El PSOE abre su guerra interna a cara de perro

Una de los rasgos del PSOE en los últimos años es que cada vez resulta menos previsible, también a la hora de dilucidar sus problemas internos en público. Antes de las elecciones de Galicia y Euskadi ya estaba meridianemente claro que tras la debacle socialista en las dos CCAA supondría el pistoletazo de salida para un ajuste de cuentas que lleva pendiente desde que Pedro Sánchez decidió que quería ser presidente del Gobierno.

Tras los primeros resultados en las urnas, desde el socialismo andaluz se pidió asumir responsabilidades, una petición a la que, a lo largo de este lunes, se fueron sumando federaciones como la de CLM (con el añadido de la ruptura del acuerdo de investidura anunciado por Podemos) o referentes como Eduardo Madina o José Blanco, antiguo jefe del actual secretario general socialista.

La respuesta de Ferraz tampoco resultó ser una sorpresa: Se confirmó en la Comisión Permanente que las informaciones filtradas hace unos días no eran un rumor y que convocará primarias el próximo día 23 de octubre y que el partido celebrará el 39 Congreso, pospuesto desde el mes de marzo, entre los días 3 y 4 de diciembre. Es decir, el secretario general del PSOE busca reforzar su liderazgo una semana antes de que expire el plazo legal para celebrar nuevas elecciones si no hay acuerdo de investidura y, en el caso de que fuéramos convocados a las urnas el 18 de diciembre, el partido estaría dedicado, durante el primer fin de semana de campaña, a tomar decisiones orgánicas.

Tras el anuncio de Ferraz, desde Castilla-La Mancha y Andalucía, por ejemplo, reseñaron que el partido no estaba ahora para celebrar un congreso, algo que tiene más sentido si recordamos que la excusa para no convocarlo cuando tocaba era que el partido estaba volcado en que la negociación para que hubiera un Gobierno en España. Meses después, el país sigue en la misma situación pero ahora para Sánchez y los suyos ése no es un problema.

Es posible que éste sea uno de los argumentos que se destacarán en la reunión del Comité Federal, convocada para el próximo sábado, que se celebrará con el órdago de Sánchez sobre la mesa. Desde hace días, se viene publicando que es posible que los críticos al secretario general puedan conseguir los votos suficientes para impedir que se ejecuten los planes que desea Ferraz, con las implicaciones que ello conllevaría: Dimisión de Sánchez y nombramiento de una gestora que dirija el partido hasta la celebración del 39 Congreso. Sea como fuere, la imagen del partido queda otra vez dañada ante la evidencia de que estamos ante una guerra de poder y no tanto de modelo de partido o de proyecto de país, que es precisamente lo que las urnas son tozudas en demostrar.

capturasanchez

Imagen de Sánchez la noche electoral. Fotografía de Javier Barbancho

Ese escenario, el de su dimisión, fue descartado por completo por el secretario general socialista. Sánchez compareció ante la prensa a primera hora de la tarde e insistió en que el Comité Federal aprobará dar la voz a la militancia porque queda tiempo suficiente para votar y luego decidir si se intenta un proyecto alternativo al PP “con las fuerzas del cambio” (sin descartar del todo a los independentistas) o se va a elecciones: “Asumo mi responsabilidad, planteo este congreso y la elección en primarias porque reconozco que existe un debate a la vista de las declaraciones públicas de significativos dirigentes territoriales. Está abriendo una división que nos perjudica electoralmente y por eso lo hago”.  Sea lo que se elija, el objetivo es que el partido vuelva a actuar “unido y con una sola voz“, algo que, según dijo, no ocurre en estos momentos: “No tiene ningún sentido que yo intente hablar con otras fuerzas políticas y se me cuestione desde dentro”.

Tras dedicar buena parte de su intervención al PP y a Mariano Rajoy, sin apenas autocrítica por los resultados del partido en Galicia y Euskadi, el líder socialista justificó la convocatoria de las primarias y del congreso federal para dar cabida al debate que lleva abierto mucho tiempo sobre el papel que debe jugar el PSOE. Argumentó que él defenderá un proyecto de izquierdas, claramente diferenciado del PP y autónomo, por lo que dio por hecho que el partido, bajo su liderazgo, no facilitará la investidura de Rajoy. Al mismo tiempo, apeló a los que quieren que el partido sea otra cosa, un mensaje dirigido a sus críticos, a los que indirectamente situó a su derecha, más cerca del PP.

Es decir, la pelota está en el tejado de los críticos y buscará contraponer el proyecto del “aparato, que permitiría gobernar al PP, frente al que hipotéticamente defiende Sánchez y buena parte de la militancia socialista. Los llamamientos a que aguante la presión externa no dejan de sucederse incluso en sectores que, ni mucho menos, suponen la base electoral socialista ni estaría dispuesto a dar su confianza a Sánchez si hoy se celebraran elecciones.

Otra resaca electoral agónica

Se abre una semana muy complicada para el PSOE y, una vez más, la resaca electoral es la excusa para la guerra interna que evidenciará, sobre todo, la soledad de Sánchez respecto al ‘aparato’ del partido. Desde el PSOE andaluz, ya se habla de mala fe en la elección de los plazos para reforzar o no el liderazgo de Sánchez, habida cuenta de que la celebración de las primarias coincidirá con el debate del estado de Andalucía y con la negociación de los presupuestos autonómicos.

No es la primera vez que hablamos de la soledad de Sánchez, amurallado en Ferraz con el apoyo, escaso, de algunas federaciones que no pasan precisamente por su mejor momento político. El fracaso en Euskadi y Galicia sirve pues de excusa para que se pongan en evidencia todas las maniobras que, desde hace meses, se vienen sucediendo en torno a la federación andaluza, la misma, por cierto, que decantó la balanza a favor de Sánchez durante las primarias en las que se enfrentó con Eduardo Madina y Pérez Tapias.

Entonces, éstos fueron los resultados:

  • Andalucía se configuró como un centro de poder. Sobre la mesa, aportó el 25% de los votos de todos los militantes socialistas en el país y de ahí procedió buena parte de los 41.000 avales que presentó Sánchez. Coherente con esa idea, el 61.14% de la militancia votó por el madrileño, +37.96 puntos en relación con el apoyo recibido por Madina, al que, en esta CCAA, parece que le ha dañado la candidatura de Pérez Tapias (5.222 votos y el 15.68% del censo).
  • Otras CCAA en las que las diferencias entre ambos, a favor de Sánchez, fueron abultadas: Euskadi, la federación de Eduardo Madina (15.59 puntos); Aragón (24.86 puntos); Galicia (13.06 puntos); La Rioja (10.22 puntos); Canarias (21.02) y América (39.48 puntos).
  • Por el contrario, hubo CCAA en las que Madina se impuso con claridad:  Asturias (donde le ha sacado a Sánchez 12.99 puntos), Extremadura (12.51), Navarra (9.55) y la federación europea (27.06 puntos)
  • En el resto de federaciones, la distancia entre ambos quedó reducida a menos de 7 puntos. Es el caso de Baleares (1.5 puntos a favor de Sánchez); Cataluña (3.05 puntos a favor de Madina), Comunidad de Madrid (6.64 a favor de Sánchez), Murcia (6.08 a favor de Sánchez), Comunidad Valenciana, la tercera en tamaño (4.83 puntos a favor de Sánchez), Cantabria (6.16 puntos a favor de Madina), Castilla-La Mancha (5.58 a favor de Sánchez) y Castilla y León (6.48 puntos a favor de Madina)

El secretario general socialista, aupado a ese cargo en julio de 2014, lo fía todo al apoyo de la militancia, que le dio la victoria en 2014 y que le respaldó en la consulta sobre el acuerdo firmado entre el PSOE y C’s el pasado mes de marzo. Lo que Sánchez ignora adrede es que esa militancia votó casualmente lo que marcaban con discreción los respectivos aparatos de las federaciones y que, durante la consulta, los críticos a Sánchez no llevaron a cabo una contracampaña.

Las primarias del 23 de octubre, si se celebran, serán un buen test para dirimir el estado interno del partido y, sobre todo, si el ‘aparato’ mantiene todavía su poder sobre las bases. A favor de Sánchez jugará, sin duda, la baza de su insistencia, por activa y por pasiva, que no facilitará un Gobierno del PP. Una decisión que debe explicarse en las líneas rojas que el Comité Federal, el máximo órgano de decisión entre congresos, marcó el pasado mes de enero: Ferraz no podría negociar con independentistas.

Desde hace semanas, esas líneas rojas adquieren una tonalidad mayor si tenemos en cuenta los contactos del PSOE y del PSC con Compromís y de éstos con ERC, por ejemplo, para facilitar una hipotética investidura de Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos. El mismo partido que ha situado la derrota de los socialistas como el único argumento tras la paliza en las  urnas del PP en Galicia o ante la evidencia de que EH-Bildu le sobrepasó en Euskadi.

A la espera del mirlo blanco

A la espera de lo que ocurra en el Comité Federal del sábado, la duda hoy es quién o quiénes serán los rivales de Pedro Sánchez en las primarias para secretario general. Casi todo el mundo da por hecho que la elegida será la presidenta andaluza, Susana Díaz, que afrontaría el proceso en una situación de debilidad enorme tras los sucesivos amagos y la guerra quemada que mantiene contra Sánchez desde que éste confirmó que no sería un hombre de paja.

A pesar de los resultados del partido en el país, Díaz puede argumentar que en Andalucía ha aguantado mejor que en otros territorios, un hecho que puede ser a su vez un gran problema en el resto del país. Díaz presenta un perfil muy andalucista, con una visión territorial que, digamos, no se compadece con lo que su partido defiende en Cataluña, Comunidad Valenciana (donde Ximo Puig se reunió recientemente con el presidente de la Generalitat), Galicia o Euskadi, por poner sólo unos ejemplos.

La presidenta de la Junta sería la candidata perfecta para que el PSOE asumiera que aspira, sólo, a ser un partido importante en el sur, algo que ya se plasmó en los sucesivos procesos electorales y que explica parte de la debacle del PSOE en el norte del país. Sin embargo, todo hace sugerir que su hipotética victoria, si la federación andaluza y otras la respaldan, no ayudaría en exceso a cerrar unas heridas que llevan abiertas desde, al menos, la marcha de José Luis Rodríguez Zapatero.

Es por ello que quizás lo más adecuado, en estos momentos, sería que apareciera un dirigente prácticamente desconocido para el gran público pero con cierto apoyo orgánico, sin demasiadas ataduras con el pasado y virgen de las purgas internas que ha ejecutado el equipo de Sánchez. Hay quien, en este punto, comienza a hablar de Eduardo Madina, un dirigente apoyado por el PSOE extremeño y asturiano y que está muy cercano últimamente a Susana Díaz y a los críticos al secretario general.

A nuestro juicio, hace falta alguien con un perfil dialogante que se empeñe en reconstruir o refundar el partido, dividido tras las batallas internas protagonizadas por Sánchez y su equipo frente al resto de las federaciones. Todo ello ante un partido que, a la espera de que concluya el ciclo electoral, parece que todavía no ha tocado suelo electoral y que va camino de la irrelevancia en Euskadi (aunque termine apoyando un Gobierno de PNV), en Madrid o en Galicia.

Quizás ha llegado el momento en el que el PSOE deba dirigir sus esfuerzos a lograr ese objetivo, su propia reconstrucción interna, y no tanto a garantizarse la supervivencia política personal a través de un acceso al poder que podría ser el inicio del abrazo del oso de Podemos, siempre y cuando la formación morada logre domesticar sus ganas de autodestrucción. Parece evidente, para todos, que Sánchez no es esa persona. Hay muchas dudas también de que Susana Díaz sea también la elegida.

CODA. Mientras se sucedían las reacciones y críticas en el partido, con muchos referentes del partido pidiendo la cabeza de Sánchez, Ferraz intentó ‘vender ‘ a la prensa  el nuevo aspecto de la sede. Todo un símbolo: paneles de madera natural que evocan las colinas sembradas que dibujó José Ramón Sánchez para el cartel electoral de Felipe González en 1979. En la práctica, tal y como se comprobó en la comparecencia de Sánchez, un desierto sobre el que quedó situado el líder del PSOE. No se nos ocurre una metáfora mejor.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

El PNV se refuerza en Euskadi y el PP arrasa en Galicia (I)

Pocas sorpresas en las elecciones autonómicas celebradas este domingo en Euskadi y Galicia. Tal y como avanzaron los sondeos sobre intención de voto, tanto el PNV como el PP, partidos de gobierno en la Lehendakaritza y en la Xunta respectivamente, salieron reforzados de la cita en las urnas. La lista de Iñigo Urkullu mejoró los resultados respecto a 2012 y, en este punto, sólo le queda decidir el partido en el que se apoyará para lograr la investidura y cuatro años más de Gobierno.

Por su parte, Alberto Núñez Feijóo, en Galicia, revalidó la mayoría absoluta obtenida en las anteriores elecciones autonómicas, convirtiéndose en el barón del PP con mayor legitimidad y poder territorial. Génova había puesto todo el foco en obtener una mayoría contundente en Galicia y lo consiguieron, de manera que Feijoó vuelve a ser el líder regional que apuntala el poder de Mariano Rajoy, como ocurrió en 2009 y, en menor medida, en 2012.

Los sondeos sobre intención de voto en Galicia recogieron, casi en su totalidad, que el PP revalidaría la mayoría absoluta. Así, la duda estaba en si En Marea sobrepasaría al PSdG como segunda fuerza parlamentaria y en la capacidad del BNG para aguantar la OPA hostil de la marca Podemos en Galicia. Finalmente, un puñado de votos podría decidir el último escaño para los socialistas, que empatan a 14 diputados con En Marea (aunque el segundo logra más votos).

A pesar de que la disputa por la segunda plaza en Galicia puede disimular el hecho de que Feijoo ha enlazado su tercera mayoría absoluta consecutiva, tras las elecciones se ha confirmado que los socialistas tienen un problema muy grave, con batacazo en Euskadi incluido, y que Pedro Sánchez afronta con mayor debilidad que la semana pasada la guerra abierta por el liderazgo del partido.

Otros datos a tener en cuenta de cara al futuro: Tanto el BNG como EH-Bildu, en Euskadi, aguantaron mejor de lo esperado el envite de la marca Podemos, que tiene todos los elementos para hablar de un techo electoral y de claro desgaste según transcurre el tiempo (y la situación de bloqueo del país).

Así, el BNG triplicó las previsiones que recogían los sondeos y EH-Bildu, con 17 escaños, se asentó claramente como la segunda fuerza parlamentaria en la Cámara Vasca, finiquitando en las urnas las previsiones que partían de la traslación de los resultados de las elecciones generales de 2015 y de este mismo año, en las que Podemos fue la fuerza más votada en Euskadi, con las expectativas de la formación en clave autonómica.

En PP vasco cayó según lo esperado, certificándose como la quinta fuerza parlamentaria, con gran fuerza, como nos tiene acostumbrados, en Alava. Por último, C’s no obtuvo representación en ninguno de los dos parlamentos que se renovaban, una circunstancia que debería propiciar lecturas en el partido sobre su capacidad de implantación terrritorial y, sobre todo, por su ausencia de los parlamentos de Galicia, Euskadi, Navarra, Castilla-La Mancha y Canarias.

Euskadi: Desplome histórico del PSE, que empata con el PP

El PSE sumó un nuevo descalabro electoral este domingo. Los socialistas vascos se dejan 85.800 votos en comparación con 2012, una sangría de votos que ya recogían todas las encuestas sobre intención de voto. Con el 11.94% de los votos (-7.19 puntos) pasa de 16 diputados a 9, aunque puede darse la paradoja de convertirse en una pieza central para la gobernabilidad de Euskadi: sus 9 diputados son los que necesita el PNV para obtener los 38 que garantizan la mayoría. Este movimiento también debe leerse como pieza para desbloquear la situación política en el resto del país, sobre todo si finalmente Pedro Sánchez da el paso de intentar formar un Gobierno alternativo al del PP.

capturapv

Con un 62.27% de participación (-3.56 puntos respecto a 2012), el PNV mejoró en votos y en escaños. Obtuvo el 37.64% de los votos, +3.04 puntos respecto a hace cuatro años y pasó de 27 a 29 diputados. De acuerdo con los resultados del escrutinio, consiguió 397.664 votos, 14.100 más que hace cuatro años, y lo hizo con un líder que representa el anticarisma como ningún otro.

EH-Bildu, con 224.254 votos, es decir, el 21.23% de la representación (casi -4 puntos respecto a 2012), se asentó como segunda fuerza parlamentaria aunque se dejó 4 diputados en el camino. A pesar de que hubo sondeos que plantearon, antes del inicio de la campaña electoral, que existía una pugna con Podemos por la segunda plaza, lo cierto es que sus resultados son incontestables y que los vascos han vuelto a priorizar el voto según eje nacional frente al eje izquierda/derecha.

Euskadi, de nuevo, volvió a demostrar que forma parte de la normalidad que el votante manifieste preferencias distintas según el nivel de la Administración del que se trate y que es compatible situar a Podemos como primera fuerza en las elecciones generales de 2015 (25.98% de los votos, por delante del PNV, que se quedó en el 24.72%, y de EH-Bildu, que obtuvo el 15.06%) y 2016 (29.05% de los apoyos frente al 24.91% del PNV y el 13.30% de EH-Bildu) y que sea ahora la tercera opción.

Con el 14.83% de los votos y 156.671 votos, Podemos se quedó en los 11 escaños, un escenario que no recogió ninguno de los sondeos sobre intención de voto publicados y analizados en este blog que, en el peor de los casos (Gizaker) le pronosticaron 13 diputados. Si tenemos en cuenta que antes del inicio de la campaña electoral, Podemos aspiraba incluso a ganar al PNV, este resultado es todavía peor de lo que parece.

Será interesante ver qué análisis se hace en el cuartel general de Podemos de una campaña mal diseñada, en la que se han cometido errores no provocados por parte de una candidata elegida, precisamente, para arañar votos a EH-Bildu. También habrá que seguir qué implicaciones tiene este resultado en la propia deriva de Podemos en el país, habida cuenta de que Pilar Zabala fue una apuesta del sector de Iñigo Errejón, claramente enfrentado con Pablo Iglesias a pesar de los mensajes conciliadores de la recta final de la campaña.

El PP no tenía grandes aspiraciones en Euskadi, donde se ha convertido en un partido casi residual. La lista de Alfonso Alonso obtuvo el 10.16% de los apoyos y 9 diputados, los mismos que consiguió el PSE. Los ‘populares’ se han dejado 22.500 votos en los últimos cuatro años, un resultado maquillado por el éxito de Alberto Núñez Feijóo en Galicia.

C’s, con 21.362 votos, se quedó fuera de la Cámara vasca con el 2.02% de los votos. Si lo comparamos con los resultados del partido en las elecciones generales de diciembre de 2015, C’s pierde 28.900 votos, casi 19.000 si nos fijamos en los datos de la noche electoral del 26J. Si bien conviene tomar estos datos con precaución por los incentivos del votante para elegir a un partido u otro en función de la cita electoral, sí parece relevante reseñar los datos dada la ausencia de serie histórica.

Por provincias, también se cumplió el guión que recogían los sondeos:

  • En Álava, el PNV fue primera fuerza con el 28.21% de los votos y 8 escaños, tres más respecto a la segunda fuerza, que fue el PP con el 18.58% de los votos. EHBildu se quedó en el 17.90% de los votos y 5 diputados. Por su parte, Podemos consiguió 4 asientos (16.23% de los votos) mientras que el PSE, como se esperaba, pierde la mitad de la representación y se queda con el 13.02% de los votos y 3 escaños. Fue la provincia con menor participación:  61.09%.

capturapvalava

  • En Vizcaya, el PNV obtuvo el 42.12% de los votos y 12 diputados. El resto se repartió entre EH-Bildu (15.53% de los votos) y Podemos (14.84%), con cuatro diputados cada uno. El PSE se quedó en el 11.72% de los apoyos y 3 diputados (2 menos que en 2012) y el PP se quedó en el 9.70% de la representación y dos escaños. Fue la provincia con mayor porcentaje de participación: 62.82%

capturapvvizcaya

  • En Guipúzcoa, con un 61.87% de participación, el PNV concentró el 34.38% de los votos y 9 escaños, mientras que EH-Bildu se dejó uno (28.85% de los apoyos). Podemos, con el 14.20% de los votos, se quedó en 3 diputados, los mismos que obtuvo el PSE (11.83%). El PP conservó los 2 diputados que tenía desde 2012 con el 7.23% de los apoyos.

capturapvguizpucoa

Tras estos resultados, la atención está puesta ahora en las quinielas para formar Gobierno. Casi todos dan por seguro que habrá continuidad en la Lehendakaritza con Iñigo Urkullu al frente del Ejecutivo y con apoyo parlamentario del PSE. Casi todos dan por hecho que este apoyo también podría traducirse en un acuerdo en Madrid para apoyar la investidura de Pedro Sánchez de una forma u otra. En total, PSOE, Podemos y PNV sumarían 163 escaños frente a los 169 que tendrían PP y C’s si la formación de Albert Rivera, totalmente desaparecido durante la noche electoral, mantiene su acuerdo con Mariano Rajoy.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

El PNV se refuerza en Euskadi y el PP arrasa en Galicia (y II)

El PP concluye el ciclo electoral, que arrancó con las elecciones al PE de mayo de 2014, con una nueva estrella emergente: Tras el 25S, Alberto Núñez Feijóo se ha convertido en el barón con mayor poder territorial y en valedor de Mariano Rajoy. No pocos hablan del presidente de la Xunta, que obtuvo este domingo su tercera mayoría absoluta consecutiva, como el recambio natural de Mariano Rajoy en el caso de que el presidente del Gobierno en funciones decidiera una retirada táctica para desbloquear la situación política del país.

Los sondeos sobre intención de voto no planteaban grandes sorpresas en Galicia más allá de si el PP se quedaría cerca de los 38 escaños que garantizan la mayoría absoluta y la disputa sobre la segunda plaza. Ironías de la vida, este domingo se produjo en Galicia el escenario que los sondeos vaticinaban en las elecciones generales del pasado mes de junio: Hubo sorpasso de En Marea a los socialistas que, en cambio, empatan en número de escaños.

El consuelo que no ha evitado que se hable de crisis en el PSdG, que vive una situación muy complicada en estos cuatro años, con retirada en el último momento de su candidato por una imputación en un caso de corrupción y la elección de una persona, Xoaquín Fernández Leiceaga, que procede precisamente de las filas del BNG. Los resultados del partido, reventado por dentro, también pueden contribuir a acabar con el liderazgo de Pedro Sánchez al frente de la Secretaría General del PSOE.

Otro de los datos de interés durante la noche electoral fue la situación en la que quedaba el BNG, el partido que ha sufrido más la cristalización de En Marea. Sus resultados permiten un margen de alivio que puede ser también el inicio de cierta recuperación, sobre todo una vez que se ha confirmado que En Marea tiene todos los signos de haber tocado techo electoral, con repetición de los patrones que ya hemos visto en otros territorios: Solvencia en los núcleos urbanos, sobre todo en los más poblados, y retirada en los entornos más rurales. De nuevo, Ourense y Lugo se confirmaron como las provincias más interesadas en mantener el statu quo (en ambas, el PSdG quedó como segunda fuerza).

Galicia: En Marea, segunda fuerza en votos, con un PP intratable 

El dato de participación el 25S fue del 63.75%, frente al 56.38% de hace cuatro años, con un PP invencible. Según los resultados del escrutinio, ganó casi 23.000 votos respecto a las elecciones de 2012, casi un punto más de representación, lo que le permitió conservar los 41 diputados que logró Alberto Núñez Feijoó en los anterioes comicios. Y eso a pesar de que durante muchos momentos de la noche pareció que podría superar los 42 escaños, que constituye el récord conseguido por Manuel Fraga en 1993.capturagalicia

En Marea se hizo con 271.418 votos, el 19.25% de la representación, que se tradujo en 14 escaños. Como apuntamos en otros momentos, Galicia supuso en 2012 la primera prueba de la alternativa de izquierdas al PSOE (y al BNG) con la creación de AGE. Si comparamos los resultados de AGE con los de En Marea, vemos que  han ganado 5.34 puntos, es decir, más de 70.000 votos y que los 9 escaños de 2012 se han convertido en 14 (por debajo de las estimaciones de los sondeos analizados en este blog). Si jugamos a hacer traslación respecto a las elecciones generales, En Marea se ha dejado 139.000 votos respecto a diciembre de 2015 y casi 73.000 respecto a las elecciones de hace tres meses.

El PSdG logró 254.552 votos, es decir, el 18.06% de la representación (-3.04 puntos) y se dejó en el camino 4 diputados. A pesar de quedar por detrás el número de votos, y a la espera de lo que arroje el voto exterior, los socialistas aguantaron el chaparrón y se movieron por las estimaciones que atribuían los últimos sondeos sobre intención de voto. Si finalmente empataran con En Marea, un análisis de brocha gorda permitiría mirar con optimismo los resultados: Se podría hablar de una pugna entre ambos partidos que se enfrentarían en el mejor momento de En Marea y en el peor momento del PSdG, que sigue teniendo un problema grande con el voto urbano.

El BNG, con 118.982 votos, logra salvar los muebles a pesar de perder 26.500 votos. Con el 8.4% de los apoyos, -2.05 puntos respecto a 2012, se deja un diputado en el camino (por Pontevedra), un resultado positivo si tenemos en cuenta que antes de la campaña electoral hubo sondeos que les otorgaba un máximo de 2 asientos.

Como en Euskadi, C’s quedó sin representación en el nuevo Parlamento gallego. Apenas obtuvo el 3.41% de los votos, 48.103 papeletas, más de 100.000 menos de las que obtuvo en las elecciones generales de diciembre de 2015 y casi 86.000 menos que las que recibió el pasado 26 de junio. De nuevo, sus mejores resultados se produjeron en las provincias más pobladas y urbanas.

Los resultados por provincias confirman el éxito del PP, sobre todo en la Galicia interior, y el aguante del PSdG en las circunscripciones que reparten menos diputados. Por el contrario, En Marea logra mejores datos en las más pobladas, con distancias de casi 30 puntos respecto a los resultados del PP:

  • En A Coruña, el PP mejoró sus resultados respecto a 2012: +1.54 puntos, con 13 diputados. En Marea, con el 19.58% de los apoyos, gana 2.9 puntos en comparación con hace cuatro años y suma un diputado más a los 4 que obtuvo AGE entonces. El PSdG, por su parte, se deja 5.89 puntos hasta el 13.37% de la representación. aunque logra mantener sus 5 escaños. También ocurre lo mismo con el BNG, que conserva sus 2 escaños con el 8.93% de los votos (-1 punto). Fue la provincia que más se abstuvo (votó el 62.55%).

capturagaliciacoruna

  • En Lugo, el PP también mejoró sus resultados hast el 53.36% de la representación (+0.49 puntos) aunque perdió un diputado (en esta ocasión, en Lugo se repartía un escaño menos que hace cuatro años, escaño que pasaba a A Coruña). El PSdG se mantuvo como segunda fuerza con el 19.2% de los votos (-4 puntos) pero perdió un diputado. En Marea, por su parte, ganó casi 5 puntos y duplicó su representación, con el BNG en el 7.47% de los votos y un diputado. Fue la segunda provincia con mayor participación: 65.2%.

capturagalicialugo

  • Ourense fue la provincia en la que el PP obtuvo su mejor dato: Nada menos que el 53.52% de ls votos, casi +3.5 puntos respecto a 2012 y 9 escaños, uno más que hace cuatro años. Como en Lugo, en Ourense el PSdG también aguantó el pulso con En Marea y se mantuvo como segunda fuerza con el 17.79% de los votos (-6.44 puntos) aunque perdió la mitad de la representación. En Marea, con el 13.9% de los apoyos, +6.12 puntos, ganó un escaño mientras que el BNG mantuvo el suyo con el 6.08% de los votos (-2.63 puntos). Democracia Ourensana sobrepasó a C’s en votos. Fue la provincia con mejor dato de participación (66.12%)

capturagaliciaourense

  • En Pontevedra acudió a votar el 63.85% de los ciudadanos, que mostraron su preferencia por el PP, aunque con el porcentaje más bajo en comparación con el resto de las circunscripciones. El 43.64% respaldó la lista de Feijóo, levemente por debajo del dato de 2012. El PP mantuvo sus 11 escaños. En Marea, con el 22.19%, gana casi 8 puntos respecto a los resultados de AGE y pasa de 3 a 5 diputados. Por su parte, el PSdG se quedó en el 18.55% de los votos (-2.74 puntos) y perdió un diputado. El BNG se dejó 3.17 puntos en votos y un diputado de los 3 conseguidos hace cuatro años. En Pontevedra, C’s obtuvo su mejor resultado con el 3.92% de los votos, insuficiente para lograr representación en el Parlamento gallego.

capturagaliciapontevedra

Tras conocerse el veredicto de las urnas, En Marea celebró sus resultados, a pesar de que, en la práctica, el PP gallego y su lider salieron reforzados, mientras que el PSdG prometió una oposición constructiva como tercera fuerza parlamentaria. No es la primera vez que ocurre: los socialistas quedaron sobrepasados por el BNG tanto en las elecciones de 1997 como en las de 2001.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

El PSOE se enroca en su guerra interna a pocos días de las elecciones en Galicia y Euskadi

Hace unos días nos hacíamos eco de la disputa interna de Podemos en la recta final de la campaña de las elecciones vascas y gallegas, planteadas en su inicio como dos muestras del poderío de la formación en términos de desplazamiento de dos fuerzas tradicionales: El PSdG en Galicia y EH-Bildu en Euskadi. Hoy, parece que la izquierda abertzale le ganará la partida a Podemos en Euskadi y que falta saber lo que decidirán en Galicia los 300.000 indecisos detectados por los últimos sondeos sobre intención de voto.

capturaricardo230916

Viñeta de Ricardo en El Mundo

A propósito de la disputa pública entre Iñigo Errejón y Pablo Iglesias, que se quiso aplacar este jueves, nos referimos a la tentación de la izquierda en autodestruirse en público con disputas internas que se deciden estallar en los momentos menos oportunos. Todos los partidos deberían concentrar sus fuerzas en la campaña electoral gallega y vasca, sobre todo si tenemos en cuenta el planteamiento inicial de los distintos partidos como un intento de desbloquear la situación política en el resto del país.

Desde el miércoles, el PSOE ha decidido sumarse a esta tendencia con la exhibición de los problemas de liderazgo de Pedro Sánchez y con la evidencia de una fractura entre Ferraz y el resto del partido. Ya no se esconden las críticas hacia lo que se percibe como una tentación de apuntalar su supervivencia personal por encima de los intereses de un partido que sigue sin remontar en los procesos electorales ni en las encuestas sobre intención de voto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Basta echar un vistazo a la prensa de este viernes, que debería estar centrada en el cierre de campaña de las autonómicas que se celebran este domingo, para vislumbrar la dimensión de una problemática, la de la supervivencia política de Sánchez, que se pretende taponar de dos maneras:

  • Hacia fuera, con el planteamiento de un Gobierno alternativo al PP con la aquiescencia de Podemos y C’s o de Podemos y los partidos nacionalistas e independentistas. Éste será el núcleo del Comité Federal que Ferraz ha convocado para el próximo 1 de octubre, en el que se valorarán los resultados de las elecciones vascas y gallegas y , sobre todo, la estrategia del partido de cara al futuro. Distintos medios hablaron de una conjura con el fin de provocar la salida de Sánchez al frente de la Secretaría General con el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero señalando que tras el 25S habrá  ‘consecuencias’ y toma de decisiones.
  • Tras publicarse estas informaciones, se sucedió un movimiento hacia dentro basado en el intento de proteger el liderazgo de Sánchez mediante la celebración de un congreso, postpuesto desde hace meses por la interinidad del Gobierno, los días 2, 3 y 4 de diciembre. Antes, el 23 de octubre, la militancia habría elegido al secretario general por el voto directo. Si tenemos en cuenta el apoyo público de buena parte de las bases hacia Sánchez, sería una manera de blindarse frente al ‘aparato’ que estos días se prodiga con declaraciones en la prensa escrita reseñando lo que es un hecho desde hace meses: Que Sánchez no mantiene interlocución alguna con los barones sobre todo con aquellos que han ayudado, con sus resultados, a maquillar el desplome electoral del PSOE.

Durante estos días se habla de la posibilidad cada vez más real de que finalmente a Sánchez le nazca un candidato alternativo, que bien podría ser Susana Díaz o bien un mirlo blanco como lo fue Rodríguez Zapatero en el congreso del año 2000. Lo que está claro es que el partido muestra, a pocos días de que se vuelvan a abrir las urnas, una división interna que nos devuelve orgánicamente al año 2011.

  • Evidencia número 1: Como mantenemos desde diciembre de 2015, la posición del PSOE no es sencilla en estos momentos por méritos propios. No parece que saque mucho beneficio electoral de un apoyo implícito al PP para desbloquear la situación política y sabe que un acercamiento a Podemos puede constituir el inicio de un abrazo del oso que concluya con la peor pesadilla para Ferraz: Ser sobrepasado en el Congreso por la formación morada. Da la impresión de que sólo el extraño liderazgo de Pablo Iglesias y la situación interna de Podemos evitó el desastre en las elecciones de junio de 2016.
  • Evidencia número 2: Pedro Sánchez se hizo con las riendas del partido en julio de 2014 gracias al apoyo de una militancia convenientemente alimentada por las federaciones socialistas más potentes (Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid). Han pasado sólo dos años y Sánchez se suma a la lista de líderes achicharrados por la realidad política de un país que decidió optar por un sistema de fragmentación parlamentaria con partidos que funcionan con dinámicas de bipartidismo imperfecto. Algo que también ocurre con los partidos nuevos.
  • Evidencia número 3: El PSOE obtuvo el pasado mes de junio el peor resultado desde la restauración democrática en unas elecciones generales: 85 diputados, 40 menos de los que consiguió el PSOE de Joaquín Almunia en las elecciones de 2000 y que concluyón con la dimisión del secrestario general, la misma noche electoral, por los malos resultados. En diciembre de 2015, el PSOE obtuvo el peor resultado desde la Transición, superado por las elecciones de junio de este año. En ambas ocasiones, lo hizo con una lista liderada por Pedro Sánchez y afines, tras las purgas de personas cercanas a Eduardo Madina, su alter ego en las primarias de 2014. Tras estos resultados, Sánchez defendió en diciembre de 2015 que el PSOE había obtenido un resultado “histórico” (en términos positivos) y su gente se ha enrocado en defender como logro que junio quedó por delante de Podemos, que parece haberse convertido en único de Ferraz junto el de la supervivencia personal (argumento sobre el que pivotó el editorial de El País de este viernes]:

ep

  • Evidencia número 4: El partido lleva en caída libre desde que en mayo de 2010 Rodríguez Zapatero decidió enmender toda su agenda económica; sin embargo, no se puede obviar que con Sánchez en la Secretaría General, el partido sigue tocando suelo electoral y que hoy tiene 25 diputados menos que los que consiguió el PSOE con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente en 2011. Si enmarcamos estos resultados con la fractura del partido entre la dirección federal y el resto de territorios, parece claro que el partido necesita un congreso para refundarse y no tanto para reafirmar un liderazgo que hace aguas por todas partes desde el inicio.
  • Evidencia número 5: Sánchez y su equipo se han hecho fuertes ante la impresión de que no hay nadie capaz de disputarle el liderazgo del partido. Susana Díaz amagó con hacerlo en varias ocasiones pero finalmente decidió quedarse en Andalucía. Hoy su nombre vuelve a sonar como la candidatura alternativa a Sánchez pero es posible que su momento haya pasado. Quizás el trabajo del ‘aparato’ deba pasar por buscar un candidato sin cuentas pendientes y que sea capaz de enganchar con lo que pide una militancia que parece haberse aferrado a Sánchez como el mal menor para evitar un nuevo Gobierno del PP.

Los movimientos aireados durante estos días nos hacen inferir dos conclusiones:  Por un lado, que es posible que la semana que viene vivamos el inicio de lo que se aventura como la batalla final por el liderazgo del PSOE, un partido que lleva desde, al menos, 2011 buscando sus señas se identidad y una persona con capacidad para unir todas las sensibilidades. Por otro, que ha quedado claro que ni a Ferraz ni al resto de federaciones les preocupa lo más mínimo lo que pueda ocurrir este domingo en Galicia y Euskadi.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Sondeos: El PNV mejora y se mantiene la pugna entre EH-Bildu y Podemos por la segunda plaza

Este domingo, los vascos renuevan su Cámara autonómica tras una campaña extraña, en la que se ha hablado mucho de las meteduras de pata de los distintos candidatos (sobre todo en el caso de Pilar Zabala) y que tiene como objetivo dilucidar varias cuestiones cuestiones. Por un lado, la capacidad del PNV para aguantar como primera fuerza política sin que los cuatro años de gestión al frente de la Lehendakaritza haya supuesto un desgaste importante respecto a los resultados obtenidos hace cuatro años.

Por otra parte, el interés está puesto en la posibilidad de que Podemos logre sobrepasar a EH-Bildu y colocarse como la fuerza hegemónica de la izquierda (mitigando la disyuntiva nacionalista/constitucionalista). Tenemos como experiencia lo que votaron los vascos en las elecciones generales de diciembre de 2015 (en las que Podemos quedó como primera fuerza en Euskadi, con un 25.98% de los votos, por delante del PNV, que se quedó en el 24.72%, y de EH-Bildu, que obtuvo el 15.06%) y en las de junio (en las que Podemos volvió a ser la primera fuerza con el 29.05% de los apoyos frente al 24.91% del PNV y el 13.30% de EH-Bildu).

Antes de lanzar las campanas al vuelo desde Madrid, ya que muchos leen la posibilidad de un buen resultado en Euskadi como la forma en la que Pablo Iglesias puede reafirmarse como líder en Podemos, conviene tener en cuenta que los ciudadanos no tienen por qué votar de la misma forma en autonómicas, generales y locales. Y este escenario es el que, en su mayoría, recogen los sondeos sobre intención de voto que se han publicado en los últimos días, que otorgan a Podemos una horquilla de 13-16 diputados frente a los 15-17 de EH-Bildu.

Este domingo, por último, volverá a confirmarse el desplome del PSE, que podría perder la mitad de su electorado respecto a 2012, y la evidencia de que C’s, con una fuerte implantación en Madrid, Cataluña o Andalucía, sigue siendo un partido irrelevante en Euskadi, algo que ya también vimos que ocurría en Galicia.

Resumimos en este cuadro todos los sondeos publicados:

capturapv2

GAD3: El PNV sube 4 puntos respecto a 2012

capturagad3pvEl PNV mejoraría sus resultados respecto a 2012 en 3.9 puntos, según el sondeo de GAD3 para ABC a partir de 801 entrevistas realizadas entre los días 14 y 16 de septiembre.

Esto le permitiría ganar hasta 2 diputados, mientras la disputa se traslada a la segunda plaza. EH-Bildu recibiría el 19.7% de los votos (-5.3 puntos) y podría perder hasta 6 escaños mientras que Podemos sacaría el 17.8% de los votos y lograría entre 14 y 15 escaños.

Como en todos los sondeos vistos, el PSE es el principal damnificado de esta situación al perder a la mitad de su electorado tanto en votos como en escaños (de 16 a una horquilla de 8-9 diputados) mientras que el PP, con el 9.2% de los apoyos, pasaría de 10 a 8-9 asientos.

Distribución por provincias:

  • capturagad3pv3En Álava, el PNV mantiene sus 7 escaños obtenidos en 2012, al igual que el PP, con Podemos como segunda fuerza con 5-6 escaños. La ganancia se sustenta en la pérdida del PSE (3 de sus 6 escaños) y de EH-Bildu, que podría perder hasta dos diputados.
  • En Vizcaya, el PNV gana un diputado y tanto EH-Bildu como Podemos empatan a 4 escaños. La izquierda abertzale se deja dos diputados, los mismos que pierde también el PSE. El PP pasaría de 3 a 2 asientos.
  • En Guipúzcoa, el PNV podría ganar un diputado, EH-Bildu pierde 2, mientras que el PSE podría tener 3 menos. Podemos entra con  5 escaños y el PP podría dejarse un diputado en el camino.

capturagad3pv2El 60.9% de los vascos cree que los resultados de este domingo no contribuirán a desbloquear la situación política en España. En cuanto a las preferencias por quién será el próximo lehendakari, el 42.5% menciona a Iñigo Urkullu. A mucha distancia encontramos a la cabeza de lista de Podemos, Pilar Zabala (8%), a la del PSE, Idoia Mendía (7%), y a la de EH-Bildu (6.4%). El del PP, Alfonso Alonso, obtiene un 4.7%. Un 18.6% menciona a otro político como la persona indicada para ocupar la Lehendakaritza tras el 25S.

Si se pregunta por la gestión de Urkullu, el 42.5% la define como buena,m el 39.5% como regular y el 16.3% como mala.

NC-Report: Pugna entre Podemos y EH-Bildu por la segunda plaza

El trabajo de NC-Report para el diario La Razón mejora el apoyo recibido por el PNV respecto a 2012: Pasa del 34.6% de la representación a una estimación de voto del 36.2%, aunque mantendría los 27 escaños que tenía hasta el momento. La pugna llega para decidir quién es la segunda fuerza parlamentaria, con EH-Bildu en el 21% de los votos (-4 puntos) y 16 diputados (pierde 5);y Podemos, que irrumpe con el 18.8% de los apoyos y 15 escaños.

capturancreportpv

El PSE, con el 11.4% de intención de voto (-7.7 puntos) pierde 7 escaños mientras  que el PP, con el 9.1% de los apoyos, se deja dos asientos. C’s se quedaría sin representación según esta estimación, realizada a partir de 1000 entrevistas recogidas entre los días 6 y 14 de septiembre (por lo que, en las del primer tramo, no se recogen los primeros días de la campaña electoral y las polémicas suscitadas al respecto).

Éste es el reparto por provincias, en las que se distribuyen 25 diputados por cada una:

capturancreportpv2

  • En Álava, el PNV aguanta con 7 escaños, EH-Bildu pierde uno y el PSE se deja la mitad de la representación. El PP conserva sus 5 diputados, que son los mismos que obtendría Podemos.
  • En Vizcaya, el PNV aguanta con 11 diputados, mientras que EH-Bildu y el PSE se dejan dos cada uno. El PP también se deja un escaño mientras que Podemos entra con 5 asientos.
  • En Guipúzcoa se da una circunstancia parecida. El PNV mantiene sus resultados, el PP pierde un escaño y tanto el PSE como EH-Bildu se dejan 2 escaños cada uno. Podemos gana 5.

NC-Report publica datos sobre porcentajes de fidelidad de los partidos. Así, el PNV conserva al 86.5% de sus votantes con riesgo de que el 6.8% se abstenga y que el 6% se incline por votar a Podemos en esta ocasión. En el caso de EH-Bildu, mantiene al 72.3% de sus votantes con un 18% que se va a Podemos y un 6.5% que se abstendrá.

En el caso de los partidos constitucionalistas, el PSE es el que manifiesta la situación más problemática: Sólo conserva al 52.1% de sus votantes, con un 22.5% que se ha ido a Podemos y un 10.3% que se abstendrá. Si tenemos en cuenta que buena parte de la campaña ha orbitado en torno a la conversación de Pilar Zabala y de Alfonso Alonso sobre la consideración de la primera como víctima del terrorismo (de Estado) por el asesinato de su hermano Mikel Zabala y que el PSE ha decidido no contar con los artífices del fin de ETA durante la campaña, a lo mejor se entienden estos porcentajes.

capturancreportpv3Si observamos el voto por edad, queda clara la disputa entre tres formaciones políticas (PNV, EH-Bildu y Podemos) por ser la fuerza favorita entre generaciones de votantes. Así, entre los menores de 30 años se prefiere a EH-Bildu (19.7%) y a Podemos (15.3%) mientras que entre los que tienen 30 y y 44 años la disputa también tiene a PNV (16%) como un rival claro: El 16% sigue prefiriendo a Podemos y el 16.5% a EH-Bildu.

Entre los 45 y 64 años, el PNV ya aparece como la fuerza preferida (23.6%), seguida de EH-Bildu (13.9%) y Podemos (13.3%), que prácticamente empatan. Ya entre los más veteranos, encontramos referencias que se parecen a lo que ocurre en el resto del país: El PNV es la fuerza preferida (32.1%) seguida del PSE (11.4%).

Sigma Dos: Desplome del PSE 

El PNV aguanta el tsunami de la nueva política y mejora sus resultados de 2012 en porcentaje de voto: De acuerdo con el sondeo de Sigma Dos para el diario El Mundo, obtendría el 35.1% de los votos (+0.5 puntos) aunque según la traslación de fuerzas podría perder o ganar un diputado a los 27 conseguidos. EH-Bildu, por su parte, sería la segunda fuerza política con un 21.1% de intención de voto (casi -4 puntos respecto a 2012) y pasaría de 21 a 17 diputados.

capturasigmados

Según el trabajo de Sigma Dos, a partir de 1200 entrevistas realizadas entre los días 12 y 15 de septiembre (es decir, ya descontando el error del planteamiento de la campaña de Podemos con la exhibición de la vivienda de Pilar Zabala), la formación morada obtendría el 16% de los apoyos y 13-14 diputados.

El PSE, con el 12.5% de los votos, pierde 6.6 puntos y pasa de 16 a 9 diputados, un desplome difícilmente maquillado. El PP, por su parte, se movería en torno al 9.5% de los votos y conserva 9 de sus 10 diputados, lo que hace pensar en que la formación comienza a tocar también suelo en Euskadi (con las consecuencias que implican ser la quinta formación parlamentaria). C’s. con el 2.1% de los votos, se quedaría fuera de la Cámara Vasca.

Éste es el reparto por provincias:

capturasigmados2

  • En Álava, el PNV pdoría mejorar los resultados de 2012 (hasta los 8 escaños) mientras que Bildu pierde uno, que es también el que podría perder el PP. El PSE se deja la mitad de su representación mientras que Podemos suma 5 diputados.
  • En Vizcaya, el PNV repite resultado, a diferencia de EH-Bildu, que podría perder hasta dos escaños, y el PSE, que se deja otros dos. El PP pierde uno y Podemos suma entre 4 y 5 asientos.
  • En Guipúzcoa, EH-Bildu podría perder un diputado de los 9 obtenidos en 2012, algo que también le ocurre al PNV y al PSE, que se deja dos. Podemos entra con 4 escaños y el PP podría perder uno de los 2 obtenidos.

En cuanto a la valoración de líderes, Iñigo Urkullu es el único que aprueba con un 5.66 de puntuación; le sigue Larrion (4.18, con un 67% de conocimiento entre el electorado); Mendía (4.08); y Pilar Zalaba (3.98, con un 67.9% de conocimiento); Alonso cierra la lista con un 2.61 de valoración y De Miguel le sigue cerca con un 2.74).

capturasigmados3

Metroscopia fija la batalla por la segunda posición en 1.3 puntos

Con un dato de participación del 65.8%, el sondeo de Metroscopia para el diario El País reduce la distancia de Podemos y EH-Bildu a 1.3 puntos, con ventaja del segundo. La izquierda abertzale se movería en el 19.2% de intención de voto (casi 6 puntos menos que en 2012) y pasaría de 21 a 16-17 diputados frente a los 14-16 de Podemos con el 17.9% de los apoyos.

capturametroscopia

El PNV, con el 36.3% de los votos, casi +2 puntos respecto a 2012, se mueve en una horquilla entre los 27 diputados actuales y 29. El PSE caería al 12.1% de los votos y perdería la mitad de su representación, mientras que el PP, con el 8.8% de los votos, podría dejarse hasta 4 escaños. C’s, con el 2% de los apoyos, lograría representación con un diputado.

Distribución por provincias:

  • capturametroscopia3En Álava se trasladan los rasgos esenciales que hemos señalado: El PNV ganaría un diputado y Podemos y EH-Bildu empatarían con 5-6 diputados cada uno. El PSE pierde hasta 4 diputados y el PP hasta 2, mientras que C’s logra su diputado por esta circunscripción.
  • Vizcaya también es otra de las provincias en las que el PNV podría sumar un diputado. EH-Bildu perdería 2 (se quedaría en 4) y Podemos obtendría 4-5. El PSE se deja dos escaños y el PP uno.
  • En Guipúzcoa, el PNV aguanta con 9 diputados, al igual que EHBildu. Podemos obtendría 5 diputados y el PSE, 3 (pierde 2). El PP se deja un asiento.

Metroscopia elabora este sondeo a partir de 2100 entrevistas realizadas entre los días 13 y 15 de septiembre y pregunta por la valoración de los líderes. Así, Urkullu es el mejor situado, con un saldo de +44 (+93 entre sus votantes), seguido de Iriarte (+23, +79 entre los suyos) y Zabala (+6, +49 entre sus votantes).

Mendía obtiene un -4 (que se transofrma en +59 entre los electores socialistas) y Alonso es el peor valorado con un -48 (aunque entre los suyos recibe un +80). De Miguel vuelve a ser el candidato más desconocido (sólo le reconoce el 25% del electorado), al igual que Iriarte (49%)  y Zabala (62%).

capturametroscopia2

En cuanto al ambiente del país, el 51% define la situación política de Euskadi como buena (frente al 3% de los vascos que hablan así de la situación de España) y un 31% como mala (frente al 94% del resto del país). Un 58% valora como positivo el trabajo del Gobierno de Urkullu  y, de cara al futuro, el 27% apostaría por un acuerdo de gobierno entre el PNV y el PSE; un 12% cita un acuerdo entre el PNV y EH-Bildu; y un 10% menciona un pacto entre EH-Bildu y Podemos:

capturametroscopia4

Celeste-Tel plantea un empate entre EH-Bildu y Podemos

El sondeo de Celeste-Tel, a partir de 1200 entrevistas realizadas entre los días 12 y 16 de septiembre, sitúa al PNV como primera fuerza, con el 37.3% de los apoyos (+2.7 puntos respecto a hace cuatro años) y 29 diputados, dos más de los que tiene en la actualidad. La lucha se traslada a la segunda plaza, en la que EH-Bildu y Podemos empatan a 15 diputados a pesar de la izquierda abertzale queda levemente por delante tras perder 4.5 puntos en intención de voto.

capturacelestepvEl PSE, con el 11.9% de los apoyos, se deja 8 puntos y 7 escaños, mientras que el PP, con el 8.4% de representación, pierde tres asientos, siendo Celeste-Tel el único sondeo que plantea tanta pérdida para los ‘populares’. C’s quedaría fuera de la Cámara Vasca.

capturacelestepv2En voto directo y simpatía, el PNV es el partido que mejor dato obtiene, con un 25.3% de los apoyos. Le sigue Podemos, con un 12.6%, y EH-Bildu, con un 12.3%, y de nuevo pedimos prudencia en este sentido: A día de hoy, Podemos no registra en general un voto oculto tan importante y el trabajo de Celeste-Tel plantea que tiene casi 6 puntos de votantes que prefieren no explicitar el sentido de su voto. El PSE registra un porcentaje de 5.8% y el PP, de 2.3%.

En cuanto a la variable edad, encontramos datos parecidos a los que recogía NC-Report (no en vano, se trata del mismo grupo de trabajo). Así, entre los menores de 30 años hay preferencia por EH-Bildu (19%) y Podemos (15%), con el PNV en el 12%. Se trata del grupo de edad con mayor porcentaje de abstención (43%). Entre los que tienen 31 y 44 años, el PNV aparece ya como la primera opción (17%), con Podemos y EH-Bildu empatando en preferencias (16%).

En la siguiente franja de edad, entre 45-64 años, el PNV es claramente la opción preferida (24%), EH_Bildu recibe un 14% de apoyos y Podemos un 13%. Se trata, junto a los votantes más veteranos, de la franja de edad con menos abstención (33%). Entre los mayores de 65 años, el PNV recibe un apoyo del 34%, con el PSE en el 13% y el PP en el 9%, por delante del voto a EH-Bildu (6%) y Podemos (4%).

Ikerfel: Podemos, segunda fuerza

El sondeo de Ikerfel para El Diario Vasco es el único de los que hemos visto, que sitúa a Podemos como el principal partido de la oposición tras el 25S. Con un 19.3% de los votos, la formación morada se haría con 15-16 diputados, hasta dos más de los que podría lograr EH-Bildu si aplicamos la horquilla mínima. Con un 18.9% de intención de voto, la izquierda abertzale pasaría de 21 a 15-15 diputados.

capturaikerfelpv

De acuerdo con este trabajo, a partir de 2700 entrevistas realizadas entre los días 8 y 11 de septiembre, el PNV ganaría las elecciones con el 36.7% de los apoyos (casi 2 puntos más que en 2012) y mantendría 28 diputados. El PSE, con el 12.9% de los apoyos, obtendría 9-10 escaños mientras que el PNV, con el 8.8%, perdería 2 diputados. C’s sería votado por el 2.2% de los apoyos y se quedaría sin representación parlamentaria.

Distribución por provincias, con un supuesto de participación del 65.4%:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • El PNV gana un escaño en Alava, con EH-Bildu perdiendo hasta dos y el PSE hasta 3. El PP se deja un diputado y Podemos logra entre 5-6 escaños.
  • En Vizcaya, el PNV obtiene la misma representación. En el capítulo de pérdidas hallamos a EH-Bildu (2 menos), al PSE (otros 2)y al PP (uno menos). Podemos conseguiría 5 diputados.
  • En Guipúzcoa, el PNV se mantiene en 9 diputados, la izquierda abertzale se deja uno y el PSE dos. El PP se mantiene y Podemos gana 5 escaños.

En cuanto a la valoración de líderes, Urkullu obtiene un 6.2 de puntuación, seguido de Zabala (4.1), Otegi (4.3), Mendía (4.8) y Alonso (2.4).

capturaikefel5

Iferkel pregunta también por la política de pactos, con un 34% que señala como deseable un Gobierno entre el PNV y el PSE; el 16% se fija en un Ejecutivo entre el PNV y Bildu; y el 15% aboga por un Gobierno entre PNV, EH-Bildu y Podemos. Adjuntamos la tabla para ver preferencias de Gobierno según el recuerdo de voto y el lugar en el votan: capturaikerfel4

Gizaker: EH-Bildu, 4 escaños por encima de Podemos

El sondeo de Gizaker para los informativos de EiTB publicado este lunes es el más optimista para los intereses de EH-Bildu. Con un 64.4% de participación, la izquierda abertzale obtendría el 21% de los votos (-4 puntos respecto a 2012) y 17 escaños, los mismos que recogía el trabajo publicado con datos anteriores al inicio de la campaña electoral. Es decir, la campaña electoral no habría implicado coste alguno para sus objetivos electorales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El PNV, con el 37.1% de los votos, sumaría un diputado a los 27 que tiene en la actualidad (y también respecto a la estimación anterior), con Podemos en el 17.8% de intención de voto que se traduciría en 13 diputados, la estimación más baja de las que hemos visto en los últimos días.

El PSE, con el 11% de los votos (casi 8 puntos menos que en 2012), sacaría 9 diputados, uno menos que en la estimación anterior, mientras que el PP, con el 9.7% de los votos, se quedaría en 8 escaños (2 menos que hace cuatro años y uno menos que en el trabajo anterior). C’s, con el 2.3% de los votos, lograría el escaño que no aparecía hace apenas unas semanas.

Distribución por provincias:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • En Alava, el PNV gana un escaño a los 7 que ya tenía, mientras que EH-Bildu (-1) y Podemos empatan a 5. El PSE pierde la mitad de su representación y el PP un diputado.
  • En Vizcaya, el PNV mantiene sus 11 escaños, con EhBildu en los 5 (-1) y Podemos en los 4. El PSE pasa de 5 a 3 y el PP de 3 a 2.
  • En Guipúzcoa, se mantienen los resultados de EH-Bildu y PNV. Podemos logra 4 diputaados y el PSE mantiene 3 de los 5 que tenía en 2012. El PP aguanta con sus dos escaños.

Gizaker elabora este sondeo a partir de 1200 entrevistas realizadas entre los días 14 y 15 de septiembre. Recoge que el 38.5% menciona a Urkullu en la lista de políticos que se desea como lehendakari (el 39% no sabe o no contesta) y, en cuanto a la valoración de líderes, el número 1 del PNV obtiene una aprobación de 6 puntos. Le siguen Iriarte 85.79) y Zabala (4.34 puntos), que vuelve a ser una de las candidatas más desconocidas entre el electorado. Mendía obtiene un 3.94 y Alonso, con el 1.89, queda por delante del cabeza de lista de C’s (1.86).

capturagizaker3

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Simple Lógica: El PP pierde 2 puntos en plena tormenta por el caso Soria y Barberá

PP y PSOE crecen en expectativa de voto según la entrega mensual del sondeo de Simple Lógica. Con un 40.3% de voto no declarado dividido entre la abstención, voto en blanco y nulo (22.7%) y la indecisión o la negativa a responder (17.6%), el PP sería el partido más votado aunque perdería apoyo en relación a los anteriores estudios demoscópicos.

Uno de los motivos para este mal dato puede estar en la fecha de la recogida de los datos a través de 1046 entrevistas realizadas entre los días 1 y 14 de septiembre, es decir, una vez estallado el caso Soria y en los inicios de la polémica sobre la presencia de Rita Barberá en el Senado. Si fuera así, se confirmaría que el PP tiene una china en el zapato con su gestión de la corrupción y de la ejemplaridad pública, algo que los ciudadanos seguirían castigando en las urnas.

Así, el PP obtendría el 33.6% de los apoyos, +0.6 puntos respecto a las elecciones del pasado mes de junio pero -1.87 puntos si lo comparamos con los datos del sondeo publicado en agosto. Los socialistas, por su parte, se moverían en el 23.7% de intención de voto, casi un punto más que el pasado mes de agosto y +1.1 puntos respecto a sus resultados de junio. Si tenemos en cuenta el ruido interno que sigue habiendo en las filas del PSOE, este resultado no sería tan malo para el futuro de Pedro Sánchez.capturasimplelogicaSegún Simple Lógica, los nuevos partidos sufrirían el desgaste de esta situación de bloqueo institucional aderezado con todo tipo de problemas, como los que estos días también registra Podemos. La formación morada caería al 20% de intención de voto, -1.1 punto respecto a su representación actual y -1.3 puntos si lo comparamos con la estimación de este empresa el pasado mes de agosto.

C’s, por su parte, pasaría al 12.8% de intención de voto tras subir medio punto en un mes. Se habría dejado -0.3 puntos respecto a su resultado del 26J pero volvería a recibir votos de electores que se marchan del PP por los motivos ya referenciados respecto a la corrupción.

En voto directo, el PP sería el partido mejor situado con un 16.8%, con el PSOE en el 15.1%, Unidos Podemos en el 13.3% y C’s en el 8.7%.

capturasimplelogica2En cuanto a la valoración de líderes, comprobamos, una vez más, cómo Pablo Iglesias es el que obtiene peores ratios, incluso en comparación con Mariano Rajoy. El líder de Unidos Podemos recibe la aprobación del 22.8% de los votantes,con un 73.7% que le suspende. Su rival inmediato, Pedro Sánchez, obtiene una aprobación del 23.8% mientras que el 72.4% le suspende.

Es la primera vez que dos de los líderes de la oposición reciben peores datos que el presidente del Gobierno en funciones. Rajoy obtiene la aprobación del 25% de los ciudadanos pero suspende para el 71.7% mientras que Alberto Garzón aprueba para el 33.5% pero suspende para 6 de cada 10. De nuevo, el mejor situado, aunque con porcentajes corregidos respecto a meses anteriores, es Albert Rivera, que aprueba para el 42% de los votantes mientras que el 53.8% le suspende.

capturasimplelogica3Si observamos los datos de recuerdo de voto, Rivera es el político que recibe mejores datos en términos comparativos: La aprueba el 76.4% de su masa electoral, un porcentaje muy parecido al que obtiene entre los electores del PP (71.7%), sin duda debido al acuerdo que C’s cerró con el PP para facilitar la investidura de Mariano Rajoy. El líder de C’s también obtiene un buen dato entre los votantes socialistas (43.5%).

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias son los que peores datos reciben entre sus votantes. El líder del PSOE sólo aprueba para el 67.6% de los suyos mientras que Iglesias recibe la aprobación del 63.7% de sus votantes, casi 10 puntos menos del dato que obtiene Alberto Garzón.

Por su parte, Mariano Rajoy aprueba para 8 de cada 10 votantes del PP y mantiene el apoyo del 20% del votante de C’s, un detalle no menor si se tiene en cuenta la procedencia de una parte importante del votante de la formación naranja.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

EH-Bildu le gana la partida a Podemos, según el sondeo del Gobierno vasco

Buena parte de la campaña de las elecciones vascas y gallegas tienen como objetivo pulsar la fortaleza de Podemos en dos sentidos: Confirmar si hay ‘sorpasso’ en Galicia y sobrepasa a los socialistas; y comprobar si en Euskadi consigue desplazar a la izquierda abertzale como el principal partido de la oposición. De acuerdo con los datos recogidos por el sondeo del Gobierno vasco, no ocurrirá. A pesar de unos resultados espectaculares en las tres provincias, Podemos no logra sobrepasar a los partidos que propugnan el eje nacional frente al eje ideológico izquierda/derecha, como sí ocurrió en las elecciones generales celebradas en diciembre y en junio.

El PNV sería el partido más votado y conseguiría 26 diputados, uno menos que los 27 que consiguió en las elecciones de 2012. EH-Bildu, como señalábamos, gana la partida a Podemos y obtiene 17 escaños, cuatro menos que hace cuatro años, con Podemos moviéndose en los 15 asientos.

capturagobiernov

De acuerdo con el trabajo del Gobierno vasco, a partir de 2576 entrevistas realizadas entre los días 1 y 8 de septiembre, el PSE pierde hasta 7 escaños quedándose en 9 asientos en la nueva Cámara Vasca. Así, estos resultados, en relación a los socialistas, se parecen a los resultados que apuntan otros trabajos demoscópicos. Por su parte, el PP pasa de 10 a 8 escaños mientras que C’s se quedaría fuera del nuevo Parlamento.

Por provincias, vemos que el principal problema para el PSE está en Álava, donde pierde la mitad de su representación (de 6 a 3 diputados) que, seguramente, sean el grueso de los votos que recibe Podemos, que, como en resto de provincias, conseguiría 5 diputados por esta circunscripción. Los socialistas pierden dos diputados por Vizcaya y otros dos por Guipúzcoa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el caso del PNV, se deja un escaño por Guipúzcoa mientras que las mayores pérdidas para EH-Bildu se producen por Vizcaya, donde se deja dos diputados. El PP, por su parte, se mantiene con cinco escaños en Alava mientras que pierde dos escaños en Vizcaya y Guipúzcoa.

CODA. Los datos del politólogo Juan José Domínguez (@juanjodom) difieren sustancialmente de los datos de este sondeo. Según sus previsiones, el PNV seguirá como primera fuerza parlamentaria con 23-24 escaños pero Podemos se haría con la segunda posición con 17-18 escaños. EH-Bildu quedaría como tercera fuerza con 14-15 escaños mientras que el PSE mejora algo sus resultados respecto a los sondeos sobre intención de voto y aguantaría con 10-11 diputados. El PP, por su parte, conseguiría 7 diputados y C’s entraría en la Cámara Vasca con un asiento.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario