CIS: Pesimismo en una España corrupta y descentralizada

Entrega mensual del barómetro del CIS que confirma la situación de excepción que vive un país que combina dos realidades: Una tasa de paro insoportable y una percepción de la corrupción que le pisa los talones como primera preocupación nacional.

La entrega correspondiente al mes de noviembre se realiza a partir de 2465 entrevistas recogidas entre los días 4 y 12 de noviembre, es decir, después de las detenciones registradas en la Operación Púnica y en mitad de la tormenta a propósito del caso Monago, con las derivadas en torno a los viajes de los parlamentarios que ocupó la atención mediática durante esos días. Así, la ciudadanía confirma que la correa de transmisión entre unos informativos que informan de manera histérica de noticias que tienen como objetivo la corrupción urbanística y un estado de opinión que se refleja en barómetros como el del CIS.

El 85.8% de los ciudadanos define la situación económica como mala (38.9%) o muy mala (46.9%) +3.6 puntos respecto a hace un mes y en niveles casi idénticos a los de hace un año, lo que explica,  por ejemplo, por qué la propaganda del Gobierno sobre la recuperación económica no ha calado en la sociedad. El ambiente de pesimismo del país es una opinión que comparte el electorado de mediana edad: así responde el 49.1%de los ubicados entre 35 y 44 años; el 49.9% de los situados entre 45 y 54 años, y el 53.3% de los electores de entre 55 y 64 años. El 88.3% cree que es igual (46.1%) o peor (42.2%) que hace un año mientras que el 69.9% opina que en un año será igual (45.6%) o peor (24.3%).

En cuanto a la situación política, el 87.8% define la situación como mala (26.9%) o muy mala (60.9%), +7.3 puntos respecto a hace un mes. Un 94.5% opina que es igual (40.5%) o peor (54%) que hace un año. Un  69.7% vaticina que en un año estaremos igual (41.1%) o peor (28.6%). Entre los electores, los ubicados entre 35 y 44 años son los más pesimistas: el 66.2% opina que este año estamos peor que el pasado, porcentaje que llega al 65.5% entre los ubicados entre 25 y 34 años y al 65.2% entre los que tienen entre 55 y 65 años.

En cuanto a los problemas del país, el paro vuelve a situarse en primer lugar con el 77%, +1 punto respecto a hace un mes. La novedad es que la corrupción y el fraude, que ya era el segundo problema del país desde hace meses, escala al 63.8%, +21.5 puntos respecto a hace un mes. Los problemas de índole económica ocupan el tercer lugar con el 25.5% (1.5 puntos) mientras que los políticos y los partidos políticos vuelven a ocupar la cuarta plaza con el 23.3%, una décima más que hace un mes. La sanidad sigue siendo el quinto asunto (8.6%) y la educación cierra la lista con el 7.7%.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si nos centramos en los problemas que afectan directamente, el primer problema vuelve a ser el paro (48.9%), seguido de los problemas de índole económica (27.1%), la corrupción y el fraude (20.1%), la sanidad (10.3%), los políticos y los partidos (9.3%) y la educación (8.8%).

Si nos fijamos en las variables edad y recuerdo de voto de los electores, encontramos datos curiosos:

  • El paro escala al 81.7% entre los que tienen 45-54 años y al 81.3% en la franja de edad de 55-64 años. Este dato se dispara el 86.8% entre los votantes de UPyD y al 80.5% de los votantes del PSOE.
  • En cuanto a la corrupción, el porcentaje llega al 66.9% entre hombres (frente al 60.8% de las mujeres); también supera la media del 63.8% entre los votantes de entre 35-44 años (66.9%) y 55.64 años (68.6%). Si nos fijamos en el voto recuerdo, supera el 65% entre los votantes de PSOE (68.2%), IU (72%) y UPyD (72.4%).
  • Los problemas de índole económico superan la media entre los votantes más jóvenes: 29.5% en la franja de edad 18-24 años y al 29.6% entre 35-44 años (seguramente por ser los que más precariedad laboral sufren). Los votantes de UPyD son los más sensibilizados también en este aspecto, con un 28.9%.
  • Los políticos y los partidos políticos preocupa al 23.3% y más a los votantes de IU (26.8%) y UPyD (23.7%).
  • La sanidad es motivo de preocupación para el 10% de los situados entre 25-34 años y para el 9.8% de los que tienen 45-54 año. También para el 9.3% de votantes del PP.
  • En el caso de la educación, la preocupación es 2 puntos superior a la media entre los votantes de IU (9.6%).

En relación al modelo de Estado, el 29.9% opta por opciones de recentralización: el 20.7% apuesta por un Estado unitario, sin CCAA, opinión que comparten los electores de más de 65 años (25.4%), los que tienen entre 45 u 54 años (24.7%) y los que tienen entre 55 u 64 años (21.2%). Este porcentaje está aún lejos del 24.7% de apoyo que recogió el barómetro publicado en marzo de 2013. También es la opción favorita entre los votantes de PP (37.2%) y UPyD (39.5%). El 9.2% opta por un Estado autonómico en el que las CCAA tengan menos competencias que el actual, algo que comparte el 19.7% del electorado de UPyD y el 12.3% de los votantes del PP. Este porcentaje está aún lejos del 14.5% que apoyó la recentralización de las competencias autonómicas en el barómetro publicado en abril de 2013 o el 14.9% que apoyó esta opción en el estudio publicado en mayo de ese año.

El Estado autonómico actual recibe un apoyo del 29.9% -6.2 respecto a hace un mes y el porcentaje de apoyo más bajo desde que comenzamos a analizar los barómetros del CIS en este blog. El nivel de apoyo más bajo se dio en mayo de 2013, cuando llegó al 31%. Hasta el momento no habíamos visto un apoyo inferior al 30%. El modelo actual es la opción claramente mayoritaria entre los votantes más jóvenes: lo apoya el 35.3% de los votantes menores de 25 años;el 31% de los situados entre 25-34 años; el 30.9% de los que tienen 35-44 años y el 31% de los situados entre 45-54 años. También es la opción favorita entre el 39.7% de los votantes del PSOE y el 30.4% de los electores del PP.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 25.8% opta por federalizar más el Estado: el 13.4% pide un Estado autonómico más descentralizado, opción que llega al 22.6% entre los menores de 25 años y entre los votantes de IU (26.1%) y PSOE (15.1%). La posibilidad de que las CCAA se conviertan en Estados independientes escala al 12.4%, llegando al 15.1% entre los votantes de entre 35-44 años y al 13.2$ entre los que tienen entre 25-34 años. Es la opción favorita entre el 17.2% de los votantes de IU. Nunca habíamos detectado un apoyo tan alto a la opción independentista, algo que se explica, quizás, por la celebración sin traumas de la consulta alternativa del 9 de noviembre.

Consideraciones

  • La conclusión más evidente del barómetro de este mes es el ambiente con el que se afronta el próximo ciclo electoral, con el paro, los problemas económicos y la corrupción como señas de identidad de una sociedad deprimida y, sobre todo, muy conectada a las terminales mediáticas, que han convertido la corrupción en uno de los asuntos que más audiencia reporta.
  • Este escenario tiene una consecuencia directa en la estrategia de comunicación del Gobierno, que ya puede confirmar que sus mensajes en torno a la recuperación económica no sólo no han calado, sino que su potencial electorado está en niveles idénticos a los de hace un año. Quizás por este motivo el presidente del Gobierno ha emplazado a los suyos a ocupar espacio en los programas de televisión, como ha ocurrido durante toda la semana, con presencia de María Dolores de Cospedal en un programa tan poco afín al PP como La Sexta Noche.
  • Este ambiente también un efecto directo en el apoyo al modelo autonómico, con el inicio de una dinámica que seguiremos en los próximos meses: El menor apoyo al Estado autonómico y a una mayor recentralización ocurrió en plena tormenta  por el caso Bárcenas.
  • En este caso, la corrupción que afecta a los políticos y prácticas poco ejemplares parecen explicar el descenso del apoyo al modelo actual. Si tenemos en cuenta, además, que uno de los protagonistas, José Antonio Monago, es presidente autonómico, podemos tener una primera conclusión. ¿Cuál es la novedad en este caso? El apoyo no tanto al Estado centralizado sino a opciones más federalizantes, con el 12.4% del electorado apoyando opciones independentistas.

Si analizamos este sondeo con el recuerdo de los resultados del último barómetro del CIS y de los sondeos de Metroscopia y Sigma Dos se entenderá mejor el apoyo que recibe Podemos, una ola sobre la que los partidos tradicionales deberían estar tomando posiciones.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Modelo territorial, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a CIS: Pesimismo en una España corrupta y descentralizada

  1. Pingback: El PP intenta socializar la corrupción | La última en llegar

  2. Pingback: CIS: Se modera la preocupación por la corrupción | La última en llegar

  3. Pingback: El “caso de los ERE” y los síntomas de histeria social | La última en llegar

  4. Pingback: CIS: Optimismo económico y baja el interés por la corrupción | La última en llegar

  5. Pingback: CIS: Discurso de recuperación económica y el paro como problema | La última en llegar

  6. Pingback: CIS: Datos que confirman el problema en torno al modelo de Estado | La última en llegar

  7. Pingback: CIS: Sin miedo al cambio político en la antesala del 20D | La última en llegar

  8. Pingback: Cataluña como excusa para la recentralización autonómica | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s