La alianza de izquierdas portuguesa cumple un año con el PS en ascenso

Se cumple un año de la llegada de Antonio Costa al Gobierno de Portugal, con el apoyo parlamentario de su grupo, del Bloco de Esquerdas y del Partido Comunista, y el Partido Socialista tiene muchos motivos para celebrar. Los sondeos sobre intención de voto muestran, desde hace meses, que adelantan con creces a los conservadores, mientras que sus socios parlamentarios no se hunden. Es decir: Hay pastel para repartir entre los tres partidos de izquierda y los socialistas están recibiendo una parte de voto de electores que fluctúan según los procesos electorales en función de los resultados.

Por el momento, las cosas parecen marchar en el país vecino: El acuerdo de Gobierno, que Pedro Passos Coelho bautizó como geringonça, no ha deparado grandes fisuras en estos doce meses y la economía parece que comienza a dar sus frutos, pese a medidas polémicas como la de la tasa municipal a las viviendas más soleadas que ya se ha bautizado como el  ‘impuesto al sol’. Lisboa ha adelantado el pago de más de 2000 millones de euros al FMI y ha amortizado el 42% del préstamo financiero del organismo, que en 2011 participó en el rescate de 78.000 millones de euros junto al BCE y la Comisión Europea. A punto de que concluya el año, el Gobierno ha previsto que el déficit bajará del 3% del PIB, con una tasa de paro situada en el 10.8% y la deuda pública disparada al 133.1%.

Joâo Galamba, portavoz de los socialistas, dejaba claro hace unos días que existe un camino alternativo a la austeridad impuesta desde 2008: “Estamos demostrando que hay otro camino, hay una alternativa real a la austeridad, y que puede existir un Gobierno progresivo y de izquierdas en Europa. Estamos trabajando para que los ciudadanos se beneficien del sistema, y no que el sistema se aproveche de los ciudadanos”. Lo que resulta una sorpresa para muchos es que esa referencia proceda de un país como Portugal, al que en España se presta nula atención pese a nuestra relación de vecindad y la proyección mundial de una capital como Lisboa como alternativa a Sillicon Valley en Europa.

Los socialistas, 8 puntos por encima de los conservadores

De acuerdo con los sondeos sobre intención de voto publicados a lo largo del mes de noviembre, el PS se afianza como la primera fuerza parlamentaria, con un 37.6% de media, +5.3 puntos respecto al resultado obtenido en las elecciones celebradas hace un año y de las que salió el acuerdo para formar Gobierno con el resto de fuerzas de izquierda. Respecto a los sondeos del mes de octubre, gana 0.6 puntos. El PSD de Passos Coelho, por su parte, se queda por debajo del 30% (-0.6 puntos respecto al mes de octubre), con un sondeo, el de Aximage, que lo sitúa a casi 10 puntos de su inmediato rival.

capturaporrtugalnoviembre

No  hay grandes cambios respecto al resto de formaciones políticas. El CDS, que en las elecciones del año pasado  fueron en coalición con el PSD, se movería en torno al 6.5% de los votos de media. En el caso de que volvieran a repetir una alianza como la de las elecciones (y, con anterioridad, la del Gobierno de coalición entre 2011 y 2015), sumarían el 36% de los apoyos, por lo que seguirían por detrás de los socialistas.

Respecto a los socio parlamentarios de Costa, el BE pasaría del 10.2% de la representación a  una intención de voto del 9.35% (+0.2 puntos respecto a octubre) mientras que los comunistas perderían medio punto, hasta el 7.7% de los apoyos de media (-0.2).

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

La marca Podemos, segunda fuerza en Cataluña y primera en elecciones generales

Un año después de celebrarse las elecciones autonómicas en Cataluña, con la investidura de Carles Puigdemont en el tiempo de descuento, tenemos datos sobre comportamiento electoral en el caso de que se volvieran a celebrar comicios autonómicos o se repitieran las elecciones generales. De acuerdo con el sondeo del GESOP para el Instituto de Ciències Polítiques Socials (ICPS), ERC sería la formación con mayor proyección en las urnas y primera fuerza del Parlament.

Con el 22.4% de voto direcot, ERC toma impulso como la primera fuerza de Junts Pel Sí frente al Partit de Catalunya (antigua Convergencia), que se queda con el 12.5% de los votos. Entre ambos, sumarían el 34.9% de la representación, -4.6  puntos respecto al dato obtenido hace un año que fue del 39.5% y que, no sabemos por qué motivo, en la encuesta del ICPS se sitúa en el 30.5%.

:capturagesopOtra tendencia: C’s, que fue segunda fuerza parlamentaria con el 17.9% de los votos (no con el 13.8% como señala el sondeo), pierde esa condición nada menos que 10.4 puntos en intención de voto directa. Todos estos datos deben ser tomados con mucha precaución pensando, sobre, todo, en el voto oculto que suelen registrar los partidos no independentistas en Cataluña, aunque ese matiz no oculta que C’s pudo haber tocado techo electoral en las elecciones del 27 de septiembre.

Su lugar es ocupado por Catalunya Sí que es Pot (CSQEP), el partido hermanado por Podemos en Cataluña, que pasadel 8.9% de la representación (6.9% según el sondeo que analizamos hoy) a un voto directo del 14.6%, muy por delante del PSC, que pasa del 12.7% de los votos (9.8% según el sondeo) a un voto directo del 9.1% de la representación.

Hay otro partido que podría estar sufriendo el desgaste de una posición a menudo errática con respecto al procés pero también respecto al Gobierno de la Generalitat. Nos referimos a la CUP, una de las sorpresas electorales de hace un año, que hoy se movería en el 4% de voto directo, la mitad de la representación que tiene en la actualidad.

En cuanto al PP, volvemos a ver una tendencia habitual en Cataluña y en otros sitios respecto al voto oculto: obtendría un 4% de voto directo, la mitad del 8.4% de la representación que consiguió hace un año. Y todo ello con un 35.3% del electorado que optaría por la abstención (22.6%), se muestra indeciso (10.2%) o prefiere no responder (2.5%).

La marca Podemos en Cataluña es la formación que mantiene mayor grado de lealtad de sus votantes, con un 92.2% que señala que volvería a votar por sus siglas hoy. Le siguen los de Junts Pel sí (89.8%, dividido entre el 56.2% de votantes de ERC y el 33.6% de los de PDECat) y los de C’s, con un 79.7% que mantiene su fidelidad a las siglas. El 77.9% de los votantes del PSC repetiría el sentido de su voto, al igual que el 73.9% de los del PP. Coherente con el desplome de la CUP, la formación pierde casi un 40% del voto.

capturagesop3

El ICPS también se interesa por el comportamiento electoral en Cataluña si hubiera elecciones generales y tampoco hay grandes novedades. En Comú Podem sería la primera fuerza política con un voto directo de 21.8% (-2.7 puntos respecto al 24.53% de representación obtenida el pasado mes de junio). ERC sería la segunda fuerza con un 16.1% de voto directo (frente al 18.18% de representación obtenida el pasado 26J) y con el PSC como tercera opoción con el 11.3% de voto directo (frente al 16.1% de los votos conseguidos entonces).

capturagesop2

El PDECat se mueve en un voto directo del 9.3% (-4.6 puntos respecto a la representación conseguida) y C’s queda por delante del PP con el 7.2% de voto directo (-3.7 puntos respecto al 10.94% conseguido). De nuevo, parece que los ‘populares’ registran un voto oculto importante con un 6.4% que mantiene que tiene decidido votar por sus siglas (frente al 13.36% que lo hizo hace unos meses). El 45.3% se ubica en la abtsención (34.4%), en la indecisión (8.7%) y en no responder (2.2%).

capturagesop4

La encuesta, hecha a partir de 1059 encuestas realizadas entre los días 26 de septiembre y 17 de octubre, pregunta también por los liderazgos de los respectivos partidos en Cataluña y Madrid, siendo Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, el mejor valorado con un 5.65 de los apoyos (6.74 entre sus votantes). También aprueban Oriol Junqueras (5.47. que pasa al 7.16 entre los votantes de Junts Pel sí) y del presidente de la Generalitat, que obtiene un 5.39 (7.54 entre sus votantes).

A pesar de los buenos registros de la marca Podemos, Xavier Domenech suspende con el 4.96 de puntuación (6.39 entre sus votantes), por delante de Ada Colau, que se queda enel 4.83 (6.86 entre sus votantes). Francesc Homs se queda en el 4.67 y Miquel Iceta en el 4.26 (con un 5.75 entre sus electores). Inés Arrimadas consigue un 2.89 (6.32 entre sus votantes). capturagesop9

El primer líder nacional que aparece en la lista es Pablo Iglesias, que se mueve en el 4.26 de puntuación, que pasa al 6.45 entre los electores de  la formación morada en Cataluña. El siguiente es Pedro Sánchez, que ya cae por debajo del 4 de puntuación (3.83, aunque roza el 6 entre los electores del PSC), y Albert Rivera, que a pesar de su condición de catalán se queda en el 3.05 de puntuación (6.49 entre los electores de C’s). Mariano Rajoy cierra la tabla con una puntuación de 1.71 (6.76 entre sus votantes, con un registro mejor que el del presidente del PP catalán).

En cuanto al procés y la independencia, el 40% considera que Cataluña debería ser un Estado independientes (+3 puntos respecto a hace un año); el 28.3% mantiene que es una CCAA dentro de España (-4.3 puntos respecto a hace un año); y el 20.8% pide que sea un Estado en una España federal.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 46.6% señala que votaría a favor de la independencia si se convocara el referéndum, -3.3 puntos respecto a hace un año y -2.6 puntos respecto a 2012, año en el que cristalizaron las demandas a favor de la independencia de amplios sectores sociales en Cataluña. El 33.8% votaría en contra de esta posibilidad (frente al 29.2% de 2012) y el 14.4% dice que no votaría en el caso de ser convocados a las urnas (frente al 17.8% de 2015).

En relación al futuro del proceso, el 37.8% desearía que todo acabara con la independencia de Cataluña (aunque sólo el 17.1% cree que acabará así); el 45% apostaría por un acuerdo entre Cataluña y el resto del país (el 46.1% opina que todo concluiría de esta manera) y el 13% desearía que se abandonara el proceso (frente al 21.8% que opina que eso es lo que ocurrirá finalmente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por recuerdo de voto, los más proclives a la independencia vuelven a ser los votantes de Junts pel Sí (77%) y de la CUP (76.5%), mientras que los partidarios de una negociación entre Cataluña y el resto del Estado español se reparten entre el PSC (77.9%), CSQEP (71.9%) y C’s (60.8%). Sólo los votantes del PP (54.3%) y algo de los de C’s (36.5%) opinan que el proceso será abandonado por sus artífices ante la imposibilidad de conseguir sus objetivos.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

CIS: Preocupación por la situación política y la falta de Gobierno

Parece que ha pasado una eternidad pero sólo hace un mes desde que se aprobó la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Aunque ya forme parte de la Historia, la situación de interinidad que vivió el país desde diciembre de 2015 se convirtieron en asuntos recurrentes para el electorado español, tal y como recoge el barómetro del CIS correspondiente al mes de octubre.

El 88.1% definía la situación política como mala (31.9%) o muy mala (56.2%), +10 puntos respecto a los datos recogidos el pasado mes de julio, mientras que el 9.6% se quedaba en que era regular. El 3.7% consideraba que todo transcurría mejor que hace un año, con un 35.8% que señalaba que transcurría igual y un 58% que entendía que todo iba peor que hace 12 meses. Y de cara al futuro, el 19.1% apostaba con que todo iría mejor, mientras que el 31% manifestaba que seguiría igual y u n28% que mejoraría. Como viene siendo habitual desde hace meses, el 21.2% mostraba duras sobre lo que nos podía deparar el futuro próximo.

Estos datos estaban disparados respecto a las valoraciones de la situación económica. El 64.8% valoraba que las cosas iban mal (26.1%) o muy mal (26.1%), es decir, -23.3 puntos respecto a la situación política. El 31% se posiciona en el regular. Respecto a hace un año, el 16.7% creía que todo marchaba peor mientras quele 51.6% creía que las cosas iban mejor y un 29.6% que iban peor. De cara al futuro, el 20.3% mantenía que todo mejoraría, el 38.9% que se mantendría igual y el 23.8% que iría a peor.

En cuanto a la lista de problemas, no hay grandes novedades salvo la subida de los que se mostraban preocupados por la falta de Gobierno (recordemos que la fecha de recogida de datos fue del 1 al 10 de octubre, cuando el PSOE se encontraba debatiendo su posición ante la investidura de Sánchez. El 13.9% mostraba su preocupación por este asunto, casi dos puntos más que un mes antes.

capturacis2Por delante de este asunto, los temas habituales: El 71.3% señalaba el paro como principal problema del país, -0.3 puntos respecto al barómetro anterior, con los votantes de PP (74.3%), PSOE (75.2%), Undios Podemos (74.2%) y C’s (72%) claramente por delante, según la variable recuerdo de voto. Los votantes de las confluencias de la formación morada, por cierto, volvieron a situarse por debajo de esa media, en particular los de En Comú Podem (54.7%).

El 37.6% de los ciudadanos volvió a situar la corrupción y el fraude como el segundo asunto de mayor relevancia, un prcentaje que se dispara en el caso de los votantes de En Comú Podem (52%) y Compromís (52%), pero que baja al 44.9% entre los de Unidos podemos y al 39.6% entre los del PSOE. Los de C’s lo mencionan en un 41.1%, un dato curioso si se tiene en cuenta que parte del mérito de la formación de Rivera tuvo que ver con sus declaraciones contra la corrupción.

Los políticos y los partidos políticos volvían a ser el tercer asunto  para el 29.5% (especialmente entre los votantes de PSOE, Unidos Podemos y confluencias) y los problemas económicos preocupaban al 24.2%. Ya por detrás aparecía la sanidad (12.1%, que llega al 15.9% entre los votantes del PSOE, al 14.3% entre los de Compromís y al 13.8% entre los de En Marea)), la educación (11%) y los problemas de índole social (8.2%).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a los problemas que afectan directamente, tampoco hay grandes novedade: El paro volvía a ser el primer tema para el 42.5%, seguido de los problemas económicos (23.8%), la corrupción y el fraude (14.3%), la sanidad (11.3%) y los políticos (11.1%). El 9.8% señalaba la educación y el 6.5% los problemas sociales. La falta de Gobierno preocupaba directamente al 5.6% de los españoles.

Modelo de Estado

El sistema autonómico actual es apoyado por el 38.3% de los ciudadanos, +3.4 puntos respecto al barómetro del mes anterior. Como viene siendo habitual, es la opción preferida entre los votantes del PSOE (49.4%) y de C’s (41.2%), entre los que supera la media. Entre las confluencias de Unidos Podemos, destaca el apoyo del 58.6% de los votantes de En Marea a esta opción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las opciones de recentralizar el país convencen al 29.4% de los votantes: Los partidarios de un Estado unitario constituyen el 18.9% del electorado (+2.3 puntos respecto al mes anterior), que se dispara al 34.7% entre los electores del PP y el 25.8% de los de C’s). Por su parte, el 10.5% de los votantes (14.9% de electores del PP y 23.7% de los de C’s) plantea que las CCAA tengan menos nivel de competencias.

La descentralización es apoyada por el 23.3%del electorado divididos entre los que plantean una mayor federalización, que es apoyada por el 13.2% de los votantes; por partidos, superan esta media el PSOE (15.7%), Unidos Podemos (21.3%), En Comú Podem (28.3%), Compromís (30.4%) y En Marea (27.6%). La posibilidad de que CCAA puedan declararse Estados independientes convence al 10.1% del electorado, sobre todo al de Unidos Podemos (16.1%), En Comú Podem (44%) y Compromís (16.1%).

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

My Word: Unidos Podemos se sitúa a 4 puntos del PP

Nueva entrega del barómetro de My Word, que arroja dos novedades respecto a los trabajos publicados a lo largo del mes de noviembre: Por un lado, sitúa al PP por debajo del 30% de intención de voto; y por otro, mantiene que Unidos Podemos obtendría el 24.4% de los votos, apenas cuatro puntos de diferencia respecto a los resultados ‘populares’. Según su estimación, a partir de 1000 entrevistas realizadas entre los días 17 y 22 de noviembre, el PSOE no se hunde tanto como se recoge en otras encuestas, un dato que tiene matices.

De acuerdo a los datos de My Word, el PP sería el partido más votado con un 28.7% de los votos, -4.3 puntos respecto a los resultados del pasado mes de junio y +0.7 puntos si lo comparamos con la estimación que esta empresa realizó el pasado mes de septiembre. Se habría consumado el ‘sorpasso’ parlamentario y Unidos Podemos sería la segunda fuerza con un 24.4% de intención de voto, +3.3 puntos respecto a su representación actual y +4 puntos si lo comparamos con el estudio anterior.

capturamyword  Como apuntábamos, My Word no recoge un desplome del PSOE como hemos visto en otros estudios: sitúa a los socialistas en el 22% de intención de voto, apenas -0.6 puntos respecto al mes de junio. Sin embargo, si lo comparamos con la expectativa de voto recogida el pasado mes de septiembre, los socialistas habrían perdido 4 puntos y la posibilidad de medirse de tú a tú con el PP por la primera plaza.

La evolución de C’s es compatible con la de otros estudios. Ganaría apoyo respecto al mes de mayo (casi un punto) y se quedaría en el 13.9%, avanznado también respecto a la expectativa del mes de septiembre.

Los matices llegan cuando analizamos la variable voto directo y simpatía. Unidos Podemos sería la primera fuerza en voto decidido con un 23.2%, y mantiene al 88.1% de sus votantes del pasado mes de junio. Por su parte, el PP recibe un voto declarado del 16.3% (83.6% entre sus votantes), por lo que la formación morada es la que, a priori, mantiene mayor grado de lealtad y de movilización de sus votantes. C’s recibe un 10.6% de los votos (y conserva al 75% de sus votantes).

Por su parte, el PSOE recibiría el 8.3% de los votos según esta perspectiva, pero sólo mantiene a la mitad de su electorado, un dato que nos hace dudar de la estimación final de voto de My Word. Resulta increíble que los socialistas, en una situación de tensión electoral, pudiera recuperar al 50% de sus votantes perdidos desde el pasado mes de junio y ni siquiera la expectativa de votar con la nariz tapada resulta del todo creíble.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En simpatía encontramos también datos que ya vimos en el análisis del barómetro del CIS: Unidos Podemos es el partido mejor situado con un 24.4%, lo que certifica que el partido no tiene voto oculto (el 85.8% de sus electores dicen sentirse cerca de sus ideas). C’s aparece en la segunda plaza, con un 15.2% (y ubn 77.8% de sus votantes que dicen sentirse en consonancia con su programa) y el PSOE sobrepasa al PP en este sentido: Recibe un voto simpatía del 14% que se convierte en el 70.6% entre sus votantes (+20 puntos respecto a los que dicen estar dispuestos a votar por sus siglas). El PP se queda en el cuarto lugar con un 13.6% y con el porcentaje más bajo de simpatía entre su base electoral (68.5%).

My Word pregunta en esta ocasión por las situaciones internas que viven el PSOE y Unidos Podemos en relación con sus estrategias ideológicas y respecto a sus liderazgos. Así, el 52.9% opina que Unidos Podemos debe ganar en flexibilidad ideológica (opinión que comparte el 60.4% de sus votantes, el 79.6%  de los del PSOE y 6 de cada 10 de los de C’s). El 16.3%, en cambio, cree que debe seguir con la línea dura (30.9% de sus votantes). El 30.8% no sabe o prefiere no responder (y ahí encontramos al 40.8% de los electores del PP).

capturamyword3

En cuanto al PSOE, el 58% señala que su crisis se explica en que tiene un problema de crediblidad, algo que comparte masivamente el electorado de Unidos podemos (84.8%). El 29.7%, en cambio, cree que el problema de los socialistas es la falta de liderazgo (50.6% de los votantes del PP y el 45% de los del PSOE y de C’s).

capturamyword4

Si se pregunta por el liderazgo del PSOE, los datos son contundentes: El 24% no sabe o no responde y, entre las respuestas posibles, el 19% señala a Pedro Sánchez, que es el líder más apoyado por los votantes del PSOE (39.8%). Patxi López es el segundo mejor situado, con un 14.8% de apoyo (17.1% entre los votantes socialistas) y Susana Díaz, con un 13.9%, es la favortia de los electores del PP (31.3%), de C’s (23.8%) y de PSOE (16.2%).Eduardo Madina obtiene un respaldo del 11.5% (19.2% entre los votantes del PP) y Josep Borrell un 9%.

capturamyword5

Cuando se pregunta por el liderazgo en Unidos Podemos, también se reciben datos curiosos: El 25.6% dice no saber quién sería la persona mejor preparada para esa tarea y, entre los que se mencionan, el 23.6% señala a Alberto Garzón (39.5% de apoyo entre los votantes del PSOE y 30.7% entre los de su partido). Iñìgo Errejón recibe un 19.8% (27.5% entre los votantes de C’s, 20.2% entre los del PP, 25.8% entre los del PSOE ). Pablo Iglesias es el tercero con un apoyo del 14.2% qyue se convierte en un 35% entre los votantes de Unidos Podemos.

capturamyword6

Por último, My Word se interesa por la opinión del electorado ante la posición de los distintos partidos en dos extremos: Si se rigen por interés propio o interés común. Los votantes perciben que el PP es el partido que más se mueve pensando en su interés partidista (8.67 entre los votantes de Unidos Podemos y 8.05 entre los del PSOE), sguido del PSOE (6.65, que pasa al 7.50 entre los electores de la formación morada).

capturamyword2

C’s es el tercer partido al que se le atribuye una estrategia partidista (7.50 entre los votantes de Unidos Podemos y 6.52entre los de PSOE) y Unidos Podemos es la formación que se ubica en el punto medio entre una estrategia basada en defender la propia supervivencia o el interés común. Llama la atención, como no podía ser menos, que los distintos votantes perciben a sus respectivos partidos con una vocación más de servicio público que de interés partidista.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

¿Y tú qué harías?

El pasado 25 de noviembre, además del Black Friday consumista, se conmemoró el día internacional contra la violencia sobre la mujer. Las cifras hablan por sí solas: Cada 10 minutos, un hombre asesina a una mujer que es o ha sido su pareja sentimental en algún lugar del planeta, de acuerdo con las cifras de la ONU. Según datos de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE1 de cada 3 europeas ha sufrido violencia física y/o sexual y un 22% había sufrido violencia física y/o sexual por parte de sus parejas o ex parejas. En España, 866 mujeres fueron aesinadas por sus compañeros sentimentales en los últimos 13 años, 40 en lo que va de año.

El 25 de noviembre se habló del caso más extremo de violencia ejercida sobre las mujeres en el ámbito afectivo. A estas cifras hay que añadir el del empleo de la violencia sobre las mujeres como arma de guerra o de dominación, de la desigualdad jurídica femenina en buena parte del mundo y estructural en Occidente, del machismo institucionalizado que se puede comprobar, por ejemplo, cuando una mujer da una opinión en público y de cómo este goteo de víctimas sigue constante con el silencio casi total de la sociedad ante hechos que, se entiende, forman parte de la vida privada de las personas. Como mucho, cuando un día amanece especialmente sangriento, los poderes públicos se lamentan de lo ocurrido y plantean la violencia de género como un asunto de Estado que nunca se materializa.

Es por ello, por el silencio generalizado ante el infierno que viven muchas mujeres dentro y fuera de su entorno familiar, por lo que cobra relevancia vídeos como el que destacamos a continuación. Se trata de un experimento que se llevó a cabo en Suecia por parte de la compañía STHLM Panda para mostrar cuál es la reacción social generalizada a pesar de contemplar en directo agresiones físicas y verbales de un hombre sobre una mujer:

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Europa contiene el aliento ante el resultado del referéndum constitucional italiano

Este domingo, la UE afronta dos procesos electorales que invitan a contener el aliento: Por un lado, la segunda ronda de las elecciones presidenciales austriacas, suspendidas hace meses por irregularidades durante la votación. Por otro lado, y más importante, el referéndum constitucional convocado por el Gobierno de Mateo Renzi con el fin de reforzar el poder del Estado frente a las regiones y que no apunta bien para los intereses del primer ministro italiano.

Un proyecto con fuerte contestación política

La reforma constitucional de Renzi salió adelante el pasado mes de abril con 361 votos a favor de la Cámara de Diputados, que controla el Partido Demócrata (PD) del primer ministro (contó con 7 votos en contra y con la ausencia de toda la oposición). El resultado de la votación implicó de facto la convocatoria del referéndum, ya que la reforma no obtuvo la mayoría de dos tercios necesarios. Por lo tanto, el país lleva meses embarrado en un problema que el primer ministro ha asumido de forma personalísima, como si la consulta fuera un plebiscito sobre su persona: “Me lo juego todo, si pierdo el referéndum, me voy a casa”, ha repetido en numerosas ocasiones.

El principal escollo del texto parte de la decisión de acabar con la capacidad legislativa del Senado, cuyo papel queda limitado al de una cámara de representación regional. La reforma constitucional concluye con el “bicameralismo perfecto” que rige el sistema político italiano desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

En el nuevo texto, el Senado estará compuesto por 100 miembros (en lugar de los 315 actuales) y no serán elegidos en las urnas, sino entre los asesores regionales y alcaldes por un mandato de siete años. Renzi, que afronta el referéndum con dos objetivos: Por un lado, reformar la arquitectura del estado para acabar con la inestabilidad y el inmovilismo que ha provocado que en apenas 70 años de historia el país haya tenido 63 gobiernos; por otro, y más importante, para reforzar su liderazgo ya que, recordemos, fue nombrado primer ministro sin pasar por las urnas: el ex alcalde de Florencia accedió al cargo tras liderar una revuelta en su partido contra Enrico Letta en febrero de 2014.

La mala noticia para Renzi es que, desde hace meses, el no va por delante en las encuestas sobre intención de voto a pesar de su su amenaza de que el Ejecutivo caerá si no vence la posición que defiende. De acuerdo con los sondeos publicados a lo largo del mes de noviembre, el no vencerá con un apoyo del 53.1% de media frente al 46.8% del sí (6.3 puntos de ventaja), con un porcentaje de indecisos que podría rondar el 25%.

capturaitalia

Estos son los resultados de los últimos sondeos publicadas, ya que la ley prohíbe que se hagan públicas nuevas encuestas durante las dos últimas semanas de campaña. De ahí que haya resultado sumamente interesante seguir las posiciones defendidas por los respectivos líderes y mantener el foco en las expectativas electorales de cada formación de cara a las elecciones legislativas de 2018, las primeras a las que Renzi prevé presentarse como cabeza de lista de su partido.

Así, entre los partidarios del no se encuentran el Movimiento 5 Estrellas (M5E) de Beppe Grillo, que está prácticamente empatado con el PD en las encuestas sobre intención de voto de cara a las elecciones legislativas. También hacen campaña por el no centristas como el ex primer ministro Mario Monti y Força Italia (FI), el partido de Silvio Berlusconi, y la Liga Norte, que felicitó la victoria de Trump como un golpe al establishment. Todas estas formaciones esperan que la ola que se materializó en el Brexit y hace unas semanas en las presidenciales de EEUU se lleven por delante también a Renzi y, de paso, una manera de entender la UE como un bloque.

Sin embargo, la sorpresa llega de la posición de significativos líderes del partido del primer ministro, que se han opuesto  a una reforma que tachan de centralista e ineficaz. En ese grupo se encuentran referentes del PD como Pier Luigi Bersani, que calificó la reforma de “peligrosa para el país” y que está haciendo campaña por el no. Asimismo, tampoco ayuda en exceso la aparición de Renzi al lado de Barak Obama en la Casa Blanca el pasado mes de octubre, un acto que lo vincula a los perdedores en las elecciones de EEUU frente a la ola de protesta que simboliza Donald Trump.

Pendientes del votante cabreado

Austria e Italia pueden sumarse, durante este mes de diciembre, a la lista de problemas que deberá afrontar la UE si no quiere verse arrastrada por el voto de enfado y de protesta que los electores europeos están manifestando en cada proceso electoral al que son convocados. Ya no se trata de acortar la distancia entre las instituciones europeas y los ciudadanos, sino que parece que afrontamos un proceso en el que habrá que acordar unos temas de agenda (que las instituciones comunitaria ni siquiera son relevantes) e incluso un lenguaje común para referirnos a la realidad.

El semanario británico conservador The Economist salió hace unas semanas a la calle con una portada que resalta cuál será le personaje del año que comenzamos a abandonar: Un nuevo nacionalismo que tiene bastante poco que ver con aquel patriotismo constitucional theeconomistsobre el que escribiera Jürgen Habermas (y que el Gobierno de Aznar usó como argumentario en algún momento de su segunda legislatura) y que hermana a socios como Donald Trump, Vladimir Putin, Marinne Le Pen o Nigel Farange.

El nuevo ogro es consecuencia de los procesos que culminaron con el resultado del Brexit, primero, el avance de los partidos antisistema (en su mayoría de extrema derecha) en buena parte de Europa y la victoria de Donald Trump en EEUU, que sigue dejándonos momentos mágicos como el enfrentamiento diario que mantiene a través de su cuenta de Twitter con medios de comunicación o colectivos críticos, ya se llame Saturday Night Live o los actores de Broadway que tras una obra de teatro enviaron un mensaje desde el escenario al vicepresidente electo, presente en la representación.

Estos tres acontecimientos constituyen tres vértices que han puesto en evidencia lo que muchos susurran desde hace años: La democracia representativa no es un fin en sí misma, como teorizó Francis Fukuyama, y proyectos políticos como la UE pueden ser revertidos si los actores en juego cambian sus preferencias. El pensador italiano Gianni Vattimo lo señalaba así este verano:

“Me parece que, sobre todo en los últimos años, (la UE) se ha convertido en una entidad de control económico sobre los Estados. Es decir, por decirlo de forma bruta: es una agencia de transmisión de las órdenes de las marcas internacionales a los Estados nacionales. Por ejemplo en el fiscal compact, en esta idea de los límites al presupuesto y al gasto de los Estados. Es una cosa absolutamente antidemocrática. Los estados-nacionales son aún la sede de la democracia. Cuando voto, voto por un gobierno italiano, pero si este gobierno debe recibir órdenes de Europa… Está el Parlamento europeo, pero todos sabemos lo poco que cuenta en este momento”

Así, no deja de sorprender que los mensajes que llegan de Europa sigan siendo sobre la manera de hacer las cosas y no sobre el fondo. Para muestra, la intención de alcanzar con el Reino Unido un acuerdo de Brexit duro para su salida de la UE como remedio para combatir “futuros populismos” que puedan romper el bloque comunitario: “Si los británicos no están dispuestos a adoptar compromisos en lo relativo a la libre circulación, la única manera de llegar a un acuerdo para el brexit es un brexit duro (sin acceso al mercado único). De otro modo, parecería que cedemos ante un país que se marcha. Eso sería fatal”, según un diplomático de la UE a The Observer.

CODA. Se confirmó el rumor: François Hollande anunció este miércoles que renuncia a postularse como candidato a la reelección convirtiéndose en el primer presidente de la V República que no representará a un segundo mandato presidencial. Hollande justificó su decisión como un acto de lucidez: “El ejercicio del poder nunca me ha hecho perder la lucidez (…) Soy consciente de los riesgos que conllevaría mi candidatura, que no reúne todos los consensos. He decidido no ser candidato a la elección presidencial, he decidido no renovar mi mandato (…). Como presidente tengo que dirigir el Estado. Como socialista, no puedo resolver la dispersión de la izquierda (…). Aquí no está en juego una persona, sino toda una nación”.

Unas declaraciones de un presidente que en estos momentos tiene un 11% de popularidad y que dejan la vía libre para que Manuel Valls anuncie su candidatura frente a Emmanuel Macron. En cualquier caso, parece que ninguno de ellos pasará a la segunda ronda tal y como reflejan los últimos sondeos sobre intención de voto, que ya recogen la elección de Fillon como el candidato de Les Republicains. Según un sondeo de TNS, Fillon (31%) y Le Pen (24%) serían los candidatos que pasarían a la segunda vuelta; por detrás, Macron (18%) y Mélenchon (13%). En segunda vuelta Fillon obtendría el 66% de los votos gracias, sobre todo, a las transferencias de los electores:

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

CIS: Unidos Podemos adelanta al PSOE pero no aprovecha su debilidad

Unidos Podemos consumaría el sorpasso al PSOE como segunda fuerza parlamentaria en el caso de nuevas elecciones. Es el resultado del último barómetro del CIS con intención de voto publicado en noviembre, a partir de 2491 entrevistas realizadas entrelos días 1 y 10 de octubre. Como apuntábamos en las semanas anteriores, lo raro hubiera sido que el PSOE hubiera aguantado con una intención de voto cercana a su resultado de junio debido, sobret todo, a que el trabajo de recogida de campo se realizó en los días inmediatamente posteriores a la crisis interna publicitada al minuto en Ferraz y tras la dimisión de Pedro Sánchez al frente de la Secretaría General.

De acuerdo con los datos del CIS, el PSOE obtendría el 17% de los votos, -5.7 puntos respecto a su último resultado en las urnas, y ahondaría aun más en su suelo histórico. Así, quedaría por detrás del PP, que duplicaría su resultado (34.5%, +1.5 puntos respecto al 26J) y, sobre todo, de Unidos Podemos, que sería segunda fuerza parlamentaria con el 21.8% de intención de voto.

capturacis

La buena noticia para los intereses del PSOE es que la formación que lidera Pablo Iglesias sólo habría conseguido arañar 0.7 puntos respecto a sus resultados del pasado mes de junio, lo que confirmaría algo que hemos repetido durante estos días: A pesar del hundimiento del PSOE en expectativa de voto, Unidos Podemos, por el momento, no logra atraer una gran masa de votante enfadado.

C’s, por su parte, se movería en torno al 12.8%, un resultado muy parecido al que obtuvo en las urnas hace unos meses. Se confirma, de esta manera, que el partido de Albert Rivera no sufre un desgaste importante tras su acuerdo de investidura con el PP. Tampoco logra traer al votante descontento del PSOE, que parece quedarse en el limbo por el momento, a la espera, quizás, de cómo su partido resuelva la crisis interna. Como hemos señalado en otras ocasiones, y a pesar de lo que parece, lo único claro a día de hoy es que el PSOE sigue siendo segudna fuerza en el Congreso con 85 diputados y que en su mano está ejercer una labor de oposición capaz de atraer a parte de los votantes que le abandonaron desde 2011.

En voto directo, el PP es el partido con más apoyo, con un 19.6% (que se convierte en el 79.4% entre sus votantes). Unidos Podemos y las confluencias suman el 12.6% del apoyo, que entre los suyos llega al 76.4%. Por su parte, el PSOE conserva al 12.3% del electorado, aunque es el partido que menor voto directo obtiene entre sus votantes: Sólo conserva al 55.1%, con una parte importante (20.1%) que se dirige a la abstención. Por su parte, C’s mantiene al 65.7% de sus votantes, aunque en términos generales se queda en un voto directo del 8.2%.

capturacis12

La noticia, de nuevo, vuelve a ser el 34% de los electores que se inclinan por la abstención (14.5%, con el PSOE rebgistrando 5.6 puntos más), con la indecisión (15.8%) o que se niega a declarar el sentido de su voto (3.7%).

En términos de simpatía, las distancias se corrigen enormemente entre los dos grandes partidos. Así, el 18.2% mantiene sentir simpatía por el PP (73.7% entre sus votantes) mientras que el PSOE adelanta a Unidos Podemos en este criterio: el 17.5% asegura sentir simpatía por sus siglas, un 72.9% entre sus votantes (-17.8 puntos respecto a los que aseguraban que le votarían). Estas cifras inciden en lo señalado con anterioridad: Existe cercanía entre los votantes del PSOE por sus siglas, aunque muchos se encuentran molestos por lo ocurrido a lo largo del mes de septiembre y octubre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Unidos Podemos y sus confluencias reciben una simpatía del 16% (54.7% entre su s votantes, -21.4 puntos respecto a los que manifestaban que le votarían). Por último, C’s obtiene un 8.5% (65.3% entre sus votantes), mientras que el 28.6% mantiene no sentir simpatía por ningún partido 8el 19.3% de votantes del PSOE s esitúan en este grupo, así como el 22% de los de C’s)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En voto más simpatía, volvemos a ver datos corregidos. El 21.8% menciona al PP (85.1% entre sus votantes) y Unidos Podemos y confluencias vuelve a superar al PSOE en este ámbito: el 83.5% de sus votantes se posiciona así. En el caso del PSOE, el porcentaje de voto y simpatía se acerca mucho a la intención de voto final que le atribuye el CIS (16.7%, con un 71.8% entre los suyos) mientras que C’s obtiene un 9.7% (73.7% entre sus electores). El 18.6% sigue optando por la opción ninguno.

Otro dato interesante, que deberían estar analizando en Unidos Podemos, tiene que ver con el grado de rechazo que generan sus siglas entre los votantes. El 52.2% de los votantes dicen que en ningún caso votarían por la lista que encabeza Pablo Iglesias (52.2%), un rechazo que es menor en el caso de En Marea (43.3) y que crece si nos referimos a IU (51.9%), En Comú Podem (51.7%) o Compromís (52%). El PP casi empata con Unidos Podemos en este aspecto (51.8%) y el PSOE es el partido de implantación estatal que menos rechazo genera (40%, frente al 46% de C’s).

capturacis5

Si tenemos en cuenta la variable recuerdo de voto, vemos que el PP conserva al 81.2% de sus votantes, Unidos Podemos al 69.8%, siendo En Comú Podem quiene recibe mayor apoyo entre los suyos, con un 74.5%) y el PSOE al 68.4%, un dato interesante si tenemos en cuenta la sangría de votos que se estima en intención de voto.

capturacis6Tenemos, por un lado, los sentimientos negativos en torno a las siglas, un dato que tiene su importancia dado que suele ser un requisito para que te voten. De ahí que sea conveniente determinar por qué un partido tan nuevo causa tantos sentimientos de rechazo, que podemos completar con la valoración de los liderazgos. Pablo Iglesias es el líder peor valorado (3.22) después de Rajoy, que se queda en el 2.97. Entre sus votantes, Iglesias recibe un 6.51 (7.12 entre los de En Comú Podem, 6.64 entre los de Compromís y 6.10 entre los de En Marea).Rajoy roza el 7 entre sus votantes.

Alberto Garzón vuelve a ser el mejor valorado, con una puntuación de 4.47 (6.87 entre los de Unidos Podemos, 7.03 entre los de En Comú Podem, 6.60 entre los de Compromís y 6.42 entre los de En marea). ES decir, recibe mejores datos tanto de su partido como de la sucursal gallega, mientras que Iglesias es mejor valorado en Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Albert Rivera se queda en el 3.69 (5.46 entre los votantes de C’s) mientras que Pedro Sánchez recibe un 3.35, que pasa al 5.76 entre los votantes del PSOE. Queda claro, por lo tanto, que es el líder que peor registro recibe entre los suyos.

Los españoles se sitúan en un 4.63 en el eje izquierda/derecha, siendo el PSOE el partido que más se acerca a esa media con un 4.46 de puntuación. A su derechoa se sitúan capturacis9claramente el PP (8.35) y C’s (6.62) mientras que a su izquierda se encuentra Unidos Podemos y las confluencias. Como viene siendo habitual, los españoles ubican al partido de Iglesias más a la izquierda del resto de partidos (2.18) con la excepción de IU (2.07) y de En Marea (2.04). Se determina a En Comú Podem en el 2.67 y a Compromís en el 2.72, siendo la confluencia más escorada a la derecha.

Si se pregunta a los votantes, los del PP y C’s se sitúan más a la izquierda de lo que marca el electorado general (7.64  y 5.98 respectivamente). Los del PSOE se acercan bastante a la media que se le atribuye (4.14) mientras que los electores de Unidos Podemos y sus confluencias se sitúan más a la derecha del partido: 2.72 en el caso del partido de Iglesias, 2.63 en el caso de En Comú Podem, 2.44 los de Compromís y 2.46 los de En Marea.

En cuanto al proceso de negociación para la formación del Gobierno, el 50.2% mantiene que siguió todo con mucho (18.9%) o bastante(31.2%) interés. El 36.6% asegura que asistió con poco (22.6%) o ningún (14%) interés, con un 12.8% que se sitúa en el término medio.

Por recuerdo de voto, los más interesados fueron los votantes de Unidos Podemos (65.6%) y los que menos, los del PSOE (47.8%). Los de C’s se interesaron en un 59.7% y los del PP en un 57%.

capturacis16

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario