Alemania: Los Verdes se suman a la disputa por la segunda plaza

El verano alemán concluye con una reconfiguración del espacio de cara al próximo curso político con un elemento ya conocido, la presencia de la ultraderecha, que ya se sitúa a menos de un punto de expectativa de voto respecto a la socialdemocracia clásico, y uno que despunta: La subida de los Verdes en todos los sondeos publicados durante el mes de agosto (y buena parte del mes de septiembre), algo que se acentúa en los Länder en los que el SPD proyecta mayores dificultades electorales.

Con un 14.08% de promedio, los Verdes suben 5.18 puntos respecto a las últimas elecciones generales, sumando casi un punto en relación a los estudios publicados en el mes de julio. Se sitúan así a 2.5 puntos de distancia de AfD (16.5% de media, +1.1 puntos respecto al mes de julio) que a su vez pisa los talones al SPD, que cae al 17.1% de intención de voto de media, -3.4 puntos respecto a su último resultado en las urnas. Hay estudios, como el de INSA, que sitúa a AfD como segunda fuerza, por delante del SPD, aunque en el cómputo general ese escenario aún no se ha producido.

La CDU/CSU se sitúa en el 29.25% de apoyo de media frente al 30.31% que registraba en el mes de julio y estos estos días afronta una nueva crisis interna con el SPD por la permanencia en el puesto de su jefe de los servicios secretos. Hans-Georg Maassen negó en público que se hubieran organizado grupos de ultraderecha para ‘cazar’ inmigrantes tras la muerte de un ciudadano alemán en una reyerta con dos demandantes de asilo en la ciudad de Chemnitz (Sajonia), lo que ha abierto un debate sobre la presunta connivencia de los servicios secretos y las movilizaciones de la ultraderecha.

Completan el cuadro los liberales, estancados en el 8.5% de apoyo de media (-2.2 puntos respecto al resultado obtenido hace un año) y Die Linke, que se mueve en torno al 9.3% de apoyo, es decir, prácticamente en los niveles de apoyo conseguidos hace un año. En este sentido, llama la atención el movimiento que surge desde las filas de Die Linke para competir en  las calles con la ultraderecha y que se ha asumido con simpatía desde determinados círculos vinculados a Podemos. Estos movimientos coinciden también con los elogios desde pernalidades de IU (entre ellas Manuel Monereo, uno de los padres políticos de Pablo Iglesias) a la política proteccionista de Matteo Salvini.

La fórmula es bien conocida y nos permite conectar con nuestra afirmación de que la ultraderecha estaba ganando la batalla de las ideas provocando que el resto de competidores asuma, en la práctica, su marco ideológico. Aunque no es nuevo, se retoma la idea de una izquierda identitaria desde la perspectiva cultural y religiosa que se engarza con la idea nacional. En Alemania, Sahra Wagenknecht, una de las líderes de Die Linke, ha creado Aufstehen (De pie), que busca movilizar a los votantes de izquierdas, ganarse a los “votantes de protesta” que actualmente se han inclinado por partidos populistas y presionar a los políticos para crear una mayoría que hiciese posible un gobierno que mire por los más desfavorecidos.

Y todo ello desde la asunción de un discurso mucho más duro respecto a la inmigración de lo habitual y que pone el foco en los niveles de desigualdad que se registran, sobro todo, en el este del país: “La globalización dirigida por las grandes empresas, la desintegración del Estado de bienestar y una interminable serie de nuevas guerras no son una fuerza de la naturaleza. Hay una alternativa a ello y queremos dar a la gente la esperanza de que la política puede cambiar”.

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

El PSOE recupera el apoyo electoral perdido desde 2011

Sondeos sobre expectativa de voto publicados a lo largo del mes de agosto. Destacan, sobre todo, los resultados del CIS (el primero con Félix Tezanos como director) y el de Simple Lógica, que sitúa a C’s con opciones de competir directamente con PP y PSOE por la primera plaza.

La tendencia apunta a un fortalecimiento del PSOE, que se sitúa a un punto de los resultados conseguidos en noviembre de 2011, y que tiene en el PP su principal competidor en lo que parece la constatación de lo que puede ser el inicio del bipartidismo imperfecto tradicional, a la espera de que C’s y Unidos Podemos confirmen en las urnas su fortaleza.

La elección de Pablo Casado como nuevo líder popular habría revertido directamente en las opciones de C’s, que sufre con la aparente recuperación de expectativa de voto del PP (en  buena medida gracias a su discurso en relación a la inmigracion o respecto a Cataluña). Unidos Podemos, por su parte, sigue estancado en torno al 16% de intención de voto, a la espera de las propiedades curativas de la reaparición de Pablo Iglesias al frente del liderazgo del partido. 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Cerrado temporalmente

Por circunstancias personales, me veo obligada a suspender la actividad de La última en llegar de forma temporal. Confío en que este periodo sea corto y que pronto tenga tiempo material para retomar el comentario y análisis de los temas que han dominado este blog desde que lo inauguré, en abril de 2012, sobre todo ante el periodo que afrontamos, con Cataluña como la parada más próxima y las elecciones previstas para la primavera en la que se medirá la fortaleza del bipartidismo imperfecto y de los partidos de la nueva política.

Hasta ese momento, me comprometo a mantener actualizadas cuatro líneas de seguimiento: Por un lado, los estudios sobre intención de voto en España, sobre todo ahora que está a punto de arrancar el ciclo electoral que comenzará este otoño con el adelanto electoral andaluz al que apunta la ruptura del acuerdo de gobierno entre el PSOE y C’s en la Junta.

Por otro, los sondeos de Grecia y Portugal, dos de los países a los que he hecho un especial seguimiento desde 2012 y que el año que viene celebra elecciones generales; y Alemania, sobre todo por los cambios que avecinan en torno al ascenso de la ultraderecha y, sobre todo, ante la incapacidad del resto de formaciones parlamentarias, sobre todo en la izquierda, de argumentar un dique de contención en un contexto de crisis general del proyecto europeo. 

Más allá de los datos, me resulta imposible en estos momentorealizar realizar un análisis mínimo, por lo que me limitaré a colgar las tablas correspondientes y a añadir, en la medida de mis capacidades, el promedio y las variaciones respecto a los últimos resultados oficiales de cada partido en las  urnas y respecto al mes anterior.

Espero que este tiempo de parón sea lo más breve posible. Nos leemos en Twitter. Mi cuenta, por si hay algún despistado: @C_Arango77

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Cerrado por vacaciones

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Estabilidad demoscópica en Portugal

La situación política en Portugal sigue estable a poco más de un año de las próximas elecciones generales. Con un 40.5% de intención de voto, el PS del primer ministro, Antonio Costa, despunta como la primera fuerza política tras conseguir +8.2 puntos respecto a los comicios de 2015. En términos comparativos, gana casi un punto respecto al promedio de los estudios publicados en el mes de mayo, último mes en el que las dos empresas demoscópicas recogieron estimación de voto.

El resultado del PS no perjudica, a grandes rasgos, al resto de formaciones de la izquierda parlamentaria, aunque se repite una tendencia: El aumento de apoyo a los socialistas que recoge Eurosondagem perjudica al BE, que caería por debajo del 8% de apoyo. En cualquier caso, el promedio de estudios otorga al partido hermanado con Podemos un 8.7% de media (-0.3 puntos respecto al mes anterior, -1.5 puntos respecto a los comicios de 2015). El CDU, por su parte, sigue anclado en el 7.45% de apoyo (-0.75 puntos en comparación con las elecciones), un resultado casi idéntico al conseguido en mayo.

En el centroderecha, tampoco hay grandes variaciones. El PDS vuelve a estar bloquedado en el 27.2% de apoyo (-0.6 puntos respecto al mes de mayo), con resultados casi idénticos recogidos en Aximage y Eurosondagem. Por su parte, el CDS se movería en torno al 7.15% de apoyo, medio punto más que hace dos meses. La suma de ambos les situaría en el 34.35% de apoyo, -4.25 puntos respecto a los resultados de la coalición electoral de 2015.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Simple Lógica apunta un empate técnico entre PSOE y PP

La elección de Pablo Casado como presidente del PP parece beneficiar las expectativas electorales de su partido. Los sondeos publicados tras la resolución de las primarias populares recogen un ascenso en su apoyo electoral, lo que viene a incidir en la idea de que Casado podría ser el candidato que sus electores potenciaban necesitaban en estos momentos. Este ascenso explica también el porqué de la campaña de C’s contra el top manta en la grandes ciudades o las apelaciones a la seguridad y al orden con la que han buscado hueco en las agendas mediáticas estos días.

El sondeo de Simple Lógica recoge la recuperación del PP, que se situaría en situación de empate técnico con el PSOE tras subir +5.7 puntos en un solo mes. Con un 24.4% de apoyo, -8.6 puntos respecto al resultado conseguido en las elecciones generales de 2016, un PP encabezado por Casado sumaría 5.7 puntos en relación a la estimación de Simple Lógica de hace un mes  y se colocaría a 1.1 puntos del PSOE, que sería primera fuerza en votos (aunque, seguramente, no en escaños).

La aparente luna de miel del electorado con los socialistas parece haber llegado a su fin y su lista pierde 1.7 puntos respecto al mes de julio. El PSOE se movería en torno al 25.5% de apoyo, casi 3 puntos más que hace dos años, y recibe una buena noticia: La contienda electoral volvería a centrarse en PP y PSOE, dos partidos que, a priori, no comparten electorado. Eso explica por qué el PP sigue centrado en potenciar su imagen más escorada a la derecha (ETA, Cataluña), que ni siquiera es respondida desde el PSOE, que parece no temer grandes rivales en estos momentos.

Los partidos que sí podrían hacerle daño electoralmente, tanto a su derecha como a su izquierda, siguen cayendo: C’s estaría en el 23.4% de porcentaje de apoyo (-2.6 puntos respecto a hace un mes aunque sigue+10.4 puntos por encima del resultado conseguido en las urnas) y Unidos Podemos, con un 15.3%, sigue desaparecido y en caída libre (hasta 28 diputados menos, según reconocen).

La formación morada pierde 2 puntos respecto a la estimación del mes de julio, -5.8 puntos si lo comparamos con el resultado conseguido el 26J. Y, de paso, se confirman las enormes dificultades para dibujar un discurso en un momento de ausencia de sus líderes (tanto Pablo Iglesias como Irene Montero están centrados en el ciudado de sus hijos prematuros), lo que avanza un riesgo de desaparición cuando Iglesias abandone la primera línea política.

Con un 45.7% de voto no consignado (24% que se reparte en la abstención, voto nulo, en blanco y 21.7% que se muestra indeciso o prefiere no responder), el PSOE despunta como el partido en voto directo (14.8%), seguido de C’s (13.2%) y el PP (10.2%). UP queda relegado al último lugar con un apoyo del 8.3% que viene a apuntalar su luga en estos momentos. Un 45.7% se decanta por la abstención, voto nulo (24%)  o no declara su voto (21.7%), lo que deja un margen enorme para ejecutar estrategias electorales de cara al próximo ciclo electoral.

En términos de fidelidad de voto, C’s es la formación que arrama más voto conseguido en los comicios de hace dos años (69.3%), aunque tiene una fuga de votos hacia el PSOE (6.5%), según lo esperado. Los socialistas mantienen al 57.9% de sus votantes y recibe apoyo de los electores de UP (14.6%), que recibe el apoyo del 53.6% de su base. El PP, por último, conserva al 53.1% de sus votantes, con una fuga de votos del 19% que recalaría en C’s.

Si nos fijamos en la valoración de líderes, Albert Rivera vuelve a ser el mejor situado con una aprobación del 34.3% (suspende para el 51.8%), seguido de cerca por Pedro Sánchez (32.9% de aprobación y 52.1% de suspenso). Alberto Garzón sigue siendo la tercera referencia entre los votantes, con una aprobación del 26.3% (65.4% de suspensos) mientras que los dos Pablos siguen siendo los líderes nacionales peor valorados. Casado obtiene una aprobación del 22.4% (con 6 de cada 10 votantes que lo suspende), sólo superado por el 66% que reprueba la oposición de Iglesias, que sólo logra un 19.2% de aprobación.

Cuando cruzamos la variable recuerdo de voto, vemos datos curiosos que tienen que ver, quizás, con las fechas de recogida de datos en el trabajo de campo (1029 entrevistas realizadas entre los días 1 y 3 de agosto). Así, vemos variaciones en los datos que obtiene Iglesias entre los suyos en relación con hace un mes (+10.5 puntos) o la valoración que los votantes de UP le dan a Sánchez (+6.3 puntos). También destaca la diferencia de +7.3 puntos de los votantes socialistas a Rivera.

Ya en el detalle, Casado logra una aprobación del 61% entre sus votantes, que siguen valorando mejor a Rivera (77.3%). El presidente del PP consigue una aprobación del 40.3% entre la base electoral de C’s, lo que viene a confirmar la pugna entre ambas formaciones por un segmento del electorado muy concreto.

Sánchez recibe un apoyo del 68% entre los votantes socialistas (-2.6 puntos respecto al mes de junio) y un 55.2% entre los de UP, dato que hay que tener en cuenta de cara a valorar las futuras estrategias elaboradas por Ferraz para que esa simpatía se convierta en votos.

Por su parte, Rivera vuelve a esr el líder mejor valorado entre sus votantes (77.3%) y también el que logra mejor dato entre los electores de otros partidos (67% entre los del PP y 32.9% entre los socialistas, con permiso del 55.2% mencionado anteriormente referido a los votantes de UP).

En la órbita de la formación morada, Iglesias recupera valoración en su base electoral (66%) y prácticamente empata con Alberto Garzón (65.4%). Sí hay diferencias en la capacidad de penetración en las simpatías de los votantes de otros partidos: Iglesias es aprobado por el 19.5% de los electores del PSOE frente al 30.1% que respalda la labor de oposición de Garzón. Estos datos también tendrán recorrido a la espera de si IU consuma o no su alianza con Podemos de cara a las próximas elecciones generales.

CODA. Dejamos algunas referencias a la campaña de C’s a propósito del top manta. El discurso para luchar contra la supuesta inseguridad de las calles en España entra en la agenda durante este mes de agosto:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

A vueltas con la ejemplaridad: El caso Begoña Gómez

Begoña Gómez está casada con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Durante su primer mandato al frente del PSOE, entre 2014 y 2016, Ferraz decidió utilizar el tándem Sánchez/Gómez en la estrategia de construcción del candidato a la presidencia del Gobierno. Durante este periodo, se sucedieron las entrevistas a Gómez, en las que proyectó una imagen de moderna de mujer profesional y de éxito, con un curriculum seguramente mejor que el de su consorte.

También se enfatizó la presencia de Gómez en actos de partido como el que protagonizaron, envueltos en la bandera de España, en un intento de trasladar las imágenes y estrategias de marketing de EEUU a nuestro país. No triunfó especialmente pero aquellos meses sirvieron para constatar que Begoña Gómez era una pieza fundamental en la candidatura de Sánchez. Hasta el punto de que, antes de las elecciones generales de 2015, se despedía de todo el mundo con un “Nos vemos en Moncloa”.

Tras las primarias y su resurrección, se consideró que ya no hacía falta que equilibrara la imagen de Sánchez y Gómez desapareció de la escena. Sólo la noche de la victoria de Sánchez en las primarias permitió ver a Gómez entre el público. Lo mismo ocurrió durante la moción de censura, en la que apareció en la tribuna de invitados, con la familia de Sánchez, sin demasiado protagonismo.

Esta semana, Gómez se ha convertido en el termómetro que vuelve a confirmar que, en cuestiones de ética y ejemplaridad pública, no hay grandes diferencias entre los dirigentes de los grandes partidos; independendientemente de si aspiran a ocupar el espacio de la derecha o la izquierda, se extiende la percepción de que muchos entran en política porque, quizás, no tienen otro lugar en el recalar con esas condiciones salariales y, de paso, para beneficiarse personalmente o a su entorno más cercano del lugar de privilegio que ocupan por su adscripción a un partido político.

Los hechos: Con agostidad y alevosía, el Instituto Empresa anunció el fichaje de Begoña Gómez para dirigir el Centro de Estudios Africanos (IE Africa Center), una institución de nueva creación que comenzará a operar en septiembre. El nuevo centro dependerá de la Fundación IE, que se nutre de una parte de fondos públicos. Asimismo, el comunicado lanzado no incluye cuál ser la retribución de Gómez debido a la  “política de confidencialidad y protección de datos”.

Gómez es licenciada en marketing y experta en captación de fondos para ONG, es decir, un trabajo de lobby que había dejado aparcado con una excedencia por una cuestión de estética. Con la decisión anunciada, parece que el matrimonio Sánchez/Gómez ya no tiene problema en ganar dinero con un trabajo en el que es fundamental la ingeniería social, es decir, la posibilidad de acceder a una red de contactos inexistentes si Sánchez no presidente del Gobierno.

Los efectos nocivos de la partitocracia

Llevamos semanas  hablando de los regalos presuntamente recibidos por Pablo Casado y otros dirigentes del PP por parte de instituciones públicas en pleno ascenso de su carrera política. Los medios conservadores llevan a diario datos a propósito de la colocación de los afines a Sánchez, a menudo sin formación relacionada, en las empresas públicas, que son consideradas un elemento más, a cargo de los PGE, para devolver favores políticos y/o personales.

Políticos que se definen como liberales a pesar de que nunca han ocupado un puesto en la empresa privada o defensores de lo público que aprovechan su lugar para crecer profesional y personalmente. En este contexto, y a pesar de que medio país está de vacaciones, el fichaje de Gómez ha sido duramente criticado como una muestra más de cómo la meritocracia se transforma en una red de contactos que, cada vez más, tienen más relación con los contactos que posees frente a los conocimientos o la capacidad.

No ayuda que Ferraz haya hecho piña en torno al derecho de Gómez de seguir con su carrera profesional sin renunciar a los beneficios de vivir en el Palacio de La Moncloa, una afirmación que han glosado con la recuperación irónica del Manual de buena esposa que elaboró la Sección Femenina durante el franquismo o con una cita de Virginia Woolf sobre la independencia económica de la mujer.

Y he aquí la propia debilidad del argumento. A pesar de que el IE asegura que lleva desde febrero en conversaciones con Gómez, lo cierto es que se anuncia el fichaje apenas unos meses después de que Sánchez ganara la moción de censura frente a Mariano Rajoy. Como suele ocurrir con demasiada frecuencia en este país, la guinda profesional suele llegar cuando el candidato logra una puntuación por su vínculo con una personalidad relevante de la vida institucional española. Le ocurrió al marido de Soraya Sáenz de Santamaría y a la esposa de Eduardo Madina con Telefónica y le ocurre a Gómez, de la que tampoco se conoce un gran conocimiento de la realidad de África.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para añadir más desvergüenza, esta política de fichajes fue duramente criticada por Sánchez en el año 2013, en ese caso en relación a Juan José Güemes, pareja de Andrea Fabra. Ironías de la vida, se refería al mismo Instituto Empresa que acaba de fichar a su esposa. En tiempos más recientes, el entonces líder del PSOE prometía legislar contra las puertas giratorias, una definición que se podría ajustar a este caso a pesar de que Gómez nunca ocupó cargo público. Su entrada en política, como consorte de Sánchez, la puso en el foco de los medios y, de paso, subió su caché como profesional bien relacionada.

Hace unos meses, Pablo Iglesias e Irene Montero fueron noticia por su decisión de comprarse una casa valorada en 700.000 euros a irse a vivir fuera de Madrid para tener privacidad. Entonces, hablamos de la voladura de la construcción de un perfil político que evidencia que quizás es momento de volver a recuperar el concepto de casta política para referirnos a los representantes políticos que dan el salto a lo público con el argumento de representar a sus votantes pero con el fin de beneficiarse personalmente.

Hoy hablamos de unos hechos parecidos. No tenemos elementos para dudar de la capacidad de Gómez para ocupar ese puesto. Sí dudamos de que su fichaje se consumara en el caso de ser una persona anónima, sin relevancia institucional, lo que ya de por sí invalida cualquier discurso a favor de la transparencia (no se conoce que hubiera otros candidatos al puesto), la regeneración y la despolitización de la vida pública defendidas por Sánchez y, tras la defensa de Gómez, por parte del PSOE. La prueba definitiva es pensar en lo que se estaría diciendo si la protagonista de la noticia hubiera sido la esposa de Mariano Rajoy.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario