Problemas judiciales para Fillon, Macron y Le Pen a 40 días de las elecciones

La campaña presidencial francesa entra en territorio desconocido: Este martes, el candidato de Les Republicains, François Fillon, conoció que pasa a ser investigado formalmente por malversación de fondos públicos debido a la presunta contratación fraudulenta de su espoas mujer y dos de sus hijos en lo que se conoce desde hace semanas como el Penelopegate.

Fillon, que ganó la candidatura de su partido haciendo bandera de la honestidad, mantiene la presunción de inocencia y en su declaración ante los jueces, sugirió que no se había respetado la separación de poderes: “Ustedes han decidido convocarme de manera precipitada por hechos que se remontan, en algunos casos, a casi veinte años”

La imputación llegó después de que se adelantara un día su comparecencia ante el juzgado de instrucción que le había citado para tomarle declaración por la petición de su abogado de que la audiencia se pudiera desarrollar con tranquilidad. Quedan apenas 40 días para que se celebre la primera vuelta de las presidenciales y la campaña está completamente rota por las acusaciones de corrupción al candidato republicano, al que no le dejan de salir nuevos tufos.

El domingo, el semanario Le Journal du Dimanche publicó que Fillon recibió trajes por valor de 48.500 euros de un amigo, una situación que recuerda a la que vivió el ex presidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, investigado en el marco de la operación Gürtel. El entorno de Fillon negó las acusaciones. El martes, Le Parisien publicó que los hijos de Fillon habían transferido a sus padres una parte del salario que cobraban como asistentes parlamentarios.

Éste es el caso más llamativo, pero no el único: El candidato de En marche, Emmanuel Macron, que ha visto cómo estos días se abría también una investigación a propósito de un delito de favoritismo en la orgnaización de un viaje que el Elíseo pagó a Las Vegas a un grupo de empresarios cuando él era ministro de Economía de François Hollande.

Por su parte, la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen se enfrenta a una acusación de ocultación de patrimonio por parte de la Hacienda gala.  Según Le Monde, Le Pen tiene abiertos dos contenciosos con la administración fiscal: Uno por infravalorar el porcentaje que le corresponde de la casa de su padre en Saint-Cloud (la casa vale 5 millones de euros según el fisco, y no 2.5 millones como se ha declarado); el otro procedimiento se refiere a la casa familiar de Rueil-Malmaison que Le Pen también habría tasado por debajo de su precio.

Fillon se mantiene en torno al 20% de intención de voto

A pesar del goteo de informaciones, Fillon mantiene una consistente base electoral, en torno al 20% de intención de voto, que le impedirá, no obstante, pasar a la segunda ronda de las presidenciales (19.3% de media según los últimos sondeos).

De acuerdo a los últimos trackings electorales, la disputa se mantiene entra la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen. La candidata ultraderechista se mueve en torno al 26.6% de los votos de media mientras que Macron le sigue de cerca con un 24.8% de media, a la espera de que nuevos referentes del socialismo galo pida el voto para él en primera vuelta, lo que supondría la defunción final de su candidato.

En los últimos días, ha corrido el rumor de que incluso el primer ministro, Manuel Valls, podría finalmente pedir el voto para Macron, con quien tiene indudablemente más puntos en común que con Hamon. Tras las informaciones del anuncio, que llegaría antes del 23 de abril, Hamon le recordó a Valls el valor de la palabra dada en democracia.

Queda claro éste parece ser el último recurso a la pataleta del candidato del PS. De acuerdo con los trackings electorales, Hamon no supera ni por casualidad el 15% de intención de voto (obtendría un 13.6% de media según los datos publicados), con Melenchon situado en el 11.75% de los apoyos.

Sea como fuere, la campaña ha entrado en un terreno extraño, a la espera de lo que ocurra en las elecciones generales que se celebran este miércoles en Países Bajos. En este sentido, Le Pen ha insistido durante estos días en un Frexit de Francia del euro si ella llega al Elíseo, un proceso que, dice, será seguido por otros países: “Si Francia restablece una moneda nacional, no será la única” y “si Francia restablece el franco, el euro dejará de existir”.

Por su parte, Macron ya no evita la confrontación directa con Le Pen. Este miércoles, Macron se refirió a la candidata del Frente Nacional de esta manera: “Lucho cada día para que la señora Le Pen no salga elegida. Lo que propone, la salida de la eurozona, una devaluación de la moneda del 30% y un proteccionismo nacionalista, todo eso llevaría a un empobrecimiento de la clase media francesa y a un empobrecimiento de la industria y la agricultura francesas. Y progresivamente a la ruptura de Europa y de la eurozona”. Los sondeos apuntan a que obtendrá entre un 62 y un 65% en la segunda vuelta frente a la candidata del FN.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Francia, Sondeos, UE, Ultraderecha. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s