre los suyos) y C’s se queda en el 11% (60.6% entre sus votantes).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vemos, según este barómetro, que el punto de partida de los diferentes partidos está bastante próximo, por lo que, en este escenario, será fundamental la posición que adopte cada uno respecto a los temas que vayan suscitándose en la agenda mediática y política. Conviene tener en cuenta, además, que el 32.5% se inclina por el voto en blanco, nulo, la abstención o la indefinición.

Estos porcentajes de voto se aclaran cuando se pregunta por las simpatías que genera cada partido:El PSOE despunta claramente con un 18.3% que alcanza el 82.5% entre sus votantes,  siendo el porcentaje más alto que registra un partido con su base electoral. En la práctica, esto podría significar una relación entre las siglas y sus votantes que, de mantenerse, podría suponer el principio del fin de los problemas que ha tenido Ferraz con sus electores, particularmente desde mayo de 2010.

UP aparece como la segunda fuerza que genera más simpatía, con un 17.3% que pasa al 79.5% entre sus votantes. Le sigue C’s, con un 74.4% entre sus votantes (y un 18.6% entre los votantes del PP), mientras que los populares registran el dato de popularidad más bajo (13.1%) y también el menor grado de simpatía entre sus electores (71.5%).

Cataluña o el problema dramatizado

Una de las dinámicas más habituales tiene que ver con la agenda de problemas que resaltan las esferas mediáticas y políticas y la aparente desconexión con las preocupaciónes del cuerpo social. My Word vuelve a reflejar cómo esta dinámica se cumple con EL ASUNTO que ocupa gran parte de la atención de los medios de comunicación desde hace semanas: El Procés y el referéndum de independencia convocado para el próximo 1 de octubre.

Caudno se pregunta por los problemas del país, una gran mayoría destaca el estado de la economía (8.11 sobre una escala de 10), la desigualdad (8.05) o el cambio climático (8) como asuntos prioritarios sobre la situación catalana, que registra un apoyo de 5.01 puntos. Sí hay diferencias cuando se pregunta por la incidencia de estos problemas en Cataluña y en el conjunto del país, con datos claros: El problema catalán alcanza una puntuación de 6.81 en Cataluña (4.69 en España) y en la CCAA también destaca la desigualdad como tema prioritario (8.10 frente al 8.04 que alcanza en el resto del país).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por recuerdo de voto, la preocupación por Cataluña supera la media entre los votantes del PP (5.92) y el PSOE (5.07), mientras que la economía preocupa sobre todo a los electores de C’s (8.35) y de UP (8.32). El cambio climático es un asunto que destacan sobre todo los votantes de PSOE (8.39) y UP (8.66) mientras que la desigualdad es destacada sobre todo por los votantes de C’s (8.66) y PSOE (8.44).

En cuanto a Cataluña, My Word pregunta por las posibles soluciones y de nuevo hay una brecha entre lo que opinan los catalanes y el resto del país. El 29.2% apuesta por aplicar el art. 155 de la CE (que supone la suspensión de la autonomía), algo que comparte el 70.6% de los votantes del PP y el 35.4% de los de C’s. Esta alternativa obtiene el apoyo del 32.9% de los ciudadanos españoles. El 19%, por su parte, preferiría que todo se dejara en manos e la justicia, una opción que ve con buenos ojos la base electoral de C’s (37.3%) y que logra el apoyo del 21.5% de los españoles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La posiblidad de negociar con la Generalitat para frenar el referéndum y lograr una salida al conflicto es apoyada porel 18.8% (19.3% de españoles), y es la opción preferida de los votantes del PSOE (37.36%) y logra cierto apoyo en los de UP (24.9%). El 19.6%, por su parte, vería bien que se buscara un acuerdo para que se pueda celebrar el referéndum, algo que ve bien el 38.7% de los votantes de UP y 6 de cada 10 catalanes.

Si finalmente se pudiera celebrar el referéndum en el conjunto del Estado y no solo en Cataluña, el 45.1% votaría a favor (y el 37.1% en contra). Si el referéndum fuera pactado por la mayoría de fuerzas nacionales y catalanas, el 47.1% votaría en contra (36.3% a favor) y si el TC lo declarara legal, el 45.7% votaría a favor (36.2% en contra).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si la consulta se celebrara en Cataluña, los datos cambiarían sustancialmente: el 45.7% votaría a favor si se celebrara en toda España,  el 70.8% lo apoyaría si fuera un acuerdo entre España y Cataluña y el 74% votaría sí si el TC lo declarara legal.

En cuanto a la salida del conflicto, el 41.3% opina que Cataluña seguirá siendo unan CCAA en el Estado español, una opinión que comparten sobre todo los votantes del PP (59% y de C’s (52.3%). El 22.5% opina que Cataluña seguirá siendo una CCAA pero con un nuevo acuerdo fiscal, algo que comparten los votantes de las cuatro fuerzas de implantación estatal, que se sitúan por encima de la media: Lo comparte el 32.1% de votantes de C’s, el 22.5% de los del PP y UP y el 21% de los del PSOE. El 9.8% mantiene que Cataluña logrará ser un Estado en la España federal (20.1% de votantes de PSOE y 16.7% de UP) y sólo el 8.8% cree que al final Cataluña será independiente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De nuevo, vemos una brecha entre lo que opinan los catalanes y los ciudadanos del conjuunto del Estado, que se inclinan, sobre todo, por el mantenimiento del statu quo (44.8%) o por la posibilidad de un nuevo acuerdo fiscal (21.8%). En Cataluña, sin embargo, ganan peso las opciones del Estado federal (11.8%), con 4 de cada 10 ciudadanos que creen que finalmente Cataluña logrará declararse independiente.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

El PSOE tropieza con la aplicación del art. 155 de la CE

Este post es una derivada de una serie de tuits del último problema de comunicación del día, a cargo del portavoz del PSOE, Oscar Puente, el mismo que aseguró, este verano, que el tema catalán le daba pereza y le aburría.

Este lunes, se celebró en Ferraz la habitual rueda de prensa de los lunes posterior a la reunión de la Ejecutiva. En dicha intervención, Puente repasó la posición del PSOE respecto a los temas de actualidad que, estos días, pasa casi de manera única por lo que ocurre en Cataluña. En dicha intervención, como siempre, Puente intentó colocar los argumentos que al PSOE le interesan que aparezcan en los medios, y a partir de ahí comenzó el festival a propósito de lo que Puente había dicho o no sobre la aplicación del art. 155 de la CE, que plantea la posibilidad de suspender competencias a las CCAA que vulneren la ley, previa aprobación del Senado. Una posibilidad que el PP ni se plantea en estos momentos.

Éstos fueron los titulares que destacaron las ediciones digitales de los periódicos de información general en papel y que yo misma retransmití en directo desde mi cuenta de Twitter:

  • “El PSOE levanta el veto sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña” (El Mundo y El País).
  • Poco después, en La Razón: “El PSOE se abre a la aplicación del 155 en Cataluña”. También en ABC: “El PSOE ya no descarta aplicar el 155 en Cataluña”, un titular casi idéntico al utilizado por El Periódico: “El PSOE ya no rechaza aplicar el art. 155”
  • La Vanguardia tiró inicialmente por destacar la posición del PSOE ante la propuesta de Unidos Podemos sobre la convocatoria de un referéndum en todo el país: “El PSOE advierte que “no es realista” plantear un referéndum pactado en Catalunya”. Hasta ese momento, cinco de los seis periódicos de información general habían optado por titulares muy parecidos. Poco después, La Vanguardia también se sumaba al grupo: “El PSOE rebaja su oposición a aplicar el artículo 155 en Catalunya”
  • Estas mismas ideas se reprodujeron en La Voz de Galicia y otros medios regionales, además de los confidenciales y medios digitales. Por mencionar algunos, El Confidencial, El Huffington Post, Voz Populi y El español optaban por la idea de que el PSOE levantaba el veto, al igual que RTVE. 20 minutos optó por una vía intermedia (“el PSOE no ve deseable la aplicación”), mientras que La Información destacaba que los socialistas “ya no descartaban” la aplicación del art. 155.
  • Eldiario y El Independiente destacaron la negativa socialista al referéndum que proponía Unidos Podemos e Infolibre prefirió destacar las menciones de Puente a Ada Colau

Poco después, cuando ya se había montado el revuelo ante la posición del PSOE, que iría un paso por delante incluso respecto a lo que manejaría el PP respecto a la suspensión de competencias y/o de la autonomía catalana, con el matiz importante de que Ferraz siempre ha necesitado un buen resultado electoral en Cataluña para gobernar en Madrid, comenzaron los matices:

  • El primero, en El Mundo: “El PSOE rebaja su rechazo a la aplicación del artículo 155 para frenar el 1-O”.
  • El segundo, La Razón, que incluso optó por cambiar el asunto destacado de su portada: “El PSOE considera «proporcional» la intervención de las cuentas catalanas”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al mismo tiempo, en Twitter, Ernesto Ekaizer confirmaba la sospecha: “En el PSOE no son pocos en la dirección q expresan su perplejidad ante la actual “comprensión” con la aplicación del art 155″.  Estaba al caer la desautorización a Puente y ésta llegó desde el propio Pedro Sánchez, en unas declaraciones apuntadas por El Periódico: “No contemplamos” la aplicación del 155 de la Constitución”.

Es decir, el portavoz de tu partido da alas en rueda de prensa a un argumento que te compran casi todos los medios españoles de una manera u otra, hasta el punto de que tienes que salir a matizar y a decir lo esperado: Que el PSOE no contempla la posible suspensión porque esta idea ni siquiera está sobre la mesa de opciones para frenar el referéndum.

Más allá de si se ha tratado de un error del portavoz o de una especie de conspiración de los medios para titular en su mayoría en el mismo sentido, convendría tener en cuenta una máxima en comunicación política: “Si tienes que salir a matizar o explicar una idea que has lanzado antes es que estaba mal planteada”.  Algo que el PSOE debería tener en cuenta, sobre todo en días como éstos, en los que todo gira en torno a  una misma noticia, con muy poco margen para introducir matices o explicaciones más allá del titular.

En el caso particular de Oscar Puente, este lunes ha vuelto a confirmarse que puede ser un muy buen agitador de partido, como demostró durante los meses previos a las primarias que acabaron con la reelección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, pero que no parece la persona más indicada para trasladar la posición del partido al que representa, al menos respecto al tema catalán.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario