NC-Report: El independentismo pierde la mayoría absoluta

Hace unos días, ERC confirmó su renuncia a la vía unilateral para hacer realidad la República catalana y su apuesta por ampliar la base social para lograr la independencia. Este movimiento, que constata el alejamiento de las posiciones defendidas por la CDC más cercana a Carles Puigdemont, se relaciona con la serie de globos sonda lanzados por dirigentes de primera línea de la formación y a actuaciones como el descuido que permitió testar la situación de los políticos independentistas entonces afincados en Bruselas.

Todos estos gestos nos sitúan en el argumento que manejamos desde el referéndum de independencia: Todo indica que hay intentos de preparar una plataforma de aterrizaje del Procés tras constatar que no tienen mayoría suficiente (algo que ya se percibió la noche del 1 de octubre) y que, aunque el independentismo goce de simpatías en la esfera internacional, no hay en estos momentos ningún Estado ni institución de renombre que apoye sus tesis oficialmente.

En este escenario analizamos los resultados sondeo de NC-Report sobre Cataluña, realizado a partir de 1000 entrevistas recogidas entre los días 17 y 20 de abril, es decir, antes del anuncio de ERC. Eso explica los buenos resultados que se otorgan a la formación, que superaría con facilidad a JxC, aunque quedaría por detrás de C’s, que gana apoyo respecto a las elecciones celebradas el 21 de diciembre, por lo que sería la formación más interesada en una repetición de los comicios.

Según estos resultados, y a la espera de compulsar demoscópicamente el giro de ERC, con un 79.1% de participación se confirmaría que no hubo tanta excepcionalidad en los comicios del 21D y que los votantes catalanes estarían en una situación de tensión parecida a la de hace unos meses, algo que no se percibe en estos momentos. En cualquier caso, el escenario que se abriría en el caso de nuevas elecciones se parece al que los sondeos manejaban antes del 21D: El independentismo sumaría 167 diputados, tres menos que en la actualidad, y perdería la mayoría absoluta frente al constitucionalismo, que suma 4 escaños.

Con un 26% de intención de voto, C’s suma 0.6 puntos a sus resultados electorales, +1.1 puntos a la estimación de voto de NC-Report del mes de enero y +1.3 puntos en comparación con el último barómetro del CEO publicado. Este resultado le haría sumar 2 escaños a los 36 que tiene en la actualidad, por lo que C’s sería la gran beneficiada de la pérdida de tres diputados en el bloque independentista que apuntábamos anteriormente.

JxC fue segunda fuerza gracias, en buena medida, a la fantástica campaña electoral que protagonizó Carles Puigdemont, que coincidió con una pérdida de rumbo en la estrategia electoral de ERC. De acuerdo con los datos del sondeo, ERC sería la principal referencia política del independentismo, un escenario que coincide con el que existía antes de la convocatoria de elecciones. En este caso, ERC obtendría el 21.8% de intención de voto, +0.4 puntos respecto al 21D, +1.2 puntos en comparación la última encuesta de NCReport pero -1.1 puntos en comparación con el CEO. JxC, por su parte, caería 3 puntos en intención de voto respecto a los comicios y nada menos que -3.7 puntos respecto al anterior sondeo de NC-Report, unos resultados que, ya apuntamos, habrán variado tras la renuncia de ERC a la vía unilateral.

El tercer partido del bloque, la CUP, que estos días sigue de actualidad por las quinielas en torno al nombramiento del próximo presidente de la Generalitat, sigue estancada en sus resultados del 21D: Se movería en torno al 3.8% de intención de voto (-0.8 puntos, +0.3 puntos respecto al anterior sondeo de NC-Report y -2.8 puntos si lo comparamos con la estimación del CEO). En cualquier caso, aguantaría con 4 diputados, por lo que las pérdidas en el independentismo serían computables, en exclusiva, a la caída de JxC.

Catalunya en Comú, por su parte, perdería 2 puntos en intención de voto hasta el 5.4%, y se dejaría un diputado en el camino; tenemos, pues, la constatación de las dificultades que el proyecto pasa por Cataluña (y que se suma a los problemas de la marca Podemos en otros territorios), aunque su representación sería fundamental en el caso de que el independentismo perdiera la mayoría absoluta.

De acuerdo con los datos del sondeo, el PSC se movería en torno al 15.2% de intención de voto, +1.3 puntos respecto al 21D y +1.3 puntos respecto al anterior sondeo, lo que le haría sumar un escaño a los 17 que logró hace unos meses. El PP, por su parte, suma 0.3 puntos  y se colocaría en el 4.5% de la representación, una estimación casi idéntica a la del CEO, aunque bajaría 1.4 puntos respecto al anterior sondeo. Aun así, llegaría hasta los 5 escaños.

En voto directo, el 22% del electorado se reparte entre el voto nulo (2.8%), la abstención (13.8%) y el No sé/No contesta (5.4%), un dato que coincide con la abstención que maneja NC-Report. Entre los que sí votarían, el 19.9% lo haría por C’s y el 17.3% por ERC, con JxC situándose en el 15.6%. Los socialistas estarían en el 12.3% (con posibilidades de crecimiento de 3 puntos) y ya en la tabla inferior encontramos a los comunes (4.5%), la CUP (3.4%) y el PP 82.4%).

Si nos fijamos en los datos de fidelidad de voto y los posibles trasvases, comprobamos que hay cambios limitados entre las primeras fuerzas políticas pero sí cambios más acusados en la parte inferior de la tabla. Así, C’s es el partido con mayor fidelidad de voto (89.9%), con dos amenazas claras: Un 4.2% de su electorado que se abstendría y un 3.1% que votaría por el PSC. En el caso de los socialistas, onserva al 78.6% de sus votantes y registra un 8.3% que hoy votaría por C’s. El PP, por su parte, amarra el 78% del voto del 21D aunque sigue registrando una vía importante, un 9.7%, de voto hacia C’s.

En el caso del independentismo, ERC conserva al 79% de sus votantes, con dos fugas de votos destacadas: Un 8.3% que se abstendría y un 4.4% que votaría por el PSC. JxC, por su parte, mantiene al 77.6% de sus votantes, mientras recibe un 9.1% de voto que se fuga de ERC (porcentaje que seguramente en los próximos meses será superior) y un 6.1% que se abstendría.

La CUP, como viene siendo habitual, es la formación con menor fidelidad de voto: Conserva al 57.9% de su electorado y pierde un 21.5% que se iría a ERC (antes del anuncio). Un 16.9% se abstendría en el caso de nuevas elecciones. Por último, CeC conserva al 60.7% de sus votantes y, como viene siendo habitual también, dispersa votantes en todas las direcciones: Un 13.5% se decantaría ahora por el PSC, un 12.9% se abstendría y un 6.4% votaría pro ERC.

NC-Report aporta datos sobre las preferencias de voto según la edad, con datos curiosos que se extrapolan, en parte, a lo que ocurre en el resto del país. El dato más destacado es la abstención, que vuelve a ser muy alta entre los electores más jóvenes (35.1%) que, en este caso, se desploma al 20% entre los mayores de 45 años y que cae al 17% entre los mayores de 65 (una tendencia que en el resto del país se produce, aunque no se forma tan abrupta).

En cuanto a las preferencias del electorado que sí vota, destaca el empate entre C’s y ERC entre los menores de 29 años y cómo las distancias se prologan entre ambos partidos entre los votantes de 45 a 64 años (7 puntos de distancia entre ambos). Sin embargo, la noticia volvería a ser el desplome de C’s entre los electores de más de 65 años, entre los que se estrechan las preferencias en torno a los partidos tradicionales (PSC y JxC, como heredera de CIU, y ERC) y C’s.

Ya hemos señalado en muchas otras ocasiones la capacidad de penetración de la política tradicional entre los votantes más veteranos. En Cataluña vemos algo parecido, con la excepcionalidad habitual: El lugar del PP es ocupado por JxC (heredera de CDC).

Así, vemos la progresión ascendente de las preferencias por PSC y JxC desde los votantes más jóvenes (6.8% en el caso del PSC y 9.5% en el caso de JxC) hasta su proyección entre los mayores de 65 años, con cuotas de apoyo del 20.9% en el caso de JxC y del 17.7% en el PSC. Si tenemos en cuenta, además, que es el electorado que muestra más disposición a acudir a las urnas, tenemos una radiografía perfecta de la estimación de voto de NC-Report hacia estos partidos, que igual deberían tomar nota de los cambios que debieran hacer en el futuro si tenemos en cuenta que su electorado natural, por pura biología, desaparecerá en los próximos años.

En cuanto a los comunes, comprobamos cómo en Cataluña ocurre se produce una situación parecida a la del resto del país, con el matiz de su apoyo más moderado respecto a la marca Podemos en clave nacional. Así, las preferencias por CeC van descendiendo según aumenta la edad del elector, hasta un año del 1.6% entre los mayores de 65 años. Igual que ocurre con JxC y el PSC o, en c ierta medida, con ERC y C’s, también se repite la relación indirectamente proporcional entre los comunes y el PP: El apoyo a la lista de García Albiol es muy bajo entre el electorado de menos de 45 años y sube clamente a partir de esa edad hasta el 4.4% de apoyo entre los mayores de 65 años.

NC-Report aporta también datos sobre el contexto sociopolítico de Cataluña en estos momentos. Por falta de tiempo, adjuntamos datos y sólo destacamos la bajada del apoyo a la independencia y el 48.3% que asegura que, a pesar de todo, volvería a participar en un referéndum como el convocado el pasado 1 de octubre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s