Portugal: La izquierda amplía su ventaja

Las elecciones generales celebradas en octubre de 2015 arrojaron una conclusión clara: Los partidos situados en el arco de la izquierda habían ganado las elecciones al concentrar el 50.7% de la representación parlamentaria, algo que quedó matizado por la victoria conservadora aglutinada en la coalición Portugal à Frente (PaF). Los sondeos sobre intención de voto publicados a lo largo del mes de julio amplían el apoyo hacia la izquierda, un apoyo del que se beneficia el Partido Socialista (en el Gobierno), con el apoyo parlamentario del Bloque de Esquerdas y de la Coalición Democrática Unitaria, donde se integra el Partido Comunista Portugués.

Con un 37% de media, casi 5 puntos más que en el pasado mes de octubre, los socialistas serían la fuerza más votada si el Partido Socialista Democrático del ex primer ministro Pedro Passos Coelho y el Centro Democrático Social decidieran concurrir por separado a los comicios. En ese caso, el PSD se haría con el 31.5% del electorado de media mientras que el CDS obtendría el 4.9% de los votos (con horquillas que le llevan al 6.8% de intención de voto).

CapturaPortugal

Es decir, en ese caso, la derecha quedaría levemente por encima de los socialistas al obtener el 37.35% de los apoyos de media, un escenario que volvería a dejar todo el protagonismo al sistema de alianzas parlamentarias, como ocurrió el pasado mes de noviembre.

El BE, el partido a menudo se hermana con Podemos, habría perdido medio punto al moverse ahora en el 9.75% de intención de voto mientras que los comunistas se dejan casi un punto al obtener el 7.4% d emedia (con sondeos, como el de Aximage, que le lleva al 6.8% de representación).

Sea como fuere, parece que el Gobierno de Antonio Costa está se encamina hacia el primer aniversario de su constitución firme y la izquierda aglutinaría el 54.15% de la representación de la cámara lusa, casi 17 puntos más que la representación obtenida por el centro derecha.

Portugal se libra de la multa de la CE

 

Tras las amenazas y filtraciones, la CE decidió cancelar la multa a España y Portugal por no tomar medidas para reducir el déficit durante 2015. En el caso de Portugal, esa multa ascendía a 358 millones de euros. Entre los argumentos esgrimidos se citan “los esfuerzos sustanciales” realizados por ambos países, las “reformas estructurales ambiciosas” puestas en marcha y los “desafíos sociales profundos” a los que se enfrentan, como el elevado paro juvenil y el desigual acceso a la recuperación.

La CE prorrogó un año más el plazo para que Lisboa rebaje su déficit al 2.5% a cambio de un ajuste estructural de un 0,25% de su PIB, 448 millones de euros. Tanto España como Portugal deben demostrar hasta el 15 de octubre que toman medidas eficaces para encarrilar sus finanzas, en paralelo a la presentación de sus proyectos presupuestarios para 2017. Entonces también se sabrá después del verano si ambos países dejan de recibir la cuantía que les corresponde de fondos estructurales y de inversión europeos como correctivo.

Lisboa se benefició del pánico que Bruselas parece tener en estos momentos a un estallido social de corte populista en los países de la periferia que habría activado el Brexit. No en vano, el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovini, lo dejó claro: Una “sanción simbólica no nos hubiera permitido corregir lo ocurrido y habría sido difícil de entender por sociedades que han asumido importantes esfuerzos en los últimos años”. Opinión, por cierto, que no comparte una de las agencias de calificación que conforman la triada sobre la que pivota la buena salud financiera de los países. Según Fitch, la decisión de la CE muestra la “limitada credibilidad” del marco fiscal de la zona euro y  confirma que “el ritmo de consolidación fiscal en Europa se ha relajado a medida que se desvanecía la crisis”.

Mientras, el Parlamento estudia la recapitalizar la Caixa Geral de Depósitos (CGD), el mayor banco luso, de titularidad pública, que necesitaría 5.000  millones de euros. El banco representa la cuarta parte del mercado financiero del país, que no fue sometido la prueba de resistencia de la autoridad bancaria europea (EBA, por sus siglas en inglés), los famosos estrés test, que se hicieron públicos hace un mes.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Presión sobre el PSOE para evitar nuevas elecciones

Nos fuimos de vacaciones en plena campaña mediática sobre el PSOE para facilitar un Gobierno presidido por el PP y evitar unas terceras elecciones generales. Esta campaña, que parte del supuesto de que Ferraz no intentará volver a convertir a Pedro Sánchez en presidente del Ejecutivo, fue especialmente significada en el diario El País pero no sólo. A lo largo del mes de agosto hemos encontrado eco natural en la prensa conservadora, que insiste en reforzar la presión sobre Ferraz para que Sánchez se termine de inmolar políticamente con un apoyo explícito al PP en forma de abstención. Un escenario que siguen alimentando los ‘barones’ territoriales del partido

En apenas dos días hemos conocido de la existencia de dos sondeos que apuntarían a que el votante natural del PSOE estaría a favor de que su partido hiciera lo posible para evitar ser convocados a unas terceras elecciones, que se celebrarían el mismo día de Navidad de acuerdo a los plazos activados por la decisión de Mariano Rajoy de someterse, esta vez sí, a un Debate de investidura el próximo día 30 de agosto. El candidato del PP podría someterse a un segundo Debate el 25 de septiembre si, como está previsto en estos momentos, no logra los apoyos necesarios para volver a ser presidente del Gobierno.

Sobra decir que la mayoría de los medios ha dado por bueno el discurso activado por el PP en la línea de remarcar que las opciones hoy sólo pasan por convertir a Rajoy en presidente del Gobierno con el fin de evitar nuevos comicios el día de Navidad. Apenas se menciona que la propia Constitución Española, en su art. 99, contempla que durante el periodo de dos meses que activaría el rechazo al candidato en segunda votación es posible presentar varias posibilidades: Desde otro candidato integrado en el partido que haya presentado la primera opción (es decir, otra persona diferente a Rajoy), hasta un candidato de otra formación política si tiene los votos necesarios para ser investido (la vía PSOE, Podemos e independentistas), con opciones de someter al Debate de investidura a un independiente.

En esta línea, Pablo Iglesias hizo público que en una conversación telefónica mantenida con Sánchez ambos habrían coincidido en “explorar un Gobierno progresista” en caso de que Rajoy no logre los apoyos suficientes para ser presidente del Gobierno, unas declaraciones desmentidas por Ferraz vía comunicado: “El Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, mantiene conversaciones habituales con todos los responsables del resto de formaciones políticas. En ningún caso ha abordado con ninguna otra formación política la negociación para la formación de un gobierno alternativo ante el hipotético fracaso del señor Rajoy”.

Encuestas para marcar el camino a Ferraz

El trabajo  de Sigma Dos para El Mundo resulta contundente. El 60.1% considera que el PSOE debería abstenerse si el PP consigue que C’s vote sí a favor de la investidura de Mariano Rajoy, porcentaje que alcanzaría el 53.9% entre los votantes socialistas. De esta manera, el 48% define como bien (16.8%) o muy muy (11.2%) las palabras del ex presidente del Gobierno Felipe González a favor de que su partido facilite el desbloqueo de la situación política y, por lo tanto, la llegada del PP a La Moncloa de nuevo. El 42.9% de los votantes del PSOE vería con buenos ojos esta posibilidad. Asimismo, el 52.2% opina que si el PP presentara otro candidato que no fuera Rajoy se facilitaría la investidura (65.3% de votantes del PSOE opina de esta manera, porcentaje que se queda en el 61.9% entre los electores de C’s y que baja al 48.5% entre los del PP).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sondeo, a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 16  y 18 de agosto, apunta a cierto pesimismo entre el electorado en relación al desbloqueo político. De esta forma, sólo el 36% considera que finalmente habrá Gobierno sin necesidad de ir a nuevas elecciones, una posibilidad que apunta el 45.9%, porcentaje que pasa al 50.7% entre los votantes del PSOE y al 52.3% entre los de C’s. Ante la disyuntiva de un Gobierno del PP o nuevos comicios, el 58.8% apoyaría un Ejecutivo presidido por los ‘populares’, un porcentaje que entre los votantes socialistas sería del 55%. Es decir, la mayoría no querría que se repitieran las elecciones (una posibilidad que sólo apoya el 29.6% de los votantes, el 36.2% de los del PSOE y el 62.4% de los de Unidos Podemos).

Capturasigmados2

Sea como fuere, el 84.6% define la situación política como mala (32.4%) o muy mala (52.2%), siendo claramente mayoría los votantes de PSOE (54.4%), Unidos Podemos (59.9%) y C’s (52.8%) los que la interpretan de forma más negativa. En cuanto a la imagen que proyecta España, el 80.4% mantiene que volver a ir a las urnas dañaría la imagen del país en el exterior, una opción que respaldan mayoritariamente los votantes de todos los partidos pero, sobre todo, los del PP (92%) y C’s (89.5%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La encuesta de NC-Report para el diario La Razón, a partir de 500 entrevistas realizadas a votantes socialistas entre los días 16 y 19 de agosto,  insiste también en este escenario. El 62.4% de los electores del PSOE opina que su partido debería abstenerse para desbloquear la investidura, una opiníon que comparten mayoritariamente los votantes mayores de 30 años pero no los menores (49.2% cree que el partido no debería modificar su posición actual). Aun así, el 67.8% cree que su partido no debería forzar ir a unas terceras elecciones, un porcentaje que alcanza el 74% entre los que tienen 45 y 64 años y el 71.4% entre los mayores de 65 años.

CapturaNCReport

El 68.2% apunta a que Pedro Sánchez debería estar negociando la investidura con Mariano Rajoy (quien,  hoy por hoy, es el único candidato que ha presentado el PP para volver a ocupar el Palacio de La Moncloa). Esta opción llega al 50.8% entre los votantes más jóvenes y a más del 74% entre los que tienenmás de 45 años. Así, el 63.8% no cree que a Sánchez le interese más su futuro político que el futuro del partido (55.7% entre los votantes más jóvenes, porcentaje que supera el 60% en el resto de franjas de edad).

CapturaNCReport.2Así, el 49% cree que Sánchez debe seguir liderando el partido, una opción que recibe más apoyo entre los votantes más jóvenes (54.1%) y que es menor entre los mayores de 65 años (61.9%). El 54.1% apunta a que los ‘barones’ del partido maniobrarán en el Comité Federal para que el PSOE finalmente se abstenga en la investidura, un escenario que resulta más creíble para los votantes más veteranos (en torno al 70%).

CapturaNCReport3
En cuanto a la posición que debe adoptar el partido en un entorno de competición electoral con Podemos y C’s, el 49.8% señala que la negativa de Ferraz a abstenerse tiene que ver con el miedo a que Podemos capitalice esta situación conviriténdose, de facto, en el principal partido de la oposición parlamentaria a Génova. El miedo a Podemos es una de las opciones que barajan los votantes más veteranos del partido (más del 52% entre los mayores de 45 años). Sin embargo, el 52.4% considera que su partido tendría esta misma actitud si no existieran Podemos ni C’s (en torno al 55% entre los mayores de 45 años).

CapturaNCReport4

NC-Report pregunta por la posibilidad, no del todo imposible durante estos días, de que Sánchez intente una investidura alternativa a partir de un pacto de su partido con Podemos y los independentistas y los resultados también son concluyentes. El 64.6% no comparte esta alternativa, que desagrada sobre todo a los votantes de más de 45 años: 7 de cada 10 rechazaría esta posibilidad. Este escenario recibe más apoyo entre los electores de menos de 30 años (47.6%) y alcanza el 57.7% entre los que tienen 31-44 años. NC-Report no da cuenta de cómo ha conseguido filtrar a los votantes del PSOE consultados en el mes tradicional de las vacaciones estivales.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Cerrado por vacaciones

vacaciones

Llegó el momento de tormarme un descanso tras un año muy intenso, con multitud de temas en la agenda dentro y fuera de España. Por eso, y como viene siendo habitual, aprovecho para recomendaros contenidos que no tengan que ver expresamente con los asuntos que a diario nos plantean las agendas mediáticas.

Así que, no perdáis el tiempo y haceros con las dos temporadas de Romanzo Criminale o de Better Call Saul.

  • La primera, una serie italiana ambientada en Roma, desde finales de los años 70 y de los 80, con todos los ingredientes que explican en parte la imagen que hoy tenemos del país: Una banda de delincuentes comunes que saltan a la actualidad por su intención de convertirse en los amos del contrabando en la capital italiana, vínculos con la Mafia y la Camorra, el papel de los servicios secretos en un contexto de atentados de la Brigadas Rojas y con la posible entrada del PCI en el Gobierno por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial… Una maravilla.
  • Los que visteis Breaking Bad sabéis de la existencia de Saul Goodman. En esta serie se cuenta cómo llegó a ser el abogado que facilitaba el trabajo de los grupos de narcos que operaban en la frontera con México. Con aparición de algunos de los personajes estelares.

Si preferís leer, he disfrutado muchísimo con la última novela de Jöel Dicker, El libro de los Baltimore, las Crónicas de la Mafia, de Iñigo Domínguez, y de Fuego y cenizas, el libro con el que Michael Ignatieff narra su paso de la vida de la intelectualidad a su candidatura laborista en Canadá. Una obra de obligada lectura para quienes hayan saltado a la política profesional o tengan pensado hacerlo.

Nos leemos a la vuelta.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Más sobre la brecha racial en EEUU

Según datos de The Counted, 611 personas resultaron muertas, por disparos de la policía, en EEUU en lo que llevamos de año. De esa cifra, 151 eran afroamericanos, 299 blancos y 97 latinos. De acuerdo con Mapping Police Violence, la cifra de afroamericanos fallecidos asciende a 160 personas, 123 según estimaciones de The Washington Post. En 2015, el número de fallecidos por disparos de la policía fue de 990, de los que 258 eran afroamericanos. En su mayoría, los agentes implicados quedaron libres de cargos.

Es por eso que, tras los últimos incidentes de ciudadanos negros con la policía, se lanzó este spot en el que cantantes afroamericanos de reconocido prestigio muestran 23 maneras en las que pueden morir por el pigmento de su piel en EEUU. El vídeo, que dura menos de tres minutos, es potente y repasa 23 situaciones que acabaron de esta manera, con la imagen de las víctimas de los disparos policiales:

Hace unas semanas, un ex marine de 29 años mató a tres policías e hirió a tres más en Baton Rouge (Luisiana), en plena oleada de protestas contra dos nuevos casos de violencia policial con tintes raciales, uno de ellos registrado precisamente en Baton Rouge.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

“El País” continúa marcando el camino al PSOE

No ha sido la primera vez y, según se acerque la fecha del Debate de investidura, seguramente no será la última. El buque insignia del grupo Prisa vuelve a utilizar un sondeo elaborado por Metroscopia para señalar el camino que debe transitar Ferraz para romper la situación de bloqueo político que vivimos desde las elecciones del 20 de diciembre y evitar ir a unas terceras elecciones.

Según los datos del sondeo, el 55% de los españoles considera que le corresponde al PP gobernar (37% de los votantes del PSOE) y el 66% mantiene que los socialistas deberían abstenerse para dejar gobernar a Mariano Rajo ya cabmio de una serie de reformas pactadas. Esta opinión, que respaldan casi 9 de cada 10 votantes del PP, es apoyada por el 63% de los electores socialistas, un porcentaje curioso si tenemos en cuenta el grado de rechazo que genera tanto el PP como Rajoy en los votantes del PSOE según otros estudios. Este porcentaje supone una caída de 7 puntos respecto a la opinión recogida por Metroscopia hace un mes:

Capturametroscopia

Mención aparte merece la redacción de la primera pregunta de una encuesta que en ningún momento se refiere a otras alternativas de gobierno como la del PSOE con Podemos y C’s o del PSOE con Podemos y los nacionalistas periféricos. Sí recoge que el 70% estima que Rajoy debería apartarse si eso facilita la formación del Gobierno  y que el 55% no cree que el presidente del Gobireno en funciones obtenga los apoyos necesarios para promover un Ejecutivo en minoría.

A pesar de la situación de parálisis política que vivimos desde hace ocho meses, el 61% considera positivo que se haya roto la situación de bipartidismo imperfecto que presidía nuestro sistema político y que haya varios partidos con un tamaño similar; el 36% preferiría la vuelta a la situación anterior al 20D.

En cuanto a la valoración de líderes, Pablo Iglesias (-50) sobrepasada, en 16 puntos, el saldo negativo que registra Mariano Rajoy (-34). Es, sin atisbo de duda, el líder que genera mayor rechazo en general y el tercero que más apoyo recibe entre sus votantes (+43). La novedad es que Pedro Sánchez también se convierte en un dirigente de partido ampliamente rechazado por el electorado en general (-48, sólo 2 puntos menos que Iglesias) siendo, a la vez, el que menos apoyo obtiene entre sus votantes: sólo +31.

CapturaMetroscpia2

Hace unos días escribíamos sobre la facultad de supervivencia de Mariano Rajoy y sobre el hecho de que, a pesar del rechazo que genera, finalmente sea un dirigente que siempre está ahí. Según el sondeo de Metroscopia, el presidente del PP puede batir su propio récord: ha pasado de ser el más rechazado por el electorado a ocupar la segunda plaza en menor porcentaje de rechazo (-34 puntos) siendo, a la vez, el político que más apoyo obtiene entre sus votantes (+70). Sólo Albert Rivera mejora los datos de Rajoy en rechazo (-16) pero queda 11 puntos por debajo cuando se pulsa la opinión de sus votantes.

Lo sorprendente del caso es la perfecta simbiosis entre los resultados del sondeo de la empresa de cabecera de El País con la línea editorial que el periódico viene manifestándose desde hace semanas, con regalos envenados como el que Felipe González les hizo instando al partido a facilitar la investidura de Rajoy “aunque no se lo merezca”. Un fenómeno que incide, de nuevo, en la sospecha de cómo la posición ideológica y política del grupo contamina el resto de informaciones que, en teoría, deberían estar basada en hechos y, en este caso, en datos.

De forma paralela, en la última semana El País ha publicado cuatro editoriales centrados en el bloqueo político y, sobre todo, en la actitud que deberían tomar tanto el PSOE y como su líder, a quien acusa de enrocarse en sus posiciones por pura supervivencia personal:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Extraemos cuatro párrafos que condensan, a nuestro juicio, qué carta ha decidido jugar la dirección de El País, el periódico que hasta no hace tantos años constituía la cabecera de referencia del electorado de centroizquierda español:

“Tanto Ciudadanos como el PSOE tienen que ajustar cuidadosamente sus respectivas posturas al hecho de que no disponen de una alternativa viable a la candidatura de Rajoy. Cuanto antes lo reconozcan públicamente mejor evitarán las acusaciones de irresponsabilidad y ausencia de sentido de Estado que sobrevuela sobre la dirigencia política”

“En cuanto al PSOE, reiteramos que sus diputados deberían abstenerse en la votación de investidura, si la prioridad absoluta es la de facilitar la gobernabilidad. El PSOE no puede ser el partido del no ni el partido del bloqueo, que es la imagen que está dando hoy. Encerrarse en el voto negativo, como hace Sánchez, no le salvará de las contradicciones en que le sitúa su posición. El líder socialista reconoce que carece de alternativa a Rajoy y quiere pasar a la oposición, pero al mismo tiempo se niega a permitir que haya un Gobierno, lo que le conduce a un callejón sin salida: ni puede gobernar ni deja gobernar”

“Pedro Sánchez sea, con diferencia, el líder peor valorado entre sus propios votantes (con un saldo evaluativo positivo de tan solo 31 puntos, en comparación con Rajoy, Iglesias o Rivera, que muestran saldos de +70, +59 y +43), apunta a que el PSOE de Sánchez está adentrándose por la misma y peligrosa senda en la que han acabado los laboristas británicos con el liderazgo de Jeremy Corbyn: la de pasar de ser un partido de amplio espectro ideológico y social, con muy buenas posibilidades de llegar al Gobierno, a convertirse en un partido que solo puede sostenerse ante sus militantes pero no ante el suficiente número de votantes como para convertirlo en una alternativa de Gobierno. El dilema de Sánchez no es entre Gobierno u oposición, sino entre oposición e irrelevancia”.

“Sánchez practica un juego de verdades a medias o de simples falsedades para esconder su fracaso electoral en dos ocasiones consecutivas y su manifiesta incapacidad para afrontar este crítico momento (…) Esta estrategia destila un aroma insoportable de tacticismo orgánico. Es imposible escuchar a Sánchez sin deducir que está pensando únicamente en su cálculo personal para sobrevivir como secretario general del PSOE. Y eso solo le puede conducir a fracasar en ambas tareas: ni puede razonablemente intentar presidir un Gobierno con 85 diputados y una suma disparatada de siglas, ni merece dirigir un partido al que día a día condena a la irrelevancia.”

Una irrelevancia que corre el peligro de ampliar en un país en el que tuvo mucho éxito la consideración de que tanto PP como PSOE constituían una oligarquía que, durante años, legisló para beneficiar a grupos de presión y a sus propios dirigentes, que se vieron premiados con puestos en empresas privadas cuando abandonaron su actividad política.

Al margen de las ambiciones personales de Pedro Sánchez, éste es el mantra que el partido trata de revertir y a ello no ayudará ser percibidos como una muleta para facilitar el Gobierno del PP. Por mucho que se negocie un programa rígido del que, en el peor de los casos, puede terminar sacando rendimimiento electoral los ‘populares’, sobre todo si aprenden de la experiencia de la CDU y de los gobiernos de coalición con el SPD.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Grecia: ND se consolida como alternativa a Syriza

Faltan dos meses para que se cumpla el primer aniversario de la victoria de Syriza en las elecciones generales, las segundas celebradas en Grecia en 2015, en las que el partido que encabeza Alexis Tsipras obtuvo el 35.4% de los votos. Tras esta victoria, que conllevó el repligue de Atenas a los dictados de Bruselas, tanto Syriza como su líder se encuentran en horas muy bajas, tal y como confirman los sondeos sobre intención de voto durante 2016.

Esta pérdida de apoyos coincide, como no podía ser de otra manera, con la puesta en marcha de las medidas económicas más controvertidas del Gobierno de Tsipras: Desde la reforma de las pensiones a la reforma agraria, pasando por nuevos recortes del gasto público y subida del IVA.  Y se traduce en que los griegos vuelven a mirar a Nueva Democracia, el partido conservador tradicional del sistema de partidos heleno que, aunque no gana apoyo, tampoco lo pierde.

Los sondeos publicados a lo largo del mes de julio confirman esta tendencia: Syriza se movería en torno al 19.2% de media con sondeos, como el de la Universidad de Macedonia, que le sitúa en el 17% de intención de voto. El partido de Tsipras ha perdido 16.2 puntos desde las elecciones de septiembre de 2015, un desplome en toda regla y casi 3 puntos respecto a los sondeos correspondientes al mes de junio.

CapturaGrecia

Como apuntábamos, el principal beneficiado de la situación es Nueva Democracia, que obtendría el 29.2% de media (+1.1 puntos respecto a las elecciones generales pero -0.2 puntos respecto a los sondeos publicados hace un mes). De esta manera, volvemos a tener una suerte de bipartidismo imperfecto en Grecia, con dos partidos fuertes a pesar del desplome de Syriza y, al menos, cinco partidos más que tendrían opción de obtener representación parlamentaria. Todo ello con porcentaje de indecisos de entre el 17.6% (Alco) y el 19% (Universidad de Macedonia).

Amanecer Dorado sigue consolidándose como la tercera opción parlamentaria, con el 9.1% de media, +2.11 puntos respecto al resultado conseguido el pasado mes de septiembre y +1.4 puntos si comparamos los resultados con los sondeos del mes pasado. El KKE, por su parte, sobrepasa al Pasok en intención de voto con el 6.8% de los votos de media, +1.25 puntos. Los socialistas se quedarían en el 5.1% de intención de voto de media, casi un punto menos de su representación actual.

El EK, el partido liberal de nuevo cuño, obtendría un resultado muy parecido al de las elecciones (3.8% de media, con el sondeo de Alco situándole en el 4.7% de intención de voto) y Antarsya, el partido constituido como un frente anticapitalista, daría la sorpresa al sobrepasar el límite del 3% de los votos siendo el quinto partido con representación con un 3.15% de media.

To Potami, el partido que dio la sorpresa en las elecciones del mes de enero de 2015, se apaga poco a poco con una media del 2.5% de los votos pero con un sondeo, el de la Universidad de Macedonia, que lo sitúa en el 1.5%. LAE, la escisión de Syriza tras el referéndum con el que los griegos dijeron no a la Troika (mensaje luego ignorado por Tsipras en la negociación del tercer rescate de la economía helena), también se quedaría en el 2.5% de los votos de media.

Por último, ANEL, el socio de Gobierno de Syriza, también quedaría fuera del Parlamento con un 2.6% de la representación de media, pero con un estudio, el de Alco, que lo lleva al 3.2% de intención de voto. Si recordamos el comportamiento electoral de los ciudadanos respecto a este partido, es más que probable que su representación se mueva en ese 3% de intención de voto.

Tsipras se embarca en la reforma de la Ley electoral 

Tras la aprobación del paquete de medidas económicas con los que Atenas cumple las órdenes de la Troika, llega el turno de abordar la reforma de la Constitución y, con ella, la de las instituciones griegas con dos principios: Introducir mayor proporcionalidad en el sistema electoral y reforzar el papel del presidente como figura que aporte estabilidad. El primer paso fue la presentación del proyecto para reformar la ley electoral, la piedra de toque para afrontar la crisis política “mediante una revolución democrática”.

La medida salió adelante con los votos a favor de Syriza, Griegos Independientes (Anel), el EK y los comunistas del EKK. Votaron en contra ND, Pasok y To Potami, que criticaron la eliminación del “bonus” de 50 escaños que la ley electoral aporta al partido más votado con el fin de reforzar su mayoría parlamentaria. Según los detractores de esta opción, la eliminación de ese extra dificultará la formación de un Gobierno estable.

La nueva ley electoral no contó con el respaldo de al menos 200 diputados de la Cámara, por lo que no entrará en vigor inmediatamente, e incluye, además de la eliminación del bonus parlamentario: La rebaja de la edad legal para votar a los 17 años; mantiene el umbral mínimo el 3% de los votos para lograr representación parlamentaria; la posibilidad de convocar referendos populares con la recogida de medio millón de firmas recogidas para temas de interés nacional y con un millón para revocar leyes ya votadas, siempre y cuando no afecten a asuntos financieros; y la posibilidad de implantar el voto de censura constructivo, una medida que funciona en España por herencia alemana.

Tsipras instó a la población a que se implique en la reforma de la Constitución para que sea “un proceso con el pueblo, no entre las cuatro paredes del hemiciclo”. Así, a partir de septiembre se celebrarán asambleas para que, en la primavera de 2017, se puedan tener consensuadas todas las propuestas para ser debatidas y aprobadas en el Parlamento.

El FMI asume su culpa en el rescate griego

Capturaviñeta6

Seis años después del primer rescate de Grecia por parte de la Troika (CE, BCE y FMI), una de las instituciones implicadas, el FMI, reconoce lo que ya muchos señalaron: El Fondo actuó en los rescates a Grecia forzado por las presiones políticas europeas con el fin de salvaguardar el sistema bancario (particularmente alemán y francés) a costa de la deuda soberana griega. Durante aquellos meses, se tomaron decisiones basadas en análisis superficiales y mecánicos que no valoraron la reestructuración de la deuda ni previeron la devaluación interna (del 25%) de la economía helena que todavía se prolonga.

Así, se “sostuvo una estrategia que no funcionaba durante demasiado tiempo” usando proyecciones de crecimiento económico “demasiado optimistas” y sin tener en cuenta el verdadero “impacto de los ajustes fiscales en el crecimiento y en la dinámica de la deuda”. De acuerdo con el informe del auditor interno del FMI, que habla de un trato diferente a los países europeos, fue injusto acusar a Grecia de los fallos del rescate, que se abordó sin mecanismos de transparencia: “Si prevenir el contagio internacional era la preocupación esencial, el coste de esa prevención tendría que haber sido asumido por la comunidad internacional como primer beneficiario (…) No hubo un intento riguroso de articular un plan convincente para restaurar la sostenibilidad de la deuda en Grecia más allá de un programa de financiación oficial, ajuste fiscal y reformas estructurales”.

Sorprendentemente, el reconocimiento de los errores por parte del FMI no ha supuesto un gran escándalo político ni ha hecho que los líderes implicados en aquella negociación, todavía en activo, se hayan pronunciado. Más bien al contrario. Christine Lagarde aseguró que el informe confirma que el FMI supo hacer un diagnóstico certero de la situación aunque minizara los riesgos que se presentarían después. La CE replicó el contenido del informe asegurando que el rescate a Grecia “lejos de ser una cuestión técnica, es desde luego una cuestión eminentemente política”: “Estabilizar la eurozona y estabilizar Grecia en particular está lejos de ser una cuestión técnica, es desde luego una cuestión eminentemente política”.

Pese a este reconocimiento, la vida sigue igual en lo relativo a Grecia. Según medios locales, la CE, el BCE y el MEDE quieren que Atenas dé  una vuelta de tuerca más a su mercado laboral con el objetivo de conseguir el tercer rescate. Entre las medidas que se exigen se incluye la bajada del salario mínimo 586 euros,  la limitación de las primas por antigüedad, eliminación de las pagas extra para los nuevos contratados, la supresión definitivamente la negociación colectiva sectorial y la reducción del derecho de huelga.

La estrategia del palo desde Bruselas sigue dando sus frutos:  El Estado y las administraciones públicas griegas registraron en el primer semestre del año un déficit de 1.008 millones de euros, muy por debajo de los 4.493 millones previstos. Los motivos, una  gestión financiera austera basada en la reducción del gasto y de las inversiones públicas.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Urkullu marca la agenda de Feijóo y del PP en Madrid

El viernes, el lehendakari, Iñigo Urkullu, anunció la convocatoria de las elecciones para renovar la Cámara vasca el 25 de septiembre. Este lunes, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, confirmó que también Galicia celebrará elecciones ese día. Se repite, por lo tanto, el escenario electoral de octubre de 2012, cuando las dos CCAA renovaron sus respectivos parlamentos al mismo tiempo.

Feijoó justificó su decisión como “coherente”: “Si uno pide seriedad y responsabilidad y tiene el objetivo de aportar estabilidad a su país”. Así, consideró que “no sería serio” convocar los comicios en Galicia en octubre, tal y como tenía previsto, sólo para salirse con la suya.

El presidente de la Xunta prefirió no entrar a valorar por qué ahora es consecuente y serio hacer coincidir las elecciones gallegas con las vascas, una posibilidad que ni siquiera barajó el pasado mes de mayo, cuando se multiplicaron las voces que apuntaban a la posibilidad de un adelanto electoral para hacer coincidir las autonómicas gallegas con las generales.

En su momento, Feijóo aseguró que las elecciones se celebran “cuando mandan los gallegos”, algo que ha quedado parcialmente invalidado este lunes. En realidad, parece que mandan los vascos y eso a pesar de que la situación política en Galicia no se aventura tan complicada como la vasca. Si extrapolamos los resultados de las últimas elecciones generales, es posible que el PP quede cerca de revalidar su mayoría absoluta, sobre todo si tenemos en cuenta que sólo BNG (Ana Pontón) y el PSdG (Xoaquín Fernández Leiceaga) tienen candidato, a la espera de que C’s nombre el suyo y de que se consume la ruptura entre Podemos y las mareas.

Una decisión con impacto nacional

El viernes, el lehendakari defendió como argumento para adelantar un mes los comicios la situación de “inestabilidad e incertidumbre” que hay en el Congreso de los Diputados y el hecho de que el proceso para investir al próximo presidente del Gobierno se alargará más de lo previsto.

Es decir, las palabras de Urkullu fueron un reconocimiento implícito a que el resultado de las elecciones vascas puede ser una de las piezas del rompecabezas de la investidura del próximo presidente del Ejecutivo en España, sobre todo si finalmente el PNV tuviera que necesitar del apoyo del PP para que Urkullu vuelva a ocupar el Palacio de Ajuria Enea. En la práctica, el lehendakari nos dijo que hay que esperar a octubre como plazo último para saber si finalmente tenemos desbloqueo político en España o vamos a unas terceras elecciones generales, que se celebrarían en noviembre o diciembre.

Las elecciones vascas y gallegas, a la espera de si hay terceras elecciones generales o no y de si Carles Puigdemont supera la moción de confianza el próximo 28 de septiembre, permitirán cerrar el interminable ciclo electoral que arrancó en mayo de 2014 y que nos ha llevado, en apenas dos años, a seis procesos electorales diferentes que han plasmado, a través de las urnas, el cambio del sistema político vigente. A saber: Las elecciones para renovar el Parlamento Europeo; las autonómicas andaluzas (marzo de 2015); las autonómicas y municipales (mayo de 2015); las autonómicas catalanas (septiembre de 2015); las generales (diciembre de 2015); y la repetición de las generales (junio de 2016).

CODA. La convocatoria electoral ya ha tenido como primera consecuencia la salida de Alfonso Alonso del Gobierno, por lo que ya son tres los ministerios cuyas competencias asume el resto del Consejo de Ministros tras la dimisión de José Manuel Soria y la elección de Ana Pastor como presidenta del Congreso. Alonso abandona el Ministerio de Sanidad para encabezar la lista del PP vasco y, por lo tanto, se descarta como posible sucesor de Mariano Rajoy.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario